So­bre có­mo ge­ne­rar pro­ble­mas don­de no los hay y del Ra­ton­ci­to Pé­rez

El Dentista Moderno - - Sumario - Por la Dra. Eva Mª Mar­tí­nez

Va­ya por de­lan­te que mi pri­me­ra re­fle­xión quie­ro que sea so­bre las re­des so­cia­les. Llá­men­se es­tas Fa­ce­book, Twit­ter o cual­quie­ra de las más de dos do­ce­nas exis­ten­tes; o, sim­ple­men­te, los gru­pos de What­sApp de los que las in­for­ma­cio­nes no con­tras­ta­das sal­tan de aquí pa­ra allá, ge­ne­ran­do, cuan­do me­nos, opi­nión y, cuan­do más, po­lé­mi­ca, con­fu­sión, in­clu­so alar­ma so­cial. Igual que ocu­rría, no ha­ce mu­cho, con los ce­le­bres “hoa­xes” en los gru­pos o ca­de­nas de con­tac­tos de co­rreo elec­tró­ni­co. Y así, en al­gún es­pa­cio, al­guien con­tó al­go, en al­gún mo­men­to, en re­la­ción a un den­tis­ta que en­tre­gó un dien­te a su pa­cien­te des­pués de ex­traer­lo y que, por tan­to, an­te tan ¡tre­men­do de­li­to!, fue san­cio­na­do pos­te­rior­men­te con una gran mul­ta. Dis­tin­tas ver­sio­nes de es­ta his­to­ria lle­ga­ron a mis oí­dos: que si un dien­te de le­che, que si era de­fi­ni­ti­vo (que es peor, por lo vis­to), que fue el pa­dre del pa­cien­te el que de­nun­ció… No sé el por­cen­ta­je de reali­dad que ten­dría la fuen­te ori­gi­nal pe­ro cier­to es que exis­tien­do ver­sio­nes tan dis­pa­res, cues­ta creer que es ver­dad. Y, aún así, cree­mos. Los más in­quie­tos pre­gun­ta­mos aquí y allá, bus­can­do esa fuen­te ori­gi­nal que na­die nos lle­ga a con­fir­mar, aun­que más de me­dio mun­do tie­ne un cu­ña­do o una ve­ci­na que siem­pre con­tro­lan de es­tos te­mas. Tras es­tos in­ten­tos frus­tra­dos, te acer­cas a otro al­guien que pa­re­ce te­ner al­go más ofi­cial y re­sul­ta que “en el hos­pi­tal nos han di­cho que [… ]” más de lo mis­mo: se­gui­mos sin te­ner fuen­tes fia­bles. Pre­gun­tas en­ton­ces en so­cie­da­des cien­tí­fi­cas, en co­le­gios pro­fe­sio­na­les, en la uni­ver­si­dad y has­ta bus­cas, de nue­vo, res­pues­ta en esas re­des que tra­je­ron la in­quie­tud. Y, bus­can­do, bus­can­do, lle­gas a en­con­trar al­go. En un tex­to pu­bli­ca­do en mar­zo de es­te año, en una web don­de se in­ten­tan apor­tar so­lu­cio­nes le­ga­les a de­ter­mi­na­dos te­mas sa­ni­ta­rios, ex­pli­can me­jor la his­to­ria. Con gran pru­den­cia, se ha­cen eco de la his­to­ria, cues­tio­nan­do igualmente su ve­ra­ci­dad: …“Que­re­mos ad­ver­tir que, en nin­gún mo­men­to he­mos po­di­do ve­ri­fi­car es­te he­cho, ya que en di­cho men­sa­je no se ad­jun­ta nin­gún es­cri­to de nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción, por lo que hay que po­ner en du­da la ve­ra­ci­dad de di­cha in­for­ma­ción”. En es­te pun­to, aun par­tien­do qui­zás de la na­da, pe­ro an­te un pro­ble­ma im­por­tan­te (pa­re­ce ba­nal pe­ro extraer a un ni­ño un dien­te y no dár­se­lo des­pués pa­ra el Ra­tón Pé­rez es muy du­ro), por lo me­nos, al­guien se ha to­ma­do las mo­les­tias en in­ten­tar apor­tar al­go de luz. En el ci­ta­do ar­tícu­lo nos in­di­can que los dien­tes tem­po­ra­les en­tra­rían den­tro de la ca­te­go­ría 9 de re­si­duos bio­sa­ni­ta­rios es­pe­cia­les (“res­to anató­mi­co hu­mano re­co­no­ci­ble co­mo tal”) y, por lo tan­to, de­ben tra­tar­se co­mo in­di­ca la nor­ma­ti­va vi­gen­te, es de­cir, de­ben ser de­po­si­ta­dos en un en­va­se rí­gi­do o se­mi­rrí­gi­do, opa­co y con cie­rre.

Y aquí em­pie­za lo di­fí­cil: la nor­ma­ti­va es­tá, la ley es­tá, pe­ro ¿có­mo la in­ter­pre­ta­mos? Su­pon­go que no só­lo me pa­sa a mí eso de leer cual­quier te­ma le­gal y no sa­ber real­men­te a qué se re­fie­re, ni có­mo traducir to­das esas pa­la­bras y tér­mi­nos a nues­tro mun­do pro­fano en esa ma­te­ria. En el ar­tícu­lo in­ten­tan acla­rar que un re­si­duo bio­sa­ni­ta­rio ha­ce re­fe­ren­cia a ele­men­tos po­ten­cial­men­te con­ta­mi­nan­tes. Ahí que­da abier­to el de­ba­te so­bre si un dien­te tem­po­ral lo es o no lo es. ¿Por lo tan­to que­da al al­bur del juez que lo juz­gue? Fi­nal­men­te y, tras re­co­no­cer, ade­más, que tam­bién to­do de­pen­de de las le­gis­la­cio­nes au­to­nó­mi­cas (por ejem­plo, la Co­mu­ni­dad de Ma­drid ex­clu­ye a los dien­tes de es­te ti­po de re­si­duos), la re­co­men­da­ción no pue­de ser más tris­te: “Lo ideal se­ría no en­tre­gar al pa­cien­te nin­gún res­to, pe­ro, an­te la in­sis­ten­cia, lo que se pue­de plan­tear el odon­tó­lo­go se­ría lim­piar el dien­te, no de­jan­do res­to or­gá­ni­co al­guno, de­jar el dien­te en la ban­de­ja y sa­lir del ga­bi­ne­te. Si el dien­te no es­tá al vol­ver no te­ne­mos au­to­ri­dad pa­ra “ca­chear” al pa­cien­te”. Así pues, du­ran­te unos me­ses, he con­ven­ci­do a los pa­dres de mis pa­cien­tes de que no los po­día en­tre­gar, ex­pli­can­do a mis pa­cien­ti­tos que le po­dían de­jar la ca­ji­ta don­de po­ne­mos los dien­tes con un tro­ci­to de que­so, que el Ra­tón Pé­rez lo en­ten­de­ría y que, se­gu­ra­men­te, eso le iba a gus­tar más aún. He te­ni­do los dien­tes en hi­po­clo­ri­to y he lle­ga­do a en­tre­gar­los en bol­sas pre­cin­ta­das des­pués de es­te­ri­li­zar­los, pe­se a que mi ce­re­bro se re­sis­tía a en­ten­der es­te absurdo. Fi­nal­men­te, ha­ce unos días, el Ilus­tre Co­le­gio Ofi­cial de Odon­tó­lo­gos y Es­to­ma­tó­lo­gos de la Iª Re­gión se ha pro­nun­cia­do con la si­guien­te in­for­ma­ción: “De con­for­mi­dad con el DE­CRE­TO 83/1999, de 3 de ju­nio, por el que se re­gu­lan las ac­ti­vi­da­des de pro­duc­ción y de ges­tión de los re­si­duos bio­sa­ni­ta­rios y ci­to­tó­xi­cos en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Anexo I, Gru­po 9, las pie­zas den­ta­rias es­tán ex­clui­das de la con­si­de­ra­ción de Re­si­duos Bio­sa­ni­ta­rios Es­pe­cia­les (cla­se III)”. Se­gún es­to, los dien­tes no tie­nen que cum­plir esos cri­te­rios de re­co­gi­da de re­si­duos es­pe­ci­fi­ca­dos en di­cho De­cre­to, de ma­ne­ra que, por lo me­nos en la Iª Re­gión, po­dre­mos se­guir en­tre­gan­do los dien­tes a nues­tros pe­que­ños pa­cien­tes. Ha­brá que con­tar con el buen ha­cer de los abo­ga­dos, de los “in­ter­pre­ta­do­res de las le­yes y nor­ma­ti­vas” y con la bue­na vo­lun­tad de los usua­rios pa­ra no ge­ne­rar pro­ble­mas don­de no los hay.

Eva Mª Mar­tí­nez Se­cre­ta­ria de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Odon­to­pe­dia­tría y nue­vo miem­bro del Co­mi­té Cien­tí­fi­co del DM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.