Un so­fis­ti­ca­do áti­co milanés de los años 60, de­co­ra­do por es­tu­dio Eli­go.

Con di­se­ños a me­di­da, mue­bles­jo­ya y más in­ge­nio que obras, el es­tu­dio milanés Eli­go con­si­guió cum­plir con cre­ces las ex­pec­ta­ti­vas que los pro­pie­ta­rios te­nían en su nue­vo áti­co con te­rra­za.

ELLE Decoration (Spain) - - Contents - FO­TOS: HE­LE­NIO BARBETTA/ LI­VING IN­SI­DE. REA­LI­ZA­CIÓN: CHIA­RA DAL CAN­TO. TEXTO: CHIA­RA DAL CAN­TO/ FRAN MU­ÑOZ.

Bus­ca­ba una ca­sa an­ti­gua, con his­to­ria, en la que las mar­cas del pa­so del tiem­po fue­ran cla­ra­men­te vi­si­bles. “Me ha­bía pro­me­ti­do a mi mis­ma que nun­ca vi­vi­ría en una ca­sa mo­der­na, con la fa­cha­da cu­bier­ta de ce­men­to”, con­fe­sa Cla­ra Cec­che­ri­ni, fun­da­do­ra de la agen­cia de co­mu­ni­ca­ción Ba­boon. Es­ta pro­me­sa se des­va­ne­ció al en­trar en es­te áti­co milanés de 270 me­tros cua­dra­dos alo­ja­do en un edif­cio de los 60. La luz natural que in­va­día su in­te­rior, la gran te­rra­za y el po­ten­cial que te­nía enamo­ra­ron a pri­me­ra vis­ta, tan­to a ella co­mo a su ma­ri­do. Pa­ra ter­mi­nar de adap­tar­lo a sus gus­tos y ne­ce­si­da­des, y pa­ra con­ci­liar la vi­sión más ar­tís­ti­ca de Cla­ra y el prag­ma­tis­mo de su es­po­so, con­tac­ta­ron con el jo­ven es­tu­dio Eli­go, a los que ad­mi­ran por su ca­pa­ci­dad pa­ra in­ves­ti­gar en las raí­ces de la tra­di­ción ita­lia­na y apli­car­la en sus pro­yec­tos con una vi­sión úni­ca. Sin ape­nas derribar ta­bi­ques, los in­terio­ris­tas lo­gra­ron rea­li­zar un cam­bio ra­di­cal. La dis­tri­bu­ción per­ma­ne­ció ca­si in­tac­ta, so­lo abrie­ron de­ter­mi­na­das es­tan­cias pa­ra lo­grar una co­mu­ni­ca­ción más fui­da en­tre ellas y que la luz cam­pa­ra a sus an­chas. Pe­ro no se tra­ta de una vi­vien­da abier­ta, ya que ca­da es­pa­cio man­tie­ne su au­to­no­mía, co­nec­tán­do­se vi­sual­men­te con el res­to, gra­cias a puer­tas de cris­tal y a di­vi­so­res y mue­bles que el es­tu­dio reali­zó a me­di­da, tan fun­cio­na­les co­mo de­co­ra­ti­vos. Ya des­de la en­tra­da po­de­mos per­ci­bir su in­ter­ven­ción. Don­de an­tes ha­bía un re­ci­bi­dor, hoy en­con­tra­mos unos pa­ne­les ro­ta­to­rios que sir­ven co­mo biom­bos y es­pa­cio ex­po­si­ti­vo pa­ra ar­te. En el pa­si­llo, una se­da pin­ta­da por Elena Ca­roz­zi sus­ti­tu­ye el an­te­rior ta­bi­que y aco­ge, por un la­do, un fren­te de ar­ma­rios, y por el otro, sir­ve co­mo te­lón de fon­do pa­ra una es­tan­te­ría di­se­ña­da ex pro­fe­so por Eli­go y el car­pin­te­ro Gia­co­mo Moor. No son las úni­cas pie­zas-jo­ya que en­con­tra­mos. En el sa­lón des­ta­ca un aparador rea­li­za­do a mano en bronce, la­tón y ma­de­ra por Va­len­ti­na Gio­van­do, el co­me­dor lo com­po­nen la me­sa Romeo, de Ro­ber­to Laz­ze­ro­ni, y las si­llas del pro­pio es­tu­dio Eli­go, que a su vez son los res­pon­sa­bles de los apli­ques rea­li­za­dos con cris­tal de Mu­rano. “Me gus­ta ro­dear­me con pie­zas de ar­tis­tas y di­se­ña­do­res con los que sue­lo tra­ba­jar”, afrma la pro­pie­ta­ria que tam­bién ape­la al la­do sen­ti­men­tal, pa­ra jus­tif­car la elec­ción de los colores, que hi­zo “con el co­ra­zón y son un fel re­fe­jo de lo que nos gus­ta”. En la pa­le­ta cro­má­ti­ca se mez­cla el bur­deos con el mos­ta­za y el azul cie­lo de una ma­ne­ra muy equi­li­bra­da, gra­cias a su dis­tri­bu­ción y a los sue­los de re­si­na blan­ca. Pa­ra Cla­ra, “el re­sul­ta­do es una bue­na sín­te­sis de las ex­pec­ta­ti­vas de mi ma­ri­do, más ra­cio­na­les y prag­má­ti­cas, con las mías, más abier­tas a la mez­cla y a la im­pro­vi­sa­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.