LA SI­NER­GIA DE ES­TI­LOS Y ÉPO­CAS DA LU­GAR A UN ES­PA­CIO TAN ÚNI­CO CO­MO PE­CU­LIAR

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecosiguesuestilo -

la­ce Daup­hi­ne, en el I Dis­tri­to de Pa­rís, cons­trui­da a prin­ci­pios del s. XVII, en el la­do más oc­ci­den­tal de la Île de la Ci­té. En es­ta pla­za de bohe­mio sen­ti­mien­to, en­con­tra­mos el apar­ta­men­to de Mé­la­nie y Fré­dé­ric. Sus bu­lli­cio­sas ca­lles, cer­ca­nas al Pont Neuf y la Pla­ce des Vos­ges, al­ber­gan bo­ni­tos res­tau­ran­tes, ca­fés y ga­le­rías de ar­te. El lu­gar po­dría apa­re­cer en cual­quie­ra de las pin­tu­ras cos­tum­bris­tas del ba­rrio de Mont­mar­tre, su for­ma trian­gu­lar ins­pi­ró al ita­liano Pie­tro Rus­so pa­ra crear la es­ce­no­gra­fía de es­te ho­gar pa­ri­sino. El di­se­ña­dor es­co­gió y creó pie­zas pe­cu­lia­res que alu­dían al pa­sa­do y apro­xi­ma­ban pe­rio­dos his­tó­ri­cos dis­tan­tes en­tre sí. Su amor por el ar­te ita­liano, los pro­duc­tos ar­te­sa­nos y lo he­cho a me­di­da, vin­cu­la su tra­ba­jo con la va­lía de crear al­go úni­co. El ai­re re­tro y fu­tu­ris­ta de las obras de Rus­so, en­ca­ja en es­ta ca­sa clá­si­ca que com­par­te len­gua­je con el di­se­ña­dor. “Los ob­je­tos que en­cuen­tro son co­mo má­qui­nas del tiem­po, se re­fie­ren a un lu­gar, per­so­na o am­bien­te. Que­bran­tar su fun­ción y des­con­tex­tua­li­zar­los ha si­do siem­pre una de mis pa­sio­nes”, di­ce Rus­so. El to­ca­dor Selene, la con­so­la Pa­go­da o el apli­que Sat, to­dos, en un am­bien­te do­més­ti­co, aco­gen for­mas cau­ti­va­do­ras que ex­hi­ben la ele­gan­cia de los bri­llos y el po­der de la sencillez. La fi­gu­ra del trián­gu­lo es­tá pre­sen­te en ca­da mue­ble o re­co­ve­co, da­do su sim­bo­lis­mo y víncu­lo con la idea de per­fec­ción, ba­lan­ce y es­truc­tu­ra, Rus­so qui­so in­cluir­la en su crea­ción de una at­mós­fe­ra es­cé­ni­ca con sa­bor re­tro. Se tra­tó de crear una ar­mo­nía en­tre el pa­sa­do y sus his­tó­ri­cos ele­men­tos, con el es­ti­lo más sim­pli­fi­ca­do de Rus­so. El di­se­ña­dor ju­gó con la luz de la ciu­dad pa­ra crear es­pa­cios cla­ros, con te­ji­dos ater­cio­pe­la­dos y vi­vos, que acom­pa­ña­ran el so­sie­go de las ma­ña­nas fran­ce­sas. En cam­bio, en es­pa­cios co­mo el ba­ño o la co­ci­na, op­tó por una os­cu­ri­dad ín­ti­ma y com­pla­cien­te. “Las ha­bi­ta­cio­nes más pe­que­ñas son siem­pre las más aco­ge­do­ras”, di­ce Rus­so. El in­terio­ris­ta no aban­do­nó la idea de crear un es­pa­cio don­de la vi­da co­ti­dia­na pu­die­ra dis­fru­tar­se im­per­tur­ba­ble. Pa­ra ello, or­ga­ni­zó el sa­lón co­mo una cá­li­da es­tan­cia don­de el fue­go de la chi­me­nea pu­die­ra cre­pi­tar acor­de a las de­li­ca­das no­tas del gran piano. Pu­ra so­fis­ti­ca­ción.

Un pun­to de con­fu­sión. En el tríp­ti­co “Z-31”, de Ale­xei Vas­si­liev, las per­so­nas se mue­ven co­mo lla­mas in­quie­tas en un es­pa­cio caó­ti­co y os­cu­ro don­de las fi­gu­ras se des­di­bu­jan y los co­lo­res se pier­den. La con­so­la, de elegante es­truc­tu­ra, es el mo­de­lo

Pa­go­da, di­se­ña­do por Pie­tro Rus­so. La pie­za es­tá ins­pi­ra­da en las lí­neas pu­ras y de­li­ca­das del ar­te orien­tal. En la pa­red, un apli­que, por Pie­tro Rus­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.