DE­SIG­NER.

PIET HEIN EEK El di­se–ador ho­lan­džs po­ne pa­tas arri­ba los pro­ce­sos de pro­duc­ci—n a gran es­ca­la de Ikea, apos­tan­do por la im­per­fec­ci—n ar­te­sa­na en In­dus­triell, su co­lec­ci—n pa­ra la fir­ma sue­ca. Mue­bles y ac­ce­so­rios con un se­llo per­so­nal y hu­mano, que con­vi

ELLE Decoration (Spain) - - Junio 2018 - TEX­TO: ANA RO­DRÍ­GUEZ/ BEA­TRIZ FA­BIÁN..

Piet Hein Eek apues­ta por la im­per­fec­ción en la co­lec­ción In­dus­triell que ha con­ce­bi­do pa­ra Ikea.

Pio­ne­ro del di­se­ño sos­te­ni­ble, el ho­lan­dés Piet Hein Eek es re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te por re­ci­clar ma­de­ra y re­uti­li­zar ma­te­ria­les con­de­na­dos a con­ver­tir­se en desechos pa­ra con­se­guir mue­bles sin­gu­la­res y “con pa­sa­do”. Na­da más le­jos de la im­po­lu­ta per­fec­ción de los pro­duc­tos ma­si­fi­ca­dos de la in­dus­tria a gran es­ca­la. Pre­ci­sa­men­te él ha si­do in­vi­ta­do por Ikea pa­ra crear una co­lec­ción que en la prác­ti­ca su­po­ne mon­tar una re­vo­lu­ción en las tri­pas del gi­gan­te sue­co. Con In­dus­triell, Ikea ha que­ri­do acer­car­se a los có­di­gos de la ar­te­sa­nía, pe­ro man­te­nien­do los pro­ce­sos de ma­nu­fac­tu­ra en se­rie, que son los que per­mi­ten man­te­ner los pre­cios al al­can­ce de to­dos, uno de los man­tras de la fir­ma nór­di­ca. El re­sul­ta­do de la co­la­bo­ra­ción en­tre el ho­lan­dés e Ikea es una se­rie de pro­duc­tos fa­bri­ca­dos en ma­sa, pe­ro con un to­que hu­mano y úni­co. En con­jun­to han desa­rro­lla­do nue­vas for­mas de tra­ba­jar la ce­rá­mi­ca, el vi­drio, y la ma­de­ra pa­ra crear pie­zas de una be­lle­za im­per­fec­ta. El pro­pio di­se­ña­dor nos lo cuen­ta.

¿Qué ha­ce a In­dus­triell tan in­no­va­do­ra? El desafío fue in­tro­du­cir lo “he­cho a mano” en el pro­ce­so en se­rie. Es­to su­pu­so, a ve­ces, te­ner que ha­cer en la pro­duc­ción lo con­tra­rio a lo que Ikea sue­le ha­cer y em­pu­jar los lí­mi­tes cons­tan­te­men­te pa­ra con­se­guir pie­zas que pa­re­cen he­chas de un mo­do ar­te­sano. ¿Es im­por­tan­te la sos­te­ni­bi­li­dad en la co­lec­ción? Sí, por su­pues­to, un ejem­plo de ello es la es­tan­te­ría de ma­de­ra de In­dus­triell, pues­to que al ha­cer­la no se ti­ra ca­si na­da del ma­te­rial. La idea es no des­per­di­ciar­lo. Yo ya lo ha­go en mi es­tu­dio, pe­ro, en ¡20 uni­da­des!, pe­ro si pro­du­ces 40.000 es­tan­te­rías, co­mo ha­ce Ikea, el im­pac­to es mu­cho ma­yor, la ef­cien­cia se mul­ti­pli­ca. En tu tra­yec­to­ria, ¿de qué es­tás más or­gu­llo­so? De mi es­tu­dio, don­de tra­ba­jo con un equi­po de 60 per­so­nas. Me he cen­tra­do en crear un am­bien­te en el que po­de­mos sen­tir­nos fe­li­ces, tra­ba­jan­do. Y creo que es una bue­na idea por­que, si te sien­tes bien, di­se­ñas me­jor y tie­nes más pro­ba­bi­li­da­des de te­ner éxi­to con tus di­se­ños. Y si no, pues al me­nos lo has pa­sa­do bien.

“El mol­de de los ja­rro­nes de ce­rá­mi­ca se hi­zo a mano. Los va­sos es­tán fa­bri­ca­dos a par­tir de un di­bu­jo he­cho a mano”

De arri­ba aba­jo, Piet Hein Eek, au­tor de In­dus­triell, que se lan­za en abril. La es­tan­te­ría y la bu­ta­ca de la co­lec­ción. La si­lla de pino ma­ci­zo, di­se­ña­da con la ma­yor can­ti­dad de ma­de­ra po­si­ble de un mis­mo ár­bol, sin im­por­tar im­per­fec­cio­nes, nu­dos y cam­bios de co­lor.

De bam­bú, las lám­pa­ras de te­cho de la co­lec­ción In­dus­triell apues­tan por una es­té­ti­ca na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.