LOUIS AL­BERT DE BRO­GLIE

Vi­si­ta­mos en su cas­ti­llo al prín­ci­pe fran­cés que su­su­rra a los to­ma­tes.

ELLE Gourmet - - Sumario - POR AMELIA LARRAÑAGA. FO­TOS: LETICIA DÍAZ

El cie­lo ame­na­za tor­men­ta cuan­do lle­ga­mos al cas­ti­llo de La Bour­dai­siè­re, en el co­ra­zón del Loi­ra, el jar­dín de Fran­cia. Pe­ro, al de­jar atrás la úl­ti­ma cur­va, an­tes de atra­ve­sar su ver­ja, pa­re­ce co­mo si el ai­re se ilu­mi­na­ra. Jun­to a la en­tra­da, una pla­ca de co­lor agua­ma­ri­na ade­lan­ta: Hô­tel de Char­me & Bar à To­ma­tes. Den­tro, nos es­pe­ra su pro­pie­ta­rio, Louis Al­bert de Bro­glie, apo­da­do le prin­ce jar­di­nier, quien de­ci­dió apar­car una bri­llan­te ca­rre­ra en la ban­ca pa­ra desa­rro­llar su Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal del To­ma­te, ba­sa­do en un dis­cur­so de agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble que ex­por­ta mu­cho más allá de las 55 hec­tá­reas del châ­teau. Per­te­ne­cien­te a una fa­mi­lia se­ño­rial de ori­gen pia­mon­tés ins­ta­la­da en Nor­man­día en el si­glo XVII, su ár­bol ge­nea­ló­gi­co cuen­ta con va­rios pri­me­ros mi­nis­tros (en­tre ellos, su pa­dre, que sir­vió al ge­ne­ral De Gau­lle), tres ma­ris­ca­les de Fran­cia y un pre­mio No­bel de Fí­si­ca. Su tí­tu­lo no­bi­lia­rio del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co fue otor­ga­do a uno de sus an­te­pa­sa­dos por el emperador Fran­cis­co I.

UN NO­BLE DE VER­DAD

En el sa­lón prin­ci­pal del cas­ti­llo, hoy re­con­ver­ti­do en ho­tel, las pa­re­des ta­pi­za­das con te­las flo­ra­les a jue­go con las cor­ti­nas y las al­fom­bras es­tam­pa­das acom­pa­ñan a pie­zas de es­ti­lo re­na­cen­tis­ta, so­fás de ter­cio­pe­lo de co­lo­res, chai­ses lon­gues na­po­leó­ni­cas, si­llas neo­clá­si­cas, lám­pa­ras años 50, ja­rro­nes chi­nos, al­gún de­ta­lle de Ikea y nu­me­ro­sos re­tra­tos de fa­mi­lia. Sin em­bar­go, co­mo por ar­te de ma­gia, to­do en­ca­ja. Mi­me­ti­za­do con la at­mós­fe­ra del lu­gar, lle­ga Louis Al­bert de Bro­glie. El con­tras­te de su cha­le­co de tweed –por el que aso­ma un pa­ñue­lo de flo­res–, su ca­be­llo y su bar­ba re­tro con las za­pa­ti­llas de ma­ri­po­sas (por cier­to, de la mar­ca bra­si­le­ña eco­ló­gi­ca Ve­ja, con la que co­la­bo­ra) le de­la­tan. Al ver­lo, es di­fí­cil no pen­sar en el tér­mino happy­cul­tor. No pa­re­ce un aris­tó­cra­ta, ni si­quie­ra un ser hu­mano al uso. Es crea­ti­vo,

en­tu­sias­ta, ex­tre­ma­da­men­te edu­ca­do, sim­pá­ti­co y muy bri­llan­te al ha­blar. Se no­tan sus ta­blas en las char­las que ofre­ce por el mun­do, co­mo la que dio pa­ra TEDX ba­jo el tí­tu­lo Por qué plan­tar un huer­to es una ac­ción po­lí­ti­ca. Res­pon­de a to­do con la mis­ma ge­ne­ro­si­dad que le hi­zo cam­biar de rum­bo pro­fe­sio­nal cuan­do a su ma­dre y a su tío les azo­tó la ma­la sa­lud.

NUE­VOS AI­RES

En ese mo­men­to es­te prín­ci­pe eco de­ci­dió ini­ciar un pro­yec­to sos­te­ni­ble pa­ra pro­mo­ver la idea de un pla­ne­ta más ha­bi­ta­ble, en el que la na­tu­ra­le­za re­cu­pe­re su lu­gar. Pa­ra en­ton­ces, ya ha­bía com­pra­do el cas­ti­llo, jun­to con su her­mano Phi­lip­pe Mau­ri­ce, ac­tual du­que de Bro­glie. Aún re­cuer­da có­mo le cau­ti­vó el huer­to: «Me en­can­ta­ron la poe­sía y las vi­bra­cio­nes que sen­tí». De in­me­dia­to, se pu­so ma­nos a la obra. «No te­nía una ra­zón ni una es­tra­te­gia, pe­ro sí cu­rio­si­dad; eso me lle­vó a in­tere­sar­me por la di­ver­si­dad, un con­cep­to del que ha­ce 25 años no se ha­bla­ba. ¡No ha­bía in­ter­net! Ele­gí el to­ma­te por­que po­see más cul­ti­va­res que cual­quier otra es­pe­cie ve­ge­tal; es la fru­ta más con­su­mi­da en el glo­bo. Me im­pre­sio­nó la in­creí­ble can­ti­dad de for­mas, co­lo­res y tex­tu­ras que ofre­cía. Los hay blan­cos, ama­ri­llos, ne­gros, ro­sas, rojos, na­ran­jas, pe­que­ños, pi­cu­dos, es­tria­dos, bi­co­lor...», ex­cla­ma con en­tu­sias­mo. «Así que me de­di­qué a bus­car co­lec­cio­nis­tas de se­mi­llas an­ti­guas. Y em­pe­cé con 30. Dos años des­pués, ya acu­mu­la­ba 300 va­rie­da­des», re­ma­ta or­gu­llo­so.

Eran los años en que em­pe­za­ba a preo­cu­par la cri­sis ali­men­ta­ria (las va­cas lo­cas, el maíz trans­gé­ni­co...), y el ins­tán­te idó­neo pa­ra crear la mar­ca de uten­si­lios, ro­pa y

››com­ple­men­tos

pa­ra jar­di­ne­ría Le Prin­ce Jar­di­nier. Ese fue el so­bre­nom­bre que le re­ga­ló su ami­ga An­ne-sop­hie Von Claer, di­rec­to­ra ad­jun­ta de Le Fi­ga­ro. «Ella iba a dar una fies­ta en el cas­ti­llo va­cío de su abue­la. Só­lo ha­bía un go­rro de pa­ja, que en­se­gui­da me co­lo­qué en la ca­be­za, y, cuan­do me vio, ex­cla­mó: “¡Oh, el prín­ci­pe jar­di­ne­ro!”. Y has­ta hoy», re­cuer­da. Así, cus­to­mi­zó el es­cu­do de los Bro­glie, has­ta con­ver­tir­lo en su lo­go­ti­po con un som­bre­ro, una pa­la y un ras­tri­llo. Ya se ha­bla­ba de él en to­da Fran­cia, y co­men­zó a re­ci­bir re­ga­los en for­ma de se­mi­llas de to­ma­te des­de los lu­ga­res más re­cón­di­tos del pla­ne­ta: lle­gó a ate­so­rar 700 va­rie­da­des, en­tre las que se cuen­tan al­gu­nas de las es­pe­cies más an­ti­guas.

RE­PEN­SAR EL PLA­NE­TA

Pe­ro no só­lo de ellas se nu­tre el po­ta­ger de La Bour­dai­siè­re. Ni­co­las Tou­tain, su res­pon­sa­ble, mi­ma ade­más un cen­te­nar de ár­bo­les fru­ta­les, de­ce­nas de plan­tas aro­má­ti­cas (in­clui­dos 20 ti­pos de al­baha­ca) y Dah­lia­co­lor, un es­pa­cio con 400 fa­mi­lias dis­tin­tas de da­lias, que ha­cen las delicias de los vi­si­tan­tes en ve­rano, así co­mo de los asis­ten­tes al Fes­ti­val de la To­ma­te et des Sa­veurs, que se ce­le­bra ca­da mes de sep­tiem­bre en los jar­di­nes del cas­ti­llo y que, en 2019, ten­drá a Es­pa­ña co­mo país in­vi­ta­do. Pa­ra Louis Al­bert, es­te es­pa­cio hoy es un la­bo­ra­to­rio y un ejem­plo de có­mo pre­ser­var la tie­rra. Pre­ci­sa­men­te, con la idea de am­pliar es­ta fi­lo­so­fía de vi­da, ad­qui­rió en 2000 la mí­ti­ca em­pre­sa Dey­ro­lle, que du­ran­te más de un si­glo se en­car­gó de las ex­qui­si­tas lá­mi­nas pe­da­gó­gi­cas que acom­pa­ña­ron la for­ma­ción es­co­lar de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de fran­ce­ses. «Tam­bién la qui­so com­prar Her­mès, pe­ro me lle­vé el ga­to al agua», cuen­ta. «El ver­da­de­ro ar­te, la be­lle­za real es la na­tu­ra­le­za vis­ta al mi­cros­co­pio. Y to­do ese pa­tri­mo­nio se ma­te­ria­li­za en el gran pro­yec­to de car­to­gra­fía que vi al com­prar es­ta mar­ca, a tra­vés de la cual he­mos po­di­do co­la­bo­rar in­clu­so con la Unes­co», aña­de. Al­gu­nos de sus li­bros, co­mo Leçons de cho­ses I & II, Créa­tu­res fan­tas­ti­ques y Un ca­bi­net de cu­rio­si­tés pa­ri­sien, son de­li­ca­das obras de ar­te ilus­tra­das. Jo­yas en sí mis­mas pa­ra trans­mi­tir un nue­vo mo­do de re­pen­sar el mun­do. Y así son tam­bién sus pro­yec­tos ac­tua­les

«LA BE­LLE­ZA REAL ES LA NA­TU­RA­LE­ZA VIS­TA CON UNA LENTE DE AU­MEN­TO»

à l’ex­te­rieur: el di­se­ño de te­rri­to­rios con eco­sis­te­mas in­ter­co­nec­ta­dos que aso­cian el ar­te y la ar­qui­tec­tu­ra a la na­tu­ra­le­za y la edu­ca­ción. El pri­me­ro es Te­rra Pan­da, un par­que cul­tu­ral, eco­ló­gi­co y tu­rís­ti­co que abri­rá en Si­chuan en 2021, se­gún el acuer­do re­cien­te­men­te fir­ma­do en Pe­kín por las au­to­ri­da­des chi­nas, el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, y él mis­mo. El se­gun­do, Te­rres de Ver­sai­lles, se­rá un ba­rrio ve­ge­tal de 500 vi­vien­das que res­pe­ta­rá la reali­dad his­tó­ri­ca de un lu­gar em­ble­má­ti­co. Pa­ra La Bour­dai­siè­re se re­ser­va la am­plia­ción de su Bar à To­ma­tes, un es­pa­cio pa­ra ca­tar to­das sus po­si­bi­li­da­des gas­tro­nó­mi­cas, y el To­ma­to Lab, un lu­gar de co­no­ci­mien­to que crea­rá si­ner­gias en­tre em­pre­sas, uni­ver­si­da­des e in­ves­ti­ga­do­res pa­ra desa­rro­llar sus pro­pie­da­des or­ga­no­lép­ti­cas, cos­mé­ti­cas, far­ma­céu­ti­cas e in­dus­tria­les. No ca­be du­da de que, en es­te châ­teau de cuen­to, se­gui­rá ha­bien­do to­ma­te.

«AL EM­PE­ZAR, HA­CE 25 AÑOS, NA­DIE HA­BLA­BA TO­DA­VÍA DE BIO­DI­VER­SI­DAD. ¡NI SI­QUIE­RA SE USABA IN­TER­NET!»

AGRI­CUL­TU­RA ECO­LÓ­GI­CA En el huer­to del prín­ci­pe de Bro­glie se cul­ti­van dos plan­tas de ca­da va­rie­dad de to­ma­te.

To­ma­tes en­va­sa­dos de­co­ran el in­ver­na­de­ro.

LA­BO­RA­TO­RIO DE TO­MA­TES Arri­ba, fa­cha­da sur de la ca­sa so­la­rie­ga, con una am­plia es­ca­li­na­ta que da a los jar­di­nes. Aba­jo, las to­ma­te­ras, en el huer­to, en pleno ve­rano. De­ba­jo, ca­ja de ce­ri­llas con el lo­go­ti­po de su mar­ca, Le Prin­ce Jar­di­nier.

En la es­ca­le­ra de ac­ce­so al co­me­dor.

UN FES­TI­VAL SENSORIAL El fi­nal del ve­rano es el mo­men­to fa­vo­ri­to del prin­ce jar­di­nier: cuan­do los to­ma­tes es­tán lis­tos pa­ra des­cu­brir el sa­bor que han ido ges­tan­do en el huer­to, con los cui­da­dos de Ni­co­las Tou­tain.

TO­DO UN ECO­SIS­TE­MA Arri­ba, dos imá­ge­nes del in­ver­na­de­ro, don­de cre­cen las plan­tas. A la izq., en la bou­ti­que de La Bour­dai­siè­re, se pue­den ad­qui­rir al­gu­nas se­mi­llas de to­ma­te de va­rie­da­des di­fí­ci­les de en­con­trar. De­ba­jo, la co­que­ta ca­pi­lla neo­gó­ti­ca, de es­ti­lo Tu­dor.

Ver­na oran­ge es la va­rie­dad pre­fe­ri­da del prín­ci­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.