Historias de uri­na­rios de la mano de Jesús Cano.

ELLE Decoration (Spain) - - Elle Decoration - POR JESÚS CANO.

El ar­te es pa­ra to­dos, pe­ro solo una éli­te lo sa­be”, leo. La ci­ta es de la ar­tis­ta Dora García. Es­tá al la­do de un uri­na­rio. Lo sien­to, no hay for­ma de me­jo­rar­lo. Un uri­na­rio es un re­tre­te (pa­ra los an­ti­guos), un ex­cu­sa­do (pa­ra los fi­nos) o una le­tri­na ( pa­ra los que hi­ci­mos el servicio mi­li­tar). ¿Ven? No me­jo­ra… El que es­tá jun­to a la frase que re­leo, es­tá en Lima. En un res­tau­ran­te re­co­men­da­ble -Ra­fael­pe­ro no lle­va la fir­ma, R. Mutt, ni la fecha, 1917. Y, por su­pues­to, aun­que el co­ci­ne­ro es co­lec­cio­nis­ta, no es­tá Mar­cel Du­champ (1887-1968) de­trás. Em­pie­zo con uri­na­rios pa­ra ha­blar de ins­ta­la­cio­nes.

Se cumplen cien años de la gran pro­vo­ca­ción de Du­champ. El fran­cés -afin­ca­do en­ton­ces en Nue­va York­se va de fe­rre­te­rías. Com­pra un uri­na­rio. En su es­tu­dio, le da la vuel­ta y lo fir­ma con el seu­dó­ni­mo arri­ba se­ña­la­do. Y lo en­vía con el tí­tu­lo “Fuen­te” a la ex­po­si­ción de la So­cie­dad de los Ar­tis­tas In­de­pen­dien­tes. Sus co­le­gas re­cha­zan la obra. Gri­tan que “es in­mo­ral” o lo ca­li­fi­can de “vul­gar”.

Pe­ro la his­to­ria del uri­na­rio no aca­ba ahí. Al­fred Stie­glitz fo­to­gra­fía la obra y con la com­pli­ci­dad -o la ini­cia­ti­va- de Mar­cel, la ins­tan­tá­nea se pu­bli­ca en la re­vis­ta de van­guar­dia The Blind Man. En ese mo­men­to, en pri­ma­ve­ra del 1917, es cuan­do las re­glas de jue­go del ar­te cam­bian. El me­dio -el lien­zo, el már­mol, la ma­de­ra,…- o la téc­ni­ca, pa­sa­ban a ju­gar un pa­pel se­cun­da­rio, lo im­por­tan­te era la idea. In­clu­so la be­lle­za ya no era im­pres­cin­di­ble.

En 2004, 500 ar­tis­tas eli­gie­ron “Fuen­te” co­mo la obra más in­flu­yen­te del si­glo XX. Mar­cel si­guió con sus di­ver­sio­nes que die­ron pa­so a bue­na par­te del ar­te con­cep­tual que nos ro­dea en es­tos días. Otros se apun­ta­ron al ca­rro. En 1933, Kurt Sch­wit­ters (1887-1948) cons­tru­yó su pri­mer “Merz­bau” -una ha­bi­ta­ción re­ple­ta de ma­te­rial de desecho de sue­lo a te­cho-. Dos dé­ca­das des­pués, Allan Ka­prow (1927-2006) ini­cia sus “Hap­pe­nings” don­de to­do se mez­cla­ba. Te po­días en­con­trar ob­je­tos co­ti­dia­nos, lu­ces de neón, co­mi­da, películas… e in­clu­so el es­pec­ta­dor po­día te­ner un pa­pel. Dos ejem­plos de lo que aho­ra lla­ma­re­mos ins­ta­la­ción.

Es el tiem­po de vi­vir una ex­pe­rien­cia. No ser solo un ob­ser­va­dor. Las ins­ta­la­cio­nes es­tán por to­das par­tes ju­gan­do con to­dos nues­tros sen­ti­dos. Es el mo­men­to en que, pe­li­gro­sa­men­te, el mu­seo o la ga­le­ría se pue­den con­ver­tir en par­ques de atrac­cio­nes. La Ta­te de Lon­dres se ha lle­na­do de to­bo­ga­nes -Cars­ten Hö­ller, 2006- o ha re­crea­do un atar­de­cer - Ola­fur Elias­son, 2003en lo que ha si­do la con­fir­ma­ción de la ins­ta­la­ción co­mo dis­ci­pli­na ge­nui­na del si­glo XXI. Aun­que las hay me­nos lú­di­cas. En la ex­po­si­ción “1993” del New Mu­seum, una cas­ca­da con bom­bi­llas y un mu­ral gi­gan­te -un cie­lo en blan­co y ne­gro- de Fé­lix Gon­zá­le­zTo­rres con­vi­ven con una al­fom­bra na­ran­ja de Ru­dolf Stin­gel y una pie­za so­no­ra de Kris­tin Op­pen­heim for­man­do par­te una ins­ta­la­ción que te ab­sor­bía y te cau­ti­va­ba. Pu­ra poe­sía aun­que ha­bla­ra de si­da y pér­di­das.

Pe­ro, ¿quién com­pra ins­ta­la­cio­nes? ¿ Quién desea te­ner una en ca­sa? Art Ba­sel - la Fe­ria de Ar­te con ma­yús­cu­las- tie­ne una sec­ción, “Un­li­mi­ted”, pa­ra es­tas pie­zas. Y no son los gran­des mu­seos quie­nes se ti­ran de los pe­los -li­te­ral­men­te- por ellas sino los me­jo­res co­lec­cio­nis­tas. El in­do­ne­sio Bu­di Tek com­pró una obra del es­cul­tor mi­ni­ma­lis­ta Fred Sand­back -di­bu­ja el es­pa­cio con hi­lo- por me­dio mi­llón de dó­la­res en la ul­ti­ma edi­ción, o el hos­te­le­ro ar­gen­tino Alan Fae­na tie­ne una pie­za de As­su­me Vi­vid As­tro Fo­cus que es, sim­ple­men­te, una pis­ta de pa­ti­na­je en su ho­tel de Mia­mi. “Fuen­te”, des­pués de ser re­cha­za­da, des­apa­re­ció y nun­ca más fue vis­ta. Cuan­do se en­cuen­tren fren­te a una, se­rá una ré­pli­ca -au­to­ri­za­da- de aquel uri­na­rio que mar­có el ar­te y lo con­vir­tió en una ins­ta­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.