Die­go Ba­lles­te­ros y Eva­ris­to Ba­bé,

REUNIMOS A LOS DOS FUN­DA­DO­RES DE SI­NDE­LAN­TAL PA­RA QUE CUEN­TEN, POR PRI­ME­RA VEZ, CÓ­MO LO HI­CIE­RON

Emprendedores - - Sumario - RA­FA GA­LÁN

fun­da­do­res de Si­nDe­lan­tal, nos cuen­tan có­mo ven­die­ron su em­pre­sa a Just Eat y nos des­mon­tan el mi­to del pe­lo­ta­zo.

A pun­to de cum­plir­se cin­co años de la ven­ta de Si­nDe­lan­tal Es­pa­ña a Just Eat y dos de la ven­ta de Si­nDe­lan­tal Mé­xi­co a es­ta mis­ma em­pre­sa, des­mon­ta­mos con sus co­fun­da­do­res Die­go Ba­lles­te­ros y Eva­ris­to Ba­bé, aho­ra al fren­te de nue­vos pro­yec­tos, el fal­so mi­to del pe­lo­ta­zo.

Hay mu­chas for­mas de de­cir­le al di­rec­tor de De­sa­rro­llo de Ne­go­cio de una star­tup de mo­da que quie­re abrir en tu país y que quie­re que te in­cor­po­res a su equi­po –por­que lo es­tás ha­cien­do muy bien en esa em­pre­si­ta que es­tás mon­tan­do y que to­da­vía es­tá en beta– que tú pre­fie­res que­dar­te co­mo es­tás. Que a ti te gus­ta esa em­pre­si­ta y que pa­ra tra­ba­jar por cuen­ta aje­na no te has he­cho em­pren­de­dor. Y pa­ra de­cir, en­tre lí­neas, que si tan­to le gus­ta tu ges­tión, que te com­pre el ne­go­cio cuan­do crez­ca.

Una for­ma es en­viar un co­rreo electrónico. Otra es sol­tár­se­lo en per­so­na al ti­po que es­ta­ba con­vir­tien­do una em­pre­sa de 50 se­res hu­ma­nos en una pe­que­ña ofi­ci­na de Di­na­mar­ca en un ne­go­cio de 1.200 per­so­nas en 13 paí­ses y una fac­tu­ra­ción de 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

Lo pri­me­ro es lo que ha­ría­mos tú o yo. Lo se­gun­do es lo que de­ci­die­ron Eva­ris­to Ba­bé y Die­go

Ba­lles­te­ros, co­fun­da­do­res de Si­nDe­lan­tal, en la di­mi­nu­ta me­sa de una di­mi­nu­ta ca­fe­te­ría de un di­mi­nu­to ho­tel de la Glo­rie­ta de Bil­bao, en Ma­drid. Su in­ter­lo­cu­tor era Ras­mus Wolff, que ya en­ton­ces te­nía po­co de di­mi­nu­to, al igual que el ne­go­cio al que re­pre­sen­ta­ba: Jus­tEat.

MO­MEN­TOS ¡MALDITA SEA!

Es cu­rio­so có­mo fun­cio­na la me­mo­ria. Ten­de­mos a exa­ge­rar el pa­sa­do, ¿ver­dad? Nues­tra me­mo­ria –no lo de­ci­mos no­so­tros, lo di­ce la cien­cia– pre­mia la exa­ge­ra­ción. Ba­bé no. Nos cuen­ta, pri­me­ro, que le ha­bían da­do ca­la­ba­zas a Wolff por co­rreo electrónico. Ba­lles­te­ros le co­rri­ge en­se­gui­da: “Que no, hom­bre, que no, que fue en per­so­na”.

¿Qué le di­je­ron exac­ta­men­te? “Si nos dáis di­ne­ro suficiente co­mo pa­ra que po­da­mos vi­vir el res­to de nues­tra vi­da, acep­ta­mos. Si no, no. Fue así: No he­mos de­ja­do nues­tros tra­ba­jos pa­ra ser em­plea­dos.

Qué me­nos que vi­vir mu­chos mo­men­tos MALDITA SEA en la vi­da. Al fi­nal te cur­ten... Apren­des y ter­mi­nas sa­lien­do ade­lan­te. Aun­que no sé, de ver­dad, qué hay de bueno en su­frir ”, cuen­ta Ba­bé. Aho­ra te ex­pli­ca­mos lo de los mo­men­tos MALDITA SEA.

A pun­to de cum­plir­se cin­co años de la ven­ta de Si­nDe­lan­tal Es­pa­ña a Just Eat y dos de Si­nDe­lan­tal Mé­xi­co a la mis­ma com­pa­ñía, nues­tra re­vis­ta ha reuni­do, en ex­clu­si­va, a es­tos dos em­pren­de­do­res pa­ra ha­blar de las ope­ra­cio­nes.

Muy po­ca gen­te dio en el cla­vo. Ni en la ci­fra de ven­ta de las dos em­pre­sas, ni en las ope­ra­cio­nes en sí. Y es cu­rio­so, por­que la ci­fra no es di­fí­cil de con­se­guir. No­so­tros lo he­mos lo­gra­do ha­cien­do un po­co de pe­rio­dis­mo. Si tie­nes cu­rio­si­dad, só­lo ten­drías que echar un vis­ta­zo a unos cuan­tos in­for­mes anua­les de cier­ta em­pre­sa ex­tran­je­ra... Pe­ro es que la ci­fra es lo de me­nos.

Lo que re­sul­ta in­tere­san­te es po­ner la lu­pa so­bre una ope­ra­ción de es­te ti­po cuan­do las aguas ya es­tán cal­ma­das. So­bre to­do, por­que se apren­den lec­cio­nes que no se asi­mi­lan en ca­lien­te.

“Cuan­do se ven­dió La Ne­ve­ra Ro­ja, en un dia­rio di­gi­tal di­je­ron en los co­men­ta­rios: Otro pe­lo­ta­zo. Te dan dos mi­llo­nes, los me­tes en te­le y lo ven­des por 50. Vi eso y em­pe­cé a ar­der de ra­bia. Si fue­ra tan fá­cil que a al­guien le den dos mi­llo­nes y lo ven­da por 80, lo ha­ría to­do el mun­do. Pe­lo­ta­zo... ¡na­da! Es un pe­lo­ta­zo com­prar un te­rreno que des­pués lo re­ca­li­fi­can, ven­der­lo y ga­nar diez ve­ces más. Aho­ra, cuan­do has es­ta­do tra­ba­jan­do, in­ver­tien­do tu di­ne­ro, sa­cri­fi­can­do tu fu­tu­ro, el de tu fa­mi­lia, su­frien­do al te­ner que ne­go­ciar con in­ver­so­res, pa­san­do de mo­men­to MALDITA SEA tras MALDITA SEA tras MALDITA SEA..., no con­ci­bo que a nin­gu-

na em­pre­sa le di­gan que es un pe­lo­ta­zo. Se­rá me­jor ven­ta, más pe­que­ña, más rá­pi­da, pe­ro lo que es in­ne­ga­ble es que ha ha­bi­do un es­fuer­zo. Y si hay sa­cri­fi­cio, y se ha de­ja­do la se­gu­ri­dad de un em­pleo, me due­le es­cu­char la pa­la­bra pe­lo­ta­zo. La Ne­ve­ra Ro­ja lo hi­zo in­creí­ble­men­te bien. Y no­so­tros, tam­bién”, de­fien­de Ba­bé.

La ci­ta del ‘mo­men­to MALDITA SEA’ ha­ce re­fe­ren­cia a una vi­ñe­ta del po­pu­lar ilus­tra­dor Hugh

McLeod (@ga­ping­void), que re­su­me el re­co­rri­do de un em­pren­de­dor al fren­te de su ne­go­cio así: nue­ve mo­men­tos MALDITA SEA por ca­da mo­men­to SÍ, SE­ÑOR.

Y aho­ra va­mos a qui­tar­nos la pre­gun­ta de en­ci­ma: ¿Có­mo se ven­de dos ve­ces la mis­ma em­pre­sa al mis­mo com­pra­dor?

“Ha­bla­ba el otro día con el abo­ga­do que nos ayu­dó en las ope­ra­cio­nes. Ana­li­za­mos lo que ocu­rrió y con­clui­mos que ven­di­mos en el mo­men­to ade­cua­do. Gra­cias a ven­der ahí, La Ne­ve­ra Ro­ja fue el si­guien­te ac­tor. Si La Ne­ve­ra Ro­ja no hu­bie­ra he­cho un exit tan al­to, no­so­tros pro­ba­ble­men­te tam­po­co lo ha­bría­mos lo­gra­do lue­go en Mé­xi­co. De for­ma in­di­rec­ta, to­do fue una ca­de­na de con­se­cuen­cias que nos vino muy bien. Roc­ket In­ter­net ca­len­tó mu­cho el mer­ca­do du­ran­te unos me­ses. Lo bueno de Si­nDe­lan­tal en Mé­xi­co es que éra­mos ca­si–ca­si un mo­no­po­lio. Es cier­to que es­ta­ba He­lloFood de Roc­ket In­ter­net co­mo se­gun­do ac­tor, pe­ro no­so­tros éra­mos seis o sie­te ve­ces más gran­de. Y eso que, en el mo­men­to de la ven­ta, ellos te­nían tres ve­ces más em­plea­dos que no­so­tros. Sin em­bar­go, iban por detrás nues­tro y co­pia­ban nues­tras ini­cia­ti­vas. Ha­cía­mos cin­co ve­ces más pedidos que ellos”, co­men­ta Ba­bé.

“NO SO­MOS STE­VE JOBS”

“Las co­sas co­mo son: tu­vi­mos la suer­te de es­tar en el si­tio ade­cua­do, en el mo­men­to ade­cua­do. No so­mos Ste­ve Jobs. Ni unos vi­sio­na­rios. Aho­ra bien, hay que sa­ber es­tar ahí, sa­ber ma­ne­jar las car­tas y cuan­do pa­sa el tren, su­bir­te. Hay mu­cha gen­te que tie­ne una idea, pe­ro lue­go le fal­ta el va­lor pa­ra de­jar el tra­ba­jo y sa­car­la ade­lan­te. Hay mu­chos sa­cri­fi­cios en ca­de­na: des­de que tie­nes la idea, la va­li­das, se la cuen­tas a tu fa­mi­lia, te di­cen que es­tás lo­co, ha­ces nú­me­ro, ves que pue­de sa­lir ade­lan­te...”, con­ti­núa Ba­bé.

Cuan­do tu­vo lu­gar la ven­ta de

Cuan­do has es­ta­do sa­cri­fi­can­do tu fu­tu­ro y el de tu fa­mi­lia, no con­ci­bo que a nin­gu­na em­pre­sa le di­gan que es un pe­lo­ta­zo Eva­ris­to Ba­bé

Si­nDe­lan­tal en Es­pa­ña, Eva­ris­to es­cri­bió es­to en su blog per­so­nal (el 11 de oc­tu­bre de 2012): “Es ló­gi­co que el pre­cio de ven­ta de una com­pa­ñía sea con­fi­den­cial. Hay de­ce­nas de mo­ti­vos. Otras em­pre­sas pue­den ha­cer sus cálcu­los, sa­car sus múl­ti­plos y des­pués in­ten­tar ven­der­se al mis­mo pre­cio. Y cuan­do se ven­de una em­pre­sa, hay mil for­mas di­fe­ren­tes de va­lo­rar­la. De he­cho, no­ti­cias co­mo que una em­pre­sa co­mo Ins­ta­gram se ven­de a Fa­ce­book por un bi­llón de dó­la­res crea fal­sas ex­pec­ta­ti­vas a los em­pren­de­do­res. Se­gu­ro que hu­bo star­tups di­vi­dien­do el pre­cio en­tre el nú­me­ro de usua­rios que te­nían en sus apps pa­ra ver si ellos va­lían lo mis­mo”.

ESE PUN­TO DE MOR­BO

Han pa­sa­do cin­co años y si­gue es­tan­do de acuer­do. “Hay un pun­to de mor­bo siem­pre. ¿Cuán­to has ga­na­do? No es se­cre­to que la ope­ra­ción de Es­pa­ña fue me­nor y que fue­ron ope­ra­cio­nes di­fe­ren­tes”, di­ce Ba­bé.

¿Por qué se ob­se­sio­na la gen­te con los nú­me­ros? “Por la cul­tu­ra del pe­lo­ta­zo. Des­gra­cia­da­men­te se ha ven­di­do una his­to­ria irreal en torno al mun­do de los em­pren­de­do­res. Y es una lás­ti­ma. Tam­po­co hay que ob­se­sio­nar­se en em­pren­der y en que to­do el mun­do em­pren­da, por­que no to­do el mun­do va­le pa­ra ello. Em­pren­der es mu­cho más du­ro de lo que la gen­te se cree. Lo pa­sas muy mal, tie­nes pe­rio­dos muy di­fí­ci­les y, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, los pro­yec­tos no sa­len bien. Nues­tro ca­so es atí­pi­co: tu­vi­mos dos éxi­tos muy se­gui­dos en dos mer­ca­dos muy di­fe­ren­tes y eso lla­ma la aten­ción”, cuen­ta Die­go Ba­lles­te­ros.

¿Có­mo fue­ron real­men­te las ope­ra­cio­nes de ven­ta? Por­que fue­ron dos ope­ra­cio­nes se­pa­ra­das, no una úni­ca en dos par­tes, co­mo se es­cri­bió en su día. “Se tra­tó de dos ven­tas com­ple­ta­men­te se­pa­ra­das –con­fir­ma Ba­bé–. De he­cho, en la de Mé­xi­co ha­bía más ac­to­res que la que­rían com­prar. Lle­ga­mos a es­tar con tres ofer­tas en la me­sa y dos pu­jan­do al fi­nal. No fue que Just Eat com­pra­ra pri­me­ro una par­te y lue­go la otra por­que ya ha­bía­mos lle­ga­do a un acuer­do. No, no. Ha­bía más gen­te in­tere­sa­da”.

“Te­nía­mos una so­cie­dad en Es­pa­ña y otra en Mé­xi­co. En el mo­men­to que ven­di­mos Es­pa­ña, Mé­xi­co ha­cía 60.000 pedidos al mes. En Es­pa­ña, en el mo­men­to de la ven­ta te­nía­mos 15.000 pedidos men­sua­les. Aquí la ope­ra­ción fue del 100%. Se ven­dió en­te­ro y nos que­da­mos con la tec­no­lo­gía, que a ellos no les in­tere­sa­ba. Lo que­rían cam­biar y ha­cer­lo Just Eat des­de den­tro. Pe­ro la ven­ta fue en­te­ra. Si hu­bie­ra si­do por­cen­tual, com­pa­ra 15.000 fren­te a 60.000... Lo que pa­sa es que los so­cios que si­guie­ron en Mé­xi­co eran los mis­mos de Es­pa­ña, sal­vo dos que se sa­lie­ron”, se­ña­la.

“En reali­dad, abri­mos Mé­xi­co y a los dos me­ses arran­có el pro­ce­so de ven­ta de Si­nDe­lan­tal de Es­pa­ña. Lo de­ja­mos de la­do pa­ra en­fo­car­nos en lo de aquí. Y nos equi­vo­ca­mos. Si hu­bié­se­mos he­cho una ges­tión nor­mal –ir ope­ran­do la com­pa­ñía allí, ha­ber­nos tras­la­da­do al­guno de los dos des­de el pri­me­ro mo­men­to...–, qui­zá hu­bie­ra ido más rá­pi­do. Fue un error nues­tro. Es­tá­ba­mos en otra gue­rra: ron­da pa­ra Si­nDe­lan­tal Es­pa­ña o ven­ta. Op­ta­mos por la

No te­nía mu­cho sen­ti­do lo que es­ta­ba ocu­rrien­do con las em­pre­sas de co­mi­da a do­mi­ci­lio en el mun­do

Die­go Ba­lles­te­ros

ven­ta. En ju­nio-ju­lio (la ope­ra­ción se con­cre­tó en oc­tu­bre), el Fi­nan­cial Ti­mes sa­có en por­ta­da que la UE iba a in­ter­ve­nir Es­pa­ña. Te­nía­mos va­rios fon­dos eu­ro­peos ali­nea­dos y, cuan­do sa­lió eso, se nos fue to­do aba­jo. Y di­ji­mos: to­ca ven­ta. Se­gu­ra­men­te, ha­bría­mos aguan­ta­do un po­co más. Es cier­to que que­ría­mos una ven­ta, aun­que fue­ra pe­que­ña, pe­ro si hu­bié­ra­mos te­ni­do fon­dos, ha­bría­mos se­gui­do, se­gu­ro. Aho­ra con la dis­tan­cia de los años, es fá­cil ver­lo”, cuen­ta Ba­bé.

“En Es­pa­ña, en el mo­men­to de la ven­ta íba­mos muy jus­tos. En Mé­xi­co, so­bra­dos: te­nía­mos di­ne­ro en el ban­co, el ne­go­cio fun­cio­na­ba...”, aña­de.

¿Es­pe­rá­bais en­ton­ces a Just Eat? “Al prin­ci­pio te­nía­mos idea de ir a otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro cuan­do vi­mos lo com­ple­jo que era Mé­xi­co y lo gran­de que era... Co­lom­bia, Pe­rú y Chi­le jun­tos son Mé­xi­co. Así que pu­si­mos nues­tro fo­co en Mé­xi­co. Y te­nía­mos una vi­sión a muy lar­go pla­zo. Que el exit lle­ga­ra a los dos años fue una sorpresa enor­me. Te­nía­mos una vi­sión mí­ni­ma de cin­co años. Des­hi­ce mi vi­da en Es­pa­ña y tras­la­dé a to­da mi fa­mi­lia a Mé­xi­co”, ex­pli­ca Ba­lles­te­ros.

RE­SUL­TA QUE NO ES­TÁS SO­LO

“A ver, lo pri­me­ro es que no éra­mos los úni­cos so­cios de la com­pa­ñía. Lle­gó un mo­men­to en el que las ofer­tas eran de­ma­sia­do ele­va­das. No te­nía mu­cho sen­ti­do lo que es­ta­ba ocu­rrien­do con las em­pre­sas de co­mi­da a do­mi­ci­lio en el mun­do. En el mis­mo tiem­po ha­bía­mos he­cho cua­tro ve­ces lo que en Es­pa­ña. Po­día­mos ha­ber lle­ga­do más le­jos. Pa­ra el con­se­jo ha­bía dos es­ce­na­rios: O nos po­ne­mos a bus­car ca­pi­tal pa­ra se­guir cre­cien­do y pe­lear con los gran­des o acep­ta­mos una ofer­ta en la que el múl­ti­plo es de­ma­sia­do atrac­ti­vo des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro. Lue­go ha­bía otra va­ria­ble: ¿Qué pa­sa­rá en el fu­tu­ro? Aho­ra Uber Eats ha co­men­za­do a ha­cer en Mé­xi­co 50.000 pedidos a la se­ma­na... ”, de­ja caer.

Y ahí va una mo­ra­le­ja: “Lo peor que pue­de pa­sar es que ne­go­cies un exit con un úni­co com­pra­dor. Lo ideal es que seas una em­pre­sa tan atrac­ti­va que ha­ya más com­pra­do­res. No­so­tros em­pe­za­mos con tres y al fi­nal que­da­ron dos. De he­cho, lle­gó una ofer­ta de úl­ti­mo mi­nu­to más al­ta, pe­ro nues­tros abogados nos re­co­men­da­ron que si­guié­ra­mos con lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do. Tam­bién nos preo­cu­pa­ba qué pa­sa­ría con la em­pre­sa des­pués. No so­mos Her­ma­ni­tas de la Ca­ri­dad, pe­ro tam­po­co tan ma­te­ria­lis­tas. La pro­pues­ta fi­nal nos gus­tó. Bueno, eso y que en seis me­ses es­tá­ba­mos fue­ra...”, con­clu­yen.

Aho­ra sí, te­ne­mos la his­to­ria completa. El di­ne­ro que se mo­vió en las dos ven­tas, co­mo ves aho­ra, es lo de me­nos. ¿No crees?

Se ha ven­di­do una his­to­ria irreal en torno a los em­pren­de­do­res. No to­do el mun­do va­le. No hay que ob­se­sio­nar­se con ello

Die­go Ba­lles­te­ros

Si La Ne­ve­ra Ro­ja no hu­bie­ra he­cho un ‘exit’ tan al­to, no­so­tros tam­po­co lo ha­bría­mos con­se­gui­do en Mé­xi­co

Eva­ris­to Ba­bé

Die­go Ba­lles­te­ros ex-co-CEO (sí, has leído bien) de Si­nDe­lan­tal. es y Si­nDe­lan­tal.mx, aho­ra CEO de Be­we.io, un soft­wa­re de ges­tión de ne­go­cios de be­lle­za y well­ness.

Eva­ris­to Ba­bé ex-co-CEO de Si­nDe­lan­tal.es y Si­nDe­lan­tal.mx, aho­ra fun executive of­fi­cer de Pul­po­ma­tic, un SaaS de ges­tión de flo­tas de vehícu­los.

A Si­nDe­lan­tal Mé­xi­co y otros ac­to­res en el mis­mo mer­ca­do les ha sa­li­do aho­ra una du­ra com­pe­ten­cia: Uber Eats, con otro mo­de­lo y otros pre­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.