Ga­nas de­vi­vir

ELLE (Spain) - - CARTA DE LA DIRECTORA - @be­ne­det­taELLE @be­ne­det­taelle

Q¿Quie­res ser fe­liz pa­ra siem­pre? ¿Y, de pa­so, eter­na­men­te jo­ven? ¿Bus­cas una ra­zón pa­ra sal­tar de la ca­ma co­mo un ra­yo y con una son­ri­sa pa­no­rá­mi­ca por la ma­ña­na, in­clu­so cuan­do no es­tás de va­ca­cio­nes? Qui­zá lo ha­yas in­ten­ta­do con el hyg­ge, la fi­lo­so­fía da­ne­sa que arra­só ha­ce unos me­ses y que abo­ga­ba por las bon­da­des de una vi­da cons­trui­da a ba­se de pe­que­ños pla­ce­res co­ti­dia­nos. O pue­de que te ha­yas apun­ta­do al la­gom, ese con­cep­to sue­co cu­ya prác­ti­ca es si­nó­ni­mo de se­re­ni­dad, equi­li­brio y paz, o al lyk­ke, que in­vi­ta a en­con­trar la ale­gría en cual­quier cul­tu­ra, en cual­quier mo­men­to y en cual­quier lu­gar. Si na­da de lo an­te­rior te ha ser­vi­do, aho­ra, des­de el Le­jano Orien­te, lle­ga un nue­vo tér­mino que arra­sa, el iki­gai. Los es­tan­tes de las li­bre­rías re­bo­san de tí­tu­los so­bre el te­ma, y, aun­que só­lo sea por en­ten­der el boom li­te­ra­rio, me­re­ce la pe­na ana­li­zar­lo: por lo vis­to es­con­de la re­ce­ta pa­ra lle­gar a los 100 años y ser fe­liz. Pe­ro fe­liz de ver­dad, no a gol­pe de li­kes y emo­ti­co­nos. Sin la ne­ce­si­dad de reorientar la ca­ma, mo­ver la ven­ta­na ni pin­tar las pa­re­des, co­mo pro­po­nía el feng shui.

Se tra­ta del te­so­ro me­jor guar­da­do de Ja­pón, de una fi­lo­so­fía mi­le­na­ria que ayu­da a de­fi­nir el sen­ti­do de la exis­ten­cia. Pa­re­ce que el con­cep­to lo des­ta­pa­ron unos es­pa­ño­les, el in­ge­nie­ro Héctor Gar­cía y el pe­rio­dis­ta Fran­cesc Mi­ra­lles, au­to­res del exi­to­so li­bro (ha si­do tra­du­ci­do a 38 idio­mas) Iki­gai. Los se­cre­tos de Ja­pón pa­ra una vi­da lar­ga y fe­liz. Des­pués de ob­ser­var y es­tu­diar di­fe­ren­tes as­pec­tos de la cul­tu­ra ni­po­na, die­ron con la cla­ve en la en­vi­dia­ble is­la de Oki­na­wa, fa­mo­sa por al­ber­gar la ma­yor con­cen­tra­ción de cen­te­na­rios –happy!–

del mun­do. De he­cho, es una de las de­no­mi­na­das blue zo­nes del pla­ne­ta, es de­cir, áreas que pre­su­men de una es­pe­ran­za de vi­da par­ti­cu­lar­men­te al­ta (tam­bién exis­ten zo­nas de es­te ti­po en Cer­de­ña, Gre­cia y Cos­ta Ri­ca). Los au­to­res de­ci­die­ron en­tre­vis­tar a los ha­bi­tan­tes de Oki­na­wa pa­ra sa­ber por qué son co­mo son. To­dos con­tes­ta­ron con una pa­la­bra: iki­gai. O lo que es lo mis­mo, una mi­sión, una mo­ti­va­ción. Pa­ra al­gu­nos con­sis­te en trans­mi­tir su sa­bi­du­ría, co­mo en­se­ñar a pes­car. Pa­ra otros el ob­je­ti­vo es, sen­ci­lla­men­te, co­ger en bra­zos a su ta­ta­ra­nie­ta y achu­char­la. Al con­tra­rio que el hyg­gie, el iki­gai em­pu­ja a ac­tuar pa­ra des­cu­brir la rai­son d’être, a ser ac­ti­vo, a po­ner­se en el ca­mino que apun­ta al nor­te. El mo­tor no es al­can­zar la fe­li­ci­dad en sí mis­ma, sino en­tre­gar­se a los de­más, ju­gar un rol, apor­tar­le al­go a la so­cie­dad. Ser fe­liz es só­lo la con­se­cuen­cia. ¿Cómo se bus­ca el iki­gai? La idea es tra­tar de lo­ca­li­zar la mez­cla per­fec­ta en­tre pa­sión, pro­fe­sión y mi­sión. El equi­li­brio en­tre lo que sa­bes ha­cer, lo que te gus­ta ha­cer y lo que te ha­ce sen­tir­te par­te de al­go más gran­de. La fór­mu­la es di­fe­ren­te en ca­da uno de no­so­tros, pe­ro to­dos po­de­mos en­con­trar­la. Pien­sa, por ejem­plo, en lo que más te gus­ta­ba cuan­do eras ni­ña o en eso que se te da­ba ge­nial en el co­le­gio. No ne­ce­si­tas mon­tar cas­ti­llos en el ai­re. Pue­des es­co­ger un hobby. To­car la gui­ta­rra, bai­lar, leer. Lo de­mues­tran los maes­tros del ci­ne que he­mos reuni­do en el nú­me­ro de ju­lio de ELLE, des­de Ja­vier Bar­dem has­ta Tom Hanks: ha­llan el equi­li­brio yen­do más allá de la pan­ta­lla, de­di­cán­do­se a la mú­si­ca, el ar­te o la es­cri­tu­ra. Mu­chas ve­ces se tra­ta de co­sas sen­ci­llas, que no guar­dan re­la­ción con lo ma­te­rial ni con triun­far o acu­mu­lar mu­cho di­ne­ro. Aun­que, co­mo nos re­cuer­da el es­cri­tor best se­ller Joël Dic­ker en nues­tras pá­gi­nas, en oca­sio­nes «re­sul­ta di­fí­cil ser sim­ple».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.