“He­mos con­se­gui­do dar una al­ter­na­ti­va a esos pa­cien­tes de cla­se III que tie­nen mie­do a la ci­ru­gía”

El Dentista Moderno - - Entrevista - En­tre­vis­ta/ Dr. Luis Ca­rriè­re, Doc­tor en Odon­to­lo­gía y crea­dor del Sis­te­ma de van­guar­dia pa­ra el tra­ta­mien­to or­to­dón­ci­co que lle­va su nom­bre

Acom­pa­ña­mos al Dr. Luis Ca­rriè­re, pro­ta­go­nis­ta del 3er Sim­po­sio Anual Eu­ro­peo Ca­rrie­re®, que ce­le­bró Henry Schein® Ort­ho­don­tics™ el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre en Bar­ce­lo­na. Allí, an­te pro­fe­sio­na­les de 37 paí­ses de to­do el mun­do, el or­to­don­cis­ta es­pa­ñol des­cri­bió có­mo se pue­de lo­grar la ar­mo­nía fa­cial, es­que­lé­ti­ca y den­tal con el Sis­te­ma de van­guar­dia Ca­rrie­re®. Gra­cias a ca­sos de su pro­pia con­sul­ta, el crea­dor de es­te sis­te­ma de­mos­tró que su uso pa­ra tra­tar ca­sos de cla­se III se ha con­ver­ti­do en una al­ter­na­ti­va muy fa­vo­ra­ble pa­ra los pa­cien­tes con des­pro­por­cio­nes fa­cia­les im­por­tan­tes que, de otro mo­do, ten­drían que so­me­ter­se a una ci­ru­gía in­va­si­va. En es­ta en­tre­vis­ta nos de­ta­lla có­mo ac­túa y por qué los re­sul­ta­dos en cla­se III es­tán sien­do tan im­pac­tan­tes que “se han mul­ti­pli­ca­do los ca­sos re­fe­ri­dos que nos lle­gan a la con­sul­ta” e im­pul­sa­do una in­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­da por los Dres. Ja­mes A. McNa­ma­ra (Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan) y Fran­klin (Uni­ver­si­dad de Florencia). “Los or­to­don­cis­tas de­ben reivin­di­car su po­si­ción co­mo es­pe­cia­lis­tas en es­té­ti­ca fa­cial. No só­lo pro­por­cio­na­mos dien­tes rec­tos, sino que ofre­ce­mos una con­fian­za re­no­va­da, un as­pec­to me­jo­ra­do y, en con­se­cuen­cia, nue­vas vi­das pa­ra los pa­cien­tes”, se­ña­la con­tun­den­te el Dr. Ca­rriè­re.

DM.-El cam­bio de nom­bre de su apa­ra­to­lo­gía -an­tes Ca­rrie­re Dis­ta­li­zer, aho­ra Ca­rrie­re Mo­tion- con­fun­de aún a al­gu­nos pro­fe­sio­na­les. ¿A qué se se ha de­bi­do, a al­gún mo­ti­vo con­cre­to? ¿Ha si­do por mo­ti­vos co­mer­cia­les?

Dr. Luis Ca­rriè­re.- El cam­bio de nom­bre no res­pon­de a un mo­ti­vo comercial. Dis­ta­li­zer fue un nom­bre que se me ocu­rrió cuan­do na­ció el dis­po­si­ti­vo, pe­ro nos di­mos cuen­ta que con es­ta de­no­mi­na­ción se fo­ca­li­za­ba más en la fun­ción de dis­ta­li­za­ción y no ha­cía ho­nor a to­do lo que im­pli­ca el tra­ta­mien­to or­to­dón­ci­co con nues­tro apa­ra­to. Si ob­ser­va­mos co­mo ope­ra el Ca­rrie­re Mo­tion, la dis­ta­li­za­ción en reali­dad tie­ne un pe­so pe­que­ño, con res­pec­to a la im­por­tan­cia que tie­ne el re­po­si­cio­na­mien­to man­di­bu­lar en el es­pa­cio ade­cua­do que ge­ne­ra, lle­van­do la man­dí­bu­la a la co­rrec­ta re­la­ción con el ma­xi­lar; la me­jo­ra tem­po­ra­man­di­bu­lar cuan­do las es­truc­tu­ras es­tán mal po­si­cio­na­das y se tie­ne una pa­to­lo­gía in­fla­ma­to­ria sin­to­má­ti­ca no de­ge­ne­ra­ti­va por es­te mal po­si­cio­na­mien­to, o la me­jo­ra que ge­ne­ra en la vía aé­rea y es­truc­tu­ra fa­cial. Es de­cir, el nom­bre Dis­ta­li­zer que­da­ba muy sim­pli­fi­ca­do y no ha­cía ho­nor a las ver­da­de­ras bon­da­des de nues­tro dis­po­si­ti­vo.

DM-Su apa­ra­to­lo­gía (Mo­tion) ha de­mos­tra­do su efec­ti­vi­dad en las cla­ses II, co­rri­gién­do­las en un tiem­po in­fe­rior a seis me­ses (con la co­la­bo­ra­ción del pa­cien­te), sien­do bien co­no­ci­dos sus efec­tos so­bre el pri­mer mo­lar, pe­ro ¿cuá­les son sus efec­tos so­bre el plano oclu­sal?

Dr. L.C.- En la cla­se II el dis­po­si­ti­vo Ca­rrie­re Mo­tion cam­bia el plano oclu­sal de una ma­ne­ra muy efec­ti­va, in­tru­yen­do los mo­la­res y ex­tru­yen­do los ca­ni­nos, o can­tean­do el plano oclu­sal de ma­ne­ra oral. Es­to in­vi­ta a la man­dí­bu­la a re­po­sio­nar­se, a te­ner una me­jor re­la­ción an­te­ro­pos­te­rior con el ma­xi­lar cuan­do la ar­ti­cu­la­ción tem­pe­ro­man­di­bu­lar tie­ne sus es­truc­tu­ras mal si­tua­das; es de­cir, cuan­do el dis­co es­tá en ex­ce­si­vo avan­ce y cuan­do la man­dí­bu­la es­tá en ex­ce­si­va re­tru­sión. Cuan­do se tra­ta de un ca­so en el cual ya te­ne­mos una po­si­ción ar­ti­cu­lar co­rrec­ta des­de el prin­ci­pio, no se ex­pe­ri­men­ta ese avan­ce man­di­bu­lar por­que no hay na­da que mo­di­fi­car. Es­to en el ca­so de que se tra­te de pa­cien­tes adul­tos. En pa­cien­tes de den­ti­ción mix­ta, sí es­ti­mu­la­mos la re­po­si­ción man­di­bu­lar y una me­jo­ra a ni­vel de cre­ci­mien­to fun­cio­nal de la man­dí­bu­la.

DM.- Igual­men­te, en las cla­ses III el cam­bio en el plano oclu­sal con su apa­ra­to es evi­den­te. ¿Po­dría ex­pli­car có­mo afec­ta es­to al tra­ta­mien­to en su con­jun­to?

Dr. L.C.- Cuan­do es­te apa­ra­to di­se­ña­do pa­ra cla­se II, lo em­pe­za­mos a uti­li­zar en una cla­se III, nos sor­pren­dió lo que nos dio co­mo re­sul­ta­do y es un cam­bio en el plano oclu­sal en el sen­ti­do an­ti-ho­ra­rio, es de­cir, al re­vés. Pe­ro cu­rio­sa­men­te si no­so­tros ob­ser­va­mos la po­si­ción tem­pe­ro­man­di­bu­lar de los pa­cien­tes de cla­se III, es­pe­cial­men­te en los pa­cien­tes de cla­se III más ex­tre­mos, ob­ser­va­mos que el cón­di­lo se si­túa en el fon­do de la fo­sa del crá­neo. Hay que re­cor­dar que el dis­co que en la cla­se II, en mu­chas oca­sio­nes, es­pe­cial­men­te en las re­trog­ná­ti­cas, sue­le es­tar mi­gra­do ha­cia de­lan­te, en las cla­ses III es­tá mi­gra­do un po­qui­to ha­cia atrás. Con es­to, no­so­tros, al cam­biar el plano oclu­sal en el sen­ti­do an­ti-ho­ra­rio in­vi­ta­mos al Cón­di­lo a ba­jar un po­qui­to, a li­be­rar es­pa­cio en la zo­na su­pe­rior pa­ra que se re­po­si­cio­ne el dis­co en su lu­gar. Es­to ha­ce que el Cón­di­lo en­ton­ces se si­túe en la par­te am­plia y ge­ne­ro­sa de la ar­ti­cu­la­ción, lle­van­do la man­dí­bu­la a una po­si­ción más óp­ti­ma con res­pec­to al ma­xi­lar. To­do ello com­bi­na­do con una pro­trac­ción del ma­xi­lar su­pe­rior nos da un re­sul­ta­do muy in­tere­san­te a ni­vel fa­cial, tan­to es así que nos per­mi­te me­jo­rar mu­cho la es­té­ti­ca fa­cial y dar una al­ter­na­ti­va a la ci­ru­gía. Es im­por­tan­te acla­rar que es­to no quie­re de­cir que es­te­mos en con­tra de la ci­ru­gía, sino que he­mos con­se­gui­do

“El pro­ble­ma sa­gi­tal que es la re­la­ción an­te­ro­pos­te­rior, el más im­por­tan­te, lo re­sol­ve­mos al prin­ci­pio, en los tres o cua­tro pri­me­ros me­ses de tra­ta­mien­to, lo­gran­do sim­pli­car el ca­so de for­ma rá­pi­da y efi­caz”

dar una al­ter­na­ti­va a esos pa­cien­tes que no quie­ren o tie­nen mie­do a la ci­ru­gía, no­so­tros ofre­ce­mos “un plan B”, una sa­li­da.

DM.- Pe­ro las cla­ses III son ma­lo­clu­sio­nes de di­fí­cil tra­ta­mien­to. ¿Cuá­les se­rían las li­mi­ta­cio­nes del Ca­rrie­re Mo­tion a la ho­ra de tra­tar la cla­se III, si las tie­ne?

Dr. L.C.- Las li­mi­ta­cio­nes se­rían oba­men­te aque­llos ca­sos ex­tre­mos, con una man­dí­bu­la hi­per-desa­rro­lla­da a ni­vel de ta­ma­ño óseo y un hi­po­de­sa­rro­llo del ma­xi­lar muy im­por­tan­te. Sin em­bar­go, pue­do ase­gu­rar que he­mos tra­ta­do ca­sos de mu­cha com­ple­ji­dad es­que­lé­ti­ca con un re­sul­ta­do muy in­tere­san­te, con lo cual lo que no­so­tros con­si­de­ra­ría­mos co­mo “ca­sos ex­tre­mos” pa­ra el uso de nues­tro apa­ra­to son muy po­cos. Ac­tual­men­te, la ma­yor par­te de las cla­ses III que nos lle­gan las so­lu­cio­na­mos de for­ma exi­to­sa y les ase­gu­ro es­ta­mos vien­do mu­chas cla­ses III, por­que cuan­do he­mos em­pe­za­do a tra­tar es­te ti­po de pa­cien­tes con muy bue­nos re­sul­ta­dos nos han em­pe­za­do a lle­gar mu­chos re­fe­ri­dos y el nú­me­ro de ca­sos se ha mul­ti­pli­ca­do, lo que nos ha per­mi­ti­do con­tar con un pool de pa­cien­tes muy ge­ne­ro­so. Tan­to es así que nos ha lle­va­do a rea­li­zar un es­tu­dio con el Dr. McNa­ma­ra de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan y el Dr. Fran­klin de la Uni­ver­si­dad de Florencia. Ellos es­tán es­tu­dian­do to­dos nues­tros ca­sos de cla­se III pa­ra ana­li­zar lo que aca­bo de ex­pli­car en la pre­gun­ta an­te­rior, con unos re­sul­ta­dos que les tie­nen im­pre­sio­na­dos. No­so­tros en lo úni­co que es­ta­mos par­ti­ci­pan­do es en ha­cer los re­gis­tros de nues­tros pa­cien­tes y en­viar­los a la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan y de Florencia y son ellos, de for­ma to­tal­men­te in­de­pen­dien­te, los que co­mo ex­per­tos lo es­tán es­tu­dian­do igual que han he­cho con nues­tros ca­sos de cla­se II. Con­si­de­ro que se tra­ta de un paso im­por­tan­te y soy muy res­pe­tuo­so en es­te pun­to, es de­cir, en que las in­ves­ti­ga­cio­nes las reali­cen ex­per­tos de su ni­vel, de for­ma in­de­pen­dien­te.

DM.-¿Po­dría ex­pli­car cuá­les son las cla­ves pa­ra que el tiem­po me­dio de tra­ta­mien­to se re­duz­ca con Ca­rrie­re Mo­tion?

Dr. L.C.- La cla­ve es­tá en que con Ca­rriè­re Mo­tion so­lu­cio­na­mos el pro­ble­ma al prin­ci­pio del tra­ta­mien­to; es de­cir, el pro­ble­ma sa­gi­tal que es la re­la­ción an­te­ro­pos­te­rior, el más im­por­tan­te, lo re­sol­ve­mos al prin­ci­pio, en los tres o cua­tro pri­me­ros me­ses de tra­ta­mien­to, lo­gran­do sim­pli­car el

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do en va­rias co­sas. Una de ellas es el di­se­ño de unos in­no­va­do­res brac­kets de los que pron­to ha­brá no­ti­cia”

ca­so de for­ma rá­pi­da y efi­caz al lo­grar con­ver­tir­lo en una cla­se I. Des­de ese mo­men­to, y só­lo con la uti­li­za­ción del Ca­rrie­re Mo­tion, ya con­se­gui­mos un gran avan­ce, aún uti­li­zan­do des­pués cual­quier téc­ni­ca que que­ra­mos uti­li­zar pa­ra con­ti­nuar el tra­ta­mien­to. Pe­ro sí ade­más al Ca­rrie­re Mo­tion le su­ma­mos los nue­vos brac­kets SDX de au­to­li­ga­do, que op­ti­mi­zan la ve­lo­ci­dad del mo­vi­mien­to por­que reducen la fuer­za con la que tra­ba­ja­mos, los re­sul­ta­dos son aún me­jo­res. Con los SDX el mo­vi­mien­to se ejer­ce de una ma­ne­ra ligera y bio­ló­gi­ca­men­te com­pa­ti­ble, sin com­pri­mir o crear pre­sión so­bre los va­sos san­guí­neos que irri­gan las zo­nas que nos tie­nen que pro­por­cio­nar el mo­vi­mien­to.. Es­ta fuer­za bio­ló­gi­ca­men­te com­pa­ti­ble tam­bién es un alia­do fun­da­men­tal a la ho­ra de op­ti­mi­zar los tiem­pos del tra­ta­mien­to. Pe­ro tam­bién hay que se­ña­lar que si uti­li­za­mos el Mo­tion com­bi­na­do con sis­te­mas in­vi­si­bles co­mo el In­vi­sa­ling, tam­bién se con­vier­te en un re­duc­tor dra­má­ti­co del nú­me­ro de ali­nea­do­res o fé­ru­las ne­ce­sa­rios. Por ello he­mos crea­do el Ca­rrie­re® Mo­tion Clear™, una ver­sión trans­pa­ren­te, ideal pa­ra los tra­ta­mien­tos de ortodoncia con sis­te­mas in­vi­si­bles.

DM.- Sus brac­kets de au­to­li­ga­do pa­si­vo han con­se­gui­do, gra­cias a la dis­mi­nu­ción de la fric­ción con el alam­bre, dis­mi­nuir los tiem­pos de tra­ta­mien­to. Sin em­bar­go, al­gu­nos or­to­don­cis­tas pien­san que se­ría aún más rá­pi­do si se usa­ra ra­nu­ra de 018. ¿Se ha plan­tea­do desa­rro­llar­los con ra­nu­ra de 018?

Dr. L.C.- Ya te­ne­mos una ra­nu­ra de 018, ade­más de la de 022. Es una op­ción po­si­ble en es­tos mo­men­tos, pe­ro tam­bién con­si­de­ro que es muy mi­no­ri­ta­ria por­que no se es­tá de­man­dan­do. Hay que te­ner en cuen­ta que con el uso del 018 con­ta­ría­mos con ar­cos más li­ge­ros, pe­ro la gra­cia es­tá en que la se­cuen­cia or­de­na­da de cam­bio de alam­bre sea en el mo­men­to ade­cua­do. Es de­cir, un alam­bre li­ge­ro ali­nea­ra los dien­tes y las ra­nu­ras de los brac­kets; el si­guien­te alam­bre que se­rá un po­qui­to más grue­so en­tra­rá y se­gui­rá ali­nean­do... Pe­ro la cla­ve es­tá en que cuan­do en­tre el se­gun­do alam­bre su in­serc­ción sea dul­ce, ligera y no sea en un mo­men­to de­ma­sia­do tem­prano que pro­vo­que ex­ce­si­vos mo­vi­mien­tos y ex­ce­si­vas fuer­zas; es de­cir, se tra­ta de es­pe­rar a que sea el mo­men­to óp­ti­mo pa­ra cam­biar al si­guien­te ar­co. Si ha­ce­mos es­tos cam­bios or­de­na­dos nun­ca nos arries­ga­re­mos a crear is­que­mia, que es la fal­ta de rie­go san­gui­neo en la par­tes de reab­sor­ción ósea y de crea­ción de hue­so nue­vo que es lo que sí pro­du­ci­ría una de­fi­cien­cia en el tiem­po de tra­ta­mien­to.

DM.- ¿Po­dría­mos de­cir que en la ac­tua­li­dad, el perfil del pa­cien­te ha cam­bia­do y que aho­ra es mu­cho más exi­gen­te y es­tá muy preo­cu­pa­do por su fí­si­co y su es­té­ti­ca fa­cial?

Dr. L.C.- Po­dría­mos afir­mar que el pa­cien­te de hoy en día, ya sea adul­to o jo­ven, se es­tá mi­ran­do con­ti­nua­men­te en las fotos o selfies que se rea­li­za, con lo cual el pa­cien­te ac­tual es un ex­per­to co­no­ce­dor de su ca­ra. Es­to se tra­du­ce en que cual­quier pe­que­ña des­ar­mo­nía en su es­té­ti­ca fa­cial se­rá mag­ni­fi­ca­da por la in­qui­si­to­rial ins­pec­ción in­ten­si­va de su fí­si­co des­de di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas, des­de to­dos los án­gu­los.

“Es­ta­mos en un mo­men­to en el que se es­tán dan­do pa­sos im­por­tan­tes, tan­to en el as­pec­to de la sim­pli­fi­ca­ción del tra­ta­mien­to co­mo tam­bién a ni­vel de ortodoncia in­vi­si­ble y otras tec­no­lo­gías”

Por tan­to, hoy no exis­te la po­si­bi­li­dad de tra­tar a un pa­cien­te con éxi­to sino so­mos su­ma­men­te res­pe­tuo­sos con su es­té­ti­ca fa­cial, lo que me lle­va a afir­mar que los tra­ta­mien­tos de ortodoncia que apues­ten por las ex­trac­cio­nes, cuan­do exis­ten al­ter­na­ti­vas co­mo Mo­tion, se han que­da­do ob­so­le­tas. Y lo pue­do afir­mar por­que es en es­te pun­to don­de Mo­tion ac­túa con ma­yor efi­cien­cia. Creo que los or­to­don­cis­tas de­be­mos reivin­di­car nues­tra po­si­ción co­mo es­pe­cia­lis­tas en es­té­ti­ca fa­cial. No só­lo pro­por­cio­na­mos dien­tes rec­tos, sino que ofre­ce­mos una con­fian­za re­no­va­da, un as­pec­to me­jo­ra­do y, en con­se­cuen­cia, nue­vas vi­das pa­ra los pa­cien­tes. DM.-El con­gre­so ha si­do un éxi­to de asi­si­ten­cia y ha con­ta­do con pro­fe­sio­na­les de más de 37 paí­ses. La in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la mar­ca Ca­rrie­re es­tá sien­do un éxi­to ¿Qué ba­lan­ce nos pue­de ha­cer al res­pec­to?

Dr. L.C.- He­mos in­ten­ta­do crear una apa­ra­to­lo­gía con pro­to­co­los que sim­pli­fi­can el tra­ta­mien­to de una ma­ne­ra mí­ni­ma­men­te in­va­si­va, a la mis­ma vez que re­sul­ta al­ta­men­te efi­cien­te, se­gu­ra pe­ro so­bre to­do con una pre­dic­ti­vi­li­dad in­dis­cu­ti­ble.

Con es­te sis­te­ma, lo que pro­me­te­mos se pue­de con­se­guir y se pue­de ha­cer en me­nos tiem­po y con un res­pe­to má­xi­mo a la bio­lo­gía. Leo­nar­do Da Vin­ci ya nos de­cía que la “sim­pli­fi­ca­ción es la ex­pre­sión má­xi­ma de la so­fis­ti­fi­ca­ción” y es­to res­pon­de a la fi­lo­so­fía de nues­tro sis­te­ma. DM.-¿Qué va­lo­ra­ción po­dría ha­cer­nos de la evo­lu­ción que ha te­ni­do la ortodoncia en la úl­ti­ma dé­ca­da?

Dr. L.C.- La ortodoncia es una es­pe­cia­li­dad al­ta­men­te so­fis­ti­ca­da e im­por­tan­te por la par­te so­bre la que tra­ba­ja, la más ob­ser­va­da y vi­si­ble co­mo es la ca­ra. Sin em­bar­go, es­ta im­por­tan­cia por su al­ta vi­si­bi­li­dad no ha es­ta­do acom­pa­ña­da por evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que pue­den ha­ber te­ni­do otras es­pe­cia­li­da­des. Si bien, en el ca­so de la atro­fía se tra­ba­ja ac­tual­men­te con mu­cha va­rie­dad de apa­ra­to­lo­gía; és­ta res­pon­de a que se ha re­dun­da­do mu­cho so­bre el re­di­se­ño de lo in­ven­ta­do en el pa­sa­do. Me gus­ta de­cir que la evo­lu­ción en ortodoncia re­sul­ta un tan­to ar­queo­ló­gi­ca por­que tar­da mu­cho en dar sal­tos evo­lu­ti­vos. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te es­ta­mos en un mo­men­to en el que se es­tán dan­do pa­sos im­por­tan­tes, tan­to en el as­pec­to de la sim­pli­fi­ca­ción del tra­ta­mien­to co­mo tam­bién a ni­vel de ortodoncia in­vi­si­ble y otras tec­no­lo­gías. Po­dría­mos de­cir que es­ta­mos en un mo­men­to de pe­que­ña re­vo­lu­ción a ni­vel or­to­dón­ci­co. En es­te pun­to tam­bién me gus­ta­ría des­ta­car las im­por­tan­tes he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co con las que hoy con­ta­mos gra­cias a la tec­no­lo­gía di­gi­tal. Pa­ra te­ner un diag­nós­ti­co cer­te­ro y po­der desa­rro­llar un tra­ta­mien­to con la má­xi­ma ca­li­dad, la tec­no­lo­gía di­gi­tal nos si­túa a los or­to­don­cis­tas en el mo­men­to más dul­ce que po­día­mos ha­ber soñado ja­más. Hoy por ejem­plo dis­po­ne­mos del CBCT, es­cá­ner, la to­ma de re­gis­tros en 3D, im­pre­so­ra 3D... Ade­más es tec­no­lo­gía que re­du­ce los ni­ve­les de ra­dia­ción por de­ba­jo de las ra­dio­gra­fías pa­no­rá­mi­cas, con lo cual es un avan­ce tre­men­da­men­te in­tere­san­te por­que nos per­mi­te te­ner una cap­tu­ra tri­di­men­sio­nal del pa­cien­te sin ha­ber he­cho una ex­po­si­ción ra­dio­ló­gi­ca, con las li­mi­ta­cio­nes que ello im­pli­ca. Es­to tam­bién su­po­ne el fin de los an­ti­guos mol­des de si­li­co­na. DM.- Pa­ra ter­mi­nar ¿nos po­dría ade­lan­tar en qué desa­rro­llo es­tán tra­ba­jan­do aho­ra?¿Cuál se­rá la pró­xi­ma no­ve­dad que ve­re­mos con la mar­ca Ca­rrie­re?

Dr. L.C.-Es­ta­mos tra­ba­jan­do en va­rias co­sas. Una de ellas es el di­se­ño de unos in­no­va­do­res brac­kets de los que pron­to ha­brá no­ti­cia. Tam­bién te­ne­mos en cur­so in­ves­ti­ga­cio­nes muy es­té­ti­cas pa­ra los tra­ta­mien­tos de ortodoncia. La ver­dad es que la re­la­ción que exis­te con Henry Schein® Ort­ho­don­tics™ y su equi­po de in­ge­nie­ros es muy sa­tis­fac­to­ria, ya que es muy ac­ti­va y en es­tos mo­men­tos po­dría­mos de­cir que es­ta­mos en un mo­men­to de crea­ción de nue­vas tec­no­lo­gías en el cam­po de la ortodoncia.

Luis Ca­rriè­re. Li­cen­cia­do en Odon­to­lo­gía (UCM, 1991) Más­ter en Ortodoncia y Or­to­pe­dia In­fan­til y en Adul­tos (1991-1994, Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na). Doc­tor en Odon­to­lo­gía “Cum Lau­de” Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na 2006. Miem­bro Nu­me­ra­rio del Claus­tro de Doc­to­res de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. Miem­bro del Co­mi­té de Ex­per­tos del área Den­tal de ESA­DE. Con­fe­ren­cian­te in­vi­ta­do en más de un cen­te­nar de con­fe­ren­cias en ám­bi­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Pro­fe­sor dic­tan­te en ca­si cua­ren­ta cur­sos en su ma­yo­ría en ám­bi­to in­ter­na­cio­nal. Miem­bro de la Ame­ri­can As­so­cia­tion of Ort­ho­don­tists AAO, de la Eu­ro­pean Ort­ho­don­tic So­ciety EOS, de la World Fe­de­ra­tion of Ort­ho­don­tists WFO, de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ortodoncia SEDO y de la Aca­demy of Den­tistry In­ter­na­tio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.