AL­MA BEREBER.

Es­te lu­gar en­tre los mon­tes del Atlas y el de­sier­to de Aga­fay es­con­de un pa­raí­so de slow li­fe, el Ber­ber Lod­ge, nue­ve pa­be­llo­nes, re­fe­jo del amor por Ma­rrue­cos de su due­ño, el di­se­ña­dor de in­te­rio­res Ro­main Mi­chel-mé­niè­re.

ELLE Decoration (Spain) - - Junio 2018 - FO­TOS: ANDREAS VON EINSIEDEL/ PHOTOFOYER. TEX­TO: PHILOMENA SCHURER M./ANA RO­DRÍ­GUEZ FRÍAS.

El in­terio­ris­ta Ro­main Mi­chel- Mé­niè­re nos abre las puer­tas de su Ber­ber Lod­ge, en Ma­rrue­cos.

Pa­ra quie­nes creen que el ver­da­de­ro lu­jo es lo au­tén­ti­co, és­te es su lu­gar. Si­tua­do cer­ca del pue­blo de Oum­nas, a 20 mi­nu­tos en co­che de Ma­rra­kech, en­tre las mon­ta­ñas del Atlas y la am­plia ex­ten­sión del de­sier­to de Aga­fay, es el re­fu­gio per­fec­to pa­ra via­je­ros exi­gen­tes, aque­llos que bus­can ex­pe­rien­cias úni­cas. Con él, su pro­pie­ta­rio, el di­se­ña­dor de in­te­rio­res fran­co-sui­zo, Ro­main Mi­chel-mé­niè­re, un enamo­ra­do de la tra­di­ción bereber, ha cum­pli­do su sue­ño de cons­truir un ho­tel que res­pi­ra el es­pí­ri­tu de es­ta cul­tu­ra, co­nec­ta­da con lo esen­cial: es el Ber­ber Lod­ge, le­van­ta­do en un te­rreno po­bla­do de oli­vos cen­te­na­rios. Des­pués “una vi­da de jet-set” en ciu­da­des, co­mo Nue­va York, Mi­lán, Ciu­dad de Mé­xi­co..., en­tre otras, ha­ce 15 años se mu­dó a Ma­rrue­cos. Una ex­pe­rien­cia per­so­nal, la muer­te de sus pa­dres en ac­ci­den­tes se­pa­ra­dos, le lle­vó a dar un vuel­co ra­di­cal a su vi­da. Ini­cial­men­te eli­gió Ma­rrue­cos por ra­zo­nes prác­ti­cas, su cer­ca­nía a Eu­ro­pa y el idio­ma fran­cés, pe­ro pron­to sur­gió una af­ni­dad y una sin­to­nía con es­te país y su cul­tu­ra. Apa­sio­na­do por la ar­qui­tec­tu­ra y las téc­ni­cas de cons­truc­ción bereber, Ro­main las apli­có aquí, uti­li­zan­do, ade­más, la ma­te­ria pri­ma que pro­por­cio­na­ba la pro­pia tie­rra.

Así, la ar­ci­lla ex­traí­da de la tie­rra sir­vió de ma­te­ria pri­ma pa­ra ela­bo­rar los la­dri­llos pi­sé, de ado­be ma­rro­quí, de las pa­re­des. Los te­chos tam­bién es­tán he­chos a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal, con una es­truc­tu­ra que com­bi­na ma­de­ra de pal­me­ra, de eu­ca­lip­tus y de bam­bú. Sin em­bar­go, a las pro­por­cio­nes clá­si­cas de la edif­ca­ción se aña­de un re­fres­can­te twist mo­derno da­do por las puer­tas y ven­ta­nas am­plia­das y di­fe­ren­cia­das, que per­mi­ten que el se­reno pai­sa­je ru­ral in­tro­duz­ca en el in­te­rior su rit­mo cal­ma­do.

La ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal del con­jun­to se fun­de su­til­men­te con el en­torno y pue­de ver­se des­de la vie­ja Kas­bah ve­ci­na que pa­re­ce vi­gi­lar en lo al­to de la co­li­na cer­ca­na. La dis­tri­bu­ción de los nue­ve pa­be­llo­nes se ins­pi­ra en la de un pue­blo tra­di­cio­nal bereber. To­dos di­fe­ren­tes, se han de­co­ra­do en un es­ti­lo so­brio, con só­lo lo esen­cial y co­nec­ta­do con los ma­te­ria­les de la tie­rra y las ar­te­sa­nías an­ces­tra­les. Ade­más de las nue­ve ca­ba­ñas in­di­vi­dua­les, es­tá la edif­ca­ción prin­ci­pal, equi­pa­da con un sa­lón con chi­me­nea, bi­blio­te­ca, bar y co­me­dor, y un jar­dín con una gran pis­ci­na y una zo­na chill-out en­tre los ár­bo­les. “Es im­por­tan­te el res­pe­to a la ar­qui­tec­tu­ra bereber, to­dos los ma­te­ria­les fue­ron cons­trui­dos o en­con­tra­dos en el lu­gar”, nos cuen­ta Ro­main. “Las ven­ta­nas dan una vis­ta bo­ni­ta, to­das son di­fe­ren­tes y de dis­tin­tas al­tu­ras, se­gún las ne­ce­si­da­des. -con­ti­núa- Des­de la ca­ma pue­des ne­ce­si­tar una ven­ta­na ba­ja; pa­ra un ba­ño, otra al­ta; otra pue­de te­ner mou­cha­ra­bieh pa­ra ocul­tar el ba­ño o pa­ra crear una bri­sa agra­da­ble”.

Pa­ra el jar­dín, Ro­main con­tó con la ase­so­ría del pai­sa­jis­ta fran­cés afn­ca­do en Pa­rís, Ar­naud Ca­saus, quien creó un jar­dín sal­va­je en­tre los ár­bo­les ya exis­ten­tes en el lu­gar, a los que aña­dió especies ma­rro­quíes y otras im­por­ta­das, co­mo plan­tas me­xi­ca­nas, ade­más de ver­be­na y men­ta. Y de­jó los pla­nos del pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co en muy bue­nas ma­nos, las de sus ami­gos ar­qui­tec­tos Karl Four­nier y Oli­vier Marty, de Stu­dio KO, pres­ti­gio­so es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra con of­ci­nas en Pa­rís, Lon­dres y Ma­rrue­cos, y que ha ga­na­do no­to­rie­dad mun­dial con pro­yec­tos co­mo el Mu­seo Yves Saint Lau­rent en Ma­rra­kech, y el ho­tel de lu­jo-res­tau­ran­te Chil­tern Fi­rehou­se, ubi­ca­do en el ex­clu­si­vo barrio de Mary­le­bo­ne en Lon­dres, en­tre otros.

Otra de sus amis­ta­des, Philomena Schurer Merckoll, tam­bién le ayu­dó en la de­co­ra­ción. Los es­pa­cios in­te­rio­res, con una es­té­ti­ca ya de­ter­mi­na­da por los ma­te­ria­les na­tu­ra­les y la ar­qui­tec­tu­ra, se en­ri­que­cie­ron con ki­lims an­ti­guos, ban­de­jas de té ma­rro­quíes, ban­que­tas clá­si­cas, mue­bles de ra­tán he­chos por ar­te­sa­nos de la ciu­dad de Esaui­ra, com­ple­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de la ar­te­sa­nía ma­rro­quí, ade­más de pie­zas de mo­bi­lia­rio mid-cen­tury, mu­chos te­so­ros que el pro­pie­ta­rio ha en­con­tra­do en mer­ca­dos de las pul­gas en Ma­rrue­cos y en Pa­rís. El re­sul­ta­do es un mix don­de ele­men­tos tra­di­cio­na­les se unen con otros con­tem­po­rá­neos, to­dos amal­ga­ma­dos por el cri­te­rio de Ro­main y gran­des do­sis de su bon goût.

El de­co­ra­ti­vo ta­piz de la pa­red es de 1920, y pro­ce­de de Turk­me­nis­tán. El apa­ra­dor de co­bre es un di­se­ño de Ro­mai­ne. El asien­to de ra­tán años 50 es de Ma­rra­kech, al igual que las lám­pa­ras de la­tón de los 70, del mer­ca­di­llo Bab El Khe­mis.

Bien­ve­ni­dos a la cal­ma, pa­re­ce de­cir el hall de en­tra­da, con te­cho de ma­de­ras de pal­me­ra y de eu­ca­lip­tus. Lám­pa­ra de pie del men­cio­na­do mer­ca­di­llo y otra de te­cho de Achi­lle Cas­ti­glio­ni. La es­ca­le­ra es una pie­za bereber en ma­de­ra, en el an­ti­cua­rio Mou­lay Yous­sef. La obra en la pa­red es del ar­tis­ta fran­cés Oli­vier Frey­net. So­bre un ban­co sui­zo he­re­da­do, an­ti­guo cuen­co ma­rro­quí de ma­de­ra.

Tex­tu­ras na­tu­ra­les y mue­bles de ma­de­ra en es­te rin­cón, don­de des­ta­can las lám­pa­ras de te­cho de ra­tán, en­con­tra­das en el zo­co de Esaui­ra, las mis­mas so­bre la ba­rra, en ima­gen en la otra pá­gi­na. En és­ta, los ta­bu­re­tes de bam­bú años 70 son de la tien­da de an­ti­güe­da­des Yous­sef en Ma­rra­kech. La va­si­ja de ba­rro an­ti­gua so­bre la ba­rra pro­vie­ne del nor­te de Áfri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.