PIS­CI­NAS Y PAI­SA­JE

ELLE Decoration (Spain) - - Elledeco Upgrade - POR ANA DO­MÍN­GUEZ- SIEMENS.

Des­de Sa­moa a Aru­ba, des­de Is­lan­dia a Aus­tra­lia o a la Is­la de Sk­ye, son múl­ti­ples y di­ver­sos los lu­ga­res del mun­do don­de la pro­pia na­tu­ra­le­za ha crea­do unas pis­ci­nas que se han con­ver­ti­do en lu­gar de pe­re­gri­na­je. Siem­pre que hay agua in­vo­lu­cra­da es al­go in­na­to al ser hu­mano el que­rer in­cor­po­rar el pai­sa­je al­re­de­dor. Ya sean las gran­des vis­tas a mon­ta­ñas, bos­ques, gru­tas o al mar, el pai­sa­je tie­ne que for­mar par­te de la ex­pe­rien­cia pis­ci­nil pa­ra que és­ta nos pa­rez­ca com­ple­ta y re­vi­vi­fi­can­te, que si no, no me­re­ce la pe­na el lan­ce. Así que ha si­do mi­sión de ar­qui­tec­tos la re­crea­ción de es­tos lu­ga­res, in­ten­tan­do emu­lar la ex­pe­rien­cia que su­po­nen. Los hay pa­ra to­dos los gus­tos.

En Lan­za­ro­te, por ejem­plo, te­ne­mos el mo­de­lo de pis­ci­na in­te­gra­da en una gru­ta en los Ja­meos del Agua. Es una crea­ción de los años se­sen­ta de Cé­sar Man­ri­que, que es quien me­jor en­ten­dió nun­ca ese ma­tri­mo­nio ave­ni­dí­si­mo de pis­ci­na y na­tu­ra­le­za. Cé­sar, que fue un fe­roz de­fen­sor de la in­te­gra­ción de ar­qui­tec­tu­ra y medioambiente, reali­zó allí un ejer­ci­cio ma­gis­tral que a tra­vés de una dra­má­ti­ca ilu­mi­na­ción noc­tur­na y el uso del ce­men­to blan­co que con­tras­ta con la ne­gra pie­dra vol­cá­ni­ca, ha­cen del lu­gar un si­tio en el que el es­pec­tácu­lo es­tá ser­vi­do in­clu­so an­tes de que em­pie­ce la ac­tua­ción (aquel es­pa­cio es tam­bién una sa­la de fies­tas). Pa­ra ser jus­tos y ri­gu­ro­sos, allí no es­ta­ba per­mi­ti­do ba­ñar­se, aun­que es se­gu­ro que al­gún atre­vi­do/afor­tu­na­do se sal­tó las nor­mas pa­ra go­zar de ese pri­vi­le­gio. Yo no fui. Los que sí se ba­ñan y ade­más de un mo­do co­mu­nal son los que vi­si­tan las Ter­mas de Vals en Sui­za, una obra de Pe­ter Zumt­hor que se­gún to­dos los que pa­san por allí es un pro­di­gio de co­mu­nión con las mon­ta­ñas que las ro­dean, es­pe­cial­men­te si es en in­vierno y el pai­sa­je es­tá ne­va­do. ¡Ooohm! Mu­cho más mo­des­to pe­ro igual­men­te in­tere­san­te re­sul­ta el pro­yec­to de Ken­go Ku­ma pa­ra los ba­ños Ko­gohi de Ja­pón. Una sim­ple pla­ta­for­ma que flo­ta en­tre el fo­lla­je y que in­cor­po­ra gran­des ba­ñe­ras de ma­de­ra, de mo­do que uno se su­mer­ge a la vez en la na­tu­ra­le­za y en el agua ca­lien­te.

El mis­mo ar­qui­tec­to es­tá cons­tru­yen­do un cen­tro acuá­ti­co en Co­pen­ha­gue don­de el ba­ño se con­ver­ti­rá en una au­tén­ti­ca ex­pe­rien­cia exis­ten­cial, con una cons­truc­ción a ba­se de pi­rá­mi­des y pis­ci­nas en te­rra­zas es­ca­lo­na­das que ba­jan has­ta el mar, con vis­tas pa­no­rá­mi­cas al puer­to, tan­to si es­tás en el in­te­rior co­mo en el ex­te­rior. Una idea pa­re­ci­da pe­ro in­te­grán­do­las en las ro­cas na­tu­ra­les del en­torno y que se lle­nan con agua de mar fue­ron las en­vi­dia­das de Si­za Viei­ra en Opor­to. Sin em­bar­go, tam­bién se pue­de co­lo­car una pis­ci­na de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en el cen­tro de la ciu­dad, co­mo es el ca­so de la de Mar­to­rell-Bohi­gas-mac­kay en el par­que de la Creue­ta del Coll, en el dis­tri­to de Gra­cia de Bar­ce­lo­na, con una pis­ci­na-lago ro­dea­da de ve­ge­ta­ción.

No me ol­vi­do de la que han idea­do Her­zog & De Meu­ron, la Na­tur­bad Riehen, que tam­bién tie­ne ese pun­to de par­que y lago na­tu­ral, y que es­tá cons­trui­do en ma­de­ra co­mo las tra­di­cio­na­les pis­ci­nas del Rhin. Pe­ro Co­pen­ha­gue se lle­va la pal­ma en es­te ti­po pla­nes de in­ter­ven­cio­nes que fa­ci­li­tan la co­mu­nión con el lí­qui­do ele­men­to. Otro pro­yec­to pa­ra su puer­to fue el Blu Plan de Tred­je Na­tur con PK3, que pen­sa­ron pa­ra la zo­na en una se­rie de is­las ar­ti­fi­cia­les con un área don­de se mez­clan las pis­ci­nas ca­lien­tes y las sau­nas en to­tal ar­mo­nía con el en­torno. Es­tá cla­rí­si­mo que el agua y la lí­nea del ho­ri­zon­te tie­nen po­de­res que des­co­no­ce­mos en lo quí­mi­co pe­ro con evi­den­te im­pac­to en lo fí­si­co.

Pa­ra­dig­ma del idea­rio de Cé­sar Man­ri­que Ja­meos del Agua es un es­pa­cio na­tu­ral úni­co que sim­bo­li­za la sin­to­nía en­tre na­tu­ra­le­za y ar­te que siem­pre per­si­guió su au­tor (Fo­to de Ós­car Che­ca).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.