El Domaine de Chan­tilly, una ex­clu­si­va ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca y cul­tu­ral, muy cer­ca de París.

A me­nos de una hora des­de París des­cu­bri­mos una pro­pie­dad his­tó­ri­ca que brin­da ar­te, cul­tu­ra, ac­ti­vi­da­des ecues­tres y gas­tro­no­mía de au­tor, pa­ra una ex­pe­rien­cia muy top.

ELLE Decoration (Spain) - - Contents - TEXTO: MAR SAN­TA­MA­RÍA.

Se­gu­ra­men­te la fa­ma mundial de Ver­sai­lles ha eclip­sa­do du­ran­te años a es­ta pe­que­ña gran jo­ya y ha pro­pi­cia­do que per­ma­nez­ca ocul­ta a los ojos de los via­je­ros. Pe­ro ha lle­ga­do el mo­men­to de des­ve­lar el se­cre­to. El Domaine de Chan­tilly, un te­so­ro his­tó­ri­co a 40 ki­ló­me­tros de París, in­vi­ta a una es­ca­pa­da sen­so­rial pa­ra des­cu­brir una pro­pie­dad cu­ya vi­da gi­ra en torno al ar­te, la cul­tu­ra y, so­bre to­do, los ca­ba­llos. Las ten­ta­cio­nes que brin­da el Domaine son in­con­ta­bles: el châ­teau (de los si­glos XVII al XIX) con ex­qui­si­to mo­bi­lia­rio del s. XIX; el museo Con­dé que aco­ge la se­gun­da ma­yor co­lec­ción de pin­tu­ra clá­si­ca de to­do Fran­cia (des­pués del Lou­vre, évi­dem­ment); una pres­ti­gio­sa co­lec­ción de li­bros con ca­si 60.000 vo­lú­me­nes, en­tre los que se cuen­tan fa­mo­sos ma­nus­cri­tos ilu­mi­na­dos co­mo el Très­ri­ches­heu­res­du­duc­de­berry; un te­rreno de 115 hectáreas que in­clu­ye los par­te­rres di­se­ña­dos por An­dré Le Nô­tre (quien se­ría el fu­tu­ro jar­di­ne­ro de Ver­sai­lles); los es­ta­blos más gran­des y ref­na­dos de Eu­ro­pa que al­ber­gan el Museo del Ca­ba­llo más com­ple­to del país...

> En la ac­tua­li­dad, el Domaine de Chan­tilly es vi­si­ta­ble gra­cias a un tes­ta­men­to. Fue En­ri­que de Or­léans, du­que de Au­ma­le y quin­to hi­jo del rey Luis Fe­li­pe I, quien de­ci­dió que a su muer­te (sin he­re­de­ros) la pro­pie­dad pa­sa­ra a ma­nos del Ins­ti­tu­to de Fran­cia, con la con­di­ción de que el museo Con­dé (en el in­te­rior del châ­teau) se abrie­se al pú­bli­co man­te­nien­do la dis­po­si­ción de las obras y con la pre­mi­sa de que no se pu­die­sen pres­tar las co­lec­cio­nes. Y así, des­de fi­na­les del s. XIX, es po­si­ble re­co­rrer las nu­me­ro­sas sa­las pic­tó­ri­cas, la bi­blio­te­ca, las sui­tes, sa­lo­nes y ha­bi­ta­cio­nes del châ­teau, así co­mo sus ex­qui­si­tos jar­di­nes (el de es­ti­lo fran­cés, del s. XVII, el an­glo-chino, del XVIII, y el jar­dín in­glés, del s. XIX) y la pe­que­ña al­dea, con sus ca­si­tas rús­ti­cas don­de los no­bles pa­ra­ban a co­mer, a des­can­sar y a en­tre­te­ner­se tras una jor­na­da de ca­za o pa­seo al ai­re li­bre.

Pe­ro, sin du­da, los gran­des pro­ta­go­nis­tas del Domaine son los ca­ba­llos. Aquí se pue­den vi­si­tar los es­pec­ta­cu­la­res es­ta­blos, asis­tir a de­mos­tra­cio­nes de do­ma y a es­pec­tácu­los ecues­tres, co­no­cer el Museo del Ca­ba­llo (con más de 200 pie­zas), vi­brar con las ca­rre­ras en el hi­pó­dro­mo y los par­ti­dos en el club de po­lo...

> Y, por su­pues­to, dar­se el gus­to de re­co­rrer la pro­pie­dad a lo­mos de un ca­ba­llo Hen­son en un pa­seo re­la­ja­do de tres ho­ras en­tre la fron­do­sa ve­ge­ta­ción de los jar­di­nes. Pa­ra dis­fru­tar al com­ple­to de la ex­pe­rien­cia Chan­tilly, la me­jor op­ción es re­ser­var alo­ja­mien­to en el Au­ber­ge­du­jeu­de­pau­me, un ex­qui­si­to Re­lais & Châ­teaux de cin­co estrellas en el re­cin­to del Domaine. La de­co­ra­ción de sus 67 ha­bi­ta­cio­nes y 25 sui­tes des­ti­la ins­pi­ra­ción afran­ce­sa­da con bu­ta­cas Louis XV, te­ji­dos toi­le­de­jouy en azul o bur­deos... mien­tras que sus zo­nas co­mu­nes (ade­más del bis­trotle­jar­din d’hi­ver y el bar) se cen­tran en el mun­do ecues­tre. La ce­na en el Au­ber­ge se­rá la oca­sión per­fec­ta pa­ra pro­bar los de­li­cio­sos pla­tos que el jo­ven y ta­len­to­so chef Ju­lien Lu­cas pro­po­ne en el res­tau­ran­te gas­tro­nó­mi­co con una es­tre­lla Mi­che­lin, La­ta­ble­du­con­né­ta­ble (sú­per ten­ta­do­res el foie ahu­ma­do al enebro con rui­bar­bo co­ci­na­do en cos­tra de sal, el pi­chón con va­rias tex­tu­ras de apio y sal­sa de car­ne, y el tram­pan­to­jo de en­di­vias de Pi­car­die a ba­se de cho­co­la­tes grand­cru). Co­mo co­lo­fón a la es­ca­pa­da, na­da me­jor que de­jar­se mi­mar en el spa Val­mont con un ma­sa­je con cre­ma Chan­tilly. Y es que, en es­ta re­gión, la cé­le­bre cre­ma mon­ta­da que se in­ven­tó en la le­che­ría de la al­dea del Do

pla­to...• mai­ne en el si­glo XVIII no só­lo se sir­ve en el

Una de las ac­ti­vi­da­des más en­tre­te­ni­das que se pue­den dis­fru­tar en el Domaine de Chan­tilly es un pa­seo con ca­ba­llos de ra­za Hen­son, re­co­rrien­do los ex­ten­sos y fron­do­sos jar­di­nes de la pro­pie­dad.

El châ­teau se com­po­ne en reali­dad de dos edi­fi­cios anexos, uno cons­trui­do en el s. XVII (y re­cons­trui­do tras la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa) y otro que da­ta del si­glo XVIII.

En el cen­tro del jar­dín de es­ti­lo in­glés, di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Victor Du­bois en 1819, se em­pla­za es­te pa­be­llón co­no­ci­do co­mo L’île d’amour que al­ber­ga una es­ta­tua de Eros, dios del amor.

En el pri­mer pi­so del châ­teau, la Ga­le­rie­des Ba­tai­lles ser­vía de sa­la de re­cep­cio­nes y fue de­co­ra­da, a fi­na­les del s. XVII, por Ju­les Har­doui­nMan­sart, pri­mer ar­qui­tec­to del rey Luis XIV.

Los es­ta­blos, los más gran­des y re­fi­na­dos de Eu­ro­pa, fue­ron cons­trui­dos por el ar­qui­tec­to Jean Au­bert en el s. XVIII. Un ver­da­de­ro pa­la­cio pa­ra los ca­ba­llos que, ade­más, al­ber­ga un museo y un re­cin­to de es­pec­tácu­los.

La sui­te Dia­na, una de las 25 que ofre­ce el Re­lais & Châ­teau Au­ber­ge du­jeu­de­pau­me, un ho­tel cin­co estrellas ubi­ca­do en el Domaine.

El ho­tel cuen­ta con el res­tau­ran­te gas­tro­nó­mi­co La­ta­ble­du Con­né­ta­ble, di­ri­gi­do por el chef Ju­lien Lu­cas y ga­lar­do­na­do con una es­tre­lla Mi­che­lin por su co­ci­na fran­ce­sa de pro­xi­mi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.