LUZ Y FLO­RES

ELLE Decoration (Spain) - - Editorial -

Es­tá to­do ga­na­do, la poe­sía ha lle­ga­do a la ilu­mi­na­ción y las flo­res son las úl­ti­mas ar­mas de la gue­rri­lla ur­ba­na. Eu­re­ka. La luz se ha co­la­do co­mo un nue­vo len­gua­je vi­sual, con­tan­do sen­sa­cio­nes y em­pu­jan­do sen­ti­mien­tos. Em­pe­zó muy rui­do­sa en ins­ta­la­cio­nes ar­tís­ti­cas y gri­to­nes neo­nes con men­sa­je pe­ro, ya cons­cien­te de que el es­cán­da­lo ahu­yen­ta la aten­ción, hoy se im­po­ne en si­len­cio dis­pues­ta a re­ve­lar to­do el po­ten­cial de los es­pa­cios. ¡Y qué di­fi­cil es su jue­go! Bien ma­ne­ja­do am­plía o es­tre­cha pa­re­des, crea mis­te­rios, sor­pren­de. Mal ma­ne­ja­do só­lo des­tru­ye. Aho­ra rom­pe­mos una lan­za, -creo que es la enési­ma que nos car­ga­mos-, pa­ra en­cum­brar al ligh­ting de­sig­ner, ese ar­tis­ta dis­cre­to que sa­be de sus có­di­gos, que ma­ne­ja su in­ten­si­dad y sus to­nos con la de­li­ca­de­za exac­ta de un or­fe­bre ar­te­sano, ¡có­mo se no­ta la ca­sa en la que en­tró! ¿Lo bueno? Ca­da vez son más es­tos ex­per­tos que tra­ba­jan mano a mano con los in­terio­ris­tas y ar­qui­tec­tos. ¿Lo me­jor? Se han vuel­to im­pres­cin­di­bles. Tan­to co­mo usar la flor co­mo he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción. Y en es­to a quien pon­dría un mo­nu­men­to des­de es­ta mis­ma tar­de es a Le­wis Mi­ller (til­da­do de "Banksy del di­se­ño flo­ral" por Je­sús Cano, au­tor del for­mi­da­ble re­por­ta­je que pu­bli­ca­mos y por el que yo le aca­bo de des­cu­brir). ¿Sa­béis que ha­ce be­llííííí­si­mas ins­ta­la­cio­nes flo­ra­les en los si­tios mas in­sos­pe­cha­dos? Bo­cas de me­tro, cu­bos de ba­su­ra... él las lla­ma Flo­wer Flas­hes y las ha­ce con las flo­res que le so­bra­ron o con los des­he­chos do­na­dos por sus co­le­gas del mun­do de los even­tos. ¿Pa­ra qué? Es una suerte de gue­rri­lla pa­ra que to­das las per­so­nas que pa­sen por de­lan­te dis­fru­ten de su be­lle­za. Gra­tis. ¿Le po­ne­mos o no esa es­ta­tua? Pues eso, aquí que­da pa­ra re­ba­tir a to­dos los des­creí­dos del mun­do de la es­té­ti­ca, siem­pre ha­brá

sean.• al­mas pu­ras dis­pues­tas a de­vol­ver­nos la fe en el po­der de la be­lle­za. Ben­di­tos

Rom­pe­mos una lan­za, -creo que ya es la enési­ma que nos car­ga­mos-, pa­ra en­cum­brar al ligh­ting de­sig­ner”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.