"Es­toy con­ven­ci­do de que es aho­ra o nun­ca"

El Dentista Moderno - - Sumario - En­tre­vis­ta/ Dr. An­to­nio Montero Mar­tí­nez, pre­si­den­te del COEM

En­tre­vis­ta/ Dr. An­to­nio Montero Mar­tí­nez, pre­si­den­te del Co­le­gio de Odon­tó­lo­gos de la I Re­gión (Ma­drid y las Jun­tas Pro­vin­cia­les de Ávila, Ciu­dad Real, Cuen­ca, Gua­da­la­ja­ra y To­le­do)

Cons­cien­te del di­fí­cil mo­men­to que atra­vie­sa la pro­fe­sión, pe­ro tam­bién del im­por­tan­te es­fuer­zo que es­tá ha­cien­do la ac­tual Jun­ta de Go­bierno del COEM pa­ra lu­char con­tra los gran­des pro­ble­mas del sec­tor, su ac­tual pre­si­den­te, An­to­nio Montero, ha­ce un ba­lan­ce po­si­ti­vo de lo que lle­va la le­gis­la­tu­ra y tie­ne cla­ro que se ha lle­ga­do a ‘un pun­to de no re­torno’: “Si la Ad­mi­nis­tra­ción no ac­túa, la so­cie­dad se lo de­man­da­rá”. De he­cho, aña­de que “los es­cán­da­los sur­gi­dos y los que sur­gi­rán y la com­pra de gran­des ca­de­nas de clí­ni­cas fran­qui­cia­das por par­te de gru­pos in­ver­so­res, co­mo JB Ca­pi­tal y Por­to­be­llo” son sig­nos de la de­ri­va mer­can­ti­lis­ta que ha to­ma­do el sec­tor y que no ha­ce más que con­fir­mar que “ne­ce­si­ta­mos que la le­gis­la­ción sea más es­tric­ta (...) y san­cio­nes más con­tun­den­tes”, con­clu­ye nues­tro en­tre­vis­ta­do. Y aña­de que “por pri­me­ra vez, la Ad­mi­nis­tra­ción es cons­cien­te de que las de­man­das rea­li­za­das du­ran­te tan­tos años por el COEM no son por una de­fen­sa cor­po­ra­ti­vis­ta, sino por el bien de los pa­cien­tes”. Qui­zás fru­to de es­te re­co­no­ci­mien­to, el COEM ha fir­ma­do uno de los con­ve­nios de co­la­bo­ra­ción con el SERMAS pa­ra el desa­rro­llo del PADI más am­bi­cio­so de nues­tro país.

 DM.-Des­pués de al­go más de un año y me­dio en el car­go, co­mo pre­si­den­te del COEM ¿qué ba­lan­ce pue­de ha­cer al res­pec­to? ¿Qué ini­cia­ti­vas ha pues­to en mar­cha la Jun­ta de Go­bierno que des­ta­ca­ría por su­po­ner un avan­ce im­por­tan­te en ma­te­ria de de­fen­sa de los in­tere­ses de la pro­fe­sión?

Dr. An­to­nio Montero.- El ba­lan­ce con­si­de­ro que es muy po­si­ti­vo. Por pri­me­ra vez, la Ad­mi­nis­tra­ción es cons­cien­te de que las de­man­das rea­li­za­das du­ran­te tan­tos años por el COEM no son por una de­fen­sa cor­po­ra­ti­vis­ta de la pro­fe­sión, sino por el bien de los pa­cien­tes y de la sa­lud pú­bli­ca. En es­te as­pec­to es­ta­mos tra­ba­jan­do con la Di­rec­ción de Ins­pec­ción y Or­de­na­ción de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid en te­mas que con­si­de­ro muy im­por­tan­tes pa­ra la pro­fe­sión. He­mos con­se­gui­do que las clí­ni­cas que rea­li­zan in­jer­tos de te­ji­do hu­mano con­si­gan la au­to­ri­za­ción aun­que el ti­tu­lar sea un odon­tó­lo­go. La an­te­rior nor­ma­ti­va obli­ga­ba a que fue­ra un mé­di­co. Se es­tá avan­zan­do en la au­to­ri­za­ción pa­ra rea­li­zar se­da­ción cons­cien­te en las clí­ni­cas den­ta­les. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en la pro­ble­má­ti­ca del CAD/CAM pa­ra clí­ni­cas y otros te­mas de in­te­rés. Se­gui­mos de­nun­cian­do la pu­bli­ci­dad ilí­ci­ta y las sos­pe­chas de ma­la pra­xis, lo cual ha des­en­ca­de­na­do la aper­tu­ra de va­rios ex­pe­dien­tes san­cio­na­do­res por par­te de los res­pon­sa­bles de la Ins­pec­ción. Nues­tra Jun­ta de Go­bierno, gra­cias a la la­bor de me­jo­ra de nues­tras re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les, lo­gró que yo co­mo pre­si­den­te pre­sen­ta­ra los pro­ble­mas de nues­tra pro­fe­sión an­te la Co­mi­sión de Sa­ni­dad de la Asam­blea de Ma­drid. Es­to su­pu­so un avan­ce im­por­tan­te ya que to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­ci­bie­ron in­for­ma­ción de cual es la si­tua­ción pro­fe­sio­nal de la Odon­to­lo­gía en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Les trans­mi­tí nues­tra preo­cu­pa­ción por la pu­bli­ci­dad ilí­ci­ta, las fran­qui­cias den­ta­les, el so­bre­tra­ta­mien­to, las fi­nan­cia­cio­nes, los co­mer­cia­les rea­li­zan­do diag­nós­ti­cos y la plé­to­ra pro­fe­sio­nal. Le ase­gu­ro que el pro­ble­ma ya lo co­no­cen de pri­me­ra mano to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos y te­ne­mos el apo­yo de to­dos ellos. En es­te mis­mo ám­bi­to el COEM pre­sen­ta­rá un Pro­po­si­ción No de Ley (PNL) en la que se so­li­ci­te la re­gu­la­ción de to­dos es­tos asun­tos. Pe­ro el log­ro más destacado es la fir­ma del con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción con el SERMAS pa­ra el desa­rro­llo del Pro­gra­ma de Aten­ción Bu­co­den­tal In­fan­til en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Por pri­me­ra vez, cual­quier co­le­gia­do de Ma­drid po­drá ad­he­rir­se a di­cho con­ve­nio y em­pe­zar a re­ci­bir pa­cien­tes de­ri­va­dos de Aten­ción Pri­ma­ria. Eso sin du­da su­pon­drá un va­lor aña­di­do pa­ra los pro­fe­sio­na­les y un re­lan­za­mien­to de sus con­sul­tas en unos mo­men­tos muy com­pli­ca­dos. La fir­ma del con­ve­nio no fue fá­cil. Nos cons­ta que una ca­de­na de clí­ni­cas mar­quis­tas se ofre­ció a rea­li­zar to­do el Pro­gra­ma de Aten­ción Bu­co­den­tal In­fan­til gra­tis con tal de te­ner la ex­clu­si­vi­dad del mis­mo. Afor­tu­na­da­men­te, la Con­se­je­ría pre­fe­ría el aval del COEM pa­ra ga­ran­ti­zar que el tra­ta­mien­to rea­li­za­do a los ni­ños sea de la má­xi­ma ca­li­dad y ri­gor. Gra­cias a la la­bor rea­li­za­da no só­lo por la Jun­ta de Go­bierno que pre­si­do, sino tam­bién por las an­te­rio­res jun­tas, el Co­le­gio de Odon­tó­lo­gos go­za de una ima­gen de se­rie­dad y ga­ran­tía an­te las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes.

DM.-Pa­re­ce que el in­tru­sis­mo pro­fe­sio­nal es un de­li­to que co­bra fuer­za a me­di­da que cre­ce la mer­can­ti­li­za­ción del sec­tor y el COEM es­tá to­man­do me­di­das co­mo la de con­tra­tar de­tec­ti­ves pri­va­dos. ¿Cuén­te­nos có­mo sur­ge la idea y qué re­sul­ta­dos es­tá te­nien­do es­te ti­po de ini­cia­ti­vas? ¿No tie­ne la sen­sa­ción de que exis­te la idea de cier­ta im­pu­ni­dad pa­ra los que se sal­tan la ley por las san­cio­nes tan la­xas?

Dr. A.M.- El Co­le­gio siem­pre ha per­se­gui­do el in­tru­sis­mo. Pro­ba­ble­men­te a raíz de la cri­sis eco­nó­mi­ca las si­tua­cio­nes ilí­ci­tas se han mul­ti­pli­ca­do apro­ve­chán­do­se de las po­cas po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas de un sec­tor de la po­bla­ción. Nues­tra obli­ga­ción es ve­lar por­que es­tas si­tua­cio­nes no que­den im­pu­nes. Es­ta­mos em­plean­do to­dos los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra per­se­guir el in­tru­sis­mo. Ac­tua­mos por de­nun­cias de com­pa­ñe­ros, de pa­cien­tes y de nues­tra Co­mi­sión de Ejer­ci­cio Pro­fe­sio­nal que, di­ri­gi­da por el Dr. Ra­fael Are­ses, es­tá rea­li­zan­do una la­bor im­pe­ca­ble. Por su­pues­to que nos gus­ta­ría que las san­cio­nes y pe­nas fue­ran ma­yo­res, pe­ro eso de­pen­de de la jus­ti­cia y no de no­so­tros. La-

“La fir­ma del con­ve­nio (con el SERMAS pa­ra el desa­rro­llo del PADI) no fue fá­cil. Nos cons­ta que una ca­de­na de clí­ni­cas mar­quis­tas se ofre­ció a rea­li­zar to­do el Pro­gra­ma de Aten­ción Bu­co­den­tal In­fan­til gra­tis con tal de te­ner la ex­clu­si­vi­dad del mis­mo”

men­ta­ble­men­te las san­cio­nes son muy ba­jas y en es­te país re­sul­ta ren­ta­ble prac­ti­car el in­tru­sis­mo pro­fe­sio­nal. Só­lo se cas­ti­ga con cier­ta se­ve­ri­dad cuan­do hay le­sio­nes o con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud de un pa­cien­te. Pre­fe­ri­ría­mos san­cio­nes pre­ven­ti­vas im­por­tan­tes que di­sua­die­ran a los de­lin­cuen­tes de se­guir per­pe­tran­do in­tru­sis­mo. Nues­tra ta­rea ter­mi­na cuan­do pre­sen­ta­mos las prue­bas y la de­nun­cia an­te la au­to­ri­dad com­pe­ten­te.

 DM.- Tan­to el Con­se­jo de Den­tis­tas co­mo el COEM es­tán ha­cien­do un im­por­tan­te es­fuer­zo por ne­go­ciar con la Ad­mi­nis­tra­ción un cam­bio le­gis­la­ti­vo que per­mi­ta fre­nar la pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa, la plé­to­ra pro­fe­sio­nal o el in­tru­sis­mo. ¿Ve avan­ces en es­te te­ma? ¿Es op­ti­mis­ta res­pec­to a po­si­bles cam­bios le­gis­la­ti­vos pa­ra ha­cer fren­te a al­guno de es­tos pro­ble­mas a cor­to pla­zo, a pe­sar de los im­por­tan­tes “in­tere­ses” crea­dos?

Dr. A.M.- Es­toy con­ven­ci­do de que es aho­ra o nun­ca. Si la Ad­mi­nis­tra­ción no de­ci­de de una vez por to­das ata­jar el pro­ble­ma, la so­cie­dad se lo de­man­da­rá. Los es­cán­da­los sur­gi­dos y los que sur­gi­rán no ha­cen más que dar la ra­zón a las pe­ti­cio­nes del COEM. La com­pra de gran­des ca­de­nas de clí­ni­cas fran­qui­cia­das por par­te de gru­pos in­ver­so­res, co­mo JB Ca­pi­tal y Por­to­be­llo, no ha­cen más que dar­nos la ra­zón en la trans­for­ma­ción del sec­tor y la de­ri­va mer­can­til del mis­mo. La pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa y agre­si­va no só­lo no se ha des­con­tro­la­do, sino que se dis­pa­ra ca­da día. Y los perjudicados son los pa­cien­tes en es­pe­cial las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das que caen en las ma­nos de los fal­sos des­cuen­tos y ofer­tas. La Ad­mi­nis­tra­ción tie­ne la obli­ga­ción de re­gu­lar de ma­ne­ra es­tric­ta la pu­bli­ci­dad de cen­tros sa­ni­ta­rios. Só­lo tie­ne que apli­car una re­gu­la­ción si­mi­lar a la de paí­ses de nues­tro en­torno. La pro­fe­sión y so­bre to­do los pa­cien­tes se be­ne­fi­cia­rán. Si­go pen­san­do que el gran mal de es­ta pro­fe­sión es que se for­man más pro­fe­sio­na­les de los que la so­cie­dad pue­de ab­sor­ber. Has­ta que es­to no se con­tro­le el pro­ble­ma irá a peor. Una pro­fe­sión co­mo la nues­tra en la que la úni­ca sa­li­da pro­fe­sio­nal es tra­tar pa­cien­tes en un ga­bi­ne­te, con un ex­ce­so de pro­fe­sio­na­les gra­dua­dos en las de­ce­nas de fa­cul­ta­des de Odon­to­lo­gía pú­bli­cas y pri­va­das, es­tá con­de­na­da al pa­ro, la pre­ca­rie­dad la­bo­ral o la emi­gra­ción. El pro­ble­ma es que no veo que el

“Nues­tro mo­de­lo de con­ve­nio es di­fe­ren­te al que se rea­li­zan en otras co­mu­ni­da­des co­mo el PADI del País Vas­co”

Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción es­té con­cien­cia­do en ha­cer al­go al res­pec­to. Efec­ti­va­men­te son mu­chos los in­tere­ses crea­dos y aho­ra dar mar­cha atrás o “ce­rrar” fa­cul­ta­des de Odon­to­lo­gía es un te­ma com­ple­jo. Pe­ro nues­tra obli­ga­ción es se­guir aler­tan­do del pro­ble­ma. O se po­ne freno al nú­me­ro de gra­dua­dos anua­les o el pro­ble­ma irá a peor.

DM.- Re­cu­rrie­ron el ar­chi­vo del ca­so Funny­dent y anun­cia­ron la rea­li­za­ción de nue­vas di­li­gen­cias de in­ves­ti­ga­ción, apor­tan­do nue­vas prue­bas.¿En qué si­tua­ción se en­cuen­tra el ca­so? ¿Qué nos pue­de ade­lan­tar al res­pec­to a las prue­bas apor­ta­das?

Dr. A.M.- El re­cur­so pre­sen­ta­do por el COEM res­pec­to al ar­chi­vo de la cau­sa pe­nal del ca­so Funny­dent ha si­do des­es­ti­ma­do. Po­co más po­de­mos ha­cer. Acep­ta­mos la de­ci­sión de la fis­ca­lía, pe­ro ló­gi­ca­men­te no la com­par­ti­mos. El día an­tes del cie­rre de la ca­de­na de clí­ni­cas va­rios pa­cien­tes fir­ma­ron pre­su­pues­tos in­clu­so pa­ga­ron en efec­ti­vo tra­ta­mien­tos por ade­lan­ta­do. En nues­tra opi­nión es­to es po­si­ble­men­te una es­ta­fa pe­ro el fis­cal con­si­de­ra que es una ma­la ad­mi­nis­tra­ción em­pre­sa­rial. La vía ci­vil que­da abier­ta pe­ro la sen­sa­ción de im­pu­ni­dad y de des­am­pa­ro por par­te de los pa­cien­tes afec­ta­dos, de los com­pa­ñe­ros que se que­da­ron me­ses sin co­brar y del COEM es evi­den­te. Per­so­nal­men­te me da la sen­sa­ción de que en Es­pa­ña sa­le muy ren­ta­ble en­ga­ñar a la gen­te. Y si es­ta gen­te es eco­nó­mi­ca­men­te más des­fa­vo­re­ci­da, lo es más aún.

“Por pri­me­ra vez, la Ad­mi­nis­tra­ción es cons­cien­te de que las de­man­das rea­li­za­das du­ran­te tan­tos años por el COEM no son por una de­fen­sa cor­po­ra­ti­vis­ta de la pro­fe­sión, sino por el bien de los pa­cien­tes”

DM.- Han con­se­gui­do que se san­cio­ne a va­rias clí­ni­cas por pu­bli­ci­dad irre­gu­lar. ¿Con­si­de­ra que es­te ti­po de lo­gros pue­den su­po­ner un paso im­por­tan­te en la lu­cha por es­ta­ble­cer un nue­vo mar­co re­gu­la­dor de la pu­bli­ci­dad sa­ni­ta­ria más exi­gen­te? ¿A su en­ten­der en qué se de­ben ba­sar los cam­bios del ac­tual mar­co re­gu­la­dor?

Dr. A.M.- Las de­nun­cias por pu­bli­ci­dad irre­gu­lar son cons­tan­tes. Al Co­le­gio le su­po­ne un es­fuer­zo per­so­nal y eco­nó­mi­co im­por­tan­te. Por su­pues­to que es un paso im­por­tan­te, pe­ro por des­gra­cia la cuan­tía de las san­cio­nes ha­ce que no ten­gan el efec­to di­sua­so­rio desea­do. Más cuan­do es­ta­mos ha­blan­do de em­pre­sas que de­di­can mi­llo­nes de eu­ros a pu­bli­ci­dad y las san­cio­nes su­po­nen ape­nas unos mi­les de eu­ros. Ofer­tas, ga­ran­tías de por vi­da en los tra­ta­mien­tos, re­ga­los... Creo que no tie­nen ca­bi­da en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio. Ne­ce­si­ta­mos que la le­gis­la­ción sea más es­tric­ta en es­te as­pec­to y que las san­cio­nes sean más con­tun­den­tes.

DM.-El COEM ha fir­ma­do un con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción con el SERMAS pa­ra el desa­rro­llo del pro­gra­ma de aten­ción bu­co­den­tal in­fan­to/ ju­ve­nil en la Co­mu­ni­dad. ¿Nos pue­de des­gra­nar las no­tas más des­ta­ca­das de es­te con­ve­nio que ya es­tá en mar­cha? ¿Qué tal es­tá fun­cio­nan­do? ¿En qué mo­de­lo se han ba­sa­do pa­ra su desa­rro­llo?

Dr. A.M.- Es la pri­me­ra vez que la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad fir­ma un con­ve­nio se­me­jan­te con el COEM. Ha­ce años el con­ve­nio se fir­mó de for­ma

ex­clu­si­va con una ase­gu­ra­do­ra pri­va­da. Pe­ro se­gún nos di­cen, la ex­pe­rien­cia no fue bue­na. Pre­ci­sa­men­te a raíz de es­ta si­tua­ción, la Con­se­je­ría in­sis­tió en que el con­ve­nio lo fir­ma­ran co­le­gia­dos y no per­so­nas ju­rí­di­cas. De es­te mo­do el pro­fe­sio­nal se com­pro­me­te a ser él mis­mo quien reali­ce los tra­ta­mien­tos y que es­tos se desa­rro­llen con la má­xi­ma ca­li­dad y ri­gor. En es­te ca­so el COEM ges­tio­na­rá las re­la­cio­nes en­tre los co­le­gia­dos y la Ad­mi­nis­tra­ción. Cual­quier co­le­gia­do de Ma­drid que lo desee se po­drá ad­he­rir al con­ve­nio y em­pe­zar a co­la­bo­rar con la Ad­mi­nis­tra­ción. El plan pre­vé dar co­ber­tu­ra a to­dos los ni­ños de en­tre 6 y 16 años y cu­bre la gran ma­yo­ría de los tra­ta­mien­tos que és­tos ne­ce­si­tan co­mo gran­des re­cons­truc­cio­nes, en­do­don­cias, co­ro­nas, etc. El ni­ño, en pri­mer lu­gar, de­be­rá ir a su cen­tro de sa­lud y el dentista de las Uni­da­des de Sa­lud Bu­co­den­tal le rea­li­za­rá un diag­nós­ti­co y si al­guno de los tra­ta­mien­tos que pre­ci­sa no se rea­li­za en el cen­tro lo de­ri­va­rá con una pres­crip­ción a un dentista ad­he­ri­do al Con­ve­nio. El pa­cien­te po­drá ele­gir li­bre­men­te al pro­fe­sio­nal que por pro­xi­mi­dad más le con­ven­ga. Una vez rea­li­za­do el tra­ta­mien­to, el pro­fe­sio­nal en­vía la fac­tu­ra y la do­cu­men­ta­ción del tra­ta­mien­to rea­li­za­do al COEM y no­so­tros a la Ad­mi­nis­tra­ción que rea­li­za­rá el abono de los tra­ta­mien­tos de for­ma tri­mes­tral.

DM.-¿Qué va­lo­ra­ción ha­ce del mis­mo en com­pa­ra­ción con los PADI desa­rro­lla­dos en el res­to de las Co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las?

Dr. A.M.- Nues­tro mo­de­lo de con­ve­nio es di­fe­ren­te al que se rea­li­zan en otras co­mu­ni­da­des co­mo el PADI del País Vas­co. En pri­mer lu­gar, en Ma­drid te­ne­mos una si­tua­ción de sa­lud bu­co­den­tal in­fan­til a unos ni­ve­les más que acep­ta­bles. Las Uni­da­des de Sa­lud Bu­co­den­tal del SERMAS rea­li­zan una la­bor pre­ven­ti­va y de cier­tos tra­ta­mien­tos muy efi­caz, por lo que no par­ti­mos de ce­ro. Nues­tro mo­de­lo con­tem­pla que el pro­fe­sio­nal co­bre sus ho­no­ra­rios por tra­ta­mien­to rea­li­za­do y no una can­ti­dad anual por pa­cien­te in­de­pen­dien­te­men­te de los tra­ta­mien­tos que ne­ce­si­te. Cree­mos que eso se­ría per­ju­di­cial pa­ra pro­fe­sio­na­les que aten­die­ran a ni­ños de zo­nas más des­fa­vo­re­ci­das y nor­mal­men­te con me­nos cul­tu­ra de pre­ven­ción y más pa- to­lo­gía. Por otra par­te, a di­fe­ren­cia de con­ve­nios co­mo el de Cas­ti­lla La Man­cha, don­de el pa­cien­te no abo­na el tra­ta­mien­to y re­ci­be el re­em­bol­so de la Ad­mi­nis­tra­ción, en Ma­drid el pa­cien­te no ten­drá que pa­gar na­da. Cree­mos que es­to fa­vo­re­ce que las fa­mi­lias con me­nos re­cur­sos acu­dan a las clí­ni­cas sin el pro­ble­ma de ade­lan­tar un di­ne­ro del que a ve­ces no dis­po­nen.

DM.-En el mes de ju­lio, el COEM de­nun­cia­ba an­te la Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­di­ca­men­tos y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios (AEMPS) y la Po­li­cía Ju­di­cial, la ac­ti­vi­dad de la com­pa­ñía ir­lan­de­sa Your Smi­le Di­rect, por el gra­ve pe­li­gro que su­po­ne pa­ra los pa­cien­tes, sin em­bar­go la com­pa­ñía si­gue ope­ran­do.¿Qué nos pue­de de­cir al res­pec­to?

Dr. A.M.- El ca­so de Your Smi­le Di­rect es el ini­cio de un pe­li­gro­so ne­go­cio de tra­ta­mien­tos por In­ter­net. El pa­cien­te a tra­vés de una pla­ta­for­ma di­gi­tal ad­quie­re fé­ru­las co­rrec­to­ras por co­rres­pon­den­cia y él mis­mo tie­ne que rea­li­zar el tra­ta­mien­to de ortodoncia, sin nin­gún con­trol, sin su­per­vi­sión por par­te de un pro­fe­sio­nal, de un mo­do am­bu­la­to­rio.

Es­to pue­de te­ner con­se­cuen­cias muy per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud y su­po­ner al­te­ra­cio­nes irre­pa­ra­bles. El COEM in­ves­ti­gó a fon­do la em­pre­sa, com­pro­bó el desa­rro­llo de la tra­ma y lo ha pues­to en ma­nos de las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes. Por des­gra­cia es­toy se­gu­ro de que es­to irá a más y te­ne­mos que po­ner­le co­to. No es más que una for­ma so­fis­ti­ca­da de in­tru­sis­mo pro­fe­sio­nal. No hay nin­gún con­trol, ni au­to­ri­za­ción sa­ni­ta­ria del cen­tro ni del pro­duc­to sa­ni­ta­rio que ven­de de mo­do ile­gal. Es­ta­mos se­gu­ros de que la Ad­mi­nis­tra­ción fre­na­rá es­ta prác­ti­ca tan pe­li­gro­sa pa­ra la sa­lud de nues­tros pa­cien­tes.

“Los pro­ble­mas son mu­chos y el enemigo, muy po­de­ro­so. Hay ca­da vez más in­tere­ses eco­nó­mi­cos y soy cons­cien­te de que es di­fí­cil lu­char con­tra ellos” “Ne­ce­si­ta­mos que se mo­di­fi­que la ley de es­pe­cia­li­da­des y se ade­cue a nues­tras par­ti­cu­la­ri­da­des. Se es­tá avan­zan­do en ello, pe­ro los asun­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción van des­pa­cio”

DM.-Ha­ble­mos de las Es­pe­cia­li­da­des odon­to­ló­gi­cas, ¿có­mo ve la si­tua­ción en nues­tro país y qué mo­de­lo con­si­de­ra que es el ade­cua­do pa­ra su desa­rro­llo? ¿Por qué cree que des­de la Ad­mi­nis­tra­ción se es­tá fre­nan­do su desa­rro­llo, a pe­sar de su­po­ner una de las ex­cep­cio­nes en el ám­bi­to eu­ro­peo?

Dr. A.M.- Efec­ti­va­men­te so­mos una ex­cep­ción en el ám­bi­to eu­ro­peo. Las es­pe­cia­li­da­des en la Odon­to­lo­gía son una ne­ce­si­dad, má­xi­me cuan­do ya fun­cio­nan, de he­cho, des­de ha­ce mu­chos años. El pro­ble­ma es que la ley que re­gu­la las es­pe­cia­li­da­des sa­ni­ta­rias es la mis­ma que re­gu­la las es­pe­cia­li­da­des en Me­di­ci­na; es de­cir, ten­dría­mos que desa­rro­llar un mo­de­lo de es­pe­cia­lis­tas si­mi­lar al que se rea­li­za con el MIR. De es­ta for­ma, por ley los odon­tó­lo­gos que es­tu­vie­ran for­mán­do­se pa­ra ha­cer una es­pe­cia­li­dad ten­drían que ha­cer unas opo­si­cio­nes y co­brar un suel­do mien­tras se es­pe­cia­li­zan. Es­to, que es apli­ca­ble pa­ra los mé­di­cos en el ám­bi­to de la sa­ni­dad pú­bli­ca hos­pi­ta­la­ria, no lo es pa­ra una pro­fe­sión de prác­ti­ca emi­nen­te­men­te pri­va­da. Ne­ce­si­ta­mos que se mo­di­fi­que la ley de es­pe­cia­li­da­des y se ade­cúe a nues­tras par­ti­cu­la­ri­da­des. Se es­tá avan­zan­do en ello, pe­ro los asun­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción van des­pa­cio. Por otra par­te, hay que cui­dar que la lle­ga­da de las es­pe­cia­li­da­des no su­pon­ga que un dentista ge­ne­ral no pue­da rea­li­zar esos tra­ta­mien­tos. Que no exis­ta una li­mi­ta­ción en re­la­ción a lo que pue­de y no pue­de ha­cer. Por ejem­plo, si sur­ge la es­pe­cia­li­dad de En­do­don­cia, un dentista ge­ne­ral po­drá se­guir rea­li­zán­do­las aun­que de­ri­ve las más com­ple­jas al pro­fe­sio­nal que dis­pon­ga del tí­tu­lo de es­pe­cia­lis­ta. La es­pe­cia­li­za­ción ha lle­ga­do a to­dos los ám­bi­tos de la Me­di­ci­na y es im­po­si­ble ig­no­rar­la.

DM.-Pa­ra ter­mi­nar, des­pués de sa­ber lo que es ser Pre­si­den­te del COEM y lo di­fí­cil que re­sul­ta lu­char con­tra de­ter­mi­na­dos pro­ble­mas a los que se en­fren­ta la pro­fe­sión ac­tual­men­te, ¿qué ob­je­ti­vos prio­ri­ta­rios se ha mar­ca­do de ca­ra a la ac­tual le­gis­la­tu­ra? ¿Có­mo lle­va el des­gas­te que su­po­ne el car­go?

Dr. A.M.- Nues­tro pri­mer ob­je­ti­vo es de­fen­der la pro­fe­sión. Los pro­ble­mas son mu­chos y el enemigo, muy po­de­ro­so. Hay ca­da vez más in­tere­ses eco­nó­mi­cos y soy cons­cien­te de que es di­fí­cil lu­char con­tra ellos. Pe­ro creo que mo­ral, éti­ca y deon­to­ló­gi­ca­men­te te­ne­mos la ra­zón. La Jun­ta de Go­bierno, to­dos los miem­bros de las dis­tin­tas co­mi­sio­nes y el mag­ní­fi­co per­so­nal del COEM es­ta­mos tra­ba­jan­do en una mis­ma di­rec­ción. Creo que un ob­je­ti­vo pri­mor­dial es concienciar a la po­bla­ción de la im­por­tan­cia de po­ner su sa­lud en bue­nas ma­nos y no de­jar­se atraer por los cantos de si­re­na de una pu­bli­ci­dad atrac­ti­va y de unos pre­cios que al fi­nal son otros. Los es­cán­da­los sur­gi­dos en los úl­ti­mos tiem­pos y, sin du­da, los que sur­gi­rán no ha­cen más que dar­nos la ra­zón. El car­go su­po­ne un des­gas­te per­so­nal im­por­tan­te. Te qui­ta tiem­po pa­ra de­di­car a tu fa­mi­lia, a tus afi­cio­nes y, en mu­chos ca­sos, a re­du­cir con­sul­ta. Siem­pre hay com­pa­ñe­ros que cri­ti­can tu ges­tión, a ve­ces sin sa­ber to­do lo que des­de el Co­le­gio se es­tá ha­cien­do. Pe­ro creo que es­te es un tra­ba­jo que aca­ba­rá dan­do sus fru­tos. Per­so­nal­men­te man­ten­go la ilu­sión y es­toy se­gu­ro de que con­se­gui­re­mos lo­gros be­ne­fi­cio­sos pa­ra la co­le­gia­ción.

Dr. An­to­nio Montero Mar­tí­nez Pre­si­den­te del Co­le­gio de Odon­tó­lo­gos y Es­to­ma­tó­lo­gos de la I Re­gión (COEM). Li­cen­cia­do en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía (UCM, 1991) y en Odon­to­lo­gía (UCM, 1994). Pro­fe­sor Aso­cia­do del Dp­to. de Odon­to­lo­gía Con­ser­va­do­ra de la Fa­cul­tad de Odon­to­lo­gía (UCM) y miem­bro Ti­tu­lar de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de En­do­don­cia. Prác­ti­ca pri­va­da de­di­ca­da a la en­do­don­cia. en­do­mon­te­ro@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.