CHIA­RA FE­RRAG­NI

Rei­na de las RE­DES con 14 mi­llo­nes de se­gui­do­res, la mu­jer tras The Blon­de Sa­lad lle­va una vi­da de ‘li­ke’. Des­pués de ca­sar­se y de ser ma­dre ha­ce só­lo seis me­ses, la em­pre­sa­ria posa aho­ra pa­ra ELLE. Así es la ca­ra del éxi­to.

ELLE (Spain) - - PORTADA - POR VIRGINIE DOLATA. FO­TOS: RIC­CAR­DO TI­NE­LLI. REA­LI­ZA­CIÓN: CA­RO­LA BIAN­CHI

Así es la vi­da de la ‘in­fluen­cer’ ita­lia­na. Des­pués de ca­sar­se y te­ner un hi­jo nos cuen­ta las cla­ves del éxi­to.

Es muy al­ta en la vi­da real; mu­cho más de lo que pa­re­ce en las fo­tos y, tam­bién, de lo que el fo­tó­gra­fo, Ric­car­do Ti­ne­lli, se ha­bía ima­gi­na­do. Es­te se acer­ca a Chia­ra Fe­rrag­ni (Cre­mo­na, Ita­lia, 1987) y le pre­gun­ta si, por ca­sua­li­dad, no le sa­ca­rá al­gún cen­tí­me­tro a Fe­dez, su ya ma­ri­do y can­tan­te de rap. Ella se ríe pe­ro lo con­fir­ma: «¡Por po­qui­to!». La ma­dre de es­te au­tén­ti­co be­lle­zón de 1,78 me­tros, Marina di Guar­do, es es­cri­to­ra; su pa­dre, den­tis­ta, y sus dos her­ma­nas (Va­len­ti­na, que co­la­bo­ra con ella, y Francesca) son sus «dos me­jo­res cóm­pli­ces», di­ce la pro­pia Chia­ra. Hoy, sin em­bar­go, só­lo la acom­pa­ña la gen­te de TBS Crew, la com­pa­ñía que sur­gió de su blog, The Blon­de Sa­lad, que hoy ha cre­ci­do has­ta trans­for­mar­se en im­pe­rio: re­vis­ta de li­festy­le, agen­cia de ta­len­tos, tien­da con sus co­lec­cio­nes... Es­ta­mos en un áti­co de Mi­lán que, por ca­sua­li­dad, que­da jus­to en­fren­te de la ca­sa a la que aca­ba de mu­dar­se, nos cuen­ta. Úl­ti­ma­men­te, la in­fluen­cer vi­ve en­tre la ciu­dad lom­bar­da y Los Án­ge­les, eso, cuan­do no es­tá en Ibi­za (allí fue su des­pe­di­da de sol­te­ra), de va­ca­cio­nes en Cer­de­ña o en Pa­rís o Lon­dres por ne­go­cios. ¿La úni­ca for­ma de se­guir­le los pa­sos? Su cuen­ta de Ins­ta­gram. No hay día que no pu­bli­que. Su ca­rre­ra on­li­ne co­men­zó en otra red de fo­to­gra­fía, Flickr, don­de se con­vir­tió en un au­tén­ti­co fe­nó­meno, aun­que ya an­tes ha­bía pro­ta­go­ni­za­do una cam­pa­ña de Miss Blu­ma­ri­ne (con 5 años) y ha­bía fi­cha­do por la agen­cia de mo­de­los ita­lia­na Bea­tri­ce (a los 16). En 2009, a ins­tan­cias de su en­ton­ces no­vio, Ric­car­do Poz­zo­li, lan­zó su blog y, al po­co tiem­po, to­dos que­rían tra­ba­jar con ella: Dior, Louis Vuit­ton, Max Ma­ra, Cha­nel, Tommy Hil­fi­ger... Y no só­lo co­mo em­ba­ja­do­ra. Des­de 2010, di­se­ña sus pro­pios zapatos ba­jo la mar­ca The Chia­ra Fe­rrag­ni Co­llec­tion, cu­yas ven­tas, por ejem­plo, cre­cie­ron un 235 por cien­to en­tre ju­nio de 2016 y ju­lio de 2017. La em­pre­sa­ria es cons­cien­te de lo di­fí­cil que es la­brar­se una his­to­ria de triun­fos co­mo la su­ya: «Fe­dez y yo sa­li­mos de la na­da, así que es­ta­mos bas­tan­te or­gu­llo­sos». Na­da es prác­ti­ca­men­te lo que lle­va cuan­do se pre­sen­ta pa­ra la pri­me­ra fo­to: un con­jun­to len­ce­ro de In­ti­mis­si­mi

muy sexy. Se tum­ba en la ca­ma sin en­con­trar­se del to­do a gus­to. Pe­ro se ne­ce­si­ta más que eso pa­ra in­ti­mi­dar a la Fe­rrag­ni. El fo­tó­gra­fo ex­cla­ma: «Be­llis­si­ma!». ¿Te acuer­das de có­mo co­men­zas­te en in­ter­net? Ya me sa­ca­ba sel­fies y los subía a webs an­tes de fun­dar The Blon­de Sa­lad. Un día, em­pe­cé a se­guir a unos blog­gers de Es­ta­dos Uni­dos y de­ci­dí que esa era la me­jor pla­ta­for­ma pa­ra con­tar mis co­sas. Y así arran­có, en oc­tu­bre de 2009. ¿Con­si­de­ras que eres una es­pe­cie de pio­ne­ra? Su­pon­go que, en Eu­ro­pa, sí lo fui, por­que no ha­bía mu­cha gen­te es­cri­bien­do blogs aquí por en­ton­ces. En Ita­lia, na­die. Fui una de las pri­me­ras. Po­co a po­co, se con­vir­tió en al­go que ha­cía ca­da día, en par­te de mi ru­ti­na, co­mo pa­ra mis se­gui­do­res lo era en­trar en mi pá­gi­na pa­ra ver qué ha­bía de nue­vo. ¿Cuál ha si­do el mo­men­to más me­mo­ra­ble de tu ca­rre­ra on­li­ne?

Mi pri­mer re­cuer­do ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es el de la pri­me­ra vez que me in­vi­ta­ron a Can­nes. Era 2010 y aca­ba­ba de ini­ciar­me en es­to; acep­té en un ins­tan­te, sin sa­ber to­da­vía lo enor­me que era el even­to. Lle­vé un ves­ti­do ab­so­lu­ta­men­te ma­ra­vi­llo­so de Al­ber­ta Fe­rret­ti, con mu­chí­si­mos re­fle­jos. La al­fom­bra ro­ja a la que fui era de una pe­lí­cu­la ita­lia­na y to­do el mun­do gri­ta­ba mi nom­bre. ¡No me lo es­pe­ra­ba, me pa­re­ció una lo­cu­ra! Ese día me sen­tí co­mo una prin­ce­sa.

Te cues­ta vi­vir con la fa­ma? No, por­que es­te es el tra­ba­jo de mis sue­ños. Via­jo a me­nu­do, co­noz­co a per­so­nas increíbles... y soy mi pro­pia je­fa. No me mo­les­ta ser co­no­ci­da; es más, me en­can­ta. ¿Có­mo Creo que ves la el gen­te fu­tu­ro siem­pre de las que­rrá re­des so­cia­les? se­guir a al­guien que ten­ga un pun­to de vis­ta ori­gi­nal y una his­to­ria au­tén­ti­ca que com­par­tir. ¿Y qué le di­rías a quien te acusa de ex­hi­bi­cio­nis­mo por su­bir tu día a día a es­tas pla­ta­for­mas de in­ter­net? Que es un po­co ex­hi­bi­cio­nis­ta, es­toy de acuer­do, aun­que tam­bién pien­so que soy ins­pi­ra­do­ra, por­que sa­lí de la na­da y he le­van­ta­do un im­pe­rio. Soy la prue­ba de que pue­des crear tu pro­pia pro­fe­sión y de­di­car­te a al­go que te di­vier­te. ¿Y no te pa­re­ce que eso es li­ge­ra­men­te nar­ci­sis­ta? Des­de lue­go, ha­cer­se sel­fies es, sin du­da, un po­co ego­cén­tri­co. Al prin­ci­pio, eso sí, se tra­ta­ba de co­nec­tar con los de­más y de oír sus co­men­ta­rios, po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos. He in­ten­ta­do com­par­tir co­sas mías pa­ra re­ci­bir otras a cam­bio.

No me im­por­ta que la gen­te di­ga que es­te tra­ba­jo es ex­hi­bi­cio­nis­ta: tie­ne ra­zón. Pe­ro pien­so que tam­bién sir­vo de ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chos, por­que em­pe­cé sin na­da y he le­van­ta­do un im­pe­rio. Soy la prue­ba de que pue­des crear tu pro­pia pro­fe­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.