DES­CU­BRE SO­MER­SET

A só­lo dos ho­ras de Lon­dres te es­pe­ran hi­le­ras de ca­sas pin­to­res­cas, gran­jas con­ver­ti­das en ga­le­rías de ar­te y pa­ra­jes de la LE­YEN­DA del rey Ar­tu­ro. Si­gue nues­tra ru­ta ver­de y des­cu­bri­rás el lla­ma­do ‘jar­dín de In­gla­te­rra’.

ELLE (Spain) - - SUMARIO -

El en­can­to del cam­po in­glés es­tá a dos ho­ras de Lon­dres.

So­mer­set reúne en un con­da­do com­pac­to y fá­cil­men­te ac­ce­si­ble gran par­te de lo que Gran Bre­ta­ña tie­ne que ofre­cer. Es un per­fec­to mi­cro­cos­mos in­glés». Es­ta afir­ma­ción de la di­se­ña­do­ra Ali­ce Tem­per­ley, re­si­den­te de la re­gión des­de ha­ce diez años, re­su­me a la per­fec­ción el he­chi­zo de un territorio arro­pa­do por las co­li­nas de Men­dip y el Par­que Na­cio­nal de Ex­moor. «Una de las co­sas que más me sor­pren­die­ron, apar­te de la be­lle­za de la zo­na, fue su vi­da: es cos­mo­po­li­ta, ar­tís­ti­ca e in­te­lec­tual». A me­nos de dos ho­ras de Lon­dres, es­ta área de se­re­na be­lle­za y ca­rre­te­ras on­du­lan­tes pa­re­ce pro­te­gi­da por un es­cu­do in­vi­si­ble, co­mo si no le hi­cie­ran me­lla ni el tiem­po ni los pro­ble­mas. Un evo­ca­dor con­jun­to de lo­mas de­li­mi­ta­das por Bath y Bris­tol por el nor­te, y por De­von al su­r­oes­te, al que lla­man el co­ra­zón de In­gla­te­rra, y cu­yos pue­blos idí­li­cos atraen ca­da año a mi­llo­nes de vi­si­tan­tes. No in­ten­tes re­sis­tir­te; aún no se ha des­cu­bier­to an­tí­do­to con­tra el ver­dor de sus cam­pos sal­pi­ca­dos de ove­jas, la ar­mo­nía de sus vi­llas, el en­can­to de sus ca­sas de ca­li­za co­lor miel –la fa­mo­sa li­mes­to­ne– y la ele­gan­cia de sus man­sio­nes y jar­di­nes, re­fle­jo de la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca con­se­gui­da ha­ce si­glos con el co­mer­cio de lana, si­dra y que­so ched­dar. ¿Có­mo no en­con­trar­le el pun­to a to­mar­se una pin­ta de ale ro­dea­do de lo­cals en un pub con chi­me­nea y pa­pel pin­ta­do? ¿Có­mo no plan­tear­se por un mo­men­to de­jar­lo to­do pa­ra que­dar­se a vi­vir en uno de sus so­fis­ti­ca­dos y, a la vez, ho­ga­re­ños bed and break­fasts?

Aun­que ci­tar al es­cri­tor Sa­muel John­son y su «cuan­do un hom­bre es­tá can­sa­do de Lon­dres, es­tá can­sa­do de la vi­da» es un re­cur­so ha­bi­tual pa­ra loar las vir­tu­des de la ca­pi­tal, in­fi­ni­dad de ur­ba­ni­tas han cam­bia­do el fra­gor de la me­tró­po­lis por la vi­da tran­qui­la de es­te te­rreno agres­te. El fe­nó­meno tie­ne has­ta sus pro­pias si­glas: DFL (Down From Lon­don),

y en­tre sus mi­li­tan­tes es­tán Ma­no­lo Blah­nik, que vi­ve en Bath, el ac­tor Rhys Ifans (en Bru­ton) y ase­gu­ran que tam­bién Stella McCartney es­tá a pun­to de com­prar una gran­ja a ori­llas del río Brue. In­clu­so la fir­ma

LOS MA­NAN­TIA­LES DE AGUAS TERMALES SON EL MO­TI­VO DE QUE RO­MA ELI­GIE­RA ASEN­TAR­SE EN BATH

Vis­ta ge­ne­ral de Duns­ter, con la to­rre de Cony­gar (cons­trui­da en 1775), al fon­do.

7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.