Jun­to a una re­ser­va e in­te­gra­do en la sa­ba­na, un eco lod­ge que apues­ta por la na­tu­ra­le­za.

En lo al­to de la co­li­na que le da nom­bre, Ari­ji­ju es­tá es­cul­pi­do en un le­cho de ro­ca y, con su te­cho de cés­ped, pa­re­ce que siem­pre ha es­ta­do aquí. Ro­dea­do por la re­ser­va Bo­ra­na Con­ser­vancy, es­te eco lod­ge apo­ya sus pro­gra­mas de es­pe­cies en pe­li­gro de ex­ti

ELLE Decoration (Spain) - - Contents - FO­TOS: YVES DURONSOY. ES­TI­LIS­TA: CAT­HE­RI­NE SCOT­TO. TEXTO: CAT­HE­RI­NE SCOT­TO. ADAP­TA­CIÓN: MAR SAN­TA­MA­RÍA.

La cons­truc­ción de Ari­ji­ju co­men­zó ha­ce cin­co años, cuan­do los ar­qui­tec­tos in­gle­ses Mi­chae­lis Boyd re­ci­bie­ron la lla­ma­da de uno de sus clien­tes de Lon­dres. Es­ta ul­tra-dis­cre­ta fa­mi­lia te­nía una par­ce­la en el co­ra­zón de una re­ser­va de 13.000 hectáreas don­de ele­fan­tes, ri­no­ce­ron­tes, ce­bras y leo­nes va­gan en to­tal li­ber­tad. Los pro­pie­ta­rios de la fn­ca, la fa­mi­lia Dyer, que lle­van pro­te­gien­do a los ani­ma­les des­de 1928, que­rían crear una ca­sa de va­ca­cio­nes pa­ra re­ci­bir a su nu­me­ro­sa fa­mi­lia y que tam­bién pu­die­ra ser­vir pa­ra al­qui­lar. Las es­pe­cif­ca­cio­nes eran pre­ci­sas: la cons­truc­ción te­nía que mez­clar­se con la sa­ba­na y ser au­to­suf­cien­te, con un ba­jo impacto am­bien­tal. Los in­te­rio­res, de la de­co­ra­do­ra Maira Kout­sou­da­kis, son dis­cre­ta­men­te lu­jo­sos, sin re­nun­ciar a la co­mo­di­dad y la se­gu­ri­dad. Si­tua­do a una al­ti­tud de 2.000 me­tros, el em­pla­za­mien­to orien­ta­do al sur es ex­cep­cio­nal, con im­pre­sio­nan­tes vis­tas del Rift de Áfri­ca Orien­tal. En aso­cia­ción con el ar­qui­tec­to sud­afri­cano Nick Plew­man y cen­tra­do la aten­ción en la res­pon­sa­bi­li­dad eco­ló­gi­ca, Mi­chae­lis Boyd ideó un pro­yec­to a me­di­da pa­ra el lu­gar. Par­tien­do del len­gua­je de la ar­qui­tec­tu­ra cis­ter­cien­se, en par­ti­cu­lar de la aba­día del si­glo XII de Tho­ro­net, en Pro­ven­za, y ba­sán­do­se en los mo­nas­te­rios de Etio­pía y las tra­di­cio­nes ke­nia­nas de agru­par las ha­bi­ta­cio­nes, los ar­qui­tec­tos crea­ron Ari­ji­ju, cons­trui­do al­re­de­dor de un claus­tro ocu­pa­do por un jar­dín de plan­tas me­di­ci­na­les y hier­bas. La ca­sa pa­re­ce ca­si fun­dir­se con la co­li­na en la que es­tán ta­lla­dos sus ci­mien­tos. En pri­mer lu­gar, se ven las es­pec­ta­cu­la­res te­rra­zas ver­des del te­ja­do y, a con­ti­nua­ción, la ba­ja­da a la en­tra­da, al abri­go de los só­li­dos mu­ros ex­ca­va­dos en la pá­li­da ro­ca. A tra­vés de la mo­nu­men­tal puer­ta se lle­ga al claus­tro con su jar­dín y to­das las ha­bi­ta­cio­nes se abren a es­te ver­de país de las ma­ra­vi­llas. Pa­ra pro­te­ger me­jor las es­tan­cias y a sus ocu­pan­tes del ca­lor del sol, la dis­po­si­ción se ajus­ta a su re­co­rri­do: los dor­mi­to­rios ha­cia el oes­te, el co­me­dor al sur, y la gran sa­la de es­tar al es­te.

El lod­ge fue cons­trui­do por el con­tra­tis­ta lo­cal Ben Jack­son y nu­me­ro­sa mano de obra, pa­ra pre­pa­rar la pie­dra Me­nu cor­ta­da a mano, tí­pi­ca de la zo­na. Pa­ra se­guir de cer­ca el tra­ba­jo, los pro­pie­ta­rios acam­pa­ron en el lu­gar y gra­ba­ron ca­da pa­so. No es fá­cil lle­gar has­ta la ca­sa, así que su au­to­su­fi­cien­cia re­sul­ta aún más im­por­tan­te: su agua pro­ce­de de ma­nan­tial y su ener­gía es su­mi­nis­tra­da por pa­ne­les so­la­res. De­bi­do a que las tar­des son fres­cas a es­ta al­ti­tud, ca­da ha­bi­ta­ción se ca­lien­ta con gran­des chi­me­neas o es­tu­fas de le­ña. El te­cho ver­de y las grue­sas pa­re­des aís­lan del frío y el ca­lor. Los pro­duc­tos fres­cos pro­ce­den de la fin­ca de la re­ser­va ( car­ne, in­clu­yen­do la de la ga­na­de­ría ex­ten­si­va, fru­tas, ver­du­ras..., y has­ta flo­res). Al­gu­nas no­ches los ele­fan­tes se in­vi­tan a sí mis­mos y su­mer­gen sus trom­pas en la in­fi­nity­pool. Con­si­de­ra­da des­de el prin­ci­pio co­mo una ca­sa fa­mi­liar sos­te­ni­ble ( al­go evi­den­te in­clu­so en la elec­ción del ar­qui­tec­to) Ari­ji­ju es una cla­se ma­gis­tral so­bre có­mo vi­vir en ar­mo­nía con el en­torno, adap­tan­do las tra­di­cio­nes y de­jan­do un es­pa­cio pa­ra crear otras nue­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.