la gran co­se­cha

ELLE (Spain) - - CARTA DE LA DIRECTORA - @be­ne­det­taELLE @be­ne­det­taelle

T¿Te gus­ta desa­yu­nar le­yen­do el pe­rió­di­co, prefieres to­mar­te un ca­fé cor­ta­do an­tes que un frap­puc­cino y to­da­vía tie­nes pe­lí­cu­las en VHS? ¿Ju­ga­bas con la Ga­me Boy, le gra­ba­bas cin­tas a tu me­jor ami­ga des­de la radio (y, có­mo no, se co­la­ba la voz del lo­cu­tor) y man­da­bas pos­ta­les en ve­rano? ¿Pa­sas­te sin nin­gún es­fuer­zo (apa­ren­te) de la li­bre­ta a la ta­blet, de la ca­bi­na al smartp­ho­ne más in­no­va­dor, del walk­man a Spo­tify? Si has con­tes­ta­do que sí a la ma­yo­ría de es­tas pre­gun­tas, se­gu­ra­men­te ha­yas na­ci­do en­tre 1977 y 1983 y seas una xen­nial. No pon­gas esa ca­ra: no es na­da ma­lo. El neo­lo­gis­mo, que sue­na a ja­ra­be pa­ra la gar­gan­ta, fue crea­do ha­ce un par de años por la pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se Sa­rah Stan­korb y se ha pues­to de mo­da gra­cias a un pro­fe­sor de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne, Dan Wood­man. Se re­fie­re a la gen­te na­ci­da jus­to en el trán­si­to de la ge­ne­ra­ción X (des­de 1965 has­ta fi­na­les de los 70) a la mi­lle­nial (de los pri­me­ros 80 al año 2000), per­so­nas que han ca­bal­ga­do en­tre dos mun­dos, que han sa­bi­do sal­tar de una tran­qui­la ni­ñez analó­gi­ca a una edad adul­ta di­gi­tal e hi­per­co­nec­ta­da, pa­ra con­ver­tir­se en las úl­ti­mas ca­pa­ces de re­cor­dar la vi­da sin In­ter­net. Una mi­ni­ge­ne­ra­ción bi­sa­gra, op­ti­mis­ta y di­ná­mi­ca, que ha ce­rra­do una épo­ca, abier­to otra y ex­hi­bi­do una gran ca­pa­ci­dad pa­ra asi­mi­lar el cam­bio y amol­dar­se a él. Una es­pe­cie de mi­la­gro de la evo­lu­ción del que es­ta­ría or­gu­llo­so Char­les Dar­win, pues es­te creía que el se­cre­to del éxi­to no re­si­de ni en la fuer­za, ni en la ra­pi­dez ni en la in­te­li­gen­cia, sino en el es­pí­ri­tu de adap­ta­ción. Pa­ra los so­ció­lo­gos, la de los xen­nials se­ría una co­se­cha de oro, ya que no po­see­ría ni el ca­rac­te­rís­ti­co des­con­ten­to de la ge­ne­ra­ción X ni el ex­ce­so de op­ti­mis­mo de los mi­llen­nials. Quim Gu­tié­rrez, Le­ti­cia Do­le­ra, Marg­he­ri­ta Mis­so­ni y Gui­llau­me Henry, que pro­ta­go­ni­zan nues­tro nú­me­ro de sep­tiem­bre, cons­ti­tu­yen bue­nos ejem­plos de es­ta hor­na­da puen­te, sa­bia, crea­ti­va y sen­sa­ta, que pa­re­ce en es­ta­do de gra­cia, en equi­li­brio en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro, en­tre el tra­ba­jo y el tiem­po li­bre, en­tre la nos­tal­gia y la in­no­va­ción. Y, aun­que pre­ten­dan li­mi­tar­la a un pe­rio­do de ape­nas cin­co años, es­toy con­ven­ci­da de que mu­chos nos sen­ti­mos un po­co xen­nials. A ca­si to­dos nos gus­ta re­co­no­cer­nos en un gru­po, creer­nos par­te de una pe­que­ña tri­bu y com­par­tir un ho­ri­zon­te cul­tu­ral co­mún. Es una ma­ne­ra de no en­con­trar­se so­lo y de en­ten­der a los de­más (y a uno mis­mo). Una can­ción, una mo­da, un jue­go, un sue­ño o una pe­lí­cu­la nos de­fi­nen, nos unen y nos iden­ti­fi­can. Pe­ro, a ve­ces, las eti­que­tas se que­dan un po­co es­tre­chas y las ba­rre­ras no son tan ca­te­gó­ri­cas. Yo, por ejem­plo, he cru­za­do de llo­rar vien­do Mar­co, co­mo bue­na baby boo­mer, a lle­var las tí­pi­cas hom­bre­ras (has­ta de­ba­jo de la ca­mi­se­ta de gimnasia) de la ge­ne­ra­ción X; de can­tar One, de U2, igual que una xen­nial de li­bro, a no po­der vi­vir sin las re­des so­cia­les ni el agua­ca­te, co­mo la ma­yo­ría de los mi­llen­nials. ¡Va­ya lío! Así que ¿qué soy? ¿Y qué eres tú? Exis­te una co­se­cha que nos de­fi­ne y en la que te re­co­no­ce­rás; es cos­mo­po­li­ta, di­ver­ti­da, chic y valiente, y lle­va 30 años no só­lo adap­tán­do­se a los tiem­pos, sino an­ti­ci­pán­do­se a ellos y es­cri­bién­do­los. Sí, to­das so­mos la ge­ne­ra­ción ELLE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.