AL­MA LI­BRE

CO­RA­LLA MAIU­RI Ri­cas en tex­tu­ras y ma­te­ria­les, vi­bran­tes en mez­clas de co­lo­res y úni­cas en su be­lle­za in­só­li­ta. Así son las crea­cio­nes de la ar­tis­ta ita­lia­na que pre­sen­tó su úl­ti­ma co­lec­ción en el Pa­laz­zo Vis­con­ti du­ran­te la Mi­lan De­sign Week 2018. Pu­ra i

ELLE Decoration (Spain) - - Maker -

La ce­rá­mi­ca siem­pre ha si­do par­te de mí; con cin­co años so­lía ca­mi­nar has­ta el río re­co­gien­do ar­ci­lla pa­ra ha­cer ani­ma­les y ob­je­tos. Cuan­do mi hi­jo Lu­dek Lan­ce­llot­ti es­tu­dió ce­rá­mi­ca me con­ta­gió y es­ta ac­ti­vi­dad ha ab­sor­bi­do la ma­yor par­te de mi ener­gía ex­pre­si­va du­ran­te los úl­ti­mos dos años”. Co­ra­lla Maiu­ri, tras más de 20 años crean­do obras e ins­ta­la­cio­nes y di­se­ñan­do mue­bles, lám­pa­ras, tex­ti­les..., se ha cen­tra­do en mol­dear ex­qui­si­tas pie­zas que sur­gen de su in­can­sa­ble ima­gi­na­ción y su ri­co mun­do in­te­rior. “En mi tra­ba­jo, los re­cuer­dos atá­vi­cos de un pa­sa­do ru­ral se cru­zan con la be­lle­za pa­ra crear al­go úni­co, co­mo un dia­man­te bri­llan­do en el sue­lo des­nu­do. So­mos se­res con una luz frá­gil den­tro de no­so­tros”. Se con­fe­sa im­pul­si­va en su tra­ba­jo y si­gue un pro­ce­so crea­ti­vo real­men­te li­bre: “La ins­pi­ra­ción es un mis­te­rio que vie­ne de lo des­co­no­ci­do y es a me­nu­do el re­sul­ta­do de ex­pe­rien­cias de vi­da. Tra­to de re­cu­rrir a los prin­ci­pios de la al­qui­mia; crear ob­je­tos pre­cio­sos a par­tir de ma­te­ria­les sim­ples”. Pa­ra Maiu­ri, la tra­di­ción y la ar­te­sa­nía son tan im­por­tan­tes hoy en día “por­que re­ajus­tan nues­tro sen­ti­do del equi­li­brio an­te la ace­le­ra­ción de la tec­no­lo­gía; es­te an­tí­do­to man­tie­ne al hom­bre en equi­li­brio, bus­can­do la ar­mo­nía”. Se def­ne co­mo “una ceramista que pin­ta so­bre las for­mas” y su ad­mi­ra­ción, en el mun­do del ar­te, se re­par­te en­tre “el res­plan­dor ju­gue­tón de Hen­ri Ma­tis­se; la mi­ra­da me­ta­fí­si­ca de Lu­cio Fon­ta­na; y la fuer­za y la gran be­lle­za de Ta­ku­ro Ku­wa­ta”.

“Me gus­ta crear de una for­ma im­pro­vi­sa­da y, en cuan­to a la téc­ni­ca, soy un po­co aven­tu­re­ra por­que si­go un pro­ce­so de prue­ba y error”

El fo­tó­gra­fo ma­dri­le­ño ha­ce do­ble­te de ex­po­si­cio­nes coin­ci­den­tes en el tiem­po. Par­ti­ci­pa en Do­ce­fo­tó­gra­fo­se­nel­mu­seo­del­pra­do, con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del Bi­cen­te­na­rio de la ins­ti­tu­ción y pro­ta­go­ni­za su se­gun­da in­di­vi­dual con la Ga­le­ría El­vi­ra Gon­zá­lez. De­fi­ne su ac­tual eta­pa así: "Hay, tal vez, ma­yor me­lan­co­lía en las imá­ge­nes, aun­que la iro­nía per­sis­te co­mo mo­do de re­vi­sar la reali­dad"; y res­pon­de a es­tas cues­tio­nes. Es­ta ci­ta es im­per­di­ble por... Ca­da nue­va mues­tra es una oca­sión úni­ca de acer­car­se a los ori­gi­na­les, siem­pre di­fe­ren­te a la obra re­pro­du­ci­da en los me­dios. La po­si­bi­li­dad de ju­gar con el es­pa­cio, las in­ter­re­la­cio­nes y los di­fe­ren­tes for­ma­tos ofre­cen una pers­pec­ti­va más am­plia y se­re­na de una obra que se cen­tra en la idea de la reali­dad y su re­pro­duc­ción. Quie­re des­per­tar en el es­pec­ta­dor... Me da­ría por sa­tis­fe­cho si sa­lie­ra con la idea de que po­de­mos or­de­nar la reali­dad que nos ro­dea de un mo­do pro­pio o que sem­bra­ra una cier­ta du­da en la per­cep­ción de nues­tras ac­cio­nes co­ti­dia­nas. Su pie­za fa­vo­ri­ta es… Al ini­cio hay una pe­que­ña ima­gen de un re­loj de are­na que ha ago­ta­do to­do su tiem­po. Con­for­ma en la par­te in­fe­rior un tú­mu­lo co­ro­na­do por una pe­que­ña cruz que lo trans­for­ma en una tum­ba. La ma­ni­pu­la­ción es muy le­ve, pe­ro bas­ta pa­ra to­mar con­cien­cia, de una for­ma bien sen­ci­lla, de que el tiem­po es la na­tu­ra­le­za más ín­ti­ma de nues­tra vi­da. Le ha sor­pren­di­do ha­ce po­co... La mues­tra del Bo­tá­ni­co con bor­da­dos de Fran­cis­ca Ar­ti­gues, ma­dre de Bar­ce­ló, so­bre di­bu­jos de él. En prin­ci­pio, me pa­re­cía anec­dó­ti­co y se con­vir­tió pa­ra mí en una reivin­di­ca­ción de lo que de ar­te­sa­nal pue­de ha­ber en el ar­te con­tem­po­rá­neo. Me pa­re­ció fan­tás­ti­ca. el­vi­ra­gon­za­lez.es

El bron­ce La­na­riz(1947), de Al­ber­to Giacometti, que rom­pe el lí­mi­te de su mar­co, es una de las más de 200 pie­zas de la re­tros­pec­ti­va so­bre el es­cul­tor sui­zo, a quien Sar­tre des­cri­bía co­mo "el ar­tis­ta exis­ten­cia­lis­ta per­fec­to, a mi­tad de ca­mino en­tre el ser y la na­da". Abre en el Gug­gen­heim de Bil­bao el 19 de oc­tu­bre has­ta el 24 de fe­bre­ro. gug­gen­heim-bil­bao.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.