BLAN­CA SUELVES

Ex­mo­de­lo y em­pren­de­do­ra, la nie­ta del con­de de Ro­ma­no­nes nos re­ci­be en su pa­la­cio, un edi­fi­cio del si­glo XVIII en el que los even­tos so­cia­les se con­vier­ten en ar­te. La fór­mu­la: ma­gia, na­tu­ra­li­dad y equilibrio.

ELLE Gourmet - - Sumario - POR JU­LIE­TA MARTIALAY. FOTOS: PATRICIA GA­LLE­GO. REALIZACIÎN: SYLVIA MONTOLIÚ

La so­cia­li­te, an­fi­trio­na de lu­jo, abre las puer­tas de su pa­la­cio ma­dri­le­ño.

Lle­gar has­ta la Fin­ca So­to de Mo­za­na­que (so­to­mo­za­na­que.es) es ha­cer un pa­rén­te­sis que pre­dis­po­ne a la tran­qui­li­dad. Si­tua­do en ple­na na­tu­ra­le­za, a 23 ki­ló­me­tros del cen­tro de Ma­drid y cer­ca de Fuen­te el Saz, el edi­fi­cio prin­ci­pal de es­ta pro­pie­dad, don­de se crían ca­ba­llos pu­ra san­gre in­gle­ses, es un ma­ra­vi­llo­so pa­la­cio del si­glo XVIII per­te­ne­cien­te a los du­ques de Al­bur­quer­que. Es­ce­na­rio idí­li­co, ex­qui­si­ta­men­te con­ser­va­do y en­vuel­to en una at­mós­fe­ra country chic, irra­dia, ade­más de buen gus­to, paz. Des­de ha­ce más de 20 años es­te es­pa­cio lleno de his­to­ria es, en el uni­ver­so de los even­tos, sím­bo­lo del sa­voir-fai­re. La idea de abrir una ca­sa se­ño­rial pa­ra ce­le­bra­cio­nes de so­cie­dad fue, en par­te, de Blan­ca Suelves y Fi­gue­roa, nie­ta del con­de de Ro­ma­no­nes, ex­mo­de­lo y so­cia­li­te, quien, pa­ra es­ta aven­tu­ra pio­ne­ra, con­tó con el apo­yo de su ma­ri­do, Ioan­nes Oso­rio, cu­ya fa­mi­lia ha­bía ha­bi­ta­do des­de siem­pre en es­te mag­ní­fi­co te­rreno.

CON LU­JO DE DE­TA­LLES

La re­si­den­cia, en cu­ya re­for­ma in­ter­vi­nie­ron el ar­qui­tec­to Pa­blo Carvajal, el de­co­ra­dor Pas­cua Or­te­ga y el pai­sa­jis­ta Fer­nan­do Ca­run­cho, ate­so­ra mue­bles y ob­je­tos de los si­glos XVIII y XIX. Y, en­tre otros de­ta­lles, ex­hi­be en el hall –am­bien­ta­do pa­ra nues­tro shoo­ting con de­li­ca­dos arre­glos florales de Inés Ur­qui­jo (inesur­qui­jo.com)– dos mag­ní­fi­cas chi­me­neas lle­ga­das del pa­la­cio que los Du­ques de Ses­to y Al­bur­quer­que, an­te­pa­sa­dos de Ioan­nes, te­nían en el ma­dri­le­ño pa­seo de la Cas­te­lla­na.

Es­te es el es­ce­na­rio de tra­ba­jo de Blan­ca Suelves, cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad, y la de su mano de­re­cha, As­cen­sión, con­sis­te en su­per­vi­sar ca­da mí­ni­mo de­ta­lle pa­ra que to­do luz­ca im­pe­ca­ble y se trans­for­me, en tiem­po ré­cord si ha­ce fal­ta, al gus­to de quien con­tra­ta el even­to. Su es­pa­cio pri­va­do, en cam­bio, es­tá en una vi­vien­da apar­te, es­con­di­da en­tre fron­do­sos ár­bo­les den­tro de los te­rre­nos de la fin­ca; en

ella Blan­ca, una mu­jer que se des­cri­be a sí mis­ma co­mo «muy or­ga­ni­za­da y a la que le gus­ta ha­cer las co­sas con cal­ma y tiem­po», em­pie­za el día tem­prano. «El desa­yuno es mi mo­men­to pre­fe­ri­do. Pre­pa­ro un buen ca­fé con le­che, crua­sa­nes con man­te­qui­lla y mer­me­la­da, pan con ja­món y to­ma­te, un po­co de ce­rea­les… Pre­fie­ro des­per­tar­me an­tes pa­ra sa­bo­rear­lo sin pri­sas y, así, dis­fru­tar de có­mo, po­co a po­co, em­pie­za a fun­cio­nar la na­tu­ra­le­za y se po­ne en mar­cha la ener­gía. So­le­mos desa­yu­nar en una ha­bi­ta­ción des­de la que se ven el jar­dín y los ani­ma­les. Es co­mo el pun­to de reunión», di­ce.

En la fin­ca la vi­da en el campo se ce­le­bra. Y siem­pre es­tá presente en los de­ta­lles de la Blan­ca Suelves an­fi­trio­na. «De to­do el pro­ce­so de or­ga­ni­zar una ce­na lo que más me di­vier­te es pen­sar en el to­que flo­ral que quie­ro dar­le: si voy a po­ner plan­ta, ho­ja ver­de o flor sil­ves­tre. Cor­to al­gu­nas que ten­go en el jar­dín, aun­que tam­bién com­pro, so­bre to­do en Vi­ve­ros Shan­gai Ma­drid –vi­ve­ross­han­gai.es–, que es­tán muy cer­ca». Su ca­pri­cho en es­ta ma­te­ria es, a la vez, su úni­ca ob­se­sión: «Nun­ca pongo flo­res con olor. No me gus­ta que su aro­ma in­ter­fie­ra con el de la co­mi­da. Me ocu­rre lo mis­mo con las ve­las si tie­nen un aro­ma fuerte».

EN PER­FEC­TA AR­MO­NÍA

Otro de­ta­lle de­co que ha­ce re­fe­ren­cia al en­torno en el que vi­ven es ves­tir la me­sa con man­te­les in­di­vi­dua­les de pa­ja o de ra­tán. «Le apor­tan un pun­to cam­pes­tre y con­tras­tan muy bien con la va­ji­lla (blan­ca en ve­rano y blan­ca y azul in­gle­sa en in­vierno) y los cu­bier­tos de pla­ta. Cuan­do

El sa­lón prin­ci­pal de Sot­gooum­ram­zaet­napq­rui­me

UN TO­QUE BOHO So­bre es­tas lí­neas, pla­tos pin­ta­dos a ma­nos, ba­jo pla­tos y co­pas de Pia Ru­bio (pia­ru­bio.es). Aba­jo, co­pas de El al­ma­cén de Lo­za (elal­ma­cen­de­lo­za.com).

Ves­ti­do, cin­tu­rón, ga­bar­di­na y ac­ce­so­rios jo­ya de Ch­ris­tian Dior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.