DE LAS PA­LA­BRAS A LOS HE­CHOS

ELLE (Spain) - - WORKS -

Si­gue sin es­tar cla­ro de quién es el afo­ris­mo (¿de He­rá­cli­to? ¿De Só­cra­tes?), pe­ro co­mo con­se­jo es im­ba­ti­ble: «Co­nó­ce­te a ti mis­mo». Por­que, cuan­do uno en­tien­de cuá­les son sus vir­tu­des y sus de­fec­tos, pue­de to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes, al­go que afec­ta a sus re­sul­ta­dos y su ac­ti­tud en la ofi­ci­na. En es­te sen­ti­do, re­sul­ta muy in­tere­san­te el tra­ba­jo de Carl Gus­tav Jung, un cé­le­bre psi­coa­na­lis­ta sui­zo que, en la dé­ca­da de los 20, iden­ti­fi­có dis­tin­tos ti­pos de per­so­na­li­dad a par­tir del mo­do en que pro­ce­sa­mos la in­for­ma­ción. Es de­cir: en fun­ción de tu for­ma de ser, te desen­vol­ve­rás me­jor

(y peor, por su­pues­to) en cier­tas ta­reas la­bo­ra­les. De acuer­do con las in­ves­ti­ga­cio­nes de Jung, que no han per­di­do vi­gen­cia a pe­sar del pa­so del tiem­po, exis­ten tres gran­des gru­pos hu­ma­nos: thin­kers, doers y fee­lers. Sa­ber a cuál de ellos per­te­ne­ces no te fa­ci­li­ta­rá en­con­trar un em­pleo, pe­ro sí te ser­vi­rá pa­ra orien­tar la bús­que­da y pa­ra que, si ya te en­cuen­tras en el mer­ca­do la­bo­ral, lo­ca­li­ces en qué as­pec­tos pue­des cre­cer pa­ra dar­lo to­do. ¿Tie­nes un com­pa­ñe­ro que se duer­me en las reunio­nes pe­ro dis­fru­ta ha­cien­do co­sas? Lo más pro­ba­ble es que sea un doer de ma­nual, al­guien con ga­nas de ac­ción y desafíos, im­pa­cien­te, que prio­ri­za la prác­ti­ca so­bre la teo­ría y que de­man­da in­di­ca­cio­nes pre­ci­sas (y ex­pues­tas con bre­ve­dad) cuan­do asu­me un en­car­go. Un ejem­plo: si una com­pa­ñía quie­re lan­zar una nue­va app, el thin­ker es­tu­dia el mer­ca­do, de­ci­de có­mo de­be ser el pro­duc­to fi­nal y es­ta­ble­ce un pre­su­pues­to y un pla­zo pa­ra sa­car ade­lan­te el pro­yec­to. Es en es­te pun­to don­de el doer en­tra en jue­go, dis­pues­to a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.