EL CIE­LO Y LA TIE­RRA.

La ga­le­ris­ta Li­lia­ne Faw­cett ha uni­do sus dos pa­sio­nes, el mo­bi­lia­rio mid-cen­tury y la cul­tu­ra ma­rro­quí, al crear su edén cer­ca de Ma­rra­kech, una aven­tu­ra en la que ha te­ni­do co­mo alia­do al ar­qui­tec­to Imaad Rah­mou­ni, au­tor de un mo­derno pro­yec­to que ha­ce

ELLE Decoration (Spain) - - Elle Decoration - FO­TOS: RI­CHARD PO­WERS/ PHOTOFOYER. TEX­TO: DO­MI­NIC BRADBURY/ANA RO­DRÍ­GUEZ.

La ga­le­ris­ta Li­lia­ne Faw­cett y el ar­qui­tec­to Imaad Rah­mou­ni han crea­do una vi­vien­da ra­cio­na­lis­ta ren­di­da al pai­sa­je be­re­ber.

En cada mon­ta­ña hay un ca­mino”, di­ce un pro­ver­bio be­re­ber. Y ha si­do cer­ca de los mon­tes del Atlas don­de la ga­le­ris­ta Li­lia­ne Faw­cett des­cu­brió el lu­gar ideal pa­ra le­van­tar su pa­raí­so pri­va­do en Ma­rrue­cos. Pre­ci­sa­men­te en el valle de Ou­ri­ka, unos 30 km al sur de Ma­rra­kech, es­ta fran­ce­sa, fun­da­do­ra de la ga­le­ría y tien­da lon­di­nen­se The­mes & Va­ria­tions, en­con­tró una fn­ca po­bla­da de oli­vos con vis­tas a es­ta ca­de­na mon­ta­ño­sa que re­co­rre el norte de Áfri­ca. Pe­ro su his­to­ria de amor con Ma­rrue­cos em­pe­zó mu­cho an­tes: era una es­tu­dian­te la pri­me­ra vez que sin­tió el mag­ne­tis­mo del lu­gar, y más tar­de, des­pués de ca­sar­se, re­gre­sa­ría cada año. Tras ad­qui­rir la pro­pie­dad, el si­guien­te pa­so fue bus­car a un ar­qui­tec­to pa­ra edif­car un re­cin­to ins­pi­ra­do en las cons­truc­cio­nes y la cul­tu­ra tra­di­cio­nal ma­rro­quíes, pe­ro en un es­ti­lo mo­derno. Li­lia­ne, su ma­ri­do Christopher con sus hi­jas Ca­mi­lla y Rita, eli­gie­ron al ar­ge­lino Imaad Rah­mou­ni. “Es muy di­ná­mi­co y tie­ne una idea cada dos se­gun­dos. Nos gus­tó su ma­ne­ra de in­tro­du­cir rit­mo y vi­da en el in­te­rior de la ca­sa; y tam­bién có­mo con­si­gue fltrar la luz, que aquí pue­de ser muy fuer­te, con la ar­qui­tec­tu­ra en sí misma, en lu­gar de cor­ti­nas y de per­sia­nas”, se­ña­la la pro­pie­ta­ria. Rah­mou­ni creó una re­in­ter­pre­ta­ción con­tem­po­rá­nea de la kas­bah en es­ta ca­sa vol­ca­da al ex­te­rior e in­te­gra­da en el pai­sa­je cir­cun­dan­te, ro­dea­da de te­rra­zas y zo­nas de es­tar y de co­mer al ai­re li­bre. Con una cá­li­da fa­cha­da en co­lor te­rra­co­ta, la edif­ca­ción cuen­ta con va­rios

blo­ques co­nec­ta­dos que al­ber­gan la ca­sa de dos plan­tas. La vi­vien­da prin­ci­pal tie­ne 1.200 m2, tam­bién se edif­có un pa­be­llón de pis­ci­na y cin­co vi­llas pa­ra hués­pe­des, ya que Aza­ren, “higuera” en len­gua be­re­ber, co­mo se ha bau­ti­za­do al re­cin­to, es­tá dis­po­ni­ble co­mo hos­pe­da­je pa­ra quie­nes quie­ran dis­fru­tar de unas va­ca­cio­nes ma­rro­quíes de lu­jo. Tras una ma­jes­tuo­sa en­tra­da, en­mar­ca­da con ar­cos y fan­quea­da de al­tí­si­mos cac­tus, la pri­me­ra es­tan­cia es un re­ci­bi­dor de ge­ne­ro­sas di­men­sio­nes. Un lar­go pa­si­llo se ex­tien­de a lo lar­go de to­da la ca­sa, a mo­do de eje cen­tral, que da ac­ce­so a to­das las es­tan­cias: la sa­la de jue­gos, la sa­la mul­ti­me­dia y los cua­tro dor­mi­to­rios.

El se­llo ma­rro­quí es­tá pre­sen­te en la ar­qui­tec­tu­ra de la ca­sa, en sus al­ber­cas, ar­cos, en la tex­tu­ra de sus mu­ros, en el ham­mam-spa, la du­cha al ex­te­rior, así co­mo en sus cui­da­dos jar­di­nes, di­se­ña­dos por los paisajistas Eric Os­sart y Ar­naud Mau­riè­res, quie­nes se re­crea­ron con es­pe­cies au­tóc­to­nas que re­quie­ren de po­ca agua. Cac­tus, al­gar­ve, le­chos de hier­bas aro­má­ti­cas, ade­más de oli­vos, pal­me­ras y cul­ti­vos de tri­go, ce­ba­da y al­fal­fa com­ple­tan el exu­be­ran­te ver­gel de Aza­ren. El di­se­ño de in­te­rio­res, sin em­bar­go, es obra de la ex­per­ta mano de la pro­pie­ta­ria. Na­ció en Fran­cia y se for­mó en París co­mo abo­ga­do. Fun­dó un es­tu­dio ju­rí­di­co en Lon­dres, pe­ro a los po­cos años de­jó el de­re­cho por el di­se­ño y las ar­tes de­co­ra­ti­vas y en 1984 abrió la ex­clu­si­va ga­le­ría The­mes & Va­ria­tions en West­bour­ne Gro­ve, en el barrio de Not­ting Hill, es­pe­cia­li­za­da en mo­bi­lia­rio de la pos­gue­rra y en di­se­ño con­tem­po­rá­neo.

Es­te es­pa­cio se con­vir­tió en uno de las pio­ne­ros en in­tro­du­cir mo­bi­lia­rio mid-cen­tury en la ca­pi­tal in­gle­sa, y tam­bién de las pri­me­ras en apo­yar en los años 80 el di­se­ño con­tem­po­rá­neo, apos­tan­do por Tom Di­xon y Ron Arad. En la ca­sa ve­mos un de­li­ca­do mix de ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na ma­rro­quí con al­fom­bras be­re­be­res Be­niou­rain, pie­zas clá­si­cas de los 50, 60 y 70, de fgu­ras icó­ni­cas co­mo los Ea­mes, Gio Pon­ti, Vla­di­mir Ka­gan, y tam­bién obras de ar­tis­tas y di­se­ña­do­res pro­ce­den­tes de la ga­le­ría, co­mo Tom Di­xon, Jé­ro­me Abel Se­guin, Be­ne­det­ta Mo­ri Ubal­di­ni... For­man una amal­ga­ma cá­li­da y na­da re­car­ga­da. Li­lia­ne in­tro­du­jo pin­ce­la­das de co­lor en una pa­red de cada es­tan­cia, so­bre to­do en los dor­mi­to­rios. “Ado­ro el co­lor pe­ro he­mos de­ci­di­do no abu­sar”, in­di­ca.

Uno de los re­tos fue en­con­trar la pie­za ade­cua­da pa­ra el enor­me re­ci­bi­dor. “La par­te más di­fí­cil del di­se­ño de in­te­rio­res fue en­con­trar el so­fá co­rrec­to pa­ra el hall. Por pu­ra ca­sua­li­dad en­con­tra­mos es­te so­fá de Vla­di­mir Ka­gan en una subas­ta en Nue­va York y por error lo en­via­ron a Mó­na­co. Fi­nal­men­te lle­gó, pe­ro es un so­fá muy via­ja­do”, cuen­ta. En Aza­ren con­vi­ven el di­se­ño y el ar­te y es­tá pre­pa­ra­da pa­ra brin­dar des­can­so y pla­cer en cal­ma, pe­ro tam­bién pa­ra con­cu­rri­das reunio­nes so­cia­les. “Afor­tu­na­da­men­te, la ca­sa no es na­da pre­ten­cio­sa”, se­ña­la. “Aquí hay tan­tos ar­te­sa­nos asom­bro­sos que, sin dar­te cuen­ta, de pron­to te en­cuen­tras po­nien­do más de es­to y más de lo otro”. Sin em­bar­go, re­sis­tió ten­ta­cio­nes y op­tó por la sim­pli­ci­dad pa­ra la ca­sa, cui­dan­do cier­tas pre­mi­sas: con­ser­var un re­fres­can­te ai­re de cam­po, co­nec­tar­la a la tie­rra e in­te­grar­la en el pai­sa­je.

El co­lor de la tie­rra. El ar­qui­tec­to Imaad Rah­mou­ni pro­yec­tó gran­des vo­lú­me­nes rec­ti­lí­neos y lim­pios en co­lor te­rra­co­ta, co­nec­ta­dos en­tre sí, en un ho­me­na­je a la sen­ci­llez de la ar­qui­tec­tu­ra be­re­ber. Ca­si to­das las es­tan­cias de la ca­sa es­tán si­tua­das en la plan­ta baja. Bien­ve­ni­do el re­lax. De gran­des di­men­sio­nes, el hall de en­tra­da es­tá co­nec­ta­do al ex­te­rior por ven­ta­na­les co­rre­de­ros que de­jan ver el exu­be­ran­te pai­sa­je ex­te­rior. La con­so­la es una pie­za mid­cen­tury del maestro ar­te­sano Geor­ge Na­kas­hi­ma, y so­bre ella, lám­pa­ra de me­sa Ko­ko­ro, de In­go Mau­rer. El so­fá es una pie­za vin­ta­ge de Vla­di­mir Ka­gan.

Man­da­ri­na y blan­co en el co­me­dor. De vi­bran­te na­ran­ja son la al­fom­bra ma­rro­quí he­cha a mano y a me­di­da, y tam­bién las si­llas de los Ea­mes Plas­tic­si­dedsr, pro­du­ci­das por Vi­tra. La me­sa de ace­ro fue rea­li­za­da en Lon­dres por Jen­ni­fer New­man. So­bre la pa­red, tres fo­to­gra­fías del ar­tis­ta bri­tá­ni­co Marc Quinn. De gran for­ma­to. En la pa­red ro­ja, la es­cul­tu­ra lu­mí­ni­ca del ar­tis­ta Terry Haas mar­ca el ini­cio de una es­ca­le­ra que con­du­ce a una se­gun­da plan­ta, don­de se ha si­tua­do el des­pa­cho de Christopher Faw­cett y una pla­cen­te­ra te­rra­za con vis­tas a las mon­ta­ñas del Atlas.

En azul klein. Es el co­lor fa­vo­ri­to de Ca­mi­lla Faw­cett, la ma­yor de las dos hi­jas de la pro­pie­ta­ria. Y por ello, és­ta no du­dó en po­ner­lo en la pa­red del ca­be­ce­ro. En és­ta, obra del ar­tis­ta Mi­chel De­ver­ne. El es­cri­to­rio sus­pen­di­do en la pa­red es da­nés de los años 60, un di­se­ño de Ar­ne Ol­sen. Con sa­bor ma­rro­quí. Lo po­nen la al­fom­bra be­re­be­re y la ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na que se cue­la por la ven­ta­na. El es­cri­to­rio mid- cen­tury de Gio Pon­ti es uno de los mue­bles fa­vo­ri­tos de Li­lia­ne. Del ita­liano son tam­bién la si­lla y la con­so­la. La cor­ti­na y la col­cha a jue­go son de Fran­co­is Gi­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.