MA­RÍA DUE­ÑAS

ELLE (Spain) - - SUMARIO - Por Ma­ría Due­ñas Es­cri­to­ra y pro­fe­so­ra titular de Fi­lo­lo­gía In­gle­sa

Las vi­ven­cias de la es­cri­to­ra.

RRo­sa­lin­da Po­well Fox se cru­zó en mi vi­da cuan­do yo em­pe­za­ba a cons­truir el es­que­le­to de mi pri­me­ra novela, El tiem­po en­tre cos­tu­ras (2009). Su­pe de ella a tra­vés del pe­rio­dis­ta Do­min­go del Pino; des­pués, de­vo­ré sus fas­ci­nan­tes me­mo­rias y que­dé cau­ti­va­da por es­ta des­lum­bran­te mu­jer. Cria­da en el exo­tis­mo de la Cal­cu­ta co­lo­nial, cuan­do el Im­pe­rio Bri­tá­ni­co aún an­da­ba lo­zano; ca­sa­da a los 16 años con un com­pa­trio­ta atrac­ti­vo, frí­vo­lo y adi­ne­ra­do que le sacaba dos dé­ca­das; ma­dre pre­coz ape­nas cum­pli­dos los 17 y en­fer­ma cró­ni­ca a par­tir de los 18, cuan­do con­tra­jo una in­cu­ra­ble tu­bercu­losis bo­vi­na; desahu­cia­da por los mé­di­cos y dis­cre­ta­men­te re­pu­dia­da por su ma­ri­do, se vio de pron­to em­bar­ca­da en un trans­atlán­ti­co con des­tino a In­gla­te­rra acom­pa­ña­da por su pe­que­ño hi­jo Johnny, un par de baú­les y un cria­do hin­dú. Bye bye, dar­ling, de­bió de de­cir­le el ca­na­lla de Pe­ter Fox. Por aquí no ha­ce fal­ta que vuel­vas, my dear, ya te man­da­ré yo tu pen­sión.

Lo que ocu­rrió en los años si­guien­tes lo cuen­to en­tre las cos­tu­ras de mi li­bro: se fu­gó de un sa­na­to­rio sui­zo don­de le ha­cían to­do ti­po de ba­rra­ba­sa­das su­pues­ta­men­te te­ra­péu­ti­cas, y se ins­ta­ló pri­me­ro en Es­to­ril y lue­go en Tán­ger en bus­ca de cli­mas tem­pla­dos, vi­da ase­qui­ble y ex­pa­tria­dos co­mo ella, con los que to­mar pink-gins y jugar al brid­ge. Has­ta que en su ca­mino se cru­zó Juan Luis Beig­be­der, un po­de­ro­so mi­li­tar es­pa­ñol ma­du­ro, ca­sa­do, cul­to y sen­ti­men­tal. Se hi­cie­ron aman­tes, se pu­sie­ron el mun­do por mon­te­ra y ella se mu­dó a Te­tuán. Al tér­mino de la gue­rra, am­bos se tras­la­da­ron a Ma­drid pa­ra vi­vir pri­me­ro las mie­les del car­go de él co­mo mi­nis­tro, y des­pués los sin­sa­bo­res de su caí­da en des­gra­cia y su in­me­re­ci­do des­cré­di­to pú­bli­co. Aun que­rién­do­se to­da­vía, op­ta­ron por se­pa­rar­se y ella co­men­zó a bus­car­se so­la la vi­da otra vez. Abrió un cé­le­bre night-club en Lis­boa, re­tor­nó a Lon­dres, vol­vió es­po­rá­di­ca­men­te a Ma­drid... Su úl­ti­mo des­tino fue el sur de una Es­pa­ña aún po­bre y re­pri­mi­da: el mu­ni­ci­pio ga­di­tano de San Ro­que, fren­te al Es­tre­cho y jun­to a Gi­bral­tar. Allí se asen­tó a fi­na­les de los 50, de­jan­do al pue­blo pas­ma­do al ver lle­gar a una ru­bia im­po­nen­te con un des­ca­po­ta­ble, dos ca­mio­nes con ma­trí­cu­la del Reino Uni­do car­ga­dos de mue­bles, su hi­jo ya cre­ci­do y su fiel sir­vien­te hin­dú. Se hi­zo cons­truir una sun­tuo­sa vi­lla con pis­ci­na re­don­da y ai­res mo­ru­nos, tu­vo in­vi­ta­dos por mon­to­nes, al­gu­nos aman­tes y no mu­chos ami­gos. Unos ve­ci­nos la aca­ba­ron ado­ran­do, en otros le­van­tó sus­pi­ca­cias y es­ca­sa sim­pa­tía; a na­die de­jó im­pa­si­ble la in­gle­sa de Gua­da­rran­que, co­mo la lla­ma­ban por los al­re­de­do­res.

Has­ta ese sur he ido yo es­te ve­rano, a char­lar con aque­llos que la co­no­cie­ron. Y, una vez más, Ro­sa­lin­da no ha de­ja­do de des­lum­brar­me. En un tiem­po en que to­da­vía no ha­bía tu­ris­tas en la zo­na –la cer­ca­na So­to­gran­de era por aquel en­ton­ces una fin­ca ru­ral–, ni más ex­tran­je­ros que los ha­bi­tan­tes de la Ro­ca, ella fue una vi­sio­na­ria y em­pren­dió la com­pra sis­te­má­ti­ca de in­mue­bles con la finalidad de le­van­tar un re­sort de lu­jo pa­ra to­dos los que bus­ca­ran sol, luz, paz y mar.

Las zan­ca­di­llas de la vi­da le im­pi­die­ron cul­mi­nar su sue­ño, cuan­do le­van­ta­ron fren­te a su pa­raí­so una re­fi­ne­ría. Pa­sa­ron los años, su­frió en­ga­ños y trai­cio­nes que da­rían pa­ra otra novela, le fue lle­gan­do el de­cli­ve... Mu­rió con los 90 cum­pli­dos, so­la y em­po­bre­ci­da, asis­ti­da por una pa­re­ja de guar­de­ses y por los Ser­vi­cios So­cia­les. Per­ma­ne­ce, no obs­tan­te, su le­yen­da, aun­que es cier­to que en su tra­yec­to­ria hay som­bras, se­cre­tos, ex­tra­va­gan­cias y com­por­ta­mien­tos de di­fí­cil explicación. Pe­ro fue, sin du­da, una mu­jer enor­me­men­te ca­ris­má­ti­ca, y me hon­ra ha­ber con­tri­bui­do a dar­la a co­no­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.