ENLÍNEA: La pri­me­ra ca­de­na de cen­tros de or­to­don­cia in­vi­si­ble

El Dentista Moderno - - Sumario - A la bús­que­da de una ima­gen tec­no­ló­gi­ca de al­to im­pac­to

ENLÍNEA es la pri­me­ra ca­de­na es­pa­ño­la de cen­tros de or­to­don­cia in­vi­si­ble, con se­de geo­grá­fi­ca en Mur­cia y con una pre­vi­sión de dis­po­ner de tres cen­tros en fun­cio­na­mien­to a fi­na­les de 2018. El di­se­ño y equi­pa­mien­to de su pri­mer cen­tro, “bus­ca ofre­cer una ima­gen cer­ca­na de la or­to­don­cia”, a la vez que ofre­ce una “ima­gen tec­no­ló­gi­ca de al­to im­pac­to”.

NLÍNEA na­ce pa­ra con­ver­tir­se en “la pri­me­ra ca­de­na de clí­ni­cas que apues­ta de ma­ne­ra de­ci­di­da y cla­ra por el uso de ali­nea­do­res trans­pa­ren­tes co­mo fór­mu­la pa­ra me­jo­rar la son­ri­sa de la po­bla­ción es­pa­ño­la”. El Di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de la em­pre­sa, el eco­no­mis­ta Abel Ma­rín, des­ta­ca la ex­pe­rien­cia del pa­cien­te co­mo he­rra­mien­ta di­fe­ren­cia­do­ra de es­tos cen­tros, en los que se bus­ca ofre­cer una ima­gen cer­ca­na de la or­to­don­cia, em­plean­do pa­ra ello co­mo he­rra­mien­ta diag­nós­ti­ca y de co­mu­ni­ca­ción el es­cá­ner iTe­ro Ele­ment 2 dis­po­ni­ble en to­dos sus cen­tros. “Siem­pre de­ci­mos que el éxi­to de un pro­yec­to vie­ne de la con­fian­za que mues­tran los clien­tes en la ar­qui­tec­tu­ra y, en el ca­so de ENLÍNEA, es­to es al­go que ha mar­ca­do ca­da as­pec­to del cen­tro de Mur­cia. Eso ha­ce que ya es­te­mos tra­ba­jan­do en la cons­truc­ción de los nue­vos cen­tros de es­ta ca­de­na con una pro­pues­ta cla­ra, va­lien­te y sin ta­pu­jos”, ex­pli­can los ar­qui­tec­tos de la obra Mi­guel y Ma­nuel.

Dis­tri­bu­ción en plan­ta re­cor­dan­do dien­tes des­or­de­na­dos

La or­ga­ni­za­ción de los es­pa­cios fue uno de los as­pec­tos que más cos­tó de­fi­nir en el pri­mer mo­men­to, en el que se in­ten­tó or­de­nar la dis­tri­bu­ción en plan­ta me­dian­te unas for­mas que re­cor­da­ban a dien­tes des­or­de­na­dos. Es­te di­se­ño per­mi­tió “abrir-ce­rrar” las sa­las con un efec­to de in­ti­mi­dad que, al mis­mo tiem­po, in­vi­ta a en­trar a las mis­mas. De ahí la idea de dua­li­dad del pa­si­llo de la en­tra­da, rec­to, y el des­or­den en el in­te­rior. Una vez el pa­cien­te sa­le del cen­tro, lo ha­ce a tra­vés de un pa­si­llo rec­to y or­de­na­do, al igual que su son­ri­sa.

Ima­gen tec­no­ló­gi­ca de al­to im­pac­to

El lo­cal pre­sen­ta­ba una dis­tri­bu­ción sin­gu­lar, ca­rac­te­ri­za­da por un pa­si­llo ini­cial que, jun­to con una en­tra­da de an­chu­ra li­mi­ta­da, li­mi­ta­ba la can­ti­dad de luz que ac­ce­día al mis­mo, ge­ne­ran­do ade­más una sen­sa­ción de “pa­si­llo” en el ac­ce­so al mis­mo. Las con­ver­sa­cio­nes en­tre el equi­po de ar­qui­tec­tu­ra y el de ENLÍNEA desem­bo­ca­ron en un con­cep­to en el que el plás­ti­co de los ali­nea­do­res co­bró un pa­pel des­ta­ca­do, de tal for­ma que se op­tó por re­cu­brir las pa­re­des de po­li­car­bo­na­to, el cual ad­mi­tía una re­tro­ilu­mi­na­ción a lo lar­go de las mis­mas que so­lu­cio­na­ba la au­sen­cia de luz en el

lo­cal al tiem­po que des­ta­ca el ma­te­rial con el que se tra­ba­ja en el cen­tro. Es­to se com­ple­men­tó con un ac­ce­so ‘abier­to’ a la ca­lle que fa­ci­li­ta­se la vi­si­bi­li­dad de lo que ocu­rría en el in­te­rior. A pe­sar de en­con­trar­se en una zo­na co­mer­cial, el lo­cal ca­re­cía de ‘es­ca­pa­ra­te’, por lo que se cons­tru­yó un ac­ce­so en for­ma de tú­nel, si­mu­lan­do un ali­nea­dor gi­gan­te, que le da una ima­gen tec­no­ló­gi­ca de al­to im­pac­to pa­ra lla­mar la aten­ción del vian­dan­te. Es­to per­mi­tió ade­más la in­te­gra­ción de una pan­ta­lla de gran ta­ma­ño en el ac­ce­so al lo­cal, en la que se pro­yec­ta­sen ví­deos ex­pli­can­do el con­cep­to de or­to­don­cia con ali­nea­do­res, aún des­co­no­ci­do pa­ra gran par­te de la po­bla­ción, a quien ENLÍNEA quie­re ofre­cer so­lu­cio­nes de ali­nea­ción in­vi­si­ble. La ilu­mi­na­ción se com­ple­men­tó ade­más con lu­mi­na­rias col­gan­tes de di­se­ño sen­ci­llo en las zo­nas co­mu­nes, y con fo­cos sen­ci­llos en las zo­nas clí­ni­cas que no in­ter­fi­rie­sen con la ilu­mi­na­ción téc­ni­ca pro­pia de los si­llo­nes.

La sa­la de es­pe­ra, un es­pa­cio de ocio

El ac­ce­so al lo­cal se rea­li­za a lo lar­go de un “pa­si­llo”, co­mo he­mos se­ña­la­do an­te­rior­men­te, lo que nos su­gi­rió la idea de convertir la sa­la de es­pe­ra en un es­pa­cio de ocio, ca­rac­te­ri­za­do por unas lar­gas ba­rras con efec­to ma­de­ra que da­ban ca­li­dez al es­pa­cio y ofre­cen una ima­gen de­sen­fa­da­da, jun­to con una ca­fe­te­ra y un fri­go­rí­fi­co con be­bi­das de cor­te­sía pa­ra los pa­cien­tes del cen­tro. Las si­llas al­tas, al igual que en el mos­tra­dor de re­cep­ción, ofre­cen una es­fe­ra más in­for­mal de lo ha­bi­tual en clí­ni­cas den­ta­les al uso, per­mi­tien­do ade­más rea­li­zar la to­ma de da­tos de fi­lia­ción y mé­di­cos me­dian­te ta­ble­tas. Una se­gun­da ba­rra, más ba­ja, per­mi­te a los pa­cien­tes más jó­ve­nes, o a los hi­jos de los adul­tos, ac­ce­der a con­te­ni­dos mul­ti­me­dia con ta­ble­tas in­te­li­gen­tes, así co­mo a en­tre­te­ni­mien­to mul­ti­me­dia con una vi­deo­con­so­la Pla­yS­ta­tion de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Fi­nal­men­te, la re­cep­ción se com­ple­ta con una sa­la de es­pe­ra al uso, con si­llo­nes ba­jos y una me­sa de cen­tro en la que po­der es­pe­rar mien­tras se ojea una re­vis­ta, de­di­ca­do a per­fi­les adul­tos que

La or­ga­ni­za­ción de los es­pa­cios fue uno de los as­pec­tos que más cos­tó de­fi­nir en el pri­mer mo­men­to

pue­dan acom­pa­ñar a los pa­cien­tes o es­pe­rar mien­tras lle­ga su turno.

Ga­bi­ne­tes abier­tos al ex­te­rior

Una es­truc­tu­ra de po­li­car­bo­na­to sen­ci­lla y una dis­tri­bu­ción en la que los án­gu­los de vi­sión con­di­cio­nan la pers­pec­ti­va del in­te­rior per­mi­tie­ron de­jar los ga­bi­ne­tes “abier­tos” al ex­te­rior, al­go in­fre­cuen­te por cues­tio­nes acús­ti­cas, pe­ro per­fec­ta­men­te asu­mi­ble en cen­tros en los que, co­mo es­tos, el uso de ins­tru­men­tal ro­ta­to­rio es li­mi­ta­do. Un si­llón den­tal sen­ci­llo, jun­to con dos pan­ta­llas y el es­cá­ner in­tra­oral per­mi­ten que el pa­cien­te ten­ga una vi­si­bi­li­dad cla­ra de su oclu­sión, las po­si­bles me­jo­ras e, in­clu­so, de ca­sos de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas que le ayu­den a en­ten­der el pro­ce­so de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble.

El to­ca­dor de be­lle­za den­tal, uno de sus em­ble­mas

El to­ca­dor de be­lle­za den­tal es uno de los em­ble­mas de ENLÍNEA. Con él se pre­ten­de que an­tes de ac­ce­der al si­llón den­tal el pa­cien­te pue­da dis­traer­se me­dian­te una ex­pe­rien­cia de ce­pi­lla­do en un en­torno de gran es­té­ti­ca, si­mu­lan­do un to­ca­dor de be­lle­za con­ven­cio­nal, re­du­cien­do así la sen­sa­ción de es­tar en un cen­tro mé­di­co de van­guar­dia. Dis­po­ner de ce­pi­llos eléc­tri­cos os­ci­lan­tes ro­ta­cio­na­les con co­ne­xión blue­tooth per­mi­te ade­más sin­cro­ni­zar es­tos con nue­vas ta­blets, adap­ta­das a la al­tu­ra de pa­cien­tes adul­tos e in­fan­ti­les, las cua­les guían al pa­cien­te por su ex­pe­rien­cia de ce­pi­lla­do, con­tro­lan­do tiem­pos y pre­sión de ce­pi­lla­do pa­ra ofre­cer­le ase­so­ra­mien­to de má­xi­mo ni­vel en su ru­ti­na dia­ria de hi­gie­ne bu­co­den­tal. El es­tu­dio, o des­pa­cho, es sen­ci­llo y ba­sa­do en una me­sa re­don­da en la que los pre­sen­tes pue­den re­la­cio­nar­se de for­ma dis­ten­di­da, y fa­ci­li­ta la pre­sen­ta­ción fi­nal de las ca­rac­te­rís­ti­cas del tra­ta­mien­to del pa­cien­te. Men­ción es­pe­cial re­quie­re la ilu­mi­na­ción del mis­mo don­de unos fo­cos en for­ma geo­mé­tri­ca su­po­nen la ‘mar­ca’ del des­pa­cho de ar­qui­tec­tos, que im­pri­men en ca­da una de sus obras y de los cen­tros ENLÍNEA.

‘Lim­pias’ pa­re­des de po­li­car­bo­na­to

Pa­ra el sue­lo se op­tó por un li­nó­leo hi­gié­ni­co que fa­ci­li­ta la lim­pie­za dia­ria y evi­ta la acu­mu­la­ción de res­tos in­de­sea­bles en­tre las jun­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de otras so­lu­cio­nes más ha­bi­tua­les. Ade­más, so­bre el mis­mo se ad­hi­rió un vi­ni­lo de al­ta re­sis­ten­cia que per­mi­te re­sol­ver la se­ña­lé­ti­ca de las dis­tin­tas es­tan­cias de ma­ne­ra ori­gi­nal, man­te­nien­do ‘lim­pias’ las pa­re­des de po­li­car­bo­na­to que ca­rac­te­ri­zan a ENLÍNEA. Pa­ra el mo­bi­lia­rio se op­tó por una com­bi­na­ción de co­lo­res en­tre los ta­bu­re­tes y otros ele­men­tos del cen­tro, in­clu­yen­do una no­ta de co­lor na­ran­ja que ‘rom­pe’ con la pa­le­ta es­tán­dar del cen­tro. Ade­más, con el fin de re­ba­jar el ai­re fu­tu­ris­ta y tec­no­ló­gi­co del cen­tro se incluyeron co­mo par­te de la de­co­ra­ción plan­tas ar­ti­fi­cia­les que si­mu­lan bam­bús y pal­me­ras, los cua­les se co­lo­ca­ron dan­do la sen­sa­ción de que emer­gen del pro­pio sue­lo sin ne­ce­si­dad de un ma­ce­te­ro con­ven­cio­nal. Por úl­ti­mo, y da­do que la cli­ma­to­lo­gía en Mur­cia es un fac­tor im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta du­ran­te la épo­ca es­ti­val, ade­más del ai­re acon­di­cio­na­do se ubi­có en el ac­ce­so al cen­tro una cor­ti­na de ai­re que evi­ta la pér­di­da de fri­go­rías, ga­ran­ti­zan­do a los pa­cien­tes y tra­ba­ja­do­res del cen­tro una es­tan­cia fres­ca y agra­da­ble el tiem­po que du­re su es­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.