PE­RO... ¿ES NE­CE­SA­RIA?

ELLE Decoration (Spain) - - Editorial -

Há­gan­me un fa­vor, mi­ren den­tro de sus ar­ma­rios y de sus za­pa­te­ros. Des­pués pá­ren­se a ob­ser­var su ca­sa, los mue­bles, lám­pa­ras, al­fom­bras, va­ji­llas. Y aho­ra res­pon­dan, ¿ cuán­tos años creen que vi­vi­rían có­mo­da­men­te usan­do so­lo esas co­sas? ¿Cuán­tos sin ad­qui­rir ab­so­lu­ta­men­te na­da nue­vo? Es pro­ba­ble que más de diez. ¿Y pa­sa­ría al­go si así fue­ra? An­te la ob­vie­dad de que na­da en ab­so­lu­to, dé­jen­me apun­tar que sí, sí pa­sa­ría: lle­ga­ría la tris­te­za.

Pa­ra com­po­ner es­ta edi­ción, or­ques­ta­da por to­das las edi­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de ELLE y ELLE De­co­ra­tion ba­jo el cri­te­rio de la eco­lo­gía y la sos­te­ni­bi­li­dad del Pla­ne­ta, he­mos leí­do de­ce­nas de opi­nio­nes al res­pec­to, es­cu­cha­do vo­ces ho­nes­tas cla­man­do an­te el ex­ce­so de pro­duc­ción no desecha­ble, to­dos in­ten­tan­do en­con­trar un freno a es­ta lo­cu­ra de con­su­mo ba­ra­to que nos es­tá lle­nan­do la tie­rra de ba­su­ra. Tam­bién en el di­se­ño, tam­bién en la ar­qui­tec­tu­ra, qué pe­na. Pue­de que el ori­gen es­té en la an­sie­dad, po­ca gen­te quie­re su mo­men­to ac­tual, to­dos que­re­mos el si­guien­te. El si­guien­te. El si­guien­te. El si­guien­te. El ex­ce­so de co­sas nue­vas nos pre­ci­pi­ta ha­cia ade­lan­te sin tiem­po ape­nas de dis­fru­tar­las, sin cons­cien­cia. Y así es­ta­mos, amon­to­nan­do res­tos. En­ton­ces, ¿qué? ¿Pa­ra­mos de com­prar? ¿Pa­ra­mos de crear? Ahí sí que es­ta­ría­mos ven­ci­dos pa­ra siem­pre. Sin con­tar con el des­em­pleo que aca­rrea­ría. La crea­ción es ne­ce­sa­ria por­que con ella vie­ne la ale­gría y, sí, mu­chas ve­ces la es­pe­ran­za. La res­pues­ta la in­tu­yo en las de­cla­ra­cio­nes de Phi­lip­pe Starck, otra vez él, cuan­do ya le creía­mos amor­ti­za­do, el di­se­ña­dor que mar­có un cam­bio de era se ha re­vuel­to con un dis­cur­so ple­na­men­te ac­tual: «Ne­ce­si­ta­mos en­con­trar un de­cre­ci­mien­to po­si­ti­vo, hay que in­ven­tar de­cre­cien­do». So­lo nos fal­ta sa­ber có­mo.

El ex­ce­so de lo nue­vo nos pre­ci­pi­ta a lo si­guien­te sin ape­nas dis­fru­tar­lo, sin cons­cien­cia”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.