El fu­tu­ro es beauty

Aun­que to­da­vía pue­den pa­re­cer­te cien­cia fic­ción, la reali­dad au­men­ta­da y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ya es­tán aquí. Y van a RE­VO­LU­CIO­NAR tu ru­ti­na de cuidados.

ELLE (Spain) - - ELLEBELLEZA - POR CRISTINA MI­TRE

Te sue­na el al­go­rit­mo de Fa­ce­book? Sí, el res­pon­sa­ble de que, de re­pen­te, en tu muro de­jen de apa­re­cer las pu­bli­ca­cio­nes de tus ami­gos mien­tras se re­pi­ten ad nau­seam anun­cios de dis­po­si­ti­vos de neu­ro­rre­tro­ali­men­ta­ción pa­ra lo­grar «una me­di­ta­ción más pro­fun­da y gra­ti­fi­can­te» (¿es­tá Mark Zuc­ker­berg in­ten­tan­do de­cir­nos que es­ta­mos muy es­tre­sa­das?). Pues es­tos con­jun­tos de re­glas ma­te­má­ti­cas no son ni mu­cho me­nos co­to pri­va­do de la red so­cial; es­tán pre­sen­tes en nues­tro día a día, y ana­li­zan mi­llo­nes de da­tos, des­de cuan­do in­ten­tas lo­ca­li­zar una ca­lle en Google Maps has­ta cuan­do re­ser­vas un co­che a tra­vés de una apli­ca­ción mó­vil. Y sí, co­mo ex­pli­ca la quí­mi­ca y di­vul­ga­do­ra De­bo­rah Gar­cía Be­llo, in­clu­so, tie­nen ses­go de gé­ne­ro: «El de You­Tu­be con­si­de­ra el se­xo del usuario a la ho­ra de re­co­men­dar­le ví­deos. Es­te gua­ris­mo pre­su­po­ne que las mu­je­res no tien­den a ver con­te­ni­do de cien­cias, a no ser que ya lo ha­yan bus­ca­do ac­ti­va­men­te an­tes». Re­sul­ta­do: si tu nom­bre es fe­me­nino, se­gún el sis­te­ma, úni­ca­men­te te in­tere­san (y, por tan­to, só­lo te va a pro­po­ner) co­sas de beauty y de mo­da.

COS­MÉ­TI­CA 4.0

Co­mo ex­pli­can des­de la con­sul­to­ra The Fu­tu­re La­bo­ra­tory en su úl­ti­mo in­for­me, Beauty Fu­tu­res Re­port, «se­gún el di­cho po­pu­lar, la be­lle­za es­tá en los ojos del que mi­ra. Pe­ro, a me­di­da que las mar­cas in­cor­po­ran ca­da vez más tec­no­lo­gía a su ofer­ta, el es­pec­ta­dor es, a me­nu­do, un al­go­rit­mo de apren­di­za­je au­to­má­ti­co». Es de­cir, que nues­tra apa­rien­cia fí­si­ca es juz­ga­da no só­lo por el ojo hu­mano, sino tam­bién por una má­qui­na. ¿Y qué im­pac­to tie­ne eso? En 2017, Shi­sei­do ad­qui­rió Gia­ran, una com­pa­ñía de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que es­tá per­mi­tien­doe al gi­gan­te ni­pón de la cos­mé­ti­ca crear, a tra­vés de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y es­pe­jos con reali­dad au­men­ta­da, pro­ba­do­res de vir­tua­les y tu­to­ria­les, pa­ra así ofre­cer di­fe­ren­tes re­co­men­da­cio­nes de pro­duc­tos al con­su­mi­dor. Lue­go, la com­pa­ñía uti­li­za to­dos es­tos da­tos pa­ra desa­rro­llar sus pró­xi­mos lan­za­mien­tos. Aho­ra, por ejem­plo, es­tán po­nien­do a prue­ba (de mo­men­to, en Ja­pón) un sis­te­ma de cui­da­do de la piel co­no­ci­do co­mo Op­tu­ne que, a tra­vés de una apli­ca­ción en el te­lé­fono, ana­li­za sus par­ti­cu­la­ri­da­des y, se­gún las in­for­ma­cio­nes re­ci­bi­das (y te­nien­do en cuen­ta otras, co­mo la pre­dic­ción me­teo­ro­ló­gi­ca, por ejem­plo), ofre­ce unos consejos per­so­na­li­za­dos pa­ra tra­tar­la en tiem­po real.

UNA NUE­VA ‘APP’ CON RE­CO­NO­CI­MIEN­TO FA­CIAL YA ES ME­JOR QUE UN TU­TO­RIAL PA­RA MA­QUI­LLAR­SE

Has­ta la lle­ga­da del iPho­ne X, que in­clu­ye el re­co­no­ci­mien­to fa­cial co­mo una de las ma­ne­ras de des­blo­quear el dis­po­si­ti­vo, pa­re­cía que co­sas co­mo es­ta só­lo eran po­si­bles en pe­lí­cu­las co­mo Mi­no­rity Re­port. Pe­ro aho­ra, es­ta tec­no­lo­gía, apli­ca­da a la be­lle­za, pue­de ofre­cer in­for­ma­ción acer­ca del tono de piel, de su for­ma y de otras ca­rac­te­rís­ti­cas fa­cia­les. Lo que per­mi­te, en­tre otras co­sas, pro­po­ner cla­ses de ma­qui­lla­je a me­di­da. Eso es lo que ha­ce, por ejem­plo, la app mó­vil Wow How (dis­po­ni­ble en Google Play y App Sto­re), que te guía, pa­so por pa­so, pa­ra apren­der a arre­glar­te mu­cho me­jor que un tu­to­rial de You­Tu­be, se­gún de­fien­den sus crea­do­res.

LA ERA DE LA DI­GI­TA­LI­ZA­CIÓN

En la úl­ti­ma edi­ción de la fe­ria Vi­va Tech­no­logy en Pa­rís, el gru­po L’Oréal pre­sen­tó al­gu­nos de sus úl­ti­mos avan­ces; en­tre ellos, una apli­ca­ción que, co­nec­tán­do­se a una cá­ma­ra con gra­ba­ción en di­rec­to, per­mi­te rea­li­zar un diag­nós­ti­co in­me­dia­to y per­so­na­li­za­do so­bre el es­ta­do del cue­ro ca­be­llu­do y la ca­li­dad de las fi­bras ca­pi­la­res. ¿En al­gu­na oca­sión te has equi­vo­ca­do con el tin­te del pe­lo? Aho­ra, a tra­vés de una tec­no­lo­gía 3D, en la mis­ma pe­lu­que­ría, po­drás ha­cer­te una prue­ba de co­lor en el ca­be­llo, uti­li­zan­do in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra no vol­ver a errar. ¿Y cuán­tas ve­ces no has acer­ta­do con el tono de la ba­se de ma­qui­lla­je? Pues ya no te con­fun­di­rás nun­ca más, por­que, jun­to a su fi­lial Mo­diFa­ce, el gi­gan­te fran­cés em­plea la reali­dad au­men­ta­da pa­ra ofre­cer tu­to­ria­les de ma­qui­lla­je per­so­na­li­za­dos, a la vez que se pue­den pro­bar looks en la pan­ta­lla y com­prar on­li­ne. To­do es­to no es cien­cia fic­ción; se tra­ta de reali­dad... y no pre­ci­sa­men­te vir­tual. ■

1. TA­LI­KA ‘Ge­nius Light’ (299 €), más­ca­ra de fo­to­rre­ge­ne­ra­ción. 2. SIM­PLEHU­MAN Es­pe­jo con un sen­sor que si­mu­la la luz na­tu­ral (199,99 €). 3. FIT­BIT ‘Ver­sa’ (199,95 €), re­loj in­te­li­gen­te. 4. SHI­SEI­DO ‘Wa­so Clear Me­ga-Hy­dra­ting Cream’ (47 €), hi­dra­tan­te.

1. URIAGE ‘Age Pro­tect’ (39,95 €), ‘pee­ling’.2. SIM­PLEHU­MAN Es­pe­jo (399,99) €. 3. ATHOS Ma­llas con sen­sor de mo­vi­mien­to (300 €).4. NI­KE ‘Epic React Flyk­nit’ (150 €), ‘snea­kers’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.