Uso de mag­ni­fi­ca­ción co­mo ele­men­to esen­cial de la prác­ti­ca en­do­dón­ti­ca dia­ria: er­go­no­mía y me­jo­ra de re­sul­ta­dos

Use of mag­ni­fi­ca­tion as an es­sen­tial ele­ment of daily en­do­don­tic prac­ti­ce: er­go­no­mics and im­pro­ve­ment of re­sults. Bi­blio­grap­hic re­view

El Dentista Moderno - - Sumario - n Dr. Marcos Mo­ra­das Es­tra­da n Dra. Bea­triz Al­va­rez Ló­pez Odon­tó­lo­ga del Ser­vi­cio de Sa­lud del Prin­ci­pa­do de As­tu­rias u Con­tac­to mar­cos­mords@ gmail.com

Au­to­res: Marcos Mo­ra­das Es­tra­da, Bea­triz Al­va­rez Ló­pez

La his­to­ria re­cien­te del tra­ta­mien­to de con­duc­tos ha es­ta­do mar­ca­da por el de­sa­rro­llo de téc­ni­cas, ins­tru­men­tos y pro­ce­di­mien­tos ba­sa­dos en la mag­ni­fi­ca­ción y las ex­tra­or­di­na­rias ven­ta­jas que és­ta apor­ta. Ejem­plo cla­ro es el uso, ca­da día ma­yor, del mi­cros­co­pio en clí­ni­ca, tan­to en endodoncia co­mo ca­da vez más en la prác­ti­ca ge­ne­ral. La mag­ni­fi­ca­ción apo­ya­da con ilu­mi­na­ción coaxial ha me­jo­ra­do los re­sul­ta­dos del tra­ta­mien­to en la endodoncia.

Material y mé­to­dos

Se ha rea­li­za­do una re­vi­sión bi­blio­grá­fi­ca des­crip­ti­va de las evi­den­cias apor­ta­das en ar­tícu­los in­de­xa­dos y otras fuen­tes bi­blio­grá­fi­cas, co­mo li­bros, te­sis u otros. Se reali­zó, uti­li­zan­do la fuen­te bi­blio­grá­fi­ca on­li­ne MEDLINE, ob­te­nien­do un to­tal de 85 re­sul­ta­dos. És­tos se ana­li­za­ron y tras com­pro­bar si cum­plían o no los cri­te­rios de in­clu­sión/ ex­clu­sión de és­te tra­ba­jo, fi­nal­men­te fue­ron 32 los ar­tícu­los de re­vi­sión bi­blio­grá­fi­ca pu­bli­ca­dos en un hor­qui­lla que va de 2001 a 2015, uti­li­zan­do ar­tícu­los de años an­te­rio­res, co­mo re­fe­ren­tes en el cam­po a tra­tar. 1 - In­tro­duc­ción. El mi­cros­co­pio den­tal es un ins­tru­men­to óp­ti­co que es­tá di­se­ña­do pa­ra mag­ni­fi­car nues­tra vi­sión y per­mi­tir­nos rea­li­zar diag­nós­ti­cos y tra­ta­mien­tos con pre­ci­sión mi­cro­mé­tri­ca. Es­to nos da la opor­tu­ni­dad de me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tros pro­ce­di­mien­tos y rea­li­zar una odon­to­lo­gía ex­tre­ma­da­men­te con­ser­va­do­ra con el dien­te. En­tre sus in­di­ca­cio­nes odon­to­ló­gi­cas, su prin­ci­pal uso va aso­cia­do a los tra­ta­mien­tos de endodoncia den­tal y/o mi­cro­ci­ru­gía api­cal (api­cec­to­mía den­tal). La prác­ti­ca de endodoncia den­tal re­quie­re de pre­ci­sión y gran aten­ción al de­ta­lle. Fac­to­res que de­pen­den por una par­te de la for­ma­ción, ha­bi­li­da­des y ex­pe­rien­cia del clí­ni­co, pe­ro tam­bién de los ins­tru­men­tos y me­dios téc­ni­cos que tie­ne a su dis­po­si­ción. La ma­yo­ría de los pro­ce­di­mien­tos en­do­dón­ti­cos se lle­van a ca­bo en lu­ga­res os­cu­ros y con­fi­na­dos, por lo que frac­cio­nes de mi­lí­me­tros pue­den de­ci­dir el re­sul­ta­do fi­nal del tra­ta­mien­to. En las úl­ti­mas dé­ca­das, la endodoncia ha ga­na­do, no só­lo el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y clí­ni­co, sino que tam­bién ha da­do enor­mes pa­sos tec­no­ló­gi­cos. De­bi­do a la com­pli­ca­da na­tu­ra­le­za del tra­ta­mien­to de endodoncia den­tal, los pro­fe­sio­na­les siem­pre han tra­ta­do de me­jo­rar su vi­sión del cam­po de tra­ba­jo y, con el mi­cros­co­pio den­tal, lo han con­se­gui­do. El mí­ni­mo au­men­to con el que se tra­ba­ja usan­do el mi­cros­co­pio den­tal es de 3x. A par­tir de ahí, dis­po­ne­mos de un cam­bia­dor de au­men­tos que per­mi­te lle­gar a con­se­guir una mag­ni­fi­ca­ción de 21x. Sin em­bar­go, la mag­ni­fi­ca­ción por sí so­la no es su­fi­cien­te pa­ra con­se­guir un cam­po de vi­sión com­ple­to y cla­ro de la zo­na a tra­tar. Por es­ta ra­zón, los mi­cros­co­pios in­cor­po­ran una po­ten­te fuen­te de luz ( led o xe­non), que se trans­mi­te por el mis­mo ca­mino por don­de ob­ser­va­mos, dan­do co­mo re­sul­ta­do una ilu­mi­na­ción per­fec­ta de la zo­na de tra­ba­jo, por muy pro­fun­da y os­cu­ra que sea. Ade­más de la cur­va de apren­di­za­je pa­ra el uso de es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos, tam­bién es ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar a la prác­ti­ca clí­ni­ca el uso de mi­cro­ins­tru­men­tos, que per­mi­tan adap­tar­se al cam­po de vi­sión au­men­ta­do, pe­ro re­du­ci­do, que ofre­ce el mi­cros­co­pio den­tal. Por su­pues­to, el re­sul­ta­do

me­re­ce la pe­na, con­si­guien­do una ma­yor er­go­no­mía y me­nor fa­ti­ga pa­ra el pro­fe­sio­nal, así co­mo tra­ta­mien­tos de ma­yor ca­li­dad y me­nos in­va­si­vos pa­ra el pa­cien­te. 2. Mag­ni­fi­ca­ción en odon­to­lo­gía con­ser­va­do­ra Lu­pas o len­tes de mag­ni­fi­ca­ción El uso de len­tes de mag­ni­fi­ca­ción en odon­to­lo­gía per­mi­te una ma­yor vi­sua­li­za­ción de la ca­vi­dad oral del pa­cien­te, con lo que se con­si­guen me­jo­res diag­nós­ti­cos y aca­ba­dos, dan­do re­sul­ta­dos me­jo­res e in­cre­men­tan­do la sa­tis­fac­ción de los pa­cien­tes y el ni­vel de con­fian­za dan­do una ima­gen más pro­fe­sio­nal y de­ta­llis­ta. Ade­más in­flu­ye po­si­ti­va­men­te en la er­go­no­mía y pos­tu­ra del pro­fe­sio­nal. En­torno a un 80% de es­pe­cia­lis­tas pa­de­cen pro­ble­mas de es­pal­da y cue­llo de­bi­do a las ma­las pos­tu­ras en la prác­ti­ca dia­ria. Al uti­li­zar lu­pas se evi­ta una ma­yor in­cli­na­ción hacia el pa­cien­te y se pue­de lle­gar a me­jo­rar la pos­tu­ra y por lo tan­to los do­lo­res que su­fre el es­pe­cia­lis­ta. Hay que adop­tar una pos­tu­ra que no só­lo per­mi­ta tra­ba­jar con fa­ci­li­dad sino tam­bién evi­tar do­lo­res de es­pal­da. La dis­tan­cia de tra­ba­jo de­pen­de de la al­tu­ra del es­pe­cia­lis­ta y de la for­ma de tra­ba­jar que ten­ga. El cam­po de vi­sión es el área de ope­ra­ción que se ve a tra­vés de las lu­pas. Los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud apre­cian un cam­po más am­plio de vis­ta por­que es más fá­cil y más rá­pi­do a la ho­ra de ajus­tar y tra­tar a un pa­cien­te y tam­bién pro­mue­ve me­nos la fa­ti­ga ocu­lar. El an­cho de cam­po es­tá re­la­cio­na­do con el diá­me­tro de la lu­pa, el di­se­ño óp­ti­co y el po­der de au­men­to. El em­pleo de ga­fas lu­pas de­be­ría in­cluir­se du­ran­te la épo­ca de es­tu­dio en la uni­ver­si­dad, pa­ra que los alum­nos ex­pe­ri­men­ten los be­ne­fi­cios er­go­nó­mi­cos po­ten­cia­les que la am­plia­ción trae a la prác­ti­ca clí­ni­ca du­ran­te su edu­ca­ción2. Las len­tes de au­men­to eran con­si­de­ra­das co­mo mé­to­dos de mag­ni­fi­ca­ción, pe­ro con el tiem­po, las lu­pas pa­sa­ron a ser con­si­de­ra­das no tan bue­nas co­mo el Mi­cros­co­pio Ope­ra­to­rio por las des­ven­ta­jas de las mis­mas. Pa­ra mu­chos, las lu­pas son equi­pa­mien­tos des­con­for­ta­bes y pe­sa­dos, tie­nen pro­ble­mas de dis­tor­sión de ima­gen y po- ca pro­fun­di­dad, lo que lle­va al pro­fe­sio­nal a la fa­ti­ga ocu­lar si lo uti­li­za por lar­gos pe­río­dos de tiem­po. Por to­do es­to, fue desa­rro­lla­do el Mi­cros­co­pio Ope­ra­to­rio, pa­ra me­jo­rar las des­ven­ta­jas de las ga­fas lu­pa, has­ta lle­gar a sus­ti­tuir­las3. Mi­cros­co­pio ope­ra­to­rio4 “En un fu­tu­ro pró­xi­mo el mi­cros­co­pio ope­ra­to­rio den­tal se­rá tan co­mún co­mo el apa­ra­to de ra­yos X o el si­llón odon­to­ló­gi­co en las con­sul­tas odon­to­ló­gi­cas ac­tua­les”. Ar­nal­do Cas­te­lluc­ci, Ita­lia 20034. La ne­ce­si­dad de ver más y me­jor lle­vó a la apa­ri­ción del mi­cros­co­pio ope­ra­to­rio en medicina en 1957. Los oto­rri­nos fue­ron los pri­me­ros que lo usa­ron y rá­pi­da­men­te se ex­ten­dió su uso a otras es­pe­cia­li­da­des co­mo la of­tal­mo­lo­gía, neu­ro­ci­ru­gía, ci­ru­gía plás­ti­ca y mi­cro­ci­ru­gía en ge­ne­ral, sien­do ac­tual­men­te su uso ge­ne­ra­li­za­do. En 1977 Bau­mann pu­bli­có el pri­mer ar­tícu­lo que aler­ta­ba de los be­ne­fi­cios que re­pre­sen­ta­ba pa­ra la odon­to­lo­gía ope­rar con mi­cros­co­pio. El mi­cros­co­pio ope­ra­to­rio en endodoncia apor­ta: • Pre­ci­sión en el diag­nós­ti­co. • Pre­ci­sión en el tra­ta­mien­to. • Me­jo­ra de la sa­lud del pro­fe­sio­nal. 3. Er­go­no­mía: me­jo­ra la sa­lud del pro­fe­sio­nal • 1. La pos­tu­ra de tra­ba­jo del odon­tó­lo­go Si bien ha evo­lu­cio­na­do a lo lar­go del tiem­po, si­gue sien­do la cau­sa de nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des ocu­pa­cio­na­les (cer­vi­cal­gias, lor­do­sis, bur­si­tis, va­ri­ces, etc). No te­ne­mos más que mi­rar a nues­tro al­re­de­dor o pen­sar en no­so­tros mis­mos pa­ra dar­nos cuen­ta de que los pro­ble­mas múscu­lo-es­que­lé­ti­cos son muy fre­cuen­tes en nues­tra pro­fe­sión. El uso del mi­cros­co­pio per­mi­te una pos­tu­ra de es­pal­da, hom­bros, ca­be­za y cue­llo ideal. • 2. Fa­ti­ga Ocu­lar Los sis­te­mas óp­ti­cos y de ilu­mi­na­ción del mi­cros­co­pio han si­do di­se­ña­dos pa­ra que el ope­ra­dor mi­re al in­fi­ni­to. A di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de cuan­do tra­ba­ja a ojo des­nu­do o con lu­pas de au­men­to. La ilu­mi­na­ción es coaxial, es de­cir pa­ra­le­la a la lí­nea de vi­sión, lo que per­mi­te al ope­ra­dor ob­ser­var el cam­po ope­ra­to­rio sin som­bras. La ob­ser­va­ción del cam­po a tra­vés de los ocu­la­res eli­mi­na la vi­sión co­la­te­ral. La pe­ri­fe­ria del cam­po de vi­sión es un área os­cu­ra, por lo tan­to se eli­mi­na in­for­ma­ción no re­le­van­te que me­jo­ra la vi­sión y la con­cen­tra­ción. To­do ello fa­ci­li­ta

que los ojos tra­ba­jen en una si­tua­ción de re­po­so y mi­ni­mi­za la fa­ti­ga ocu­lar. • 3. Des­apa­ri­ción del Sín­dro­me de “burn-out”o de la frus­tra­ción Los mi­cros­co­pios ope­ra­to­rios (MO) ac­tual­men­te son una he­rra­mien­ta im­por­tan­te pa­ra los pro­fe­sio­na­les de­di­ca­dos a la endodoncia. Has­ta aho­ra las len­tes de au­men­to y las lám­pa­ras fron­ta­les eran la op­ción más efi­caz co­mo re­cur­so de ilu­mi­na­ción y am­plia­ción del cam­po de tra­ba­jo, pe­ro no so­la­men­te son in­có­mo­dos de usar, sino que el clí­ni­co se en­cuen­tra, ade­más, li­mi­ta­do a rea­li­zar to­do el pro­ce­so ba­jo un úni­co au­men­to. Por or­den de fre­cuen­cia el uso del MO tie­ne re­le­van­cia en: 1. La re­ti­ra­da de ins­tru­men­tos ro­tos. 2. Pre­pa­ra­ción de la ca­vi­dad api­cal a re­tro. 3. Ob­tu­ra­ción api­cal a re­tro. 4. Per­mea­bi­li­za­ción de con­duc­tos cal­ci­fi­ca­dos. 5. Lo­ca­li­za­ción de los con­duc­tos en la cá­ma­ra

pul­par. Ya que el co­mún de­no­mi­na­dor que sub­ya­ce en la ma­yo­ría de los fa­llos en­do­dón­ci­cos y de ci­ru­gía en­do­dón­ci­ca es la mi­cro­fil­tra­ción, el MO y las téc­ni­cas mi­cro­qui­rúr­gi­cas per­mi­ten la iden­ti­fi­ca­ción y el ma­ne­jo del com­ple­jo sis­te­ma de con­duc­tos de un modo se­gu­ro y pre­ci­so, pu­dien­do re­sol­ver con más fa­ci­li­dad ca­sos an­tes im­po­si­bles. El uso del Mi­cros­co­pio Ope­ra­to­rio pue­de cla­si­fi­car­se pa­ra diag­nós­ti­co, endodoncia qui­rúr­gi­ca y endodoncia no qui­rúr­gi­ca. • Di­ver­sos tra­ba­jos des­cri­ben su uso pa­ra diag­nós­ti­co de fi­su­ras, frac­tu­ras, ca­ries re­cu­rren­tes, lo­ca­li­za­ción de cuar­tos con­duc­tos, con­duc­tos no tra­ta­dos, con­duc­tos cal­ci­fi­ca­dos y al­te­ra­cio­nes anató­mi­cas. • Endodoncia no qui­rúr­gi­ca: ac­ce­so, re­mo­ción de ins­tru­men­tos frac­tu­ra­dos, per­fo­ra­cio­nes, re-tra­ta­mien­tos, ins­tru­men­ta­ción y ob­tu­ra­ción. Usos e in­di­ca­cio­nes del mi­cros­co­pio óp­ti­co en en­do­don­cia5: • Diag­nos­ti­car fi­su­ras y frac­tu­ras ver­ti­ca­les. • Vi­sua­li­zar y re­mo­ver cal­ci­fi­ca­cio­nes en la cá

ma­ra pul­par. • Lo­ca­li­za­ción de con­duc­tos cal­ci­fi­ca­dos. • Lo­ca­li­za­ción de con­duc­tos ac­ce­so­rios. • Lo­ca­li­za­ción de ist­mos, bi­fur­ca­cio­nes, anas­to

mo­sis, con­duc­tos en C. • Diag­nos­ti­car y re­sol­ver ac­ci­den­tes ia­tro­gé­ni­cos, ta­les co­mo per­fo­ra­cio­nes, blo­queos y es­ca­lo­nes. • Re­ti­rar o so­bre­pa­sar ins­tru­men­tos frac­tu­ra­dos,

ade­más de per­nos y pos­tes. • Re­tra­ta­mien­tos. • Con­trol del es­ta­do de los ins­tru­men­tos uti­li­za

dos du­ran­te la pre­pa­ra­ción. • Api­cec­to­mías: con­trol de la an­gu­la­ción del

bi­sel. • Ob­tu­ra­ción a re­tro. • Os­teo­to­mías más pe­que­ñas.

Ven­ta­jas

El MO pa­ra el uso en la endodoncia y en la odon­to­lo­gía en ge­ne­ral tie­ne co­mo ven­ta­ja prin­ci­pal que per­mi­te tra­ba­jar con una vi­sión es­te­reos­có­pi­ca, un au­men­to ade­cua­do en un cam­po ope­ra­to­rio per­fec­ta­men­te ilu­mi­na­do con luz coaxial que me­jo­ra la ca­pa­ci­dad diag­nós­ti­ca y po­si­bi­li­ta una ma­yor fa­ci­li­dad pa­ra tra­ba­jar.

Des­ven­ta­jas Co­mo des­ven­ta­jas, los MO tie­nen pre­cios ele­va­dos y un pe­rio­do de adap­ta­ción pa­ra su ma­ne­jo que se pro­lon­ga de ocho me­ses a un año. Es­ta di­fi­cul­tad en la adap­ta­ción al uso es una gran des­ven­ta­ja.

Dis­cu­sión

1. Endodoncia den­tal con mi­cros­co­pio ope­ra­to­rio. Ac­tual­men­te se sa­be que los fra­ca­sos en los tra­ta­mien­tos de con­duc­tos se de­ben al des­co­no­ci­mien­to de la anato­mía par­ti­cu­lar de ca­da una de las es­truc­tu­ras im­pli­ca­das, ya sean con­duc­tos ra­di­cu­la­res ac­ce­so­rios, fi­su­ras, frac­tu­ras, reab­sor­cio­nes, per­fo­ra­cio­nes, ist­mos, etc. El MO ope­ra­to­rio es una he­rra­mien­ta muy útil que ayu­da al clí­ni­co en la te­ra­péu­ti­ca de endodoncia con­ven­cio­nal; la ca­pa­ci­dad de vi­sua­li­zar, con gran de­ta­lle, el sis­te­ma de con­duc­tos ra­di­cu­la­res ofre­ce la opor­tu­ni­dad de in­ves­ti­gar ese sis­te­ma más a fon­do, lim­piar­lo, mo­de­lar­lo con ma­yor efi­ca­cia, rea­li­zar una va­lo­ra­ción del se­ca­do del con­duc­to an­tes de ob­tu­rar y re­par­tir el se­lla­dor so­bre las pa­re­des del con­duc­to ra­di­cu­lar du­ran­te la ob­tu­ra­ción5.

Ca­rac­te­rís­ti­cas del mi­cros­co­pio5

Hay mu­chos ti­pos y mar­cas co­mer­cia­les de MO, pe­ro to­das tie­nen en co­mún la vi­sión es­te­reos­có­pi­ca, la ilu­mi­na­ción coaxial y un dis­po­si­ti­vo de fi­ja­ción es­ta­ble. Los te­ne­mos des­de los más sen­ci­llos con tres pa­sos fi­jos de au­men­tos y una mo­vi­li­dad es­tán­dar re­gu­la­da por fre­nos de fric­ción has­ta los que tie­nen un zoom pro­gre­si­vo mo­to­ri­za­do con ple­na mo­vi­li­dad y es­ta­bi­li­za­dor mag­né­ti­co. Los au­men­tos de un MO de­pen­den de va­rios fac­to­res y uno de los que po­de­mos mo­di­fi­car pa­ra ob­te­ner ma­yor au­men­to es la dis­tan­cia fo­cal; cuan­to me­nor sea, ma­yor se­rá la ca­pa­ci­dad de au­men­tos que te­ne­mos ( lo mí­ni­mo es­ti­ma­do es de unos 200 mm y lo más có­mo­do pa­ra no tro­pe­zar con el ins­tru­men­tal es de 250 mm). Es­tos los po­de­mos cla­si­fi­car pa­ra ma­yor co­mo­di­dad en au­men­to mí­ni­mo, me­dio y al­to. El au­men­to mí­ni­mo va des­de los 2,5 a 8 au­men­tos, y sir­ve pa­ra orien­tar en un cam­po de tra­ba­jo am­plio. El au­men­to me­dio va des­de 8 a 16 au­men­tos, y lo uti­li­za­mos pa­ra tra­ba­jar con pre­ci­sión. Y el au­men­to al­to com­pren­de des­de los 16 au­men- tos has­ta lo má­xi­mo que sue­le ser de 32 a 40 au­men­tos, que se em­plea pa­ra ob­ser­var los de­ta­lles mas fi­nos, pe­ro per­dien­do mu­cho cam­po de tra­ba­jo, lo que lle­ga a ser una si­tua­ción al­go in­co­mo­da pa­ra tra­ba­jar7. En una en­cues­ta rea­li­za­da por Mi­nes en 1999 a los miem­bros ac­ti­vos de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de En­do­don­cis­tas (AAE), se re­fle­jó que un 52% tie­nen MO y de ellos so­lo lo usan con fre­cuen­cia el 71% de los pro­fe­sio­na­les que aca­ba­ron su for­ma­ción en endodoncia ha­cía me­nos de cin­co años, el 51% en­tre 6 y 10 años y el 44% de los que fi­na­li­za­ron ha­ce más de 10 años. Tam­bién ca­be des­ta­car que el 36% de los pro­pie­ta­rios de MO no lo usan co­mo en un prin­ci­pio te­nían pen­sa­do, ya que tie­nen di­fi­cul­ta­des en las po­si­cio­nes de tra­ba­jo, es­tán in­có­mo­dos, o se les in­cre­men­ta el tiem­po de tra­ba­jo. La ra­zón de es­tas es­ta­dís­ti­cas, en las que los mas jó­ve­nes lo uti­li­zan más, se de­be a que en los EEUU la for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria de los en­do­don­cis­tas in­clu­ye des­de ha­ce al­gu­nos años el uso del MO.

Apli­ca­ción del mi­cros­co­pio du­ran­te el tra­ta­mien­to de con­duc­tos5

1. Diag­nós­ti­co y aper­tu­ra El au­men­to del cam­po de tra­ba­jo y la luz coaxial que nos da el MO du­ran­te el diag­nós­ti­co en la endodoncia es im­por­tan­te so­bre to­do pa­ra re­co­no­cer to­dos los de­ta­lles de la anato­mía den­tal y sus tra­ta­mien­tos, tan­to ob­tu­ra­cio­nes con fil­tra­ción co­mo las po­si­bles fi­su­ras o frac­tu­ras de la co­ro­na. El MO fa­ci­li­ta ade­más las nue­vas téc­ni­cas en­do­dón­ci­cas no qui­rúr­gi­cas al pro­por­cio­nar la po­si­bi­li­dad de ver y eva­luar de modo ín­te­gro la cá­ma­ra y los con­duc­tos. Un ac­ce­so su­fi­cien­te al sis­te­ma de con­duc­tos ra­di­cu­la­res es la lla­ve pa­ra la pre­pa­ra­ción de los mis­mos. La in­ca­pa­ci­dad de en­con­trar y, por con­si­guien­te, de lim­piar los con­duc­tos ra­di­cu­la­res es una cau­sa de fra­ca­so en el tra­ta­mien­to de con­duc­tos y el uso del MO fa­ci­li­ta el ac­ce­so; por ejem­plo los su­ti­les cam­bios de co­lor en la ba­se de la cá­ma­ra pul­par ayu­dan al ope­ra­dor a en­con­trar los ori­fi­cios de los fi­nos con­duc­tos ra­di­cu­la­res es­cle­ró­ti­cos. Una vez rea­li­za­da la aper­tu­ra de la cá­ma­ra pul­par ba­jo la vi­sión del MO que, por cier­to, sue­le ser más res­pe­tuo­sa con la anato­mía den­tal sien­do más pre­ci­sa y re­du­ci­da, nos fa­ci­li­ta la lo­ca­li­za­ción de los con­duc­tos, aún con anato­mía com-

ple­ja, ist­mos, con­duc­tos en C, frac­tu­ras, ca­ries, con­duc­tos su­per­nu­me­ra­rios, cal­ci­fi­ca­cio­nes y al­te­ra­cio­nes ia­tro­gé­ni­cas del sue­lo de la cá­ma­ra pul­par, co­mo las per­fo­ra­cio­nes5. En una mi­no­ría cre­cien­te de ca­sos, las en­tra­das de los con­duc­tos pue­den ser di­fí­ci­les de en­con­trar. Es­to es es­pe­cial­men­te cier­to en con­duc­tos ra­di­cu­la­res en los que la for­ma es más de cin­ta que re­don­dea­da, en dien­tes en­ve­je­ci­dos y en aque­llos que tie­nen una his­to­ria de res­tau­ra­cio­nes ex­ten­sas, en los que se han de­po­si­ta­do gran­des can­ti­da­des de den­ti­na re­pa­ra­do­ra; es­ta den­ti­na pue­de, a ve­ces, ser des­pren­di­da de la en­tra­da del con­duc­to ra­di­cu­lar con una son­da afi­la­da pe­ro, en el ca­so de con­duc­tos es­tre­chos, co­mo el se­gun­do con­duc­to de la raíz me­sio­bu­cal de un mo­lar su­pe­rior, pue­de no ser po­si­ble y en es­tos ca­sos, la ayu­da del MO pa­ra en­con­trar los con­duc­tos ra­di­cu­la­res es ines­ti­ma­ble6. 2. Ins­tru­men­ta­ción y ob­tu­ra­ción Los con­duc­tos cal­ci­fi­ca­dos han si­do du­ran­te mu­cho tiem­po un hán­di­cap pa­ra los en­do­don­cis­tas. Se es­tán vien­do más ca­sos de cal­ci­fi­ca­cio­nes a me­di­da que en­ve­je­ce la po­bla­ción y el MO ayu­da enor­me­men­te a la iden­ti­fi­ca­ción de los con­duc­tos cal­ci­fi­ca­dos; el cam­bio de co­lor del con­duc­to cal­ci­fi­ca­do es al­go que se pue­de ver con un MO y sir­ve pa­ra iden­ti­fi­car e ins­tru­men­tar los ci­ta­dos con­duc­tos. De he­cho, en es­tos ca­sos, el MO ofre­ce me­jor vi­si­bi­li­dad, y co­mo con­se­cuen­cia ma­yor pro­ba­bi­li­dad de lo­ca­li­zar y per­mea­bi­li­zar el con­duc­to de un modo fi­de­digno y sis­te­má­ti­co, en lu­gar de ha­cer­lo de cual­quier ma­ne­ra. Asi­mis­mo, el gran au­men­to per­mi­te con­tro­lar el es­ta­do de los ins­tru­men­tos uti­li­za­dos pa­ra la pre­pa­ra­ción, ob­ser­van­do tan­to mues­cas co­mo es- pi­ra­les o fi­su­ras, sien­do una for­ma muy útil de pre­ve­nir fu­tu­ras frac­tu­ras no desea­das de los ins­tru­men­tos, so­bre to­do en los ins­tru­men­tos de NiTi ro­ta­to­rios que cuan­do se rom­pen son muy di­fí­ci­les de re­cu­pe­rar com­pro­me­tien­do el pro­nós­ti­co del tra­ta­mien­to. Fi­nal­men­te, nos per­mi­te eva­luar la ca­li­dad de la pro­pia pre­pa­ra­ción, des­de la con­for­ma­ción del con­duc­to, ver los po­si­bles res­tos de ba­rri­llo den­ti­na­rio, has­ta el se­ca­do an­tes de la ob­tu­ra­ción. Du­ran­te las ma­nio­bras de ob­tu­ra­ción po­de­mos con­tro­lar to­do el pro­ce­so y com­pro­bar la ca­li­dad de la com­pac­ta­ción del material de ob­tu­ra­ción7. Es es­pe­cial­men­te útil en ca­sos con­ven­cio­na­les pa­ra el: • Se­lla­do con dis­tin­tas téc­ni­cas ter­mo­plás­ti­cas. • Se­lla­do con téc­ni­cas es­pe­cí­fi­cas de: - ápi­ces abier­tos o reab­sor­bi­dos - ca­sos que re­quie­ran re­pa­ra­ción de per­fo­ra­cio­nes con los nue­vos ma­te­ria­les dis­po­ni­bles (ej:MTA) 3. Re­tra­ta­mien­tos La ob­ser­va­ción clí­ni­ca del fra­ca­so en endodoncia re­ve­la múl­ti­ples cau­sas, pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te de la ra­zón es­pe­cí­fi­ca, las cau­sas pue­den re­su­mir­se en mi­cro fil­tra­cio­nes y ma­la téc­ni­ca en­do­dón­ci­ca. Fren­te a las en­do­don­cias fa­lli­das, los clí­ni­cos de­ben es­co­ger el me­jor en­fo­que te­ra­péu­ti­co que pro­por­cio­ne éxi­to pre­de­ci­ble a lar­go pla­zo. Con los MO po­de­mos eli­mi­nar con más fa­ci­li­dad obs­tácu­los in­tra­con­duc­to es­pe­cial­men­te du­ran­te la eli­mi­na­ción de la gu­ta­per­cha, ins­tru­men­tos ro­tos, cal­ci­fi­ca­cio­nes, pos­tes y per­nos. La cau­sa del fra­ca­so de dien­tes en­do­don­cia­dos ra­dio­ló­gi­ca­men­te bien se­lla­dos es otro de los re-

tos a los que se en­fren­ta el en­do­don­cis­ta a dia­rio. En los ca­sos de re­tra­ta­mien­to en­do­dón­ti­co, el MO se­rá de ines­ti­ma­ble ayu­da pa­ra diag­nos­ti­car la cau­sa del fra­ca­so y va­lo­rar ob­je­ti­va­men­te las po­si­bi­li­da­des de me­jo­rar­lo, en de­fi­ni­ti­va es­ta­ble­cer el pro­nós­ti­co y re­tra­tar so­la­men­te aque­llos dien­tes con po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia a lar­go pla­zo. En­tre las si­tua­cio­nes que con fre­cuen­cia cau­san fra­ca­so en­do­dón­ti­co pue­den ser diag­nós­ti­ca­das preope­ra­to­ria­men­te o in­tra­ope­ra­to­ria­men­te con el mi­cros­co­pio: • Con­duc­tos no tra­ta­dos (con­duc­tos cal­ci­fi­ca­dos, cuar­to con­duc­to en mo­la­res su­pe­rio­res, ter­cer con­duc­to en pre­mo­la­res su­pe­rio­res e in­fe­rio­res, se­gun­do con­duc­to en in­ci­si­vos in­fe­rio­res, etc.). • Ca­ries ba­jo pró­te­sis fi­jas que cau­san fil­tra­ción co­ro­nal y rein­fec­ción del sis­te­ma de con­duc­tos. • Per­fo­ra­cio­nes. • Ins­tru­men­tos frac­tu­ra­dos: el por­cen­ta­je se ha mul­ti­pli­ca­do ex­po­nen­cial­men­te con la in­tro­duc­ción de los ins­tru­men­tos ro­ta­to­rios de Niti, ya que la ra­dio­pa­ci­dad de los mis­mos es muy si­mi­lar a la de la gu­ta­per­cha. • Es­ca­lo­nes, trans­por­tes api­ca­les y per­fo­ra­cio­nes api­ca­les. • Se­lla­do Api­cal inade­cua­do con téc­ni­cas de ob­tu­ra­ción con­ven­cio­na­les (Gu­ta­per­cha) en ca­so de: - Ápi­ces abier­tos. - Ápi­ces reab­sor­bi­dos. La al­ta in­ci­den­cia de con­duc­tos no tra­ta­dos se ha­ce evi­den­te me­dian­te la ex­plo­ra­ción ba­jo la mag­ni­fi­ca­ción e ilu­mi­na­ción sin som­bras que per­mi­te el mi­cros­co­pio. La fal­ta de vi­si­bi­li­dad y, por tan­to, de con­trol cuan­do tra­ba­ja­mos a ojo des­nu­do con mu­cha fre­cuen­cia im­pi­de la lo­ca­li­za­ción de con­duc­tos cal­ci­fi­ca­dos. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de las per­fo­ra­cio­nes a ve­ces di­fí­ci­les de con­fir­mar en las ra­dio­gra­fías, es­pe­cial­men­te las api­ca­les; o de las ca­ries ba­jo pró­te­sis fi­jas que no se de­tec­ta­ron en la ex­plo­ra­ción clí­ni­ca ni ra­dio­ló­gi­ca. 4. Re­pa­ra­ción de ac­ci­den­tes ia­tro­gé­ni­cos La uti­li­za­ción del MO va de la mano de la tec­no­lo­gía ul­tra­só­ni­ca, y una apli­ca­ción co­mún es la re­cu­pe­ra­ción de ins­tru­men­tos ro­tos de for­ma más se­gu­ra. Tam­bién el MO es un ins­tru­men­to de in­du­da­ble va­lor pa­ra la re­pa­ra­ción de las per­fo­ra­cio­nes ia­tro­gé­ni­cas don­de el pro­nós­ti­co de­pen­de de la ca­li­dad del se­lla­do. Por otra par­te se pue­den re­sol­ver ac­ci­den­tes ope­ra­to­rios o erro­res de pro­ce­di­mien­to con un buen pro­nós­ti­co a lar­go pla­zo, co­mo so­bre­pa­sar es­ca­lo­nes aun­que re­quie­re tiem­po y un gra­do de en­tre­na­mien­to ele­va­do7.

Apli­ca­ción del MO du­ran­te la ci­ru­gía en­do­dón­ci­ca5

Las prin­ci­pa­les ven­ta­jas del abor­da­je mi­cro­qui­rúr­gi­co son las os­teo­to­mías más pe­que­ñas, los bi­se­les de me­nor an­gu­la­ción, la con­ser­va­ción de más hue­so cor­ti­cal y es­truc­tu­ra ra­di­cu­lar. Ade­más la ins­pec­ción de la su­per­fi­cie ra­di­cu­lar con ilu­mi­na­ción y gran au­men­to des­cu­bre con fa­ci­li­dad de­ta­lles anató­mi­cos que per­mi­ten en­ten­der el por­qué del fra­ca­so de la endodoncia. Jun­to con el MO, los ins­tru­men­tos ul­tra­só­ni­cos per­mi­ten pre­pa­ra­cio­nes con­ser­va­do­ras coaxia­les del ex­tre­mo ra­di­cu­lar y re­tro-ob­tu­ra­cio­nes pre­ci­sas, lo que sa­tis­fa­ce to­dos los re­qui­si­tos pa­ra lo­grar el éxi­to me­cá­ni­co y bio­ló­gi­co8 . La com­pren­sión del aná­li­sis api­cal del fra­ca­so ha­ce que, en la ac­tua­li­dad, reali­ce­mos me­nos tra­ta­mien­tos qui­rúr­gi­cos y más re­tra­ta­mien­tos no qui­rúr­gi­cos. El MO y los nue­vos ins­tru­men­tos, es­pe­cí­fi­cos pa­ra las ne­ce­si­da­des de la mi­cro­ci­ru­gía en­do­dón­ci­ca, han he­cho del abor­da­je mi­cro­qui­rúr­gi­co una reali­dad. Aho­ra se pue­de rea­li­zar una ci­ru­gía api­cal con exac­ti­tud y se­gu­ri­dad, eli­mi­nan­do el fac­tor sorpresa in­he­ren­te a la ci­ru­gía en­do­dón­ci­ca con­ven­cio­nal. Ade­más el MO es útil pa­ra el ma­ne­jo de los te­ji­dos blan­dos. No es im­pres­cin­di­ble, pe­ro en las zo­nas an­te­rio­res don­de los re­que­ri­mien­tos es­té­ti­cos sue­len ser re­le­van­tes, fa­ci­li­ta la in­ci­sión y el le­van­ta­mien­to del col­ga­jo9. Asi­mis­mo, es útil pa­ra el ma­ne­jo de los te­ji­dos du­ros, ma­ne­jo de los te­ji­dos ra­di­cu­la­res tan­to en la rea­li­za­ción de la api­cec­to­mía, el bi­sel api­cal, la lo­ca­li­za­ción de los con­duc­tos api­ca­les (nú­me­ro e ist­mos), eva­lua­ción de la ob­tu­ra­ción exis­ten­te, mi­cro fil­tra­cio­nes y eva­lua­ción de las pa­to­lo­gías exis­ten­tes co­mo mi­cro­frac­tu­ras. A ve­ces es útil pa­ra la uti­li­za­ción de mi­cro­su­tu­ras con hi­los de 6 a 8 ce­ros. Por úl­ti­mo, nos per­mi­te eva­luar la pre­pa­ra­ción de la ca­vi­dad pa­ra la pos­te­rior ob­tu­ra­ción a re­tro del ápi­ce. Di­ver­sos es­tu­dios de­mues­tran que no hay di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en el re­sul­ta­do de la ci­ru­gía en­do­dón­ti­ca en­tre pa­cien­tes en los que se

ha­ya usa­do len­tes de au­men­to, mi­cros­co­pio ope­ra­to­rio o en­dos­co­pio. En cam­bio, si que exis­ten di­fe­ren­cias en­tre los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos tras el em­pleo de téc­ni­cas de mag­ni­fi­ca­ción y aque­llos ca­sos en los que no han si­do em­plea­das es­tas téc­ni­cas, sien­do me­jo­res los re­sul­ta­dos en el pri­mer ca­so10.

Api­cec­to­mía con téc­ni­cas de mag­ni­fi­ca­ción

Di­ver­sos re­fi­na­mien­tos de la téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca de api­cec­to­mía han pro­pi­cia­do que su ta­sa de éxi­to ha­ya au­men­ta­do de modo con­si­de­ra­ble. El bri­tá­ni­co John Hun­ter, en su li­bro Trea­ti­se on the na­tu­ral his­tory of the teeth, fue el pri­me­ro en des­cri­bir el tra­ta­mien­to re­tró­gra­do so­bre la pul­pa den­tal y de­jó re­se­ña­das las di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas que ha­bía en­con­tra­do a ni­vel de dien­tes an­tra­les y ápi­ces cer­ca­nos al ca­nal den­ta­rio. En la dé­ca­da de los 70 es­ta téc­ni­ca te­nía una ta­sa de éxi­to que ron­da­ba el 37-50%, fue por eso que los pro­fe­sio­na­les la de­ja­ron de la­do11. Dé­ca­das más tar­de, di­ver­sos au­to­res, co­mo Cohn, co­men­za­ron a pu­bli­car ar­tícu­los en los cua­les anun­cia­ban éxi­tos clí­ni­cos que ron­da­ban el 90%. Nu­me­ro­sos au­to­res des­ta­can la im­por­tan­cia de te­ner una bue­na vi­si­bi­li­dad del cam­po ope­ra­to­rio. El uso de un mé­to­do de mag­ni­fi­ca­ción vi­sual ( ga­fas lu­pa o mi­cros­co­pio óp­ti­co) fa­ci­li­ta el con­trol de ca­li­dad que el ci­ru­jano efec­túa so­bre su tra­ba­jo en el le­cho qui­rúr­gi­co, ha­bien­do de­mos­tra­do unos me­jo­res re­sul­ta­dos a lar­go pla­zo. El re­fi­na­mien­to del ins­tru­men­tal fi­bros­có­pi­co ha per­mi­ti­do su re­cien­te in­cor­po­ra­ción al cam­po de la ci­ru­gía oral. La es­ca­sa in­va­si­vi­dad que com­por­ta es­ta me­to­do­lo­gía, de­mos­tra­da so­bra­da­men­te en otros cam­pos de la ci­ru­gía, uni­da a la mag­ni­fi­ca­ción vi­sual in­he­ren­te al mé­to­do, pro­po­ne un con­cep­to muy atrac­ti­vo12. Los es­tu­dios confirman que rea­li­zar un abor­da­je qui­rúr­gi­co al ápi­ce am­plio y em­plear un mé­to­do óp­ti­co de mag­ni­fi­ca­ción, co­mo el mi­cros­co­pio óp­ti­co o las ga­fas lu­pa, tie­nen co­mo con­se­cuen­cia una ma­yor ta­sa de éxi­to en el pro­ce­di­mien­to13.

2. Es­tu­dios com­pa­ra­ti­vos lu­pas vs mi­cros­co­pio ope­ra­to­rio.

Ven­ta­jas del mi­cros­co­pio ope­ra­to­rio fren­te a las lu­pas14 1. Los mi­cros­co­pios pro­por­cio­nan una vis­ta es­te­reos­có­pi­ca de un cam­po ope­ra­to­rio pe­que­ño que las lu­pas no ofre­cen. 2. Se pue­de ob­te­ner una mag­ni­fi­ca­ción des­de 3x has­ta 40x. 3. Pro­por­cio­na una ma­yor mag­ni­fi­ca­ción, eli­mi­na­ción y ma­yo­res pro­pie­da­des ópticas. 4. El ope­ra­dor pue­de mo­di­fi­car fá­cil­men­te la mag­ni­fi­ca­ción con la que es­té tra­ba­jan­do. 5. No hay pe­so so­bre la na­riz o la ca­be­za. 6. Al con­tra­rio que con las lu­pas, es po­si­ble ob­te­ner fo­to­gra­fías, ví­deos y ver al mo­men­to el pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co.

7. Me­nor fa­ti­ga ocu­lar pa­ra el ope­ra­dor. 8. Ilu­mi­na­ción co-axial que pro­por­cio­na una ilu­mi­na­ción mas ho­mo­gé­nea, per­mi­tien­do vi­sua­li­zar el cam­po ope­ra­to­rio sin pre­sen­cia de som­bras.

Li­mi­ta­cio­nes del mi­cros­co­pio ope­ra­to­rio14

1. Vo­lu­mi­no­so, ocu­pa mu­cho es­pa­cio en la clí­ni­ca y es di­fí­cil de trans­por­tar. 2. Re­quie­re en­tre­na­mien­to y prác­ti­ca pa­ra su uso ade­cua­do. 3. La po­si­ción del ope­ra­dor es­tá res­trin­gi­da. 4. Se re­quie­re tiem­po has­ta apren­der a usar­lo. 5. Cos­te ele­va­do. 6. Re­quie­re man­te­ni­mien­to ade­cua­do de for­ma re­gu­lar.

Ven­ta­jas de las lu­pas fren­te al mi­cros­co­pio ope­ra­to­rio14

1. Me­nor ta­ma­ño por lo que ocu­pa me­nos es­pa­cio sien­do más fá­cil de guar­dar y usar. 2. No re­quie­re en­tre­na­mien­to ya que es fá­cil de usar. 3. No res­trin­ge la po­si­ción del ope­ra­dor. 4. A ve­ces son más prác­ti­cas que un mi­cros­co­pio, so­bre­to­do en pro­ce­di­mien­tos pre­li­mi­na­res cuan­do una al­ta mag­ni­fi­ca­ción e ilu­mi­na­ción no son ne­ce­sa­rias. 5. Man­te­ni­mien­to mí­ni­mo. 6. Más ba­ra­tas que un mi­cros­co­pio.

Des­ven­ta­jas de las ga­fas lu­pas14

1. La vi­sión es­te­reos­có­pi­ca no es po­si­ble con las lu­pas, por lo tan­to no hay per­cep­cio­nes de pro­fun­di­dad. 2. Con las lu­pas, la mag­ni­fi­ca­ción so­lo es prác­ti­ca has­ta 5x. Pa­ra una ma­yor mag­ni­fi­ca­ción el mi­cros­co­pio es me­jor. 3. La ima­gen se des­es­ta­bi­li­za con los mo­vi­mien­tos de ca­be­za. 4. La ilu­mi­na­ción no es tan al­ta co­mo en el mi­cros­co­pio. 5. So­lo li­mi­ta­dos cam­bios en la mag­ni­fi­ca­ción son po­si­bles. 6. Las lu­pas con ma­yor ca­pa­ci­dad de mag­ni­fi­ca­ción no son có­mo­das en la na­riz y la ca­be­za de­bi­do a su ma­yor pe­so y ta­ma­ño. 7. Pro­du­cen fa­ti­ga ocu­lar e in­clu­so cam­bios en la vi­sión si se uti­li­zan por un tiem­po muy pro­lon­ga­do.

Con­clu­sio­nes

El tra­ta­mien­to de con­duc­tos es una prác­ti­ca odon­to­ló­gi­ca que re­quie­re de gran ha­bi­li­dad y pa­cien­cia, así co­mo de una téc­ni­ca mi­nu­cio­sa pa­ra con­se­guir buenos re­sul­ta­dos. El cam­po en el que tra­ba­ja­mos es real­men­te pe­que­ño, lo que di­fi­cul­ta la vi­sión pa­ra el odon­tó­lo­go, que ha de guiar­se por su sen­si­bi­li­dad tác­til, di­fi­cul­tan­do de es­ta for­ma más aún la rea­li­za­ción del tra­ta­mien­to de for­ma exi­to­sa y au­men­tan­do el ries­go de fa­llos. Es por eso que hoy en día, con la ayu­da de los avan­ces, es­tá re­co­men­da­do el uso de téc­ni­cas de mag­ni­fi­ca­ción que nos ayu­dan a rea­li­zar es­te tra­ta­mien­to de for­ma más fá­cil. El mé­to­do con­ven­cio­nal de mag­ni­fi­ca­ción eran las ga­fas lu­pas (o len­tes de au­men­to) que pro­por­cio­na­ban nu­me­ro­sas ven­ta­jas, pe­ro que han si­do su­pe­ra­das por los mi­cros­co­pios ope­ra­to­rios. El prin­ci­pal cues­tio­na­mien­to ha­blan­do de Mi­cros­co­pio Ope­ra­to­rio es en ra­zón de su al­to cos­to y tiem­po de en­tre­na­mien­to, sin em­bar­go son ca­da vez más los pro­fe­sio­na­les que es­tán adop­tan­do es­to pa­ra las in­ter­ven­cio­nes de ci­ru­gía en­do­dón­ti­ca. Una vez su­pe­ra­do el tiem­po de en­tre­na­mien­to y apren­di­za­je, los pro­ce­di­mien­tos clí­ni­cos y qui­rúr­gi­cos se per­fec­cio­nan y es po­si­ble re­sol­ver si­tua­cio­nes que no con­se­gui­ría­mos re­sol­ver sin es­ta he­rra­mien­ta. El Mi­cros­co­pio Ope­ra­to­rio no mo­di­fi­ca las téc­ni­cas en­do­dón­ti­cas del ope­ra­dor, pe­ro sí con­tri­bu­ye en la pre­ci­sión al mis­mo tiem­po que fa­ci­li­ta la ex­ce­len­cia en los tra­ta­mien­tos. Es por eso que ac­tual­men­te en al­gu­nos cur­sos de post­gra­do en endodoncia ya se en­se­ña a uti­li­zar es­te mi­cros­co­pio, por lo que los odon­tó­lo­gos más jó­ve­nes lo usan des­de sus es­tu­dios de for­ma­ción y no se ima­gi­nan la endodoncia sin él. La ilu­mi­na­ción y la am­plia­ción son es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes en endodoncia por­que se rea­li­zan

mu­chos pro­ce­di­mien­tos en lo más re­cón­di­to del dien­te o del hue­so, que por tra­di­ción, se han lle­va­do a ca­bo me­dian­te sen­ti­do tác­til, y di­cha ilu­mi­na­ción y am­plia­ción bien con­cen­tra­da con­si­de­ro que no son una ayu­da, sino más bien, una ne­ce­si­dad vi­sual. Pa­ra con­cluir, sa­be­mos que uno de los ma­yo­res desafíos en la endodoncia es el co­rrec­to diag­nós­ti­co y el pla­nea­mien­to de los pro­ce­di­mien­tos en­do­dón­ti­cos, por eso, no po­de­mos ba­sar­nos so­lo en ra­dio­gra­fías pe­ria­pi­ca­les co­mo guía pa­ra la for­ma­ción de una ima­gen men­tal de la anato­mía del ca­nal y en la sen­sa­ción tác­til que so­lo nos per­mi­te apro­xi­mar­nos a una reali­dad clí­ni­ca com­ple­ja. El Mi­cros­co­pio Ope­ra­to­rio nos ayu­da con la mag­ni­fi­ca­ción del cam­po ope­ra­to­rio, la ilu­mi­na­ción, er­go­no­mía y la po­si­bi­li­dad de la do­cu­men­ta­ción clí­ni­ca. El MO pro­vee al clí­ni­co un mun­do pre­via­men­te inad­ver­ti­do de in­for­ma­cio­nes, que au­men­ta la po­si­bi­li­dad de no de­jar pa­sar por al­to, diag­nós­ti­cos di­fí­ci­les, com­ple­ji­da­des, va­ria­cio­nes anató­mi­cas o si­tua­cio­nes clí­ni­cas ex­tre­mas pa­ra con­se­guir el tan bus­ca­do éxi­to en endodoncia.

Dr. Marcos Mo­ra­das Es­tra­da Doc­to­ran­do. Pro­fe­sor Aso­cia­do. Ser­vi­cio de Odon­to­lo­gía Con­ser­va­do­ra de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de la Uni­ver­si­dad de Ovie­do. Ser­vi­cio de Odon­to­lo­gía Con­ser­va­do­ra y Ma­te­ria­les Odon­to­ló­gi­co. Dp­to de Ci­ru­gía y Es­pe­cia­li­da­des Mé­di­co Qui­rúr­gi­cas de la Uni­ver­si­dad de Ovie­do.

Fo­tos 1 y 2: In­tro­duc­ción.

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.