En un edi­fi­cio de fi­na­les del s. XIX, el apar­ta­men­to de la di­se­ña­do­ra Tris­sia Sta­vro­pou­los.

En es­te oa­sis ver­de y lu­mi­no­so de Am­be­res, la ciu­dad de los dia­man­tes, vi­ve la crea­do­ra de jo­yas bel­ga de ori­gen grie­go, Tris­sia Sta­vro­pou­los, que ha idea­do es­pa­cios don­de triun­fa el mix & match.

ELLE Decoration (Spain) - - Contents - FO­TOS: JAN VERLINDE/ LI­VING IN­SI­DE. TEXTO: MARZIA NICOLINI/ BEA­TRIZ FA­BIÁN.

Al igual que las jo­yas, los in­te­rio­res nun­ca de­be­rían ser sim­ples o abu­rri­dos”, di­ce la di­se­ña­do­ra Tris­sia Sta­vro­pou­los al abrir la puer­ta de su ca­sa inun­da­da de luz natural. Fun­da­do­ra, jun­to con sus dos her­ma­nas, de la mar­ca de jo­ye­ría de dia­man­tes Sta­vros Sis­ters (www.sta­vros­sis­ters.com), vi­ve jun­to con su com­pa­ñe­ro Gui­do Kell y su hi­ja Kas­san­dra, de cin­co años, en una ele­gan­te ca­sa cu­ya edi­fi­ca­ción es­tá fe­cha­da al­re­de­dor del año 1890. “Se en­cuen­tra en un prometedor y ex­clu­si­vo ba­rrio si­tua­do al sur de la ciu­dad de Am­be­res. Y, -pro­si­gue-, to­da­vía es ase­qui­ble y tam­bién es­tá muy cer­ca de to­das las tien­das y ca­fe­te­rías cén­tri­cas”. Tris­sia tu­vo suer­te en el pro­ce­so de bús­que­da de la ca­sa per­fec­ta y, co­men­ta: “Fue amor a pri­me­ra vis­ta, su gran en­tra­da me en­can­tó des­de el prin­ci­pio por el sue­lo de mo­sai­co y por los ra­yos del sol que se cue­lan has­ta el pa­si­llo a tra- vés del te­cho de cris­tal”. La abun­dan­cia de luz so­lar y el he­cho de que tie­ne vis­tas a un ver­de jar­dín, pro­du­ce la ilu­sión de en­con­trar­se en una re­si­den­cia de va­ca­cio­nes, re­la­ja­da y se­re­na. De he­cho, real­men­te, nun­ca pen­sa­rías que es­tá en el co­ra­zón de Am­be­res.

Los tra­ba­jos de resty­ling fue­ron le­ves y no de­ma­sia­do mo­les­tos pa­ra Tris­sia y su es­po­so: “el due­ño an­te­rior ya hi­zo al­gu­na re­for­ma, pe­ro de­ci­di­mos re­no­var co­ci­na y jar­dín, y lue­go agre­gar un te­cho de cris­tal en la co­ci­na pa­ra ga­nar luz natural. Fi­nal­men­te, aña­di­mos la li­bre­ría en la sa­la de es­tar, que me en­car­gué de di­se­ñar per­so­nal­men­te”, co­men­ta. Te­nien­do en cuen­ta que dis­po­ne de es­pa­cios am­plios y diá­fa­nos -la ca­sa go­za de unos 300 m2-, tie­ne to­do lo que una fa­mi­lia pue­de ne­ce­si­tar. La bo­de­ga sir­ve co­mo of­ci­na y cuar­to de la­van­de­ría; co­ci­na, sa­la de es­tar y de te­le­vi­sión se en­cuen­tran en la plan­ta ba­ja; mien­tras que el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, el cuar­to de Kas­san­dra y los cuar­tos de ba­ño es­tán en el pri­mer pi­so.

Otra gran ven­ta­ja es la te­rra­za al ai­re li­bre, di­se­ña­da por el fo­ris­ta bel­ga Raf Ver­wimp, que le ha da­do un to­que exó­ti­co co­mo de jun­gla. Sin du­da, és­ta no es una ca­sa or­di­na­ria: los colores, las ins­pi­ra­cio­nes, los de­ta­lles a mo­do de jo­yas es­tán en ca­si to­das par­tes, ha­cien­do que sea pre­cio­sa y na­da pre­ten­cio­sa. “Aun­que las pa­re­des son blan­cas, ex­cep­to en los dor­mi­to­rios, me gus­ta ex­pe­ri­men­tar con los colores me­dian­te co­ji­nes, al­fom­bras y ob­je­tos, que cam­bio ca­da po­cos me­ses. De es­te mo­do, pue­do te­ner una ca­sa re­no­va­da y una pa­le­ta de colores to­tal­men­te nue­va, so­lo cam­bian­do al­gu­nos ob­je­tos. Me en­can­ta por­que me da la li­ber­tad de ex­pre­sar­me. Aho­ra me gus­tan los beis, ma­rro­nes y be­ren­je­na, pe­ro el año pa­sa­do me de­can­té más por ma­ti­ces fuer­tes, co­mo ro­jo bri­llan­te o ver­de. Tam­bién tra­ba­jo mu­cho con mi que­ri­da ami­ga Pau­let­te Van Hacht que es in­terio­ris­ta y tie­ne mu­cho gus­to. Me gus­ta có­mo me sa­ca de mi zo­na de con­fort y me ins­pi­ra a pro­bar co­sas nue­vas”. Por eso, el mo­bi­lia­rio es un jue­go de mix&match que se au­to­equi­li­bra y ni una so­la pie­za man­da por en­ci­ma de otra. “La ver­dad es que co­lec­ciono mue­bles des­de que era es­tu­dian­te. Al­gu­nas pie­zas son ex­clu­si­vas, co­mo la lám­pa­ra de Ser­ge Moui­lle, y otras pro­ce­den de pe­que­ñas tien­das vin­ta­ge o las en­con­tré en ca­sa de mis abue­las. Me gus­ta ase­gu­rar­me de que tie­ne un per­so­nal­mood”, di­ce. La elec­ción de un fon­do com­ple­ta­men­te blan­co da pro­ta­go­nis­mo a los mue­bles y, gra­cias a ese en­torno sen­ci­llo, to­do pa­sa a un pri­mer plano. Por es­ta ra­zón, Tris­sia que­ría que las pa­re­des y los te­chos es­tu­vie­ran des­nu­dos y pu­ros pa­ra que ob­je­tos, co­mo el va­lio­so es­cri­to­rio de los Ea­mes, la lám­pa­ra Ser­pen­te de Elio Mar­ti­ne­lli o los an­ti­guos es­tan­tes To­ma­do de los años 50, pa­re­cie­ran más co­mo es­cul­tu­ras, cap­tan­do tu aten­ción de una for­ma muy es­pon­tá­nea.

Las jo­yas de Tris­sia, co­mo es­tos col­gan­tes Diamond en for­ma cir­cu­lar que “se ins­pi­ran en el sol de Gre­cia, co­mo tam­bién las cruces, im­por­tan­tes sím­bo­los de la cul­tu­ra grie­ga, aun­que pa­ra no­so­tras (Sta­vros Sis­ters) tie­nen un sen­ti­do más fas­hion que re­li­gio­so”, ad­mi­te la crea­do­ra.

El co­lor do­mi­na en la pa­red del dor­mi­to­rio prin­ci­pal (en la otra pá­gi­na), don­de el vo­lu­men lo lo­gran las hor­na­ci­nas que ac­túan co­mo me­si­llas y es­tan­tes. Las lám­pa­ras las com­pró en la tien­da Pau­let­te Int Stad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.