Un ver­da­de­ro pa­raí­so en Ba­li, la vi­lla de los ar­qui­tec­tos del es­tu­dio Word of Mouth.

Rodeada de una ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te y ba­ña­da por el río Agung, es­ta vi­lla de 300 m2 en In­do­ne­sia, con un in­te­rior con­tem­po­rá­neo, rin­de ho­me­na­je al di­se­ño más in­te­gra­dor, al pai­sa­je, el es­pa­cio y la luz. Sus due­ños, la pa­re­ja de ar­qui­tec­tos fun­da­do­res del

ELLE Decoration (Spain) - - Contents - FO­TOS: PRUE RUSCOE/ TAVERNE AGENCY. ES­TI­LIS­MO: TAMI CH­RIS­TIAN­SEN. TEXTO: MÍIRIAM NÚ­ÑEZ DEL BOS­QUE.

Fue al vi­si­tar un ho­tel en Sa­yan Rid­ge, a las afue­ras de Ubud, en Ba­li, cuan­do los ar­qui­tec­tos Va­len­ti­na Au­dri­to y Ab­his­ha­ke Kumb­hat di­vi­sa­ron una gran ex­ten­sión de tie­rra vir­gen. Al gi­rar la mi­ra­da su­til­men­te a su de­re­cha pu­die­ron ob­ser­var en la co­li­na más pró­xi­ma unas rui­nas aban­do­na­das. En ese mo­men­to su­pie­ron que allí cons­trui­rían su an­he­la­do ( y ver­de) re­fu­gio de descanso y va­ca­cio­nes. La pro­pie­dad, so­bre el río Agung, es­tá in­mer­sa en una exu­be­ran­te jun­gla. “Las vis­tas que te­ne­mos son unas de las más es­pec­ta­cu­la­res que he vis­to en la is­la, to­da­vía no me ha­go a la idea. Ca­da ma­ña­na al des­per­tar me sien­to to­tal­men­te abru­ma­da por el pai­sa­je”, cuen­ta Va­len­ti­na Au­dri­to. “Exis­te una paz y cal­ma que des­cu­bres tras pa­sar tiem­po aquí que no son com­pa­ra­bles con na­da. Pa­ra mí es un re­ti­ro, le­jos de nues­tra aje­trea­da vi­da en Cang­gu y Se­min­yak, en el sur. La ca­sa es un lu­gar don­de re­car­gar­nos, pa­sar tiem­po con fa­mi­lia y ami­gos, crear y me­di­tar”. Des­de ca­da rin­cón de los 300 m2, la vi­vien­da se abre a la na­tu­ra­le­za. Fue esen­cial que es­tu­vie­ra di­se­ña­da co­mo par­te de la co­li­na, al es­ti­lo ba­li­nés, con te­ja­dos a cua­tro aguas, pa­re­des de la­dri­llo ro­jo, ve­ge­ta­ción por do­quier y ca­mi­nos de pie­dra. Sin em­bar­go, tras de­jar atrás el ex­te­rior, co­mien­za una ar­qui­tec­tu­ra más con­tem­po­rá­nea, ma­te­ria­les co­mo la ma­de­ra re­ci­cla­da, las lí­neas rec­tas con aca­ba­dos en bru­to y bal­do­sas ja­va­ne­sas con­vi­ven con su­perf­cies lle­nas de tex­tu­ra y bor­des re­don­dea­dos en pa­re­des de ce­men­to blan­co, que re­cuer­dan al Me­di­te­rrá­neo, lu­gar de ori­gen de Va­len­ti­na ( grie­ga e ita­lia­na a par­tes igua­les). Los es­pa­cios fue­ron di­se­ña­dos de for­ma abier­ta, al es­ti­lo loft, “ele­gi­mos crear di­fe­ren­tes ni­ve­les pa­ra te­ner una ma­yor li­ber­tad y di­na­mis­mo”. La plan­ta su­pe­rior dis­po­ne de una es­pa­cio­sa zo­na chill out y, en la ba­ja, se en­cuen­tran los baños y dor­mi­to­rios, co­nec­ta­dos con el ex­te­rior y la co­ci­na y el sa­lón, en el cen­tro de la ca­sa, pa­ra ga­ran­ti­zar ma­yor pri­va­ci­dad. To­dos los in­te­rio­res se de­co­ra­ron con ob­je­tos lle­nos de co­lor, mue­bles di­se­ña­dos por la pa­re­ja o por di­se­ña­do­res que ellos ad­mi­ran, una co­lec­ción de obras de ar­te con pie­zas ecléc­ti­cas ad­qui­ri­das a ar­tis­tas lo­ca­les y otras lle­nas de hu­mor, co­mo el co­lla­ge Fa­mily Sucks, he­cho con fo­tos de fa­mi­lia. Sus dos hi­jas, Chi­li y Leon, jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal; la vi­lla fue nom­bra­da Chi­li Hilly en ho­nor a la ni­ña ma­yor y los di­bu­jos del te­cho, obra de pin­to­res in­do­ne­sios, son una ré­pli­ca del cie­lo en el mo­men­to en que na­cie­ron. “Siem­pre in­ten­ta­mos que exis­ta una co­ne­xión, al­go per­so­nal que nos una al lu­gar; nos gus­tan los ele­men­tos di­ver­ti­dos e ines­pe­ra­dos, son muy ne­ce­sa­rios pa­ra que el lu­gar se sien­ta vi­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.