A SU MA­NE­RA

Siem­pre son­rien­te y jo­vial, los años no pa­san por la mu­sa de Woody Allen, que si­gue fiel a su icó­ni­co es­ti­lo y a una vi­da aje­na a los con­ven­cio­na­lis­mos.

ELLE (Spain) - - SUMARIO - POR SU­SAN ME­NÉN­DEZ

Dia­ne Kea­ton (o la in­de­pen­den­cia).

No es la más gua­pa, ni la más al­ta ni la más ta­len­to­sa, pe­ro es, pro­ba­ble­men­te, la ac­triz más ca­ris­má­ti­ca, ri­sue­ña y li­bre de su ge­ne­ra­ción. Dia­ne Kea­ton (Los Án­ge­les, 1946) siem­pre ha si­do un verso suel­to en el star sys­tem, una re­bel­de sin ser­lo, una indie que ha he­cho lo que ha que­ri­do, a su ma­ne­ra, sin es­cán­da­los, siem­pre fiel a sí mis­ma. Y ahí si­gue, es­tre­nan­do pe­lí­cu­las, sol­te­ra, to­da­vía la viva ima­gen de An­nie Hall, tal y co­mo pen­sa­mos que en­ve­je­ce­ría. Pre­ci­sa­men­te, con An­nie Hall no em­pe­zó to­do, pe­ro ca­si. An­tes de pro­ta­go­ni­zar la pe­lí­cu­la que le dio un Os­car en 1977, la in­tér­pre­te ha­bía si­do ya la mu­jer de Mi­chael Cor­leo­ne en El pa­drino, e in­clu­so ha­bía for­ma­do par­te del casting ori­gi­nal del mu­si­cal Hair en Broad­way. Sin em­bar­go, fue el per­so­na­je de la es­pon­tá­nea y dul­ce An­nie, des­lum­bran­te en es­ce­nas tan inol­vi­da­bles co­mo la del «la-di-da, la-di-da», el que la ca­ta­pul­tó a la fa­ma y la con­vir­tió en un icono eterno de la mo­da. Lo me­jor es que aquel es­ti­lo ecléc­ti­co, esa mez­cla de capas de ro­pa, con pan­ta­lo­nes am­plios, ac­ce­so­rios de hom­bre, som­bre­ros, co­lo­res neu­tros... era y si­gue cons­ti­tu­yen­do el mix na­tu­ral de la pro­pia Dia­ne. De ca­ra a la pe­lí­cu­la, Woody Allen, que ha­bía si­do su no­vio du­ran­te años, creó el per­so­na­je ins­pi­rán­do­se en ella: sim­ple­men­te, de­jó que su mu­sa y ami­ga se vis­tie­se a su an­to­jo, sin guión. De he­cho, el di­rec­tor re­cuer­da que, cuan­do se co­no­cie­ron, en 1968, una de las co­sas que le lla­ma­ron la aten­ción fue­ron los looks de la ca­li­for­nia­na. «Ve­nía to­dos los días con una com­bi­na­ción de pren­das es­pec­ta­cu­lar­men­te ima­gi­na­ti­va».

Pa­ra Kea­ton, su es­ti­lo es fru­to de «los com­ple­jos» que siem­pre ha te­ni­do so­bre su cuer­po y de una in­fan­cia en un su­bur­bio de Los Án­ge­les en el que no ha­bía mu­cho que ha­cer, lo que la em­pu­jó a di­ver­tir­se con su ma­dre en tien­das de se­gun­da mano, re­bus­can­do ro­pa que des­pués re­cons­truían jun­tas a su gus­to. Sean cua­les sean las ten­den­cias y las re­glas del mo­men­to, la ac­triz si­gue sien­do fiel a sus out­fits có­mo­dos, y no hay al­fom­bra ro­ja que con­si­ga trans­for­mar­la en lo que no es. Ese to­que per­so­nal que po­see pa­ra la mo­da lo ha desa­rro­lla­do tam­bién pa­ra la de­co­ra­ción y la ar­qui­tec­tu­ra, una afi­ción que, se­gún se ru­mo­rea, le ha re­por­ta­do más ga­nan­cias que su ca­rre­ra en el ci­ne. Fa­mo­sa en Holly­wood por com­prar, res­tau­rar y ven­der ca­sas con una na­tu­ra­li­dad

pas­mo­sa, Dia­ne da bue­na cuen­ta de to­das sus ideas e ins­pi­ra­cio­nes en su mu­ro de Pin­te­rest, una red so­cial a la que se con­fie­sa adic­ta y en la que se ha ba­sa­do pa­ra es­cri­bir el li­bro The Hou­se that Pin­te­rest Built (se lan­za el pró­xi­mo mes de oc­tu­bre en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se).

Kea­ton no ha ce­di­do an­te los con­ven­cio­na­lis­mos es­té­ti­cos. Tam­po­co an­te los so­cia­les. Es más, no se ha ca­sa­do y tie­ne dos hi­jos que adop­tó cuan­do otros ha­brían sa­li­do co­rrien­do: con los 50 ya cum­pli­dos. Fue la no­via de Woody Allen, Wa­rren Beatty y Al Pa­cino en di­fe­ren­tes dé­ca­das de su vi­da y con los tres ter­mi­nó su re­la­ción de ma­ne­ra amis­to­sa. En­tre bro­mas, ase­gu­ra que ja­más ha pa­sa­do por el al­tar por­que «nun­ca» se lo han «pe­di­do», aun­que ad­mi­te que qui­zá le ha­ya fal­ta­do «ha­bi­li­dad pa­ra ges­tio­nar» per­so­na­li­da­des y tra­yec­to­rias tan po­ten­tes co­mo las de los hom­bres con los que ha es­ta­do. «Yo ne­ce­si­ta­ba tan­to co­mo ellos, y esa no es una bue­na mez­cla. No en­con­tré una re­la­ción a lar­go pla­zo en la que pu­dié­ra­mos vi­vir ex­pe­rien­cias juntos y es­tar ahí el uno pa­ra el otro –ase­gu­ra–. Pe­ro no creo que por que no me ha­ya ca­sa­do mi vi­da sea peor. El vie­jo es­te­reo­ti­po de la sol­te­ro­na es una es­tu­pi­dez». En su nue­va pe­lí­cu­la, Una ci­ta en el par­que (25 de agos­to), Dia­ne en­car­na a una viu­da de su mis­ma edad que se em­bar­ca en una en­tra­ña­ble aven­tu­ra de amor cuan­do me­nos se lo es­pe­ra. «Me gus­ta el per­so­na­je por­que es una mu­jer ma­yor con el al­ma per­di­da; en­ton­ces, su­ce­de el mi­la­gro. Es al­go que pue­de pa­sar­nos a to­dos. Ha­ce­mos co­sas que sur­gen de la na­da, y ahí es­tá la opor­tu­ni­dad pa­ra cam­biar. ¡Me en­can­ta eso!». Ima­gen de la ca­sa L’Oréal, Kea­ton es una de las ac­tri­ces que me­jor han en­ve­je­ci­do en Holly­wood sin vi­si­tar el qui­ró­fano. «No, no me he so­me­ti­do a ci­ru­gía es­té­ti­ca, pe­ro nun­ca di­go nun­ca ja­más por­que, al fi­nal, no sue­le ser ver­dad. Di­je que nun­ca man­ten­dría re­la­cio­nes se­xua­les an­tes de ca­sar­me, y mi­ra si lo hi­ce. Di­je que nun­ca iría al psi­quia­tra, y he pa­sa­do bue­na par­te de mi vi­da con el psi­coa­ná­li­sis. He he­cho to­do ti­po de co­sas que di­je que no ha­ría... Y por su­pues­to que aho­ra es­toy con­ten­ta de ello». ■

Con los hom­bres no en­con­tré esa re­la­ción a lar­go pla­zo que te per­mi­te com­par­tir ex­pe­rien­cias y es­tar ahí el uno pa­ra el otro. Sin em­bar­go, mi vi­da no ha si­do peor por ello: el es­te­reo­ti­po de la sol­te­ro­na es una es­tu­pi­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.