DE­SIG­NER.

DAAN ROOSEGAARDE Trae las “es­tre­llas” a la tie­rra pa­ra ilu­mi­nar un ca­rril bi­ci sin gas­to ener­gé­ti­co, crea as­pi­ra­do­res y bi­ci­cle­tas que lim­pian el ai­re de las ciu­da­des, es­te crea­dor ho­lan­dés di­se­ña pen­san­do en un fu­tu­ro me­jor, con es­pí­ri­tu green y un to­que

ELLE Decoration (Spain) - - Junio 2018 - POR ANA RO­DRÍ­GUEZ FRÍAS. FO­TOS:: STU­DIO ROOSEGAARDE.

El crea­dor ho­lan­dés Daan Roosegaarde nos enamo­ra con sus di­se­ños green, por un mun­do me­jor.

Que­rer cam­biar el mun­do es pro­pio de los ni­ños. Pe­ro hay adul­tos que con­ti­núan di­cién­do­lo, e in­clu­so al­gu­nos que lo in­ten­tan, co­mo es­te ho­lan­dés. Ca­ris­má­ti­co e in­no­va­dor, Daan Roosegaarde cree en la crea­ti­vi­dad, el pen­sa­mien­to crí­ti­co y la ima­gi­na­ción co­mo la ba­se pa­ra crear sus “pai­sa­jes del fu­tu­ro”, sos­te­ni­bles y lim­pios. A es­to apun­tan sus pro­yec­tos, que con­ci­be, con su equi­po de in­ge­nie­ros y di­se­ña­do­res, des­de su es­tu­dio en Ró­ter­dam, The Dream Fac­tory. Allí le co­no­ci­mos y allí nos con­ta­gió su en­tu­sias­mo. ¿Qué pre­ten­den tus pro­yec­tos? ¿De­sen­ca­de­nar el in­te­rés de las per­so­nas por la eco­lo­gía? Nues­tros pro­yec­tos in­ten­tan ace­le­rar la tran­si­ción que vi­vi­mos. En nues­tro mun­do no fal­ta di­ne­ro ni tec­no­lo­gía, sino ima­gi­na­ción. Si pue­do pro­vo­car­la, me­jor. Por otra par­te, mi­ro a mi al­re­de­dor y veo el au­men­to del ni­vel del mar, las emi­sio­nes de CO , atas­cos de trá­fi­co,

2 la con­ta­mi­na­ción del ai­re... lo úni­co que pue­do ha­cer es con­ver­tir­me en un ma­ker, to­mar mis pro­pias de­ci­sio­nes y fa­bri­car mis pro­pios sue­ños y nue­vas pro­pues­tas. En tu Smog Free Pro­ject la con­ta­mi­na­ción del ai­re se con­vier­te en una jo­ya, hay poe­sía im­plí­ci­ta. ¿Por? Mi tra­ba­jo es usar la tec­no­lo­gía pa­ra crear poe­sía y re­de­fi­nir la be­lle­za. Pa­ra mí, és­ta no tie­ne que ver con un bol­so de Louis Vuitton, un Fe­rra­ri o un re­loj ca­ro, sino con ener­gía, ai­re y agua lim­pios. Use­mos la crea­ti­vi­dad y la tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar la vi­da. ¿Qué te­mas te ob­se­sio­nan úl­ti­ma­men­te? La ba­su­ra es­pa­cial. Hay 29 mil pie­zas flo­tan­do en el es­pa­cio, y no sa­be­mos có­mo lim­piar­lo. Es la con­ta­mi­na­ción del uni­ver­so. Se­rá un pro­gra­ma de 10 años. ¿Qué co­sas no fal­tan en tu ma­le­ta cuan­do via­jas? Siem­pre via­jo li­ge­ro, só­lo con el equi­pa­je de mano. Con dos tra­jes, uno ne­gro y otro blan­co, y un por­tá­til car­ga­do. Soy un nó­ma­da con una tar­je­ta de cré­di­to.

Te de­fi­nes co­mo crea­dor de “pai­sa­jes del fu­tu­ro pa­ra un mun­do me­jor” ¿có­mo va a ser és­te? Eso de­pen­de de no­so­tros, po­de­mos usar la tec­no­lo­gía pa­ra do­mi­nar a la gen­te, co­mo en la obra de Or­well, o pa­ra ser más hu­ma­nos, co­mo Da Vin­ci. Nues­tra vie­ja eco­no­mía es­tá ba­sa­da en el tiem­po y el di­ne­ro, pe­ro la nue­va eco­no­mía ten­drá que ver con ai­re, ener­gía y agua lim­pios. ¿Quién va a dar va­lor a es­to? ¿Quién va a de­ci­dir el pre­cio del ai­re lim­pio? Só­lo si po­de­mos res­pon­der es­tas pre­gun­tas co­mo so­cie­dad, po­dre­mos ge­ne­rar un cam­bio de ver­dad. ¿Qué obs­tácu­los ha te­ni­do que en­fren­tar? Cuan­do ha­ces al­go nue­vo, siem­pre tie­nes mie­do de fra­ca­sar, es inevi­ta­ble. Por un la­do, sien­tes mie­do, por el otro, cu­rio­si­dad. Eso siem­pre es­tá allí. Otro gran obs­tácu­lo son las tres fa­ses in­gra­tas por las que tie­nes que pa­sar cuan­do lan­zas un pro­yec­to. La pri­me­ra: pre­sen­tas una nue­va idea a tu pa­re­ja, co­le­gas o a tu je­fe, y te di­cen: “no es po­si­ble”; y en­ton­ces in­vier­tes un mon­tón de amor, tiem­po y ener­gía pa­ra de­mos­trar que sí lo es. En la se­gun­da fa­se, cons­ta­tas que no se pue­de por­que las re­gu­la­cio­nes y las res­tric­cio­nes lo im­pi­den; así que tie­nes que ha­blar con el go­bierno, las au­to­ri­da­des... En la ter­ce­ra fa­se, la gen­te ha acep­ta­do tu idea, és­ta ya es per­mi­ti­da y es­tá fun­cio­nan­do, y en­ton­ces te di­cen: “¿Y por qué no lo has he­cho an­tes?”. Y tie­nes que en­fren­tar las tres fa­ses ¡con una son­ri­sa!

Una bi­ci­cle­ta que ab­sor­be el ai­re con­ta­mi­na­do y lo de­vuel­ve lim­pio, en­tre pe­da­la­das, in­te­gra el Smog Free Pro­ject, que bus­ca un pai­sa­je ur­bano más sano.

Van Gogh Path, un ca­rril bi­ci que se car­ga de día y bri­lla de no­che, ho­me­na­je a la obra “La­no­che es­tre­lla­da” del pin­tor ho­lan­dés. In­te­gra el pro­yec­to Smart High­way, que bus­ca ca­rre­te­ras in­ter­ac­ti­vas y sos­te­ni­bles.

En Ga­tes of light, el Stu­dio Roosegaarde cu­brió las com­puer­tas del icó­ni­co di­que ho­lan­dés Afs­luit­dijk de 32 km, - cons­trui­do a mano en 1932 pa­ra pro­te­ger la tie­rra de la subida del mar- de un ma­te­rial re­tro­rre­flec­tan­te que se ilu­mi­na só­lo con las lu­ces...

En Smog Free Pro­ject, una to­rre as­pi­ra el ai­re con­ta­mi­na­do y lo lim­pia. Con las par­tí­cu­las ex­traí­das se ob­tie­ne una jo­ya que con­tri­bu­ye a fi­nan­ciar un pro­yec­to que ha ido de gi­ra a Pe­kín, Da­lian, Ró­ter­dam, Cra­co­via y más ciu­da­des...

Fuen­te de luz, en Glo­win­gna­tu­re, un al­ga bio­lu­mi­nis­cen­te bri­lla con el con­tac­to, ge­ne­ran­do ilu­mi­na­cion na­tu­ral y sos­te­ni­ble.

Jue­go in­ter­ac­ti­vo, Mar­bles son for­mas que cam­bian de co­lor al ser to­ca­das, crean­do una in­ter­ac­ción con las per­so­nas y trans­for­man­do el pai­sa­je pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.