EL PA­RÍS VER­DE.

ELLE Decoration (Spain) - - Junio 2018 - FO­TOS: STEPHAN JULLIARD. REA­LI­ZA­CIÓN: IAN PHILIPS. TEX­TO: MIRIAM NÚÑEZ DEL BOS­QUE

El ori­gi­nal apar­ta­men­to de Jea­nCh­ris­top­he Au­mas, di­rec­tor ar­tís­ti­co de fir­mas de lu­jo.

En es­te apar­ta­men­to pa­ri­sino de 120m2 en Pi­ga­lle vi­vió, en el si­glo XIX, un adi­vino y he­chi­ce­ro. Hoy, sin em­bar­go, lo ha­bi­ta Jean-chris­top­he Au­mas, el di­rec­tor ar­tís­ti­co de las gran­des ca­sas del lu­jo, co­mo Cé­li­ne o Dior. Es su pro­pio País de las Ma­ra­vi­llas, con una na­tu­ra­le­za dis­pa­ra­ta­da, vi­drie­ras de co­lo­res, es­pe­jos azu­les y pa­re­des a me­dio pin­tar.

Na­da per­ma­ne­ce pa­ra siem­pre en el apar­ta­men­to de Jean-chris­top­he Au­mas, allí las co­sas ro­tas no se re­pa­ran, los cua­dros y obras de ar­te se api­lan en el sue­lo, unas en­ci­ma de otras, y el te­cho de la co­ci­na, de un co­lor ro­sa pá­li­do, ha que­da­do a me­dio pin­tar. Au­mas es di­rec­tor ar­tís­ti­co, (de los me­jo­res), en­tre sus clien­tes se en­cuen­tran frmas co­mo Cé­li­ne, Bou­che­ron y Dior. Si le pre­gun­tas por sus tra­ba­jos más in­ve­ro­sí­mi­les men­cio­na­rá aque­lla vez que in­tro­du­jo un re­ba­ño de ove­jas en Le Prin­temps de Pa­rís, ade­más, le gus­ta con­tar có­mo lle­nó la tien­da de John Ga­lliano con una mon­ta­ña de pa­pel he­cho tri­zas. Vi­ve en un apar­ta­men­to de 120m2, en el barrio pa­ri­sino de Pi­ga­lle, ( hoy uno de los hots­pots de la ciu­dad), que es­tu­vo ha­bi­ta­do por un he­chi­ce­ro y adi­vino du­ran­te el si­glo XIX. Des­de la en­tra­da, un lar­go co­rre­dor con­du­ce has­ta una puer­ta es­cul­pi­da y con­ti­núa has­ta la sa­la de es­tar don­de Au­mas ma­ni­fes­ta lo mu­cho que le atrae la na­tu­ra­le­za sal­va­je y dis­pa­ra­ta­da. La ar­qui­tec­tu­ra clá­si­ca fran­ce­sa, co­mo las chi­me­neas de már­mol o las mol­du­ras, con­vi­ven con cla­ra­bo­yas y vi­drie­ras cu­yos co­lo­res, en los días so­lea­dos, se pro­yec­tan en el in­te­rior. “Es co­mo una pe­que­ña ca­te­dral” di­ce Au­mas. Su ob­se­sión por la luz le lle­vó a cam­biar las puer­tas par­cial­men­te de ma­de­ra que da­ban al pa­tio por otras de cris­tal, más tar­de lle­nó el lu­gar con mul­ti­tud de plan­tas de ho­ja ver­de. “Qui­se crear una es­pe­cie de jun­gla en mi­nia­tu­ra, al azar y con un es­pí­ri­tu des­or­de­na­do”. (Y a só­lo vein­te me­tros de las ca­lles de Pa­rís).

En­tre sus gran­des ta­len­tos es­tá su in­te­li­gen­te y ori­gi­nal for­ma de usar el co­lor, pin­tó la zo­na en­tre el re­ci­bi­dor y la es­tan­cia prin­ci­pal de tres to­nos di­fe­ren­tes y eli­gió el ce­rú­leo pa­ra el dor­mi­to­rio. En cam­bio, el azul de las pa­re­des del sa­lón es tan le­ve que en oca­sio­nes es con­fun­di­do por un sim­ple blan­co. “Me gus­tan esa cla­se de su­ti­le­zas”, ad­mi­te, no sin cier­to ha­lo de sa­tis­fac­ción y re­go­ci­jo. La co­ci­na y el ba­ño son re­mi­nis­cen­cias de una ca­sa tra­di­cio­nal grie­ga. Au­mas cre­ció en Aix-en-pro­ven­ce, al sur de Fran­cia, de ahí la in­fuen­cia me­di­te­rrá­nea de mu­chos de sus rin­co­nes. Po­cos mue­bles le acom­pa­ña­ron des­de su an­ti­guo pi­so, aun así, seis si­llas de hie­rro y piel de los años 70, ad­qui­ri­das en un mer­ca­do de Bru­se­las, con­si­guie­ron co­lar­se y ocu­pan la me­sa vin­ta­ge del co­me­dor, un di­se­ño de Marcel Gas­coin. Des­ta­ca, ade­más, un so­fá de Vin­cen­zo De Co­tiis, una de las po­se­sio­nes fa­vo­ri­tas del di­rec­tor ar­tís­ti­co. “Es co­mo una es­cul­tu­ra, me sor­pren­de su ca­pa­ci­dad de so­por­tar el pa­so del tiem­po”. Otra de sus pa­sio­nes es la ce­rá­mi­ca; una pie­za in­tri­gan­te es la del al­fa­re­ro da­nés Fre­de­rik Nys­trip Lar­sen, un tro­feo en ar­ci­lla de la se­rie Not a Sports Club. “Es co­mo si lo hu­bie­ra he­cho un ni­ño”, se di­vier­te di­cien­do. Una de­li­be­ra­da do­sis de im­per­fe­ción es evi­den­te en el res­to de la ca­sa, el es­pe­jo de cris­tal so­bre la chi­me­nea pa­re­ce ha­ber si­do cor­ta­do in­co­rrec­ta­men­te, sus bor­des irre­gu­la­res son, no obs­tan­te, ca­bal­men­te in­ten­cio­na­dos. La ver­dad que en es­te apar­ta­men­to na­da tie­ne un con­tra­to in­def­ni­do, “pue­de que en seis me­ses es­ta ca­sa ya no sea la mis­ma que es­táis vien­do aho­ra, qui­zás pin­te las pa­re­des de ro­jo”, con­clu­ye Au­mas.

“EN MI CA­SA CREO Y EX­PE­RI­MEN­TO, LAS CO­SAS NO DU­RAN MU­CHO EN UN MIS­MO LU­GAR”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.