LE­VE Y PO­DE­RO­SO

ELLE Decoration (Spain) - - Editorial - @ Elle­de­co­ra­tions­pain

Es­te nue­vo lu­jo es su­til, es­cu­cha su go­teo le­ve. De­ja su hue­lla fir­me aca­ri­cian­do”

Qué fuer­za pue­de lle­gar a te­ner al­go li­ge­ro! Los nue­vos di­se–os que aca­ban de pre­sen­tar es­ta pri­ma­ve­ra las fir­mas que abren ca­mino hacen una cla­ra apues­ta por la ligereza. Se ve en los sof‡s, de ba­ses tan re­tran­quea­das que sus asien­tos pa­re­cen sus­pen­di­dos so­bre las al­fom­bras. Tam­bién, en las es­trech’si­mas pa­tas de las si­llas y en la delgadez de las me­sas de co­me­dor que te van a se­du­cir ab­so­lu­ta­men­te. Es una ala­ban­za a la le­ve­dad, que con­ti­noea en ma­te­ria­les de vo­ca­ci—n eté­rea -se­das, pa­pel, cris­tal Átan de­li­ca­do!- con mu­cha mano ja­po­ne­sa detr‡s. S’, nos fas­ci­na por el po­der que tie­ne de con­vic­ci—n y por ha­ber de­mos­tra­do c—mo la su­ti­le­za lle­ga to­do lo lejos que quie­ra y ter­mi­na, dis­cre­ta­men­te, sa­lién­do­se con la su­ya, Ábra­vo por ella! Es­ta in­ten­ci—n se plas­ma en ma­te­rias na­tu­ra­les co­mo el bam­boe y en téc­ni­cas ar­te­sa­nas, aten­ci—n a re­ji­llas y tren­za­dos, y la ma­ne­jan im­pe­ca­ble­men­te los nue­vos makers desde la ex­pe­rien­cia de la tra­di­ci—n. Es­cu­che­mos su go­teo le­ve por­que est‡ ho­ra­dan­do la pie­dra del lu­jo ca­du­co, de aquel que se ex­hib’a tan­to y crea­ba una enor­me an­sie­dad. Es­te nue­vo de­ja su hue­lla fir­me aca­ri­cian­do.

Los pro­yec­tos de au­tor que te­ne­mos el pla­cer de des­cu­brir par­ti­ci­pan asi­mis­mo de es­te con­cep­to, sa­bien­do que le­ve­dad no es es­ca­sez ni fal­ta de pro­vi­si—n, sino que go­za tam­bién de una iden­ti­dad po­de­ro­sa en la que na­da fal­ta. Lo de­mues­tran abu­san­do de enor­mes ven­ta­na­les pa­ra con­ta­giar­se de sus en­tor­nos, con­fe­san­do as’ que fue­ron crea­dos pa­ra vi­vir el es­pect‡cu­lo de la na­tu­ra­le­za que las ro­dea. Son pr—di­gos en cur­vas, tan­to en sus mu­ros co­mo en di­se–os de pa­vi­men­tos, en mo­bi­lia­rio (de­ten­te en sus sof‡s, los hay magn’fi­cos), en su ar­qui­tec­tu­ra y en el pe­que–o de­ta­lle. Go­zan de una iden­ti­dad tan gr‡cil co­mo la es­ta­ci—n pa­ra la que fue­ron crea­das, por­que Àhay al­go m‡s le­ve que el ve­rano?

Mar­ta Rio­pé­rez. Di­rec­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.