E

ELLE Decoration (Spain) - - Elle Deco & Grohe -

sta es la historia de un sue­ño lar­ga­men­te aca­ri­cia­do, un pro­yec­to ima­gi­na­do tiem­po atrás, que co­bra fuer­za y to­ma for­ma, un an­he­lo por com­par­tir un mo­do de vi­da. Ha­ce tan so­lo unos me­ses, el sue­ño se con­vir­tió en reali­dad. Su nom­bre es Gaz­te­lur, que en vas­co sig­nif­ca “la ca­sa sobre el agua”, y su ape­lli­do, pro­pie­dad de ar­ts­de­vi­vre, una ex­pre­sión que def­ne el con­cep­to con pre­ci­sión. El so­ña­dor de es­ta historia es el fnan­cie­ro Ja­vier de la Rica que, aun­que siem­pre se ha de­di­ca­do al mun­do de los ne­go­cios, ha si­do tam­bién un apa­sio­na­do de las an­ti­güe­da­des y un ávi­do co­lec­cio­nis­ta. De­ci­dió mol­dear su fu­tu­ro dan­do for­ma a sus hob­bies y bus­có una ca­sa que se pres­ta­se a lo que te­nía en men­te. En­con­tró es­ta mai­son­de­maî­tre en Ar­can­ges, muy cer­ca de su vi­vien­da de va­ca­cio­nes en Bia­rritz, y el pro­yec­to co­men­zó a dar sus pri­me­ros pa­sos. Su hi­ja Mar­ta, re­co­no­ci­da ar­qui­tec­ta de in­te­rio­res, fue quien to­mó las rien­das pa­ra ma­te­ria­li­zar­lo. “La ca­sa, que tie­ne par­te del s. XVII y par­te del s. XVIII, es­ta­ba des­tro­za­da y la re­for­ma­mos com­ple­ta­men­te con in­ten­ción de man­te­ner el al­ma y el sabor que te­nía. Po­ten­cia­mos ese es­pí­ri­tu con los ma­te­ria­les, con el uso de mu­chas téc­ni­cas ar­te­sa­nas an­ti­guas, in­ten­tan­do man­te­ner sue­los, vi­gas de ma­de­ra... Es un pro­yec­to que duró ca­si dos años pe­ro que si­gue abier­to por­que Gaz­te­lur tie­ne di­fe­ren­tes tra­yec­to­rias de fu­tu­ro”, nos cuen­ta Mar­ta de la Rica. Y aña­de: “su de­co­ra­ción es di­ná­mi­ca, mu­tan­te, ecléc­ti­ca... tie­ne el se­llo de co­lec­cio­nis­ta, de acu­mu­la­ción, de maximalismo... Es el al­ma de mi pa­dre”. La crea­do­ra y su obra. La ar­qui­tec­ta de in­te­rio­res Mar­ta de la Rica po­sa en un ban­co sue­co con co­ji­nes de Ge­ne­viè­ve Levy. Mé­lan­ge cul­tu­ral. Jun­to a unos cua­dros de lo­ros de es­té­ti­ca tro­pi­cal ad­qui­ri­dos en Fran­cia, con­so­la ve­ne­cia­na y ja­rrón de cris­tal de Bac­ca­rat. Car­ta de pre­sen­ta­ción. En la en­tra­da del es­pa­cio, có­mo­da sue­ca y ob­je­tos de bro­can­tes de Eu­ro­pa, Ma­rrue­cos y Asia, en un mon­ta­je que el director ar­tís­ti­co de Gaz­te­lur, Oli­vier Gra­net, y la flo­ris­ta Mar López cam­bian en fun­ción de la tem­po­ra­da.

Pa­ra crear es­tos am­bien­tes, que mez­clan vin­ta­ge y mo­derno, ba­rro­co y ori­gi­nal, pa­sa­do y pre­sen­te, Mar­ta uti­li­zó las pie­zas que ha­bían ido com­pran­do ella y su pa­dre a lo lar­go de los años, en los lu­ga­res más dis­pa­res y que son las mis­mas que pue­den lle­var­se con­si­go quie­nes acu­den a Gaz­te­lur, pues to­das es­tán a la ven­ta. Ade­más, es­ta mai­son úni­ca y vi­va, don­de se pue­den ce­le­brar bo­das y to­da cla­se de even­tos, cuen­ta con una co­que­ta fo­ris­te­ría y un res­tau­ran­te con una es­tre­lla Mi­che­lin, L’ate­lier de Gaz­te­lur (que ya exis­tía en la zo­na pe­ro que aho­ra se ha tras­la­da­do a es­ta nue­va ubi­ca­ción). Es, en esen­cia, un es­pa­cio con­ce­bi­do pa­ra el he­do­nis­mo y el dis­fru­te de los pla­ce­res.

Pa­ra Mar­ta, sa­car ade­lan­te es­te pro­yec­to fue muy im­por­tan­te pro­fe­sio­nal­men­te, por su­po­ner un gran re­to y, por su­pues­to, per­so­nal­men­te “por po­der rea­li­zar el sue­ño de mi pa­dre”. La ubi­ca­ción de Gaz­te­lur tam­bién apor­tó un sig­nif­ca­do más sen­ti­men­tal: “es­ta es una zo­na que pa­ra mí es co­mo mi ca­sa y le ten­go mu­cho ca­ri­ño”. De to­dos los am­bien­tes, Mar­ta sien­te pre­di­lec­ción es­pe­cial por uno en con­cre­to: “El cuar­to del so­fá ama­ri­llo, que es una bi­blio­te­ca a do­ble al­tu­ra, por­que fue un es­pa­cio sor­pre­sa; era una zo­na os­cu­ra en dos pi­sos, des­cu­bri­mos que se po­día mo­dif­car y aho­ra tie­ne do­ble al­tu­ra y se vuel­ca sobre el sa­lón; se ha con­ver­ti­do en un es­pa­cio muy alegre”.

Sen­tir, per­ci­bir y trans­mi­tir el art de vi­vre pa­re­ce sen­ci­llo y, aun­que ex­pre­sar­lo con pa­la­bras con­cre­tas re­sul­te un tan­to más com­ple­jo, Mar­ta lo tie­ne muy cla­ro: “ha­cer de la co­ti­dia­nei­dad una co­sa bo­ni­ta, más sen­ci­lla o más sofs­ti­ca­da de­pen­dien­do de la oca­sión o de lo que quie­ras ca­da día”. Pa­la­da­res se­lec­tos. En el res­tau­ran­te de una es­tre­lla Mi­che­lin, L’ate­lier Gaz­te­lur, (arri­ba a la iz­quier­da y en la otra pá­gi­na), la de­co­ra­ción jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal. Las paredes es­tán re­ves­ti­das con un mon­ta­je de es­pe­jos y pa­pe­les an­ti­guos, los sue­los y la chi­me­nea son los ori­gi­na­les de la ca­sa y las lám­pa­ras pro­ce­den del es­tu­dio Mar­ta de la Rica. De­ta­lles que conquistan. En ca­da rincón de Gaz­te­lur se des­cu­bren nue­vos te­so­ros, co­mo es­tas so­fis­ti­ca­das co­pas de cris­tal de Mu­rano.

El te­cho de cris­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.