¡VA­YA VISTAS!

1. Pa­sión por los fle­cos, co­mo los que de­co­ran el bor­de de es­ta des­cal­za­do­ra, mo­de­lo Nu­de, 995 €, en Rue Vin­ta­ge 74. 2. Geo­me­tría en el es­tam­pa­do de es­ta al­fom­bra, mo­de­lo Ada­na, de 170x240 cm, 689 €, en Bocon­cept. 3. En ro­sa y blan­co, lám­pa­ra de me­sa con

ELLE Decoration (Spain) - - Elledeco Tendencias - JE­SÚS CANO

Pro­li­fe­ran en in­ter­net son­deos de to­do pe­la­je. Nor­mal­men­te no pi­cas. Pe­ro, re­cien­te­men­te, uno de es­tos cues­tio­na­rios te in­vi­ta­ba a pre­de­cir tu li­bro. Y caí. Por no alar­gar, resumo. Contesté las pre­gun­tas. Con sin­ce­ri­dad. Y es­te fue el re­sul­ta­do: ¿Sue­ñan los an­droi­des con ove­jas eléc­tri­cas? ¿Una no­ve­la de cien­cia fic­ción mi li­bro? Mal en­ca­mi­na­dos iban... ¿o no? Fir­ma­da por Philip K. Dick fue es­cri­ta en 1968 e ima­gi­na­ba el mun­do en 1992. Se­gu­ro, no me gus­ta el gé­ne­ro.

Ha­cien­do me­mo­ria y ti­ran­do de Goo­gle, que es co­mo nues­tro dis­co du­ro, lle­go a Bla­de Run­ner. La pe­lí­cu­la de Rid­ley Scott que se ins­pi­ró en la no­ve­la de Dick. ¿Cuán­tas ve­ces la ha­bré vis­to? ¿Una do­ce­na? Ob­se­si­va­men­te in­ten­té atra­par su es­té­ti­ca al di­se­ñar una dis­co­te­ca en Ma­drid (ver el re­por­ta­je en la re­vis­ta Nue­vo Es­ti­lo nº168 de mar­zo de 1992). Era jo­ven y fue un pro­yec­to in­ma­du­ro. In­ten­ta­ba pa­re­cer­me a los Maes­tros. Y con per­mi­so de Ta­dao An­do, en in­terio­ris­mo –la pa­la­bra de­co­ra­ción nos re­pug­na­ba– los men­to­res a se­guir eran, en aque­llos años de for­ma­ción, Eduard Sam­só y Al­fre­do Arri­bas.

Ellos -jun­to a otros cuan­tos- ha­bían pre­sen­ta­do Bar­ce­lo­na al mun­do con una se­rie de ba­res y res­tau­ran­tes. Era la épo­ca del “¿di­se­ñas o tra­ba­jas?”. Y las co­pas se so­lían to­mar en Velvet, Nick Ha­van­na, Ot­to Zutz y Net­work . Es­ce­na­rios pos­mo­der­nos que iban a la za­ga de la pe­lí­cu­la. En­ton­ces, des­cu­brí el sép­ti­mo ar­te co­mo prescriptor. Lo sé. A fi­na­les de los ochen­ta es­ta pa­la­bra aún no se usa­ba.

De Bla­de Run­ner, nos que­da­mos con el apar­ta­men­to de Rick Dec­kard (Ha­rri­son Ford), que uti­li­za par­te de la Ca­sa En­nis de Frank Lloyd Wright. Un tem­plo -léa­se, ca­sa- de­di­ca­do a la es­té­ti­ca ma­ya. Aquel Los Án­ge­les de 2019 que re­fle­ja­ba la pe­lí­cu­la de Rid­ley Scott era una con­tra­dic­ción de al­tos ras­ca­cie­los y edi­fi­cios his­tó­ri­cos, don­de las ins­ta­la­cio­nes to­ma­ban las fa­cha­das. Ha­bía re­fe­ren­cias a los tra­ba­jos del es­tu­dio Ar­chi­gram o al Pom­pi­dou de Ri­chard Ro­gers y Ren­zo Piano. Pa­re­des des­nu­das y or­gas­mos de neón. Así era el futuro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.