Uso de la ra­dio­fre­cuen­cia en pa­cien­tes dia­bé­ti­cos con en­fer­me­dad pe­rio­don­tal y pe­riim­plan­ti­tis

El Dentista Moderno - - Sumario - Au­to­res: Je­sús Ro­drí­guez Las­tra

Los pa­cien­tes dia­bé­ti­cos pre­sen­tan en­fer­me­da­des pe­rio­don­ta­les co­mo par­te de las com­pli­ca­cio­nes de la en­fer­me­dad de ba­se. Se sa­be que hay una in­ci­den­cia al­ta de fra­ca­sos del im­plan­tes y de­más com­pli­ca­cio­nes. Se pre­sen­ta un ca­so de un dia­bé­ti­co con mal con­trol de la glu­ce­mia, al cual se le rea­li­zan im­plan­tes den­ta­rios y se tra­ta con ra­dio­fre­cuen­cia usan­do un C-500 In­tra­oral Ca­per­negy©. Se ob­tie­ne una ex­ce­len­te re­cu­pe­ra­ción des­pués de cua­tro se­sio­nes de tra­ta­mien­to. In­tro­duc­ción

Se dis­po­ne de su­fi­cien­te in­for­ma­ción que de­mues­tra que la dia­be­tes es un fac­tor de ries­go pa­ra la gin­gi­vi­tis y la pe­rio­don­ti­tis, y el ni­vel de con­trol glu­cé­mi­co pa­re­ce ser un fac­tor im­por­tan­te en es­ta re­la­ción1. Hay una fuer­te evi­den­cia que ha per­mi­ti­do su­ge­rir que la pe­rio­don­ti­tis de­be fi­gu­rar en­tre las com­pli­ca­cio­nes “clá­si­cas” de la dia­be­tes2. Las en­fer­me­da­des pe­rio­don­ta­les pue­den in­du­cir o per­pe­tuar un es­ta­do in­fla­ma­to­rio cró­ni­co sis­té­mi­co3. Se han en­con­tra­do ni­ve­les cir­cu­lan­tes ele­va­dos de va­rias ci­to­qui­nas proin­fla­ma­to­rias en in­di­vi­duos con pe­rio­don­ti­tis4 . La in­ci­den­cia de com­pli­ca­cio­nes bio­ló­gi­cas re­gis­tra­das en pa­cien­tes con pa­to­lo­gía pe­riim­plan­ta­ria en pa­cien­tes dia­bé­ti­cos con im­plan­tes se ubi­ca en­tre un 8 a 9%, mien­tras que el ries­go de fa­llo del im­plan­te es de has­ta un 14.3% 5. Aun­que mu­chos pa­cien­tes dia­bé­ti­cos mues­tran me­jo­ría en los pa­rá­me­tros clí­ni­cos de la en­fer­me­dad in­me­dia­ta­men­te des­pués de la te­ra­pia, los pa­cien­tes con peor con­trol glu­cé­mi­co pue­den te­ner un ma­yor re­cu­rren­cia de bol­sas pro­fun­das y me­nos res­pues­ta fa­vo­ra­ble a lar­go pla­zo6. Se ha en­sa­ya­do el uso de ra­dio­fre­cuen­cia (RF) y luz in­fra­rro­ja (IR) so­bre los mar­ca­do­res mo­le­cu­la­res de re­no­va­ción ce­lu­lar (Ki67, p53) y la ex­pre­sión de TNF- de ci­to­qui­nas proin­fla­ma­to­rias en las cé­lu­las bu­ca­les de pa­cien­tes de di­ver­sas eda­des con pe­ri­don­ti­tis cró­ni­ca. Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que la ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca y la IR au­men­tó la ex­pre­sión del mar­ca­dor pro­li­fe­ra­ti­vo Ki67 y dis­mi­nu­yó la ex­pre­sión de la pro­teí­na proapop­to­sis p53 y la ci­to­ci­na proin­fla­ma­to­ria TNF- en el epi­te­lio bu­cal de per­so­nas jó­ve­nes, de me­dia­na edad y an­cia­nos con pe­ri­don­ti­tis cró­ni­ca7. Se sa­be ade­más que la ra­dio­fre­cuen­cia a tra­vés del in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra, au­men­ta

la vas­cu­la­ri­dad y el efec­to de la in­ter­ac­ción de las ra­dia­cio­nes so­bre las mo­lé­cu­las ti­su­la­res, so­bre to­do los io­nes mo­di­fi­can el pH del te­ji­do, au­men­ta la apop­to­sis y mo­di­fi­ca la res­pues­ta in­fla­ma­to­ria8. Por es­tas ra­zo­nes se de­ci­de, an­te un pa­cien­te con en­fer­me­dad pe­rio­don­tal (EPO) y pe­riim­plan­ti­tis (PI) de evo­lu­ción tór­pi­da, co­men­zar con un tra­ta­mien­to oral de ra­dio­fre­cuen­cia.

Pre­sen­ta­ción ca­so clí­ni­co

Se tra­ta de un pa­cien­te mas­cu­lino de 53 años, re­mi­ti­do a es­ta clí­ni­ca por his­to­ria de EPO y PI. De ocu­pa­ción fe­rian­te, con ma­los há­bi­tos de lim­pie­za oral e in­ten­tos fa­lli­dos de reha­bi­li­ta­ción oral por in­fec­ción y pro­ble­mas de ci­ca­tri­za­ción gra­ves. Con an­te­ce­den­tes de he­pa­ti­tis C, y dia­bé­ti­co, hi­per­ten­so, obe­so mór­bi­do y fu­ma­dor ha­bi­tual. La ima­gen de la or­to­pan­to­mo­gra­fía del pa­cien­te ini­cial se pre­sen­ta en la fi­gu­ra 1. Se de­ci­de an­te el fra­ca­so de otros tra­ta­mien­tos mé­di­co- odon­to­ló­gi­cos apli­car cua­tro se­sio­nes de ra­dio­fre­cuen­cia, usan­do un equi­po de ra­dio­fre­cuen­cia den­tal C-500 In­tra­oral Ca­per­negy ©. Es­tos tra­ta­mien­tos si­guie­ron el si­guien­te pro­to­co­lo. Uno pre- qui­rúr­gi­co pa­ra la pre­pa­ra­ción del te­ji­do a in­ter­ve­nir con un tra­ta­mien­to mo­de­ra­da­men­te tér­mi­co a 37°C du­ran­te 10 mi­nu­tos, usan­do un elec­tro­do ca­pa­ci­ti­vo, con una po­ten­cia del 50%, la má­xi­ma del equi­po 310 Va­tios (W) por ca­nal, es de­cir 155 W. Des­pués se reali­zó una se­gun­da se­sión de tra­ta­mien­to apli­can­do el elec­tro­do en la zo­na a tra­tar, tam­bién con un 50% de la po­ten­cia du­ran­te ocho mi­nu­tos al­can­zán­do­se una tem­pe­ra­tu­ra de 37°C. La ter­ce­ra y la cuar­ta se­sión se rea­li­za­ron con el mis­mo pro­to­co­lo de 8 mi­nu­tos que la an­te­rior. Se eva­luó de ma­ne­ra ini­cial la ca­vi­dad oral con ra­dio­gra­fía pa­no­rá­mi­ca oral de la fi­gu­ra 1 y con imá­ge­nes ter­mo­grá­fi­cas pre- qui­rúr­gi­cas pa­ra va­lo­rar el es­ta­do de la red mi­cro-vas­cu­lar y su per­fu­sión en los te­ji­dos. Co­mo se pue­de ob­ser­var la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja a 35.7°C pre­vio al tra­ta­mien­to con el equi­po C-500 In­tra­oral. Des­pués de una se­sión se lo­gra au­men­tar en me­dio gra­do la tem­pe­ra­tu­ra ti­su­lar lo que sig­ni­fi­ca ma­yor irri­ga­ción san­guí­nea, una ac­ti­va­ción ce­lu­lar y me­ta­bó­li­ca, po­ten­cia­ción de la res­pues­ta in­mu­ne, oxi­ge­na­ción y nu­tri­ción ti­su-

lar, que brin­dan me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra en­fren­tar la ci­ru­gía.

Re­sul­ta­do y dis­cu­sión

Con­trol ter­mo­grá­fi­co in­me­dia­ta­men­te post­qui­rúr­gi­co. Nó­te­se la ba­ja tem­pe­ra­tu­ra de 35.7 ºC en la zo­na qui­rúr­gi­ca (fi­gu­ra 2), si en ese mo­men­to no se rea­li­za una se­sión con el equi­po C-500 In­tra­oral. Su evo­lu­ción clí­ni­ca, de­bi­do a la pa­to­lo­gía de ba­se del pa­cien­te se hu­bie­ra com­pli­ca­do, lo que al fi­nal se hu­bie­ra tra­du­ci­do en un re­tra­so de la ci­ca­tri­za­ción, fa­vo­re­cien­do las in­fec­cio­nes y pro­lon­gan­do el tiem­po y el gra­do de in­fla­ma­ción. Des­pués de la apli­ca­ción de la ra­dio­fre­cuen­cia oral se lo­gra in­cre­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra a 36.4ºC. Con­trol ter­mo­grá­fi­co una se­ma­na des­pués de la ci­ru­gía (fi­gu­ra 3). La tem­pe­ra­tu­ra ti­su­lar ba­sal ha me­jo­ra­do, se ob­ser­va una bue­na ci­ca­tri­za­ción, no hay sig­nos de in­fec­ción, no re­fie­re do­lor y la in­fla­ma­ción es­tá con­tro­la­da. En la fi­gu­ra 3 se pue­de ob­ser­var la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja en la zo­na y co­mo al rea­li­zar la se­sión de ra­dio­fre­cuen­cia és­ta se in­cre­men­ta en un gra­do cen­tí­gra­do me­jo­ran­do la vas­cu­la­ri­dad y la pro­duc­ción de sus­tan­cias an­tin­fla­ma­to­rias. La tem­pe­ra­tu­ra ti­su­lar ba­sal si­gue me­jo­ran­do, la ci­ca­tri­za­ción es ade­cua­da, no hay sig­nos de in­fec­ción, el pa­cien­te con­ti­nuó sin do­lor. En las si­guien­tes se­ma­nas, co­mo se pue­de ob­ser­var en las imá­ge­nes, la tem­pe­ra­tu­ra ti­su­lar ba­sal au­men­ta, la ci­ca­tri­za­ción es ade­cua­da y no hay sig­nos de in­fec­ción, ni do­lor, ni nin­gún signo in­fla­ma­to­rio. To­tal se­sio­nes con equi­po ra­dio­fre­cuen­cia oral C-500: 1 Pre- qui­rúr­gi­ca 1 Pos- qui­rúr­gi­ca in­me­dia­ta 2 Pos- qui­rúr­gi­cas me­dia­tas. El es­ta­do al fi­nal de las en­cías del pa­cien­te, tras la colocación de los im­plan­tes y el tra­ta­mien­to se pre­sen­ta en la fi­gu­ra 8. La ima­gen de la or­to­pan­to­mo­gra­fía una vez co­lo­ca­do los im­plan­tes y tra­ta­dos con Ra­dio­fre­cuen­cia se pre­sen­ta en la fi­gu­ra 9. A pe­sar de que el pa­cien­te no cum­ple con sus con­tro­les glu­cé­mi­cos, el in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra y los efec­tos de la ra­dio­fre­cuen­cia so­bre la re­gión gin­gi­val tie­ne un al­to po­der de re­cu­pe­ra­ción so­bre el te­ji­do tal co­mo ya se ha des­cri­to7, fa­ci­li­tan­do que el im­plan­te y la re­gión pe­riim­plan­ta­ria re­cu­pe­re la nor­ma­li­dad en un pe­rio­do de tiem­po cor­to.

Con­clu­sio­nes

La ra­dio­fre­cuen­cia es­pe­cia­li­za­da que brin­da el equi­po mé­di­co den­tal C-500 de Ca­pe­nergy, a tra­vés de las pro­pie­da­des de la hi­per­ter­mia por ra­dio­fre­cuen­cia, es una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra la pre­ven­ción, con­trol y re­so­lu­ción de pro­ble­mas en implantología y odon­to­lo­gía en ge­ne­ral. Acor­tan­do los tiem­pos de tra­ta­mien­to, con­tro­lan­do la in­fec­ción, la in­fla­ma­ción y el do­lor y lo­gran­do fi­nal­men­te una re­cu­pe­ra­ción más rá­pi­da y sa­tis­fac­to­ria pa­ra el pa­cien­te.

Fi­gu­ra 8.- Es­ta­do de las en­cías del pa­cien­te una vez con­clui­do el tra­ta­mien­to. Fi­gu­ra 9.- Or­to­pan­to­mo­gra­fía una vez con­clui­do el tra­ta­mien­to. 9

8b

8a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.