OLA­FUR ELIAS­SON

ELLE Decoration (Spain) - - Elledeco Lifestyle -

EL AR­TIS­TA QUE CAP­TU­RA EL SOL ola­fu­re­lias­son.net

Acla­ma­do por sus mo­nu­men­ta­les ins­ta­la­cio­nes ar­tís­ti­cas que ce­le­bran los ele­men­tos, co­mo el agua, la luz so­lar, el vien­to, es­te ar­tis­ta da­nés es­tá de­ci­di­do a pro­te­ger­los. En 2003, mien­tras bri­lla­ba el des­lum­bran­te “sol” que ins­ta­ló en la Ta­te Mo­dern de Lon­dres en su cé­le­bre “The Weat­her Pro­ject”, Elias­son sin­tió que al­go cam­bia­ba. “Has­ta en­ton­ces ha­bía pen­sa­do en nues­tro pla­ne­ta co­mo en be­ne­fi­cio de la hu­ma­ni­dad, pe­ro re­pen­ti­na­men­te me di cuen­ta de que la ver­dad era lo con­tra­rio”. Es­te crea­dor ha di­se­ña­do tam­bién ob­je­tos que con­tri­bu­yen al desa­rro­llo de co­mu­ni­da­des des­fa­vo­re­ci­das, y de re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes. Uno de es­tos es la Little Sun, una lám­pa­ra por­tá­til de luz LED que se car­ga con ener­gía so­lar, y que creó en 2012, en Ber­lín, pen­san­do en los 1.100 mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven en el mun­do sin elec­tri­ci­dad. Su lan­za­mien­to mar­có un an­tes y un des­pués pa­ra mi­lla­res de per­so­nas en el Áfri­ca sub­saha­ria­na. El año pa­sa­do vio la luz una nue­va ver­sión, la Little Sun Dia­mond, que in­clu­ye un so­por­te, de mo­do que tam­bién pue­de usar­se so­bre una me­sa o es­cri­to­rio pa­ra tra­ba­jar, es­tu­diar o leer. “La Dia­mond tie­ne un di­se­ño real­men­te co­ol. Los jó­ve­nes la ven co­mo un ob­je­to de de­seo. Es­tá he­cha de 20 gra­mos de plás­ti­co bio­de­gra­da­ble y tie­ne una vi­da útil de cin­co años. Com­pa­ra­da con los li­tros de que­ro­seno que se ne­ce­si­tan pa­ra ali­men­tar una lám­pa­ra tra­di­cio­nal, 20 gra­mos de plás­ti­co, no es na­da. És­ta lám­pa­ra re­du­ce drás­ti­ca­men­te la con­ta­mi­na­ción”. Con la com­pra de una de ellas, se en­vía otra idén­ti­ca a una lo­ca­li­dad afri­ca­na a un pre­cio muy ase­qui­ble. “Si con­si­gues una de es­tas lám­pa­ras, tu vi­da cam­bia”, con­ti­núa. “En Áfri­ca, cuan­do los ni­ños van al co­le­gio, la cuel­gan en sus mo­chi­las. Los con­duc­to­res pue­den

ver­las, así que los ni­ños es­tán me­nos ex­pues­tos a ser gol­pea­dos por un co­che. En el co­le­gio, ellos la po­nen a car­gar en la ven­ta­na, y cuan­do re­gre­san a ca­sa por la tar­de, apor­tan luz pa­ra to­da la fa­mi­lia. Eso les ha­ce sen­tir­se úti­les. Las tien­das que so­lían ce­rrar cuan­do caía la no­che, pue­den per­ma­ne­cer abier­tas, Los pue­blos han vuel­to a la vi­da”. Cons­cien­te de que el cli­ma se ha con­ver­ti­do en una preo­cu­pa­ción pú­bli­ca, Elias­son tra­ba­ja aho­ra con va­rias or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro. “Pien­so que los di­se­ña­do­res de­be­rían in­tere­sar­se en el te­ma de la edu­ca­ción, es­pe­cial­men­te a las chi­cas, pa­ra ayu­dar­las a te­ner me­nos hi­jos. La cri­sis de­mo­grá­fi­ca y la mi­gra­ción de­pen­den de es­to. Ten­go que te­ner es­to en cuen­ta en mi tra­ba­jo co­mo di­se­ña­dor”, afir­ma.

En 2017 la Bie­nal de Ar­te de Ve­ne­cia fue es­ce­na­rio de otra de sus ac­cio­nes de im­pac­to so­cial, un ta­ller-ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca, en el que re­fu­gia­dos y des­pla­za­dos de paí­ses gol­pea­dos por desas­tres y con­flic­tos bé­li­cos fue­ron in­vi­ta­dos pa­ra el mon­ta­je de su lám­pa­ra Green Light, una fuen­te de luz mo­du­lar he­cha con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos. Una ex­ten­sión de es­te pro­yec­to, la co­lec­ción de es­tan­te­rías y me­sas mo­du­la­res Green Light, fue pre­sen­ta­da en el Sa­lón del Mue­ble de Mi­lán 2017, ob­te­nien­do el pre­mio de di­se­ño EDIDA 2018 en la ca­te­go­ría de mo­bi­lia­rio. Co­mo el gran ar­tis­ta que es, Elias­son es un con­ven­ci­do de que la be­lle­za y la ayu­da a los de­más pue­den ir de la mano.

“Que­ría que mi obra ayu­da­ra a las per­so­nas a en­ten­der me­jor el mun­do na­tu­ral. Y a pen­sar en cuál es el ori­gen de la ener­gía que con­su­men.”

EL PO­DER DE LA AR­TE­SA­NÍA www.mo­ni­ca­fors­ter.se

Cuan­do la di­se­ña­do­ra sue­ca Mo­ni­ca Förs­ter co­men­zó a co­la­bo­rar con la com­pa­ñía bos­nia Za­nat, ha­ce al­gu­nos años, tal vez no ima­gi­nó el im­pac­to que ten­dría es­ta re­la­ción pro­fe­sio­nal en el en­fo­que to­tal de su tra­ba­jo. Es­ta em­pre­sa ha apos­ta­do por la sos­te­ni­bi­li­dad en sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y la res­pon­sa­bi­li­dad con su co­mu­ni­dad lo­cal y su país; y no só­lo res­pe­ta el medioambiente, sino tam­bién pre­ser­va una téc­ni­ca ar­te­sa­na an­ces­tral de ta­lla­do de ma­de­ra, lla­ma­da Kon­jic, y que ha si­do re­co­no­ci­da co­mo he­ren­cia cul­tu­ral de la hu­ma­ni­dad por la UNES­CO. “Per­mi­ti­mos que sea el ta­lla­dor el que in­ter­pre­te nues­tros bo­ce­tos de las ta­llas”, se­ña­la Mo­ni­ca. Al fa­ci­li­tar que sean los ar­te­sa­nos los que ex­pre­sen su crea­ti­vi­dad con pa­tro­nes di­bu­ja­dos di­rec­ta­men­te so­bre la su­per­fi­cie de la ma­de­ra, no hay dos ob­je­tos exac­ta­men­te igua­les. Al dar un es­pa­cio pa­ra la ar­te­sa­nía en un mun­do do­mi­na­do por la pro­duc­ción ma­si­va, y rea­li­zar pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad con ma­de­ra bio­de­gra­da­ble, re­ci­cla­ble y na­tu­ral, bos­ques bos­nios bien re­gu­la­dos, Za­nat es­tá apos­tan­do por la sos­te­ni­bi­li­dad.

Förs­ter ha vis­to el cre­ci­mien­to de Za­nat, que de ser una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar se ha con­ver­ti­do en un pro­duc­tor glo­bal, au­men­tan­do sus ins­ta­la­cio­nes, crean­do pues­tos de tra­ba­jo adi­cio­na­les y for­man­do a una co­mu­ni­dad lo­cal en un país aún afec­ta­do por las se­cue­las de la gue­rra y con un al­to des­em­pleo. La crea­do­ra sue­ca afir­ma que las prác­ti­cas de sos­te­ni­bi­li­dad uni­ver­sal de Za­nat han te­ni­do un efec­to po­si­ti­vo so­bre su pro­ce­so de tra­ba­jo. “Me he vuel­to más cons­cien­te del te­ma y tam­bién tra­to de in­fluir en otros pro­duc­to­res pa­ra que se mue­van ha­cia ese ca­mino”, afir­ma. “La co­la­bo­ra­ción y el in­ter­cam­bio de ideas es una gran ma­ne­ra de apren­der y de cre­cer”. Va­rios pre­mios de di­se­ño han re­co­no­ci­do el va­lor de las pie­zas sur­gi­das del tán­dem Förs­ter y Za­nat.

Otra in­cia­ti­va de Mo­ni­ca es un ta­ller crea­ti­vo pa­ra la em­pre­sa de mo­bi­lia­rio sue­ca Swe­de­se, di­ri­gi­do a di­se­ña­do­res y ar­te­sa­nos pa­ra desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos con los so­bran­tes de ma­de­ra re­ci­cla­da de la pro­duc­ción de la fir­ma. La idea es pro­mo­ver la in­ves­ti­ga­ción y ex­pe­ri­men­ta­ción con pro­ce­sos de ma­nu­fac­tu­ra y di­se­ño al­ter­na­ti­vos.

“No tra­ba­jo con tendencias y es­ti­los, sino con ideas y con­cep­tos. No sa­bes si nues­tros di­se­ños se han crea­do hoy o ha­ce 20 años. Lo me­jor que pue­des ha­cer es cam­biar los hábitos de con­su­mo pa­ra com­prar co­sas in­tem­po­ra­les y de ca­li­dad”

Nue­va ver­sión, de la lám­pa­ra por­tá­til lan­za­da en 2012, la Little­sun­dia­mond, pue­de com­prar­se en: little­sun.com Con ca­da com­pra, se en­vía otra a una zo­na ru­ral de Áfri­ca. El di­bu­jo de Ola­fur , a la de­re­cha, ex­pli­ca có­mo fun­cio­na.

Api­la­bles y he­chas de ma­te­ria­les sos­te­ni­bles y re­ci­cla­dos, las lám­pa­ras Green Light, son un pro­yec­to de Elias­son en co­la­bo­ra­ción con Thys­sen- Bor­ne­mis­za Art Con­tem­po­rary .

Di­se­ño y ac­ción

hu­ma­ni­ta­ria, du­ran­te los ta­lle­res (arri­ba) que se hi­cie­ron en Ve­ne­cia, re­fu­gia­dos y des­pla­za­dos de paí­ses co­mo Si­ria, Af­ga­nis­tán, Ni­ge­ria, etc. fue­ron in­vi­ta­dos a mon­tar las lám­pa­ras Green­light ya par­ti­ci­par en pro­gra­mas de crea­ti­vi­dad y apren­di­za­je. La ven­ta de las lám­pa­ras te­nía un fin be­né­fi­co.

Be­lle­za geo­mé­tri­ca en la se­rie de mue­bles

Green­light pa­ra Mo­ro­so (Pre­mio EDIDA 2018), que se pre­sen­tó en Mi­lán en 2017. Es­tá for­ma­da por me­sas y es­tan­te­rías mo­du­la­res, en ace­ro y ma­de­ra , cu­ya for­ma es trian­gu­lar y se ins­pi­ra en la sección áu­rea.

Hand­ma­de, la ba­se del es­pe­jo Nur de Mo­ni­ca Förs­ter pa­ra Za­nat, es­tá he­cha en ma­de­ra de ar­ce, ta­lla­da a mano con la téc­ni­ca Kon­jic.

Arri­ba, las me­si­tas Ne­ra de Förs­ter pa­ra Za­nat, con ba­ses de ma­de­ra cus­to­mi­za­bles ta­lla­das a mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.