LIS­BOA: LA CIU­DAD DON­DE TO­DOS QUIE­REN VI­VIR

ELLE (Spain) - - PORTADA - POR ÉDOUARD DUTOUR. FO­TOS: MYRO WULFF. REA­LI­ZA­CIÓN: MÉLANIE HUYNH

Re­co­rre­mos la ca­pi­tal ve­ci­na con Monica Be­lluc­ci de ci­ce­ro­ne.

La es­tre­lla ita­lia­na nos guía por LIS­BOA mien­tras nos ha­bla sin ta­pu­jos del pa­so del tiem­po, de sus hi­jas y de las lu­ces y som­bras que la ha­bi­tan.

Monica Be­lluc­ci (Cit­tà di Cas­te­llo, Ita­lia, 1964) apa­re­ce de re­pen­te en un bar aba­rro­ta­do de Lis­boa pa­ra la se­sión de fo­tos. Pue­des ima­gi­nar­te las ca­ras de los tu­ris­tas y de los vie­je­ci­tos por­tu­gue­ses sentados en sus si­llas de plás­ti­co al di­vi­sar a es­ta fuer­za de la na­tu­ra­le­za. O la del camarero mien­tras la ac­triz sa­bo­rea una sar­di­na a las on­ce de la ma­ña­na en el mos­tra­dor de ese mi­núscu­lo ca­fé del ba­rrio de Al­fa­ma. Pues bien, a no­so­tros nos pa­sa igual. Si­gue sien­do un fe­nó­meno, un ser in­creí­ble caí­do del cie­lo ita­liano, una be­lle­za so­bre­na­tu­ral. Al lle­gar al pos­tre, nos sur­ge la du­da: ¿có­mo se com­par­te un pas­tel de na­ta con una de las mu­je­res más be­llas del mun­do? La vi­da no te pre­pa­ra pa­ra al­go así.

Lo mis­mo de­bió de pen­sar, al día si­guien­te, un jo­ven ve­cino del ba­rrio cuan­do la es­tre­lla, pa­ra evi­tar cam­biar­se en los ca­lle­jo­nes ador­na­dos con azu­le­jos y gra­fi­tis, lla­mó de ma­ne­ra es­pon­tá­nea a su puer­ta so­li­ci­tan­do hos­pi­ta­li­dad. Ha­bía que ver la ex­pre­sión de asom­bro del cha­val pa­ra dar­se cuen­ta de has­ta qué pun­to es­ta an­ti­gua chi­ca Bond si­gue sien­do, a sus 53 años, un sex sym­bol pla­ne­ta­rio. «¿Aca­so me veis con un mu­cha­cho de 20, por muy gua­po que sea?», bro­mea ella más tar­de. «Lo tra­ta­ría co­mo a un hi­jo... Hay que di­fe­ren­ciar el im­pul­so y la ma­ne­ra en que lo ges­tio­na­mos. De lo con­tra­rio, só­lo se­ría­mos ani­ma­les. Y no pre­ten­do ha­cer nin­gún jui­cio de va­lor; el amor no tie­ne có­di­gos. Nun­ca con­si­de­ro a una mu­jer jo­ven y gua­pa co­mo a una ri­val. Es más, sien­to por ellas una ter­nu­ra in­fi­ni­ta. Pien­so en mis ni­ñas y en el lar­go ca­mino que aún les que­da por re­co­rrer», afir­ma. Eso sí, la ac­triz, siem­pre pru­den­te con su vi­da pri­va­da, nos con­fie­sa en es­te

reportaje que es­tá enamo­ra­da de la ca­pi­tal lu­sa. «Ha­ce dos años, pa­sé las va­ca­cio­nes en Por­tu­gal y me se­du­jo tan­to el es­pí­ri­tu de es­tos lu­ga­res que las pro­lon­gué pa­ra en­con­trar una ca­sa. Hay al­go pro­vin­ciano en es­ta ciu­dad tan in­ter­na­cio­nal. Y eso se co­rres­pon­de en cier­to modo con mi per­so­na­li­dad de chi­ca pro­ce­den­te de la re­gión de Um­bría que ha da­do diez ve­ces la vuel­ta al mun­do. Aquí, las re­la­cio­nes hu­ma­nas son muy sen­ci­llas, sin ar­ti­fi­cios. Mi idea es ve­nir ca­da vez que pue­da. Las pla­yas de Cas­cais es­tán a 20 mi­nu­tos y me en­can­tan to­dos los pue­ble­ci­tos de los al­re­de­do­res, las sie­te co­li­nas, el mi­cro­cli­ma, el río... En Lis­boa, to­do me ha­ce pen­sar en Ro­ma, don­de tam­bién ten­go ca­sa y mu­chos ami­gos. Re­cuer­do la pri­me­ra vez que lle­gué allí, con 16, y me di­je: «Aquí me va a ir de ma­ra­vi­lla». Trein­ta y tan­tos años des­pués, Monica Be­lluc­ci ha con­quis­ta­do el pla­ne­ta en­te­ro. Tras dos lar­gos días de du­ro tra­ba­jo y de gla­mour in­ten­so, con el es­tó­ma­go va­cío y las fo­tos aca­ba­das, ur­ge ir a co­mer a un pe­que­ño res­tau­ran­te que la ac­triz ha ele­gi­do. Ha de ser di­ver­ti­do po­der de­cir, co­mo ella: «Ho­la, soy Monica Be­lluc­ci. ¿Có­mo es­tás, que­ri­do?», y con­se­guir una me­sa pa­ra do­ce per­so­nas en te­rra­za el día de San An­to­nio, pa­trón de la ciu­dad y fe­cha muy po­pu­lar en la que las sar­di­nas a la pa­rri­lla in­va­den las ca­lles en bar­ba­coas im­pro­vi­sa­das. Monica pi­co­tea co­mo un pa­ja­ri­to por­que en bre­ve de­be­rá des­fi­lar pa­ra Dol­ce & Gab­ba­na. Tam­bién nos anun­cia que la ve­re­mos en la se­rie fran­ce­sa Dix pour cent en sep­tiem­bre y, más tar­de, en el re­par­to de una pe­lí­cu­la (aún sin tí­tu­lo) jun­to al mí­ti­co in­tér­pre­te bri­tá­ni­co Ben Kings­ley.

La ita­lia­na, que ha fir­ma­do ade­más un con­tra­to con Ni­vea pa­ra ser ima­gen de una lí­nea an­ti­edad, nos ha­bla de su re­la­ción con el pa­so del tiem­po. «Me en­can­ta esa mar­ca. La co­noz­co des­de que era ni­ña; es par­te de la tra­di­ción pa­ra la ma­yo­ría de no­so­tras. Y que me ha­ya es­co­gi­do de­mues­tra su res­pe­to por la mu­jer, sin im­por­tar su edad. No me da mie­do en­ve­je­cer, por­que sig­ni­fi­ca que si­gues vi­va; no es una en­fer­me­dad, es sim­ple­men­te la con­ti­nua­ción de una fe­mi­ni­dad que se ex­pre­sa de for­ma di­fe­ren­te», sos­tie­ne. In­sis­ti­mos pa­ra sa­ber, con sin­ce­ri­dad, có­mo pa­sa un

sex sym­bol esas ma­ña­nas en las que te le­van­tas con ma­la ca­ra y se no­tan los es­tra­gos de la vi­da. «Al fi­nal, los años me per­mi­ten ac­ce­der a pa­pe­les que no es­tén li­ga­dos for­zo­sa­men­te a la be­lle­za». ¿Ra­zón su­fi­cien­te pa­ra re­nun­ciar a la ci­ru­gía? La in­tere­sa­da res­pon­de di­ver­ti­da, es­ti­rán­do­se la ca­ra a modo de lif­ting. «No ten­go na­da en con­tra de las in­ter­ven­cio­nes es­té­ti­cas si te per­mi­ten sen­tir­te me­jor. Y es­to te lo di­go aho­ra. Pue­de que, den­tro una dé­ca­da, vuel­vas a en­tre­vis­tar­me y no seas ca­paz ni de re­co­no­cer­me», bro­mea. Monica nos ad­vier­te de que sus hi­jas (De­va y Léo­nie, de 14 y ocho años, fru­to de su re­la­ción con el ac­tor fran­cés Vin­cent Cas­sel) es­tán a pun­to de lle­gar pa­ra co­mer las tres jun­tas. La con­ver­sa­ción da un gi­ro. «Ve­lo por que mi vi­da pú­bli­ca no las sal­pi­que a ellas. Y no me re­fie­ro a mis elec­cio­nes ar­tís­ti­cas; si­go sien­do una ac­triz li­bre. De he­cho, nun­ca co­men­ta­mos mis pe­lí­cu­las. ¡Si ca­si só­lo han vis­to

As­té­rix y Obé­lix: Mi­sión Cleo­pa­tra! Ha­bla­mos de ellas, no de mí. Aun­que co­me­ta erro­res, me gus­ta­ría pen­sar que lo he he­cho lo me­jor que he po­di­do. El amor es la cla­ve de to­do. Un ni­ño que­ri­do ya po­see la res­pues­ta a por qué es­tá en la Tie­rra», re­fle­xio­na. Es su te­ma favorito. «En es­te mo­men­to de mi vi­da, ten­go ga­nas de dul­zu­ra, de paz. Pe­ro otra par­te de mí

«AQUÍ, LAS RE­LA­CIO­NES HU­MA­NAS SON SEN­CI­LLAS, SIN AR­TI­FI­CIOS. DE LIS­BOA ME SE­DU­CE SU ES­PÍ­RI­TU»

«EN ES­TA CIU­DAD TAN IN­TER­NA­CIO­NAL HAY AL­GO PRO­VIN­CIANO. Y YO SOY UNA NI­ÑA DE UM­BRÍA QUE CO­NO­CE YA TO­DO EL MUN­DO»

«ME EN­CAN­TAN LOS PUE­BLE­CI­TOS DE LOS AL­RE­DE­DO­RES, LAS SIE­TE CO­LI­NAS, EL MI­CRO­CLI­MA, EL RÍO...»

si­gue sien­do pasional, tem­pe­ra­men­tal. De lo con­tra­rio, se­ría el fi­nal. Di­ga­mos que, con el tiem­po, voy to­man­do dis­tan­cia. Sin em­bar­go, el fue­go si­gue ahí. Po­dría en­cen­der­se por una pe­lí­cu­la o por un hom­bre, co­mo a mis 20 años... eso sí, to­da­vía hay que ele­gir con cui­da­do el es­ce­na­rio ade­cua­do», con­clu­ye rien­do. De re­pen­te, una som­bra ex­tra­ña y ca­si me­ta­fí­si­ca se apo­de­ra de su ros­tro, de su mi­ra­da, de su voz. «Yo ten­go una par­te os­cu­ra, pe­ro he dis­fru­ta­do de la opor­tu­ni­dad de vi­vir­la a tra­vés del ci­ne. Si no, nun­ca ha­bría ro­da­do ni Irre­ver­si­ble, ni La Pa­sión de Cris­to ni Ma­le­na», pre­ci­sa. «Me en­can­ta una fra­se que a ve­ces se atri­bu­ye a Pla­tón, y que di­ce al­go así: “Sé ama­ble con cual­quier per­so­na que te cru­ces en el ca­mino, pues­to que es­tá li­bran­do una ar­dua ba­ta­lla... con­tra sí mis­mo”. Na­die pue­de evi­tar es­ta aven­tu­ra in­te­rior. Y, a pe­sar de que me gus­ta tan­to la no­che co­mo el día, me sien­to atraí­da irre­me­dia­ble­men­te ha­cia la luz», afir­ma. ¿Se­rá ese bri­llo que des­pren­de en cuan­to apa­re­ce en cual­quier par­te? La lu­mi­no­si­dad que tan so­lo po­seen al­gu­nas es­tre­llas... ■

La ac­triz vis­te ca­mi­sa de Ac­ne Stu­dios, ba­ña­dor de Cal­ze­do­nia, fal­da de Mi­chael Kors Co­llec­tion y pul­se­ra de Car­tier.

Monica lle­va ves­ti­do de Guc­ci y ‘mu­les’ de Giu­sep­pe Za­not­ti.

Mu­seo del Azu­le­jo. So­lar. Ho­tel Mem­mo Prín­ci­pe Real.

Stró. Jar­dín Bo­tá­ni­co.

Em­bai­xa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.