LOS AZU­LE­JOS DEL SUE­LO, FA­BRI­CA­DOS CON TÉC­NI­CAS LI­BA­NE­SAS TRA­DI­CIO­NA­LES, DAN EL TOUCH ÉT­NI­CO.

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecooutdoor -

>Es­tos te­so­ros vin­ta­ge se su­man a otros que Clau­dia ha res­ca­ta­do de mer­ca­di­llos y tien­das en sus fre­cuen­tes via­jes, co­mo el par de bu­ta­cas de los años 50 ta­pi­za­das en un es­tam­pa­do fo­ral de co­lor tur­que­sa que ella en­con­tró en Co­pen­ha­gue. Es­tos dos ale­gres asien­tos fue­ron las pri­me­ras pie­zas que Clau­dia com­pró pa­ra su ca­sa, y su to­na­li­dad de­ter­mi­nó la ga­ma cro­má­ti­ca del res­to de la es­tan­cia. “Pa­ra mí era crucial que los in­te­rio­res re­fe­ja­ran quién soy”, se­ña­la, ex­pli­can­do el per­so­nal eclec­ti­cis­mo que ha guia­do la elec­ción de los ob­je­tos. “Lo que es ge­nial es la con­ti­nui­dad y la fui­dez del es­pa­cio”, apun­ta Geor­ges. “No es na­da fá­cil adop­tar un en­fo­que ti­po loft pa­ra una fa­mi­lia. Tie­nes que dar a ca­da zo­na su pro­pio ca­rác­ter y per­so­na­li­dad”, con­clu­ye.

Los ha­llaz­gos mid-cen­tury dia­lo­gan con va­rios mue­bles di­se­ña­dos por los in­terio­ris­tas de Ma­ria­group, co­mo la me­sa de cen­tro de la­tón, la me­sa del co­me­dor y la es­tan­te­ría de 9 m de lar­go de la en­tra­da, que no so­lo da es­pec­ta­cu­la­ri­dad al re­ci­bi­dor, sino tam­bién ca­mu­fa la puer­ta co­rre­de­ra del dor­mi­to­rio de in­vi­ta­dos. Ellos son los au­to­res, ade­más, del mo­bi­lia­rio a me­di­da de la co­ci­na y de los ba­ños, de las puer­tas me­tá­li­cas, y de los pa­ne­les des­li­zan­tes, co­mo el que de­li­mi­ta el des­pa­cho del cuar­to de in­vi­ta­dos, y en cu­yo hue­co se ocul­ta una es­tan­te­ría. Zo­na de en­cuen­tro fa­mi­liar, la co­ci­na cuen­ta con una me­sa, he­cha por Yew, ro­dea­da de ta­bu­re­tes, de Over the Coun­ter. La lám­pa­ra vin­ta­ge en el te­cho es de los años 60. Los azu­le­jos li­ba­ne­ses del sue­lo son de la fir­ma Blatt Cha­ya. Gri­fos, de Zuc­chet­ti. Una te­rra­za con vistas pri­vi­le­gia­das, co­nec­ta­da a la co­ci­na, es uno de los lu­ga­res más pla­cen­te­ros de la ca­sa. La me­sa con un gran pie de ace­ro es un di­se­ño de Ma­ria­group. Las si­llas, de los Ea­mes, se eli­gie­ron en los mis­mos to­nos del sue­lo. Des­can­so ab­so­lu­to en el so­fá a me­di­da de te­ca y ta­pi­za­do en el tex­til Sun­bre­lla, especial pa­ra el ex­te­rior. Los co­ji­nes son de te­la sue­ca, en Skaff.

La ciu­dad des­pier­ta, co­mo se ve en las vistas pa­no­rá­mi­cas del mo­derno Bei­rut des­de la te­rra­za del apar­ta­men­to. De­li­ca­dos de­ta­lles en es­te aseo, co­mo los bo­ce­tos de Ale­xan­der Mcqueen, de la Ga­le­rie Fa­di Mo­gab­gab en la pa­red, con pa­pel, de Pie­rre Frey. Es­pe­jo Beauty­mi­rror, de Michael Anas­tas­sia­des. La­va­bo de pie­dra de la­va y gri­fe­ría, de Zuc­chet­ti. Luz a rau­da­les en el des­pa­cho, se­pa­ra­do del cuar­to de in­vi­ta­dos por una puer­ta co­rre­de­ra de Skaff. El es­cri­to­rio la­ca­do en ver­de fue di­se­ña­do por Clau­dia, pen­san­do en su ma­ri­do, quien mi­de 1,95 m de es­ta­tu­ra. Si­lla, de Ar­ne Ja­cob­sen. El sue­lo de azu­le­jo li­ba­nés es de la fir­ma Blatt Cha­ya.

>En el re­ci­bi­dor se en­cuen­tra una de las pie­zas fa­vo­ri­tas de Clau­dia, un ar­ma­rio en ace­ro re­fec­tan­te te­ñi­do de ro­sa que se ins­pi­ra en las es­cul­tu­ras del ar­tis­ta in­dio Anish Ka­poor. El fac­tor sor­pre­sa es tam­bién un ele­men­to que guió a los in­terio­ris­tas. “En mu­chos de nues­tros pro­yec­tos que­re­mos in­tro­du­cir la no­ción de des­cu­bri­mien­to, de al­go ines­pe­ra­do”, ase­gu­ra Geor­ges.

Ade­más de la sor­pre­sa, el ar­te es tam­bién bien­ve­ni­do en es­ta ca­sa. De he­cho, en el sa­lón, la obra tex­til de la ar­tis­ta da­ne­sa Gret­he Sø­ren­sen, un ha­llaz­go de Mi­chè­le Ma­ria que Clau­dia ad­qui­rió en la pa­ri­si­na Ga­le­ría Ma­ria Wet­ter­gren, es el cen­tro de to­das las mi­ra­das. Va­rias pie­zas de es­cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea em­be­lle­cen dis­tin­tos rin­co­nes, co­mo la obra es­fé­ri­ca en ce­rá­mi­ca de la ar­tis­ta Su­zan­ne Ti­son, en la con­so­la del re­ci­bi­dor, que Clau­dia com­pró en la ga­le­ría XXÉ Siè­cle de Bei­rut, y a la que se sien­te emo­cio­nal­men­te muy ata­da. “Me ale­gro mu­cho de ver­la ca­da vez que vuel­vo a es­ta ca­sa”, nos con­fe­sa.

En un co­mien­zo, la due­ña bus­có en so­li­ta­rio las pie­zas de mo­bi­lia­rio, los tex­ti­les y com­ple­men­tos que más se ajus­ta­ban a su gus­to y sen­si­bi­li­dad, pe­ro pron­to co­men­zó a pe­dir con­se­jo a los her­ma­nos Ma­ria, y los tres em­pren­die­ron, co­do a co­do, es­ta bús­que­da has­ta com­ple­tar los am­bien­tes. La sin­to­nía que se pro­du­jo en­tre Clau­dia y los dos ar­qui­tec­tos de in­te­rio­res fue tal que han de­ci­di­do unir fuer­zas y aso­ciar­se pa­ra rea­li­zar pro­yec­tos

team.• re­si­den­cia­les en Lon­dres, Pa­rís y Bei­rut. To­do un dream

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.