Je­sús Cano nos ha­bla de las ca­sas de Do­nald Judd en Nue­va York y de la de Carlo Mo­llino en Tu­rín.

ELLE Decoration (Spain) - - Contents - POR JE­SÚS CANO

Ydes­per­tar con Carlo. ¿Por qué hay que de­can­tar­se por uno? Me nie­go a ele­gir. Es al atar­de­cer cuan­do las lu­ces en ro­jo y azul de la es­cul­tu­ra de Dan Fla­vin ti­ñen mis­te­rio­sa­men­te el dor­mi­to­rio de Do­nald Judd. Es­ta­mos en el 101 de Spring Street. En me­dio de ese gran cen­tro co­mer­cial en que se ha con­ver­ti­do el Soho neo­yor­quino. Ima­gi­nen el es­pa­cio de ca­si 200 me­tros cua­dra­dos, de te­chos al­tos que no di­si­mu­lan su pa­sa­do in­dus­trial. En el cen­tro hay una ca­ma -más ja­po­ne­sa que mo­na­cal- y po­co más. Un par de obras de otros co­le­gas - Ol­den­burg, Lu­cas Sa­ma­ras y Step­hen Fla­vin- y un ban­co an­ti­guo de res­pal­do al­to. Tan­ta abs­trac­ción no di­si­mu­la sus an­sias de sim­pli­ci­dad. Po­dría ser un fra­ca­so pe­ro es su­bli­me.

A6.000 ki­ló­me­tros, en Tu­rín, los pri­me­ros ra­yos de sol em­pie­zan a des­ve­lar el mis­te­rio. In­tu­yes las pa­re­des re­ves­ti­das de pa­pel de piel de leo­par­do, la ca­ma Im­pe­rio en for­ma de bar­ca, la co­lec­ción de ma­ri­po­sas de colores vi­vos, la al­fom­bra azul agua, fo­to­gra­fías de mu­je­res li­ge­ras de ro­pa… Es el atrac­ti­vo de lo irra­cio­nal. Es­te pri­mer pi­so de una man­sión del XIX, a la ori­lla de río Po, es una oda al ho­rror­va­cui. Y co­mo el es­pa­cio des­nu­do an­te­rior, tam­bién su­bli­me. La fir­ma Carlo Mo­llino. Y lo cu­rio­so es que no pa­só una so­la no­che en ella. In­clu­so era un se­cre­to pa­ra sus ami­gos. Judd es uno de los ar­tis­tas más in­flu­yen­tes de las úl­ti­mas dé­ca­das que se re­creó crean­do mo­bi­lia­rio. Mo­llino es uno de los di­se­ña­do­res y ar­qui­tec­tos más in­flu­yen­tes de mi­tad del si­glo XX. Ju­gó con éxi­to a ser ar­tis­ta re­tra­tan­do ob­se­si­va­men­te a fé­mi­nas des­nu­das en Po­la­roid. Mo­llino y Judd nun­ca se co­no­cie­ron. Nun­ca coin­ci­die­ron. Pe­ro am­bos crea­ron dos ca­sas con al­ma. El pri­me­ro com­pró el edi­fi­cio del Soho en 1968 pa­ra vi­vir -me­jor, acam­par­con su fa­mi­lia. El or­den era pru­siano. La quin­ta plan­ta pa­ra dor­mir, la cuar­ta co­mo sa­lón pa­ra re­ci­bir, la ter­ce­ra es­ta­ba re­ser­va­da co­mo es­tu­dio, la se­gun­da es el lu­gar de la co­ci­na y el co­me­dor y la pri­me­ra -y plan­ta ca­lle- se con­vir­tie­ron en ga­le­ría. Hay más­ca­ras afri­ca­nas en la es­ca­le­ra, obras de ar­te de sus ami­gos en to­dos los pi­sos, al­gún mue­ble fir­ma­do por Riet­veld, Aal­to, Tho­net o cons­trui­dos por sí mis­mo. El gran pro­ta­go­nis­ta, sin em­bar­go, es el es­pa­cio va­cío.

No hay lu­gar, en cam­bio, pa­ra lo des­pe­ja­do en Tu­rín. Pa­re­des re­cu­bier­tas de es­pe­jos -pa­ra in­tro­du­cir el ex­te­rior en el in­te­rior- com­pi­ten con otras em­pa­pe­la­das con la fo­to­gra­fía de un gra­ba­do am­plia­do, es­ca­yo­las y chi­me­neas ins­pi­ra­das en Luis XVI. Na­da es ar­bi­tra­rio, ca­da ha­bi­ta­ción tie­ne su pro­pia na­rra­ti­va. Mo­llino era un ad­mi­ra­dor del ar­qui­tec­to Kha -quien pa­só el tiem­po li­bre que le de­ja­ban los fa­rao­nes construyendo su pro­pia tum­ba-, y el tu­ri­nés de­ci­dió se­guir su ejem­plo. Cons­tru­yó es­te apar­ta­men­to co­mo car­ta de pre­sen­ta­ción pa­ra la otra vi­da. Judd y Mo­llino cons­tru­ye­ron su vi­da do­més­ti­ca co­mo una obra de ar­te. Sus ca­sas son un ma­ni­fies­to. Una lec­ción ma­gis­tral de có­mo ser fie­les a su len­gua­je pro­pio. En Nue­va York y Tu­rín ca­da pie­za -se in­tu­ye- pa­só un du­ro exa­men pa­ra en­trar en la na­rra­ción y en el pre­ci­so mo­men­to en que te las en­cuen­tras, nun­ca más po­drás ima­gi­nar ese rin­cón de otra for­ma. Ca­da de­ci­sión -no sa­be­mos si tras una lar­ga de­li­be­ra­ción o un sim­ple ges­to- ayu­da a com­pren­der el tra­ba­jo, el mun­do de am­bos.

Los dos bus­ca­ban la sim­pli­ci­dad a su ma­ne­ra. Judd, que odia­ba el tér­mino mi­ni­ma­lis­mo, pre­fe­ría ha­blar de “ex­pre­sión sim­ple del pen­sa­mien­to com­ple­jo”, y el ita­liano, aun re­ne­gan­do del ra­cio­na­lis­mo de la épo­ca, de­fi­nía su tra­ba­jo co­mo “su­rrea­lis­mo sim­pli­fi­ca­do”. Eso sí, el pri­me­ro pre­fe­ría la lí­nea rec­ta del Mo­vi­mien­to Mo­derno y el se­gun­do las cur­vas del Art Nou­veau. El ita­liano mu­rió ines­pe­ra­da­men­te de un ata­que al co­ra­zón en 1973. ¿El es­ce­na­rio? El an­ti­guo es­tu­dio de su pa­dre. Te­nía 68 años. 11 años des­pués Judd tam­po­co tu­vo mu­cho tiem­po pa­ra des­pe­dir­se. Lo que em­pe­zó sien­do diag­nos­ti­ca­do co­mo una in­fec­ción es­to­ma­cal, en tres me­ses, se con­vir­tió en cán­cer mor­tal. Judd no creía en la vi­da fu­tu­ra, pe­ro sí en su ar­te y le­ga­do. El 101 de Spring Street nos lle­ga in­tac­to gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad de sus hi­jos, Fla­vin y Rai­ner, que lo pro­te­gen a tra­vés de una fun­da­ción. Y Mo­llino, jun­to a Ra y Osi­ris, con­tem­pla có­mo un pa­dre y un hi­jo -Ful­vio y Na­po­leo­ne Fe­rra­ri-, man­tie­nen con vi­da su ca­sa de la via Na­pio­ne. Pe­ro es­tas son una otras his­to­rias, otra co­lum­na.

Leo Ry­dell Jost La Fresh Ga­llery cum­ple 10 años y en es­te pe­río­do se ha con­ver­ti­do en una de las pro­pues­tas más rompe­doras y “fres­cas”. En­tre sus úl­ti­mos fi­cha­jes, el gra­na­dino Leo Ry­dell Jost. En su obra se ol­vi­da del óleo y el lien­zo y pro­po­ne ta­pi­ces - he­chos a mano en Ne­pal­con­ver­ti­dos en un hí­bri­do en­tre pin­tu­ra y es­cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.