LAS FOR­MAS OR­GÁ­NI­CAS Y SEN­SUA­LES DE LAS PIE­ZAS SUA­VI­ZAN LA SE­VE­RI­DAD RECTILÍNEA DE LA FA­CHA­DA

ELLE Decoration (Spain) - - Elle Deco Siguesuestilo -

En es­te des­lum­bran­te áti­co nos queda cla­ro có­mo la mano del in­terio­ris­ta sua­vi­za, tem­pla, en­ri­que­ce y com­ple­men­ta la obra del ar­qui­tec­to, pa­ra con­ver­tir lo cons­trui­do por és­te en un re­fu­gio don­de vi­vir, so­ñar, amar, sen­tir ca­lor de ho­gar y al mis­mo tiem­po, co­mo ocu­rre aquí, do­mi­nar el hip­nó­ti­co sky­li­ne de Lon­dres des­de las al­tu­ras. El di­se­ña­dor de in­te­rio­res bri­tá­ni­co Jo­nat­han Reed se en­fren­tó al re­to de crear el in­terio­ris­mo de es­te dú­plex si­tua­do en las dos úl­ti­mas plan­tas de una gran to­rre de ace­ro y cris­tal fir­ma­da por Richard Ro­gers, y su es­tu­dio Ro­gers Stirk Har­bour + Part­ners, en el Bank­si­de, uno de los ba­rrios más co­ol de la ca­pi­tal in­gle­sa. A las su­per­fi­cies acris­ta­la­das que lo do­mi­na­ban to­do, Reed opu­so tex­tu­ras ru­go­sas y co­lo­res en to­nos tie­rras, “con el fin de sa­car el áti­co del cie­lo y traer­lo de vuel­ta a tie­rra fir­me”, nos cuen­ta el in­terio­ris­ta. El se­llo de Ro­gers, una ar­qui­tec­tu­ra high­tech pre­sen­te en va­rios de sus pro­yec­tos -co­mo su Cen­tro Pom­pi­dou de París-, mar­ca tam­bién es­te loft ur­bano, un dú­plex de 657 m2, don­de la pe­cu­liar es­truc­tu­ra del edi­fi­cio, con so­por­tes vi­si­bles des­de el ex­te­rior, per­mi­te eli­mi­nar los mu­ros de car­ga in­te­rio­res, ge­ne­ran­do ge­ne­ro­sos es­pa­cios diá­fa­nos. Lo an­te­rior, su­ma­do a la fa­cha­da acris­ta­la­da, po­dría ha­ber crea­do cier­ta sen­sa­ción de des­nu­dez, frial­dad, des­pro­tec­ción...; pe­ro es­to no ocu­rre gra­cias a un pro­yec­to de in­terio­ris­mo que bus­ca la ca­li­dez y la sen­sua­li­dad, a tra­vés de co­lo­res, ma­te­ria­les y a la elec­ción mue­bles de for­mas or­gá­ni­cas y si­nuo­sas, con sua­ves y ater­cio­pe­la­das tex­tu­ras. Las paredes se re­vis­tie­ron de pa­ne­les de co­bre pa­ti­na­do en ver­de gri­sá­ceo. En­con­tra­mos tam­bién pro­fu­sión de ma­de­ra de cedro, pie­dra na­tu­ral, al­fom­bras de la­na... “La ar­qui­tec­tu­ra de Ro­gers es ri­gu­ro­sa, desafian­te y do­mi­nan­te –tan­to ex­ter­na co­mo in­ter­na­men­te- en el uso de una es­truc­tu­ra vi­si­ble y en su acris­ta­la­mien­to. Nues­tro desafío fue sua­vi­zar la in­ten­ción del ar­qui­tec­to, sin dis­mi­nuir­la. Tu­vi­mos que crear un ho­gar a par­tir de una vo­lun­tad ar­qui­tec­tó­ni­ca”, nos ex­pli­ca Reed. Su apues­ta por el ar­te y el di­se­ño con­tem­po­rá­neos res­pon­de a un pro­pie­ta­rio exi­gen­te, aman­te del ar­te, de la fo­to­gra­fía y del di­se­ño. Di­se­ños de art-designers, co­mo Stu­dio Job, Nen­do y otros, crean una at­mós­fe­ra arty. La au­sen­cia de ta­bi­ques in­te­rio­res fue su­pli­da con pa­ne­les des­li­zan­tes que ex­hi­ben ar­te y fo­to­gra­fía y, a la vez, de­li­mi­tan los es­pa­cios. La im­po­si­bi­li­dad de po­ner per­sia­nas o cor­ti­nas en al­gu­nas zo­nas creó di­fi­cul­ta­des, re­suel­tas por el pro­yec­to de Stu­dio Reed, que in­clu­yó tam­bién el di­se­ño de mue­bles a medida y de dis­tin­tos am­bien­tes más re­co­gi­dos. Y es que en­tre sus ob­je­ti­vos es­ta­ba el crear “un es­pa­cio que ani­me a un es­ta­do men­tal re­la­ja­do, re­fle­xi­vo, en cal­ma...” Pro­pó­si­to cum­pli­do pa­ra un es­tu­dio que ha te­ni­do en­tre sus clien­tes a fi­gu­ras co­mo los ac­tua­les re­yes de Jor­da­nia, Da­vid Bo­wie e Iman...

las obras de ar­te, co­mo las se­ri­gra­fías del fo­tó­gra­fo Dai­do Mo­ri­ya­ma, de Ha­mil­tons Ga­llery, se col­ga­ron en pa­ne­les des­li­zan­tes. La me­sa de bron­ce, de la co­lec­ción de Stu­dio Job, Car­pen­ters Works­hop Ga­llery, mar­ca el lí­mi­te en­tre el sa­lón y el co­me­dor.

en ro­jo y ama­ri­llo de Richard Allen, de Of­fer Wa­ter­man, apo­ya­da en un so­por­te co­rre­de­ro, crea in­ti­mi­dad en la zo­na de co­ci­na y la se­pa­ra del sa­lón.

co­mo to­dos los de es­te áti­co- dú­plex, al­ber­ga a la co­ci­na con co­me­dor y una zo­na de es­tar, con dos so­fás en­fren­ta­dos y dos me­sas pin­ta­das de azul, rea­li­za­das a medida por Stu­dio Reed. Dos pi­la­res pin­ta­dos de blan­co y una al­fom­bra de co­lor ma­rrón os­cu­ro en­mar­ca la zo­na de es­tar y con­tras­ta con las blan­cas ta­pi­ce­rías de los asien­tos.

Tun­nel Rob­ber­ba­ron,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.