UNA MU­JER EN AC­TI­VO

In­de­pen­dien­te y au­tén­ti­ca, la ac­triz, mu­sa del ci­ne de te­rror, ha da­do en el cla­vo co­mo di­rec­to­ra y guio­nis­ta de co­me­dia. Más allá del set, su vi­da es in­se­pa­ra­ble de la lu­cha fe­mi­nis­ta.

ELLE (Spain) - - SUMARIO - POR JULIETA MARTIALAY. FOTOS: RA­FA GA­LLAR. REA­LI­ZA­CIÓN: SYLVIA MONTOLIÚ

La voz fe­mi­nis­ta de la ac­triz y di­rec­to­ra Le­ti­cia Do­le­ra.

En la bio­gra­fia de la cuen­ta de Twit­ter de Le­ti­cia Do­le­ra (Bar­ce­lo­na, 1981), se lee: «Ac­triz, di­rec­to­ra, fe­mi­nis­ta y ma­ta­zom­bies pro­fe­sio­nal». Lo pri­me­ro lo ha de­mos­tra­do en más de 40 pro­duc­cio­nes; lo se­gun­do, con cua­tro cor­tos y la co­me­dia naíf Re­qui­si­tos pa­ra ser una per­so­na nor­mal (2015). Pe­ro no ha pa­ra­do ahí, por­que, des­de ha­ce dos años, es­tá in­mer­sa en el tex­to del que se­rá su se­gun­do lar­go. Un ar­gu­men­to que, por aho­ra, se man­tie­ne ba­jo la con­sig­na del top se­cret. «No pue­do con­tar mu­cho por­que ten­go un con­tra­to de con­fi­den­cia­li­dad. Es una co­me­dia, aun­que sin el tono inocen­te de mi ópe­ra pri­ma. Si to­do va bien y se ha­ce, la di­ri­gi­ré y pro­ta­go­ni­za­ré. Sien­to que crez­co co­mo guio­nis­ta, y eso me motiva un mon­tón», di­ce. Lo de ma­ta­zom­bies vie­ne por su in­cur­sión en el ci­ne de te­rror, con­cre­ta­men­te, en [•REC]3: Gé­ne­sis (2012), que la en­cum­bró co­mo he­roí­na del go­re. En el epi­cen­tro de su con­ver­sa­ción, es­tá in­fa­ti­ga­ble­men­te la mu­jer. Un sen­ti­do co­mún fe­mi­nis­ta que Le­ti­cia Do­le­ra reivin­di­ca y de­fien­de apa­sio­na­da en su re­la­ción con el mun­do. «No en­tien­do cuan­do la gen­te re­pi­te: “No seas fe­mi­nis­ta ra­di­cal”. Por ser­lo no sig­ni­fi­ca que va­yas a po­ner bom­bas en nin­gún si­tio; sig­ni­fi­ca que quie­res que se eli­mi­nen com­por­ta­mien­tos ma­chis­tas y que, pa­ra lo­grar­lo, es ne­ce­sa­rio que se va­ya a la raíz, o sea, a la edu­ca­ción y a la cul­tu­ra», de­cla­ra. Y es­te es só­lo el prin­ci­pio. Por­que su dis­cur­so so­bre la ma­te­ria da pa­ra mu­cho más. Co­men­za­mos co­mo em­pe­za­ba la en­tre­vis­ta de tra­ba­jo que le ha­cían a tu per­so­na­je en Re­qui­si­tos pa­ra ser una per­so­na nor­mal: ¿qué ti­po de per­so­na eres tú?

¡Uy!, ni idea. Ja­más he po­di­do de­fi­nir­me. Co­mo to­do el mun­do, es­toy en cons­tan­te au­to­des­cu­bri­mien­to.

¿Crees que te­ner 30 años aho­ra mis­mo es al­go así co­mo per­pe­tuar el sín­dro­me de Pe­ter Pan?

(Ri­sas). El otro día, Ma­nuel (Bur­que, el ac­tor que le da ré­pli­ca en su ópe­ra pri­ma) acu­ñó un tér­mino pa­ra de­fi­nir a los trein­ta­ñe­ros que me en­can­tó: adul­tes­cen­tes. En­glo­ba muy bien a una ge­ne­ra­ción y, si me apu­ras, has­ta a dos. Yo me pon­go el mis­mo ti­po de ro­pa que a los 20 años y si­go que­rien­do sa­lir a bai­lar, lo que re­fle­ja que con­ser­vo el es­pí­ri­tu de siem­pre. He lle­ga­do a esa edad en la que me ima­gi­na­ba ma­yor y, sin em­bar­go, no he no­ta­do nin­gún cam­bio drás­ti­co. Ig­no­ro si ese sín­dro­me se me va a pa­sar. Lo que sí te pue­do de­cir es que ten­go ami­gos de 50 a los que no se les ha pa­sa­do en ab­so­lu­to (ri­sas).

Di­cen que un ar­tis­ta exor­ci­za sus de­mo­nios con lo que crea. ¿De qué te cu­ró es­cri­bir la his­to­ria de tu pe­lí­cu­la?

No sé si me ha cu­ra­do, pe­ro sí me sir­ve de re­cor­da­to­rio cuan­do me sien­to fue­ra de lu­gar por­que pien­so que no cum­plo con lo que se su­po­ne que de­bo ha­cer o ser. A ve­ces, a lo que nos vie­ne im­pues­to (tra­ba­jo, ca­sa, pa­re­ja, vi­da so­cial y fa­mi­liar e idea­les de be­lle­za) le da­mos un va­lor tan gran­de que nos con­du­ce a la frus­tra­ción. La pe­li me re­cuer­da que no ten­go que aco­bar­dar­me a la ho­ra de crear mis pro­pios re­qui­si­tos pa­ra ser fe­liz, pa­ra lle­gar a ser quien yo quie­ra y no quien los de­más quie­ren que sea.

Y ¿de que te gus­ta­ría cu­rar­te con la si­guien­te?

De los es­te­reo­ti­pos vin­cu­la­dos a las mu­je­res en ge­ne­ral.

¿Por ejem­plo?

Que so­mos frá­gi­les, que ne­ce­si­ta­mos que nos pro­te­jan y que de­be­mos ser gua­pas, desea­bles, ma­ter­na­les, aten­tas, ge­ne­ro­sas... Son atri­bu­tos bo­ni­tos, sí. Pe­ro pa­ra to­das las per­so­nas. Da igual el se­xo. Aun­que lo de ser desea­ble y atrac­ti­va pue­de lle­var a que pon­gas el fo­co en al­go efí­me­ro y que no sir­ve pa­ra na­da. No hay que te­ner el cuer­po co­mo el de na­die: hay que co­no­cer el nues­tro, go­zar­lo y amar­lo.

Tam­po­co eres par­ti­da­ria del es­te­reo­ti­po que per­pe­túa el ideal del amor ro­mán­ti­co. Es que el amor de ver­dad es li­bre y di­ver­so. Ca­da per­so­na es un mun­do, y el mun­do es­tá pla­ga­do de per­so­nas. No pue­de ser que só­lo ha­ya una ma­ne­ra de amar, que úni­ca­men­te sea he­te­ro­se­xual y que im­pli­que eso de no pue­do vi­vir sin ti. Lo de la me­dia na­ran­ja ha si­do fa­tal. So­mos na­ran­jas en­te­ras y de­ci­di­mos ha­cer zu­mo con quien que­re­mos y si es que que­re­mos (ri­sas).

Per­do­na que de to­do haga lec­tu­ra de gé­ne­ro, Pe­ro es que aque­llo de lo que no se ha­bla es co­mo que no exis­te. Y fí­ja­te que tam­bién aquí los es­te­reo­ti­pos dis­cri­mi­nan: sol­te­ro­na fren­te a sol­te­ro de oro. ¡No me di­gas! ¿Es ver­dad o no? Tu úl­ti­ma in­cur­sión en el ci­ne de te­rror es un cameo en Ve­ró­ni­ca (se es­tre­na el 25 de agos­to). Sí, jus­to al prin­ci­pio de la pe­lí­cu­la. Ha­go de mon­ja pro­fe­so­ra de un co­le­gio de Va­lle­cas.

Co­mo es­pec­ta­do­ra, ¿qué tal te lle­vas con ese gé­ne­ro? ¿Te gus­ta? Me en­can­ta. Asus­tar tie­ne al­go adre­na­lí­ni­co que es muy di­ver­ti­do. Es don­de me en­can­ta pa­sar mie­do: en el ci­ne. En la vi­da real no. Ade­más, lo que me gus­ta de es­tas pe­lis es que mu­chas ve­ces no son só­lo eso; al­gu­nas, co­mo Ve­ró­ni­ca, uti­li­zan la fan­ta­sía pa­ra in­da­gar en el al­ma hu­ma­na. ¿Sa­bes que ca­da vez hay más mu­je­res di­ri­gien­do pe­lí­cu­las en es­te te­rreno, tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­lino? Sí, son ca­da vez más, y lo es­tán rein­ven­tan­do; le es­tán apor­tan­do otra mi­ra­da. En­ton­ces, ¿hay pe­lí­cu­las de es­ti­lo mas­cu­lino y pe­lí­cu­las de es­ti­lo fe­me­nino?

Pa­ra na­da. Pri­me­ro, ten­dría­mos que de­fi­nir qué es fe­me­nino y qué es mas­cu­lino y por qué. Se en­tien­de que al­go de­li­ca­do es fe­me­nino y que al­go ru­do es mas­cu­lino, cuan­do, en reali­dad, los dos son ad­je­ti­vos apli­ca­bles a per­so­nas de uno y otro gé­ne­ro. Wes An­der­son es un hom­bre y ha­ce un ci­ne su­per­de­li­ca­do.

¿Crees que la ma­gia del ci­ne pue­de trans­for­mar las co­sas?

Des­de lue­go. Y a un ni­vel muy po­ten­te. El ci­ne edu­ca por­que ape­la a tus emo­cio­nes y a tus sen­ti­mien­tos, y ge­ne­ra ejem­plos de com­por­ta­mien­to que, sin que te des cuen­ta, es­tán ahí. Sin em­bar­go, tam­bién de­be­ría­mos re­plan­tear­nos nues­tra ac­ti­tud an­te lo que nos en­se­ña. Por ejem­plo, que una niña aca­be dis­fra­zán­do­se de Pe­ter Pan por­que lo ha vis­to y le gus­ta nos pa­re­ce fan­tás­ti­co; en cam­bio, si un niño se quie­re po­ner el tra­je de la prin­ce­sa de Fro­zen, nos in­quie­ta­mos. ¿Por qué? ¿Por qué una niña pue­de vi­vir con re­fe­ren­tes mas­cu­li­nos y un niño no pue­de te­ner­los fe­me­ni­nos? ¡Si hay can­ti­dad de mu­je­res que son ejem­plos de con­duc­ta in­creí­bles! ¿Qué es lo que ocu­rre en las es­cue­las o en la cul­tu­ra que no se en­se­ña a va­lo­rar­las? Te ase­gu­ro que, cuan­do es­tre­né mi pe­lí­cu­la, se me acercaron mu­chos hom­bres pa­ra de­cir­me que se sen­tían iden­ti­fi­ca­dos con mi per­so­na­je, o sea, con otro ser hu­mano que, en es­te ca­so, era una chi­ca que lle­va­ba dos tren­zas y jer­séis de to­pos. Eso no les res­tó nin­gu­na mas­cu­li­ni­dad.

¿En qué lu­gar te re­fu­gias cuan­do quie­res es­tar tran­qui­la?

En el Am­pur­dán en va­ca­cio­nes. Y, siem­pre, en ca­fe­te­rías con en­can­to, a las que voy a es­cri­bir mu­chas ma­ña­nas cuan­do que­dar­me en ca­sa me ago­bia. El olor a ca­fé me re­la­ja. Ha­ber des­cu­bier­to que soy ca­paz de es­cri­bir me ha da­do al­go así co­mo un nue­vo su­per­po­der: el de no te­mer­le a las es­pe­ras que siem­pre im­pli­ca el tra­ba­jo de ac­tor o ac­triz.

Na­cis­te en Bar­ce­lo­na y vi­ves en Ma­drid. ¿Ha­bla­mos de la polémica con el te­ma de Ca­ta­lu­ña? ¡Uf! (Ri­sas). Es­tá cla­ro que hay un pro­ble­ma po­lí­ti­co que se de­be ges­tio­nar. Mi­rar ha­cia otro la­do no ha ser­vi­do de na­da, co­mo ocu­rre en cual­quier as­pec­to de la vi­da cuan­do tie­nes un con­flic­to: de­bes afron­tar­lo, no de­jar­lo pa­sar. Es­te te­ma se ha de­ja­do pa­sar y ha cre­ci­do. Hay par­ti­dos que bus­can el en­fren­ta­mien­to. Y pien­so que lo me­jor es dia­lo­gar y es­cu­char sin mie­do.

¿Qué le pi­des al fu­tu­ro?

Un mun­do más jus­to... ¡y fe­mi­nis­ta! ■

«In­ten­to re­cor­dar que no de­bo aco­bar­dar­me a la ho­ra de crear mis pro­pios re­qui­si­tos pa­ra ser fe­liz, pa­ra lle­gar a ser quien yo quie­ra y no quien los de­más quie­ren que sea»

Cha­que­tón de pe­lu­che y ves­ti­do de Miu Miu y pen­dien­te lar­go de Swarovski.

Ves­ti­do de Ni­na Ric­ci y cin­tu­rón de Man­go.

Cha­que­ta y bo­ti­nes de Cha­nel y ca­mi­se­ta de Ame­ri­can Vin­ta­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.