“Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que el Con­gre­so sea una pla­ta­for­ma de co­ne­xión en­tre los téc­ni­cos y los clí­ni­cos”

El Dentista Moderno - - Sumario - En­tre­vis­ta/ Dr. Ima­nol Don­nay, Pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Odon­to­lo­gía Di­gi­tal (SOCE)

Nues­tro en­tre­vis­ta­do nos abre la puer­ta al uni­ver­so de la odon­to­lo­gía di­gi­tal y lo ha­ce de la mano de un elen­co des­ta­ca­do de po­nen­tes in­ter­na­cio­na­les, de la ta­lla de Dra. Giert­müh­len, Dr. Mo­li­na­ri, Dr. Haj­to, Dr. Müh­le­mann y el Dr. Kano, y na­cio­na­les co­mo el Dr. Gui­ller­mo Pra­díes, Dr. Dar­cio Fon­se­ca, Dr. Rafa Vila Te­llo o Dr. Da­vid Gon­za­lez Za­mo­ra, en­tre otros. Un plan­tel de al­tí­si­mo ni­vel que con­ver­ti­rá el pró­xi­mo con­gre­so de SOCE Bil­bao 2019 en la ci­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra aque­llos clí­ni­cos y téc­ni­cos que quie­ran es­tar a la van­guar­dia de la odon­to­lo­gía di­gi­tal.

 DM.-¿Po­dría ha­cer­nos un bre­ve re­su­men de los hi­tos más im­por­tan­tes de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal?

Dr. Ima­nol Don­nay.- Uno de los as­pec­tos de los cua­les me pue­do sen­tir más or­gu­llo­so es el ha­ber crea­do jun­to a mi mu­jer una clí­ni­ca de re­fe­ren­cia en mi ciu­dad, en mi co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, y sin áni­mo de ser pre­ten­cio­so, en Es­pa­ña. Co­men­za­mos la an­da­du­ra en el año 1997, tres per­so­nas y 60 me­tros de clí­ni­ca, hoy, 21 años des­pués so­mos 45 per­so­nas y 750 me­tros. Mi mentalidad por su­pues­to es 100% clí­ni­ca aun­que gran par­te de ese por­cen­ta­je co­rres­pon­de a una mentalidad de for­ma­ción y em­pre­sa­rial. Creo que és­ta es una de las cla­ves que nos han per­mi­ti­do lle­gar has­ta aquí y, aun­que es di­fí­cil lle­gar, es más cos­to­so man­te­ner-

se en unos ni­ve­les al­tí­si­mos de exi­gen­cia clí­ni­ca, per­so­nal y pro­fe­sio­nal. A prin­ci­pios de es­te año 2018, el Dr. Ma­nuel Gó­mez me ofre­ció la to­ma de la Pre­si­den­cia de la SOCE, es­te he­cho, re­fren­da­do y apo­ya­do por el 100% de la Jun­ta, le lle­na a uno de or­gu­llo, no sin es­tar exen­to el car­go de mu­chí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad, ya que en­tre mis ob­je­ti­vos es­tá co­lo­car a la So­cie­dad co­mo un re­fe­ren­te en los pró­xi­mos años, así mis­mo co­mo una So­cie­dad en la que se en­glo­ben to­das la áreas de la Odon­to­lo­gía Di­gi­tal. Me he ro­dea­do de una gran equi­po, gen­te for­ma­da y com­pro­me­ti­da que quie­re tra­ba­jar por y pa­ra lo di­gi­tal.

DM.- Co­mo pre­si­den­te del Co­mi­té Cien­tí­fi­co del pró­xi­mo con­gre­so de SOCE 2019, que se ce­le­bra el pró­xi­mo mes de fe­bre­ro, nos pue­de ade­lan­tar las no­tas di­fe­ren­cia­dos con las que va a con­tar es­te con­gre­so, ¿qué nue­vas ini­cia­ti­vas se van a po­ner en mar­cha?

Dr. I.D.- En es­te Con­gre­so, en Bil­bao, he­mos que­ri­do su­bir un pel­da­ño el ni­vel cien­tí­fi­co del Con­gre­so de Se­vi­lla, el cual fue mag­ní­fi­co en gran par­te por el ex­cep­cio­nal tra­ba­jo del Pre­si­den­te del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor, el Dr. Ra­fael Mar­tí­nez de Fuen­tes. En Bil­bao con­ta­re­mos con cin­co po­nen­tes in­ter­na­cio­na­les de pri­me­ra lí­nea, Dra. Giert­müh­len, Dr. Mo­li­na­ri, Dr. Haj­to, Dr Müh­le­mann y el Dr. Kano, así co­mo un car­tel pe­nin­su­lar de igual im­por­tan­cia; no nos ol­vi­de­mos de nues­tros ami­gos por­tu­gue­ses, con un al­to ni­vel en la odon­to­lo­gía di­gi­tal. Nom­bres co­mo el Dr. Gui­ller­mo Pra­díes, Dr. Dar­cio Fon­se­ca, Dr. Rafa Vila Te­llo, Dr. Da­vid Gon­za­lez Za­mo­ra…Un plan­tel de al­tí­si­mo ni­vel, tam­bién es­ta­rá el Sr. Ja­vier Pe­rez, téc­ni­co de pri­me­rí­si­ma lí­nea en nues­tro país y den­tro de nues­tra Jun­ta. No pue­do nom­brar a to­dos los con­fe­ren­cian­tes aquí, pe­ro os ase­gu­ro que no nos va a de­frau­dar. He­mos que­ri­do abrir el Con­gre­so, con po­nen­cias de ci­ru­gía di­gi­tal, de or­to­don­cia, de es­té­ti­ca, de pró­te­sis, es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que el Con­gre­so sea una pla­ta­for­ma de co­ne­xión en­tre los téc­ni­cos y los clí­ni­cos; pa­ra no­so­tros es fun­da­men­tal el im­bri­car es­te pun­to. Nos hu­bie­ra gus­ta­do dar ca­bi­da a más nú­me­ro de con­fe­ren­cian­tes pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te te­ne­mos el tiem­po li­mi­ta­do.

 DM.- ¿Se va a res­pe­tar el for­ma­to de SOCE Se­vi­lla 2018, don­de la par­te ex­po­si­ti­va tu­vo una im­por­tan­te re­le­van­cia?

Dr. I.D.- Evi­den­te­men­te, don­de he­mos tra­ba­ja­do con in­ten­si­dad, apar­te de la evo­lu­ción cien­tí­fi­ca, ha si­do en la par­te em­pre­sa­rial. De ahí mi es­pe­cial in­te­rés en que el Con­gre­so se desa­rro­lle en las mag­ní­fi­cas ins­ta­la­cio­nes del Pa­la­cio de Eus­kal­du­na, don­de la par­te ex­po­si­to­ra ad­qui­ri­rá una re­le­van­cia es­pe­cial. Pa­ra no­so­tros, pa­ra la Jun­ta de la SOCE, la em­pre­sa ad­quie­re una im­por­tan­cia vi­tal en el desa­rro­llo de las nue­vas tec­no­lo­gías en es­te país, con­si­de­ro que he­mos de ir de la mano. Con­ta­mos con una EXPOSOCE de ex­ce­len­tes di­men­sio­nes, don­de el asis­ten­te al Con­gre­so va a po­der interactuar con las em­pre­sas ex­po­si­to­ras de una for­ma có­mo­da y muy ac­ce­si­ble, ya que que­re­mos que es­ta re­la­ción sea ar­mó­ni­ca pa­ra to­dos. Des­de aquí quie­ro dar las gra­cias a to­das las em­pre­sas por su apo­yo e im­pli­ca­ción en el pro­yec­to SOCE, la ver­dad es que la aco­gi­da es­tá sien­do fan­tás­ti­ca y sin ellas se­ría im­po­si­ble.

“Don­de ve­re­mos otra au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción en los pró­xi­mos años se­rá en el cam­po de las im­pre­so­ras y en los ma­te­ria­les de im­pre­sión”

DM.- SOCE 2019 es un even­to de Odon­to­lo­gía Di­gi­tal, un cam­po en el que us­ted es ex­per­to. ¿Có­mo ve la evo­lu­ción de la di­gi­ta­li­za­ción de las clí­ni­cas den­ta­les en nues­tro país?

Dr. I.D.- Des­de mi pun­to de vis­ta, la evo­lu­ción en nues­tro país es más len­ta que en al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos. Creo que hay va­rios as­pec­tos que han po­di­do in­fluir en es­to; uno de ellos es la cri­sis eco­nó­mi­ca por la que he­mos atra­ve­sa­do es­tos años, de la cual pa­re­ce afor­tu­na­da­men­te que va­mos sa­lien­do. Ello ha he­cho que mu­chas de las clí­ni­cas ha­yan su­fri­do en su mi­cro­eco­no­mía, lo que ha­ya po­di­do en­len­te­cer el pen­sa­mien­to o la de­ci­sión de dar el sal­to a la tec­no­lo­gía di­gi­tal. Otro as­pec­to es la gran va­rie­dad de es­cá­ne­res, de soft­wa­res, de fre­sa­do­ras, de im­pre­so­ras… Es com­pli­ca­do po­der lle­gar a te­ner un co­no­ci­mien­to glo­bal que te per­mi­ta po­der ele­gir con cier­ta se­gu­ri­dad que es lo co­rrec­to pa­ra nues­tras clí­ni­cas, con­tan­do ade­más con la in­ver­sión que se

tie­ne que rea­li­zar. Es­to es otro de los mo­ti­vos que pue­de fre­nar la de­ci­sión. En nues­tro país y, más con­cre­ta­men­te, en nues­tro sec­tor, es­ta­mos po­co pro­fe­sio­na­li­za­dos a la ho­ra de di­ri­gir una em­pre­sa y nues­tras clí­ni­cas son em­pre­sas. Quie­ro de­cir con ello que nos cues­ta sa­ber en nues­tras pro­pias clí­ni­cas qué he­rra­mien­tas o qué áreas de tra­ba­jo son las más ren­ta­bles. A la ho­ra de ha­cer una in­ver­sión, por ejem­plo, en un es­cá­ner, en la ma­yor par­te de los ca­sos no se tie­nen da­tos su­fi­cien­tes pa­ra sa­ber en cuán­tos años lo va­mos a ren­ta­bi­li­zar y si lo ha­re­mos o no. Com­pra­mos por ten­den­cias o por im­pul­sos, pe­ro des­de aquí os ase­gu­ro que, des­de mi pro­pia ex­pe­rien­cia, la in­ver­sión en tec­no­lo­gía di­gi­tal es una bue­na in­ver­sión. Ha­ce po­co es­tu­ve dan­do una con­fe­ren­cia en un círcu­lo de em­pre­sa­rios y les pu­de de­mos­trar la im­por­tan­te ren­ta­bi­li­dad de apos­tar por la tec­no­lo­gía di­gi­tal, siem­pre y cuan­do se cuen­te con una cur­va de apren­di­za­je y cier­to co­no­ci­mien­to en la ma­te­ria.

 DM.-Pa­re­ce que no es­tá te­nien­do la evo­lu­ción es­pe­ra­da en nues­tro país, en re­la­ción con el res­to del mer­ca­do eu­ro­peo: ¿Cuá­les cree que son los mo­ti­vos de su es­ca­sa pe­ne­tra­ción?

Dr. I.D.- Es­pa­ña ha si­do un país muy tra­di­cio­nal has­ta ha­ce bien po­co; nos cues­ta mu­cho sa­lir de la zo­na de con­fort. Co­mo de­cía an­tes, la cri­sis ha po­di­do afec­tar de for­ma im­por­tan­te, pe­ro otro de los fac­to­res cla­ves es que es­te desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co tan im­por­tan­te ha coin­ci­di­do con una ge­ne­ra­ción que no es­tá acos­tum­bra­da al uso de la tec­no­lo­gía di­gi­tal co­mo lo pue­dan es­tar aho­ra los na­ti­vos di­gi­ta­les. En­tre me­dias, por su­pues­to, te­ne­mos una o dos ge­ne­ra­cio­nes de pro­fe­sio­na­les más desa­rro­lla­das en el ám­bi­to di­gi­tal, pe­ro con un po­der ad­qui­si­ti­vo más ba­jo y mu­chos de ellos tra­ba­jan­do pa­ra otros o pa­ra esos pro­fe­sio­na­les más ma­yo­res y más ce­rra­dos di­gi­tal­men­te.

 DM.- ¿Qué opi­na de la le­gis­la­ción ac­tual en re­la­ción a la pro­duc­ción de de­ter­mi­na­das res­tau­ra­cio­nes pro­té­si­cas en la clí­ni­ca den­tal?

Dr. I.D.- La ver­dad es que es­ta­mos en un ‘char­co’ don­de no avan­za­mos ni ha­cia ade­lan­te ni ha­cia atrás. Es­pa­ña e Ita­lia son los dos úni­cos paí­ses de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea don­de te­ne­mos es­ta pro­ble­má­ti­ca. La in­dus­tria di­se­ña he­rra­mien­tas Cad- Cam que ven­de a los clí­ni­cos, los clí­ni­cos las im­ple­men­tan en su flu­jo y la ley se mues­tra ambigua. El Real De­cre­to 1594/1994 es­ta­ble­ce en su ar­ticu­lo 1 que el odon­tó­lo­go es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra rea­li­zar el con­jun­to de ac­ti­vi­da­des de pre­ven­ción, diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to re­la­ti­vas a las ano­ma­lías y en­fer­me­da­des de los dien­tes, de la bo­ca, de los ma­xi­la­res y de sus te­ji­dos anejos tan­to so­bre in­di­vi­duos ais­la­dos co­mo de for­ma co­mu­ni­ta­ria. Así mis­mo, se su­po­ne que es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra pres­cri­bir los me­di­ca­men­tos, pró­te­sis y pro­duc­tos sa­ni­ta­rios co­rres­pon­dien­tes al ám­bi­to de su ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal. Mien­tras que res­pec­to a la pro­fe­sión de pro­té­si­co den­tal se es­ta­ble­ce que “es el ti­tu­la­do de for­ma­ción pro­fe­sio­nal de gra­do su­pe­rior el que di­se­ña, pre­pa­ra, ela­bo­ra, fa­bri­ca y re­pa­ra las pró­te­sis den­ta­les, me­dian­te la uti­li­za­ción de los pro­duc­tos, ma­te­ria­les, téc­ni­cas y pro­ce­di­mien­tos con­for­me a las in­di­ca­cio­nes y pres­crip­cio­nes de los mé­di­cos es­to­ma­tó­lo­gos u odon­tó­lo­gos. Se­gún es­to, los pro­té­si­cos den­ta­les son los pro­fe­sio­na­les fa­cul­ta­dos pa­ra la fa­bri­ca­ción de pró­te­sis den­ta­les, pu­dien­do uti­li­zar pa­ra su fa­bri­ca­ción los sis­te­mas Cad- Cam. Pe­ro los den­tis­tas po­de­mos rea­li­zar res­tau­ra­cio­nes di­rec­tas uni­ta­rias, no pu­dien­do rea­li­zar la fa­bri­ca­ción de pró­te­sis den­ta­les. Se en­tien­de co­mo res­tau­ra­ción di­rec­ta de pie­zas uni­ta­rias la res­tau­ra­ción par­cial de una pie­za uni­ta­ria den­tal y no la res­tau­ra­ción in­te­gral o sus­ti­tu­ción de una pie­za den­tal. Es por ello, que la con­tro­ver­sia es gran­de, ya que la in­dus­tria nos ven­de Cad- Cam pa­ra po­der ha­cer una res­tau­ra­ción di­rec­ta uni­ta­ria, los téc­ni­cos ven in­tro­mi­sión en ello y la ley es con­fu­sa. De­bi­do a es­to, te­ne­mos que bus­car pla­ta­for­mas de con­sen­so, pla­ta­for­mas de en­cuen­tro pa­ra lle­gar a acuer­dos que si­gan en­ri­que­cien­do a am­bas par­tes y que evi­ten que en­tre­mos en gue­rras, en ab­so­lu­to na­da fa­vo­re­ce­do­ras pa­ra el desa­rro­llo de nues­tro sec­tor.

“Así nos lu­ce el pe­lo en es­te país; es­ta­mos más pen­dien­tes de que no crez­can los de­más que de ha­cer cre­cer nues­tros pro­pios pro­yec­tos”

DM.-¿Có­mo ve las re­la­cio­nes (for­ma de tra­ba­jar) en­tre el clí­ni­co y téc­ni­co en un fu­tu­ro pró­xi­mo te­nien­do en cuen­ta la evo­lu­ción de la tec­no­lo­gía di­gi­tal? ¿Es ver­dad que afron­ta­mos una au­tén­ti­ca re­es­truc­tu­ra­ción o re­con­ver­sión del sec­tor de la­bo­ra­to­rios con el desa­rro­llo del Cad- Cam?

Dr. I.D.- Creo que en los pró­xi­mos años ve­re­mos dos ten­den­cias, de he­cho ya las ve­mos en la ac­tua­li­dad. Una de ellas es el aso­cia­cio­nis­mo en­tre la­bo­ra­to­rios den­ta­les; la otra ten­den­cia es que tan­to clí­ni­cos co­mo téc­ni­cos tra­ba­jen en el mis­mo es­pa­cio, por su­pues­to, res­pe­tan­do la le­ga­li­dad vi­gen­te. Hoy en día, es evi­den­te que los la­bo­ra­to­rios que no se ha­yan mon­ta­do al tren di­gi­tal lo van a te­ner com­pli­ca­do. No es tar­de to­da­vía, pe­ro han de rea­li­zar un es­fuer­zo en im­ple­men­tar en sus pro­ce­sos la tec­no­lo­gía di­gi­tal, tan­to a ni­vel de Cad co­mo de Cam. Creo, des­de mi pun­to de vis­ta, que la sim­bio­sis mo­der­na en­tre el téc­ni­co y el clí­ni­co ha de ser efec­ti­va. Creo en es­pa­cios co­mu­nes don­de el téc­ni­co tra­ba­je di­rec­ta­men­te con el clí­ni­co, y el clí­ni­co con el téc­ni­co; he­mos de ser una uni­dad y pen­sar en di­gi­tal am­bos. Es­te sal­to, a la lar­ga, va a re­sul­tar mu­cho más sen­ci­llo, pre­de­ci­ble y exac­to que tra­ba­jar con el sis­te­ma analó­gi­co. Si lle­ga­mos a es­te pun­to pien­so que da­re­mos un sal­to cua­li­ta­ti­vo muy gran­de en pro del avan­ce en tec­no­lo­gía y desa­rro­llo di­gi­tal. Siem­pre he creí­do en la fuer­za del equi­po y no en la lu­cha in­di­vi­dual.

“La con­tro­ver­sia es gran­de, ya que la in­dus­tria nos ven­de Cad-Cam pa­ra po­der ha­cer una res­tau­ra­ción di­rec­ta uni­ta­ria, los téc­ni­cos ven in­tro­mi­sión en ello y la ley es con­fu­sa”

DM.- ¿Los úl­ti­mos avan­ces y desa­rro­llos en el cam­po de la Odon­to­lo­gía Di­gi­tal cu­bren sus ex­pec­ta­ti­vas? ¿Qué no­ve­da­des en es­te cam­po nos va­mos a en­con­trar en el pró­xi­mo even­to de SOCE 2019? ¿O, al me­nos, cuá­les cree que van a ser los seg­men­tos es­tre­lla de la pró­xi­ma ex­po­si­ción y con­gre­so de SOCE?

Dr. I.D.- Por su­pues­to que los avan­ces cu­bren mis ex­pec­ta­ti­vas. Pe­ro tam­bién es ver­dad que cuan­do es­ta­mos pen­san­do en es­to, se es­tán desa­rro­llan­do no­ve­da­des que de­jan a los equi­pos de ayer ob­so­le­tos, por de­cir al­go. Lo que quie­ro trans­mi­tir es que tam­bién su­fri­mos una au­tén­ti­ca vo­rá­gi­ne tec­no­ló­gi­ca, y pa­ra cuan­do he­mos asi­mi­la­do una de­ter­mi­na­da he­rra­mien­ta o software ya han apa­re­ci­do otras nue­vas en el mer­ca­do. Ac­tual­men­te, las prin­ci­pa­les lí­neas de desa­rro­llo es­tán vi­nien­do en el apar­ta­do de los sis­te­mas pa­ra in­te­grar de ma­ne­ra sen­ci­lla el ar­ti­cu­la­dor vir- tual y el di­se­ño tri­di­men­sio­nal de la son­ri­sa en 3D. La idea es cap­tu­rar imá­ge­nes del ros­tro de los pa­cien­tes en 3D pa­ra po­si­cio­nar los dien­tes del pa­cien­te den­tro de la ca­ra di­gi­tal. Es pro­ba­ble que en los pró­xi­mos años, no me atre­vo a de­cir cuan­tos, asis­ta­mos a pro­ce­sos me­ca­ni­za­dos, a ro­bots que se­rán di­ri­gi­dos por no­so­tros, no que nos sus­ti­tui­rán, pe­ro sí que nos ayu­da­rán a ser mu­chí­si­mo más pre­ci­sos. Por su­pues­to que los es­cá­ne­res bu­ca­les y de la­bo­ra­to­rio irán me­jo­ran­do, se­rán más rá­pi­dos,

más pre­ci­sos, más pe­que­ños… Pe­ro don­de ve­re­mos otra au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción en los pró­xi­mos años se­rá en el cam­po de las im­pre­so­ras y en los ma­te­ria­les de im­pre­sión.

DM.- ¿Có­mo van las ins­crip­cio­nes del pró­xi­mo con­gre­so que se ce­le­bra­rá en fe­bre­ro de 2019? ¿Qué ex­pec­ta­ti­vas de asis­ten­cia se han mar­ca­da pa­ra es­ta nue­va edi­ción? ¿Y de par­ti­ci­pa­ción ex­tran­je­ra?

Dr. I.D.- Las ins­crip­cio­nes se van desa­rro­llan­do a muy buen rit­mo, la ver­dad que es­ta­mos real­men­te sa­tis­fe­chos, si bien es cier­to que co­mo siem­pre, mu­chos asis­ten­tes es­pe­ran a úl­ti­ma ho­ra pa­ra ha­cer­lo. Des­de aquí quie­ro ha­cer un lla­ma­mien­to pa­ra que se ani­men a ha­cer­se so­cios de la SOCE, en la mis­ma web se pue­de rea­li­zar. Pa­ra es­te pró­xi­mo Con­gre­so, en Bil­bao, he­mos re­ser­va­do un es­pa­cio pa­ra má­xi­mo 600 asis­ten­tes, una ci­fra a la que se­ría un éxi­to po­der lle­gar y que re­fle­ja­ría el tra­ba­jo bien he­cho. Nues­tro ob­je­ti­vo es año a año su­pe­rar al an­te­rior, en el 2020 es­pe­ra­mos que Má­la­ga sea me­jor que Bil­bao y en el 2021 que Va­len­cia sea me­jor que Má­la­ga. Ya os he ade­lan­ta­do las ciu­da­des que es­ta­mos ba­ra­jan­do pa­ra la rea­li­za­ción de nues­tros pró­xi­mos Con­gre­sos. En cuan­to a la par­ti­ci­pa­ción ex­tran­je­ra, la SOCE ya ha fir­ma­do con­ve­nios de co­la­bo­ra­ción con la So­cie­dad por­tu­gue­sa y la So­cie­dad ita­lia­na, así que es­pe­ra­mos la asis­ten­cia de mu­chos de nues­tros com­pa­ñe­ros de am­bas. Ade­más, se­gu­ro que en Fran­cia ten­dre­mos nues­tro ti­rón. Una de nues­tras lí­neas de ac­ción es abrir­nos a Eu­ro­pa, en ello es­ta­mos tra­ba­jan­do.

DM.- SOCE es una so­cie­dad cien­tí­fi­ca jo­ven… Con la fuer­te com­pe­ten­cia que tie­ne a ni­vel de so­cie­da­des cien­tí­fi­cas y su ca­rác­ter trans­ver­sal, ¿có­mo ve su evo­lu­ción en los años de vi­da que tie­ne y cuá­les los pla­nes de fu­tu­ro?

Dr. I.D.- Lle­vo ocho me­ses es­ca­sos en el car­go de ma­ne­ra ofi­cial y no he pa­ra­do de es­cu­char es­to, des­de el prin­ci­pio, de la com­pe­ten­cia en­tre So­cie­da­des. Así nos lu­ce el pe­lo en es­te país. Es­ta­mos más pen­dien­tes de que no crez­can los de­más que el ha­cer cre­cer nues­tros pro­pios pro­yec­tos. Sin­ce­ra­men­te creo que hay es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra to­das las So­cie­da­des Cien­tí­fi­cas en Es­pa­ña. Bien es cier­to, que me mo­les­ta que se vea SOCE co­mo la So­cie­dad Pro­té­si­ca Di­gi­tal, es­to es un error de bul­to y de ba­se, ya que SOCE abar­ca la Odon­to­lo­gía Di­gi­tal en to­das sus di­men­sio­nes, des­de lo que pue­den ser soft­wa­res in­for­má­ti­cos de ges­tión den­tal, sis­te­mas de ci­ru­gía guia­da, desa­rro­llo de la son­ri­sa di­gi­tal, he­rra­mien­tas di­gi­ta­les que nos ayu­den en el ta­lla­do, sis­te­mas de ali­nea­do­res or­to­dón­ti­cos, fre­sa­do­ras, pro­ce­sos Cad- Cam, im­pre­so­ras, es­cá­ne­res bu­ca­les, es­cá­ne­res de so­bre­me­sa, etc. En fin, nues­tros ob­je­ti­vos co­mo So­cie­dad son am­bi­cio­sos, que­re­mos que se pien­se en SOCE, tan­to los per­fi­les clí­ni­cos y téc­ni­cos que co­mien­zan, los que du­dan, los que es­tán ya pen­san­do en di­gi­tal y les cues­ta dar un pa­so más, los más avan­za­dos en di­gi­tal en es­te país; en de­fi­ni­ti­va pa­ra to­dos. Que­re­mos ayu­dar a las em­pre­sas a que ayu­den a las clí­ni­cas, y que las clí­ni­cas ayu­den a las em­pre­sas. Te­ne­mos un gran ca­mino por de­lan­te, pe­ro cuen­to con una Jun­ta con tre­men­das ga­nas y no so­lo ga­nas, co­no­ci­mien­tos pa­ra com­par­tir, que creo que es lo que se nos ol­vi­da en es­te país. Es­toy se­gu­ro que SOCE Bil­bao se­rá un éxi­to, con Má­la­ga cre­ce­re­mos y con Va­len­cia más. Pe­ro los ob­je­ti­vos de SOCE no so­lo son los Con­gre­sos anua­les, es­ta­mos crean­do lí­neas for­ma­ti­vas on­li­ne, SOCE jo­ven, pla­ta­for­mas de tra­ba­jo con uni­ver­si­da­des, con co­le­gios re­gio­na­les…En fin, mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te y mu­cha ilu­sión pa­ra que SOCE se con­vier­ta en una so­cie­dad de re­fe­ren­cia y con ga­nas de interactuar, ba­ses fun­da­men­ta­les pa­ra el cre­ci­mien­to.

“La ver­dad es que es­ta­mos en un char­co don­de no avan­za­mos ni ha­cia ade­lan­te ni ha­cia atrás. Es­pa­ña e Ita­lia son los dos úni­cos paí­ses de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea don­de te­ne­mos es­ta pro­ble­má­ti­ca” “Hoy en día es evi­den­te que los la­bo­ra­to­rios que no se ha­yan mon­ta­do al tren di­gi­tal lo van a te­ner com­pli­ca­do”

Dres. Ima­nol Don­nay y Cris­tian Abad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.