Las dos cor­nu­co­pias

ELLE Decoration (Spain) - - Editorial -

Me ha lla­ma­do la aten­ción en­con­trár­me­las jun­tas en es­te nú­me­ro. Jun­tas, que no re­vuel­tas pues ca­da una de ellas es­tá en un reportaje di­fe­ren­te. Tan dis­tin­to co­mo ellas en los dos sig­ni­fi­ca­dos que tie­ne es­ta pa­la­bra: cor­nu­co­pias en su acep­ción de de­co­ra­ción or­na­men­tal, -un es­pe­jo de mar­co la­bra­do con so­por­te pa­ra lu­mi­na­rias-, las vas a ver mag­ní­fi­cas a am­bos la­dos de una chi­me­nea en el ex­qui­si­to sa­lón ma­dri­le­ño que ha de­co­ra­do Luis Gar­cía Frai­le. En su sen­ti­do de "cuerno de la abun­dan­cia" hay que cru­zar un océano y lle­gar has­ta Ma­li­bú pa­ra to­par­nos con ella co­mo gran es­cul­tu­ra en el pro­yec­to de la in­terio­ris­ta ame­ri­ca­na Kelly Wearstler, exi­to­sa más allá de Ca­li­for­nia. Los dos con­cep­tos uni­dos com­pren­den to­do el in­terio­ris­mo que trans­mi­ten es­tas pá­gi­nas: de­li­ca­do, lu­mi­no­so, lleno de de­ta­lles cui­da­do­sa­men­te traí­dos por su sig­ni­fi­ca­do, por su be­lle­za y por las his­to­rias que tie­nen de­trás. A la vez, el cuerno mí­ti­co nos ha­bla de ale­gría exu­be­ran­te. ¡Un di­se­ño de in­te­rio­res in­su­pe­ra­ble! Se ve, es­ta vez ya sin cor­nu­co­pias pre­sen­tes, en el apar­ta­men­to pa­ri­sino que ha es­tre­na­do el gran de­co­ra­dor fran­cés Di­dier Go­mez quien, en un alar­de de jus­ti­fi­ca­ción, nos con­fe­só que lo ha con­ce­bi­do pa­ra al­ber­gar un car­ga­men­to de pin­tu­ra de pri­mer or­den que creía ex­tra­via­do. La adap­ta­ción ha si­do glo­rio­sa. Ex­tre­ma­da­men­te depurado y tam­bién ale­gre, muy muy ale­gre, es el im­pe­ca­ble loft de Áms­ter­dam que com­par­te una pa­re­ja de eje­cu­ti­vos de la in­dus­tria de la mo­da. Sus vi­das, siem­pre via­jan­do a ciu­da­des dis­pa­res en el mun­do, les han lle­va­do a ha­cer de es­te lu­gar su si­tio de en­cuen­tro, un pa­raí­so ín­ti­mo to­do blan­co con un re­par­to del es­pa­cio bes­po­ke. ¡Có­mo no va ser ale­gre en es­tas cir­cuns­tan­cias! Y, por fin, es­ta "ru­ta de la cor­nu­co­pia" termina en Ita­lia, en la is­la de Is­chia, y en Venecia he­mos ha­lla­do dos te­so­ros, uno de ar­te; el otro, de ar­qui­tec­tu­ra. Se­gu­ro que sa­brás apre­ciar su mez­cla de su­ti­le­za y es­plen­dor.

“El mí­ti­co cuerno de la abun­dan­cia nos ha­bla de una ale­gría exu­be­ran­te. Es­tá aquí.”

MAR­TA RIOPÉREZ. DI­REC­TO­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.