Jai­me Sán­chez-Laul­hé,

Aca­ban de ser se­lec­cio­na­dos co­mo una de las 50 star­tups más pro­me­te­do­ras del pa­no­ra­ma mun­dial por la fir­ma Bloom­berg. Pre­gun­ta­mos a su CEO y fun­da­dor cuá­les cree que han si­do los mo­ti­vos de esa elec­ción. –

Emprendedores - - Sumario - www.geo­blink.com ISA­BEL GAR­CÍA MÉN­DEZ

fun­da­dor y CEO de Geo­blink, nos cuen­ta por qué su star­tup es­tá en­tre las 50 más pro­me­te­do­ras del mun­do.

Me en­te­ré de la de­sig­na­ción por un what­sapp de un ami­go es­ta­dou­ni­den­se, com­pa­ñe­ro del MBA que reali­cé en Chica­go. Fue él quien me man­dó un pan­ta­lla­zo con el lis­ta­do y me di­jo ‘mira dón­de apa­re­ce tu em­pre­sa’. Nos sor­pren­dió mu­chí­si­mo por­que no­so­tros no nos ha­bía­mos pre­sen­ta­do a nin­gún ti­po de se­lec­ción. No te­nía­mos ni idea”, ex­pli­ca Jai­me

Sán­chez-Laul­hé, fun­da­dor y CEO de Geo­blink. El lis­ta­do don­de apa­re­cía su em­pre­sa es na­da más y na­da me­nos que el ran­king de las 50 star­tups más pro­me­te­do­ras del pa­no­ra­ma mun­dial. Una cla­si­fi­ca­ción en la que es­te año só­lo apa­re­ce una es­pa­ño­la, Geo­blink, y ape­nas 10 eu­ro­peas.

Más o me­nos ca­da diez años (el an­te­rior fue en 2009) la fir­ma Bloom­berg con­tra­ta a una em­pre­sa de in­ves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca, Quid, pa­ra rea­li­zar un es­tu­dio y con­fi­gu­rar un lis­ta­do a ni­vel mun­dial de las star­tups más pro­me­te­do­ras. Los cri­te­rios que tie­nen en cuen­ta a la ho­ra de rea­li­zar la elec­ción es que per­te­nez­can a un sec­tor en au­ge (por ten­den­cia al­cis­ta, por va­lor de mer­ca­do, por cre­ci­mien­to…), que ha­yan con­se­gui­do fi­nan­cia­ción rá­pi­da­men­te y que cuen­ten con un equi­po y un pro­duc­to po­ten­te, ade­más de una tra­yec­to­ria con­so­li­da­da.

El va­lor de es­ta lis­ta ra­di­ca en el he­cho de que en el úl­ti­mo ran­king, el del 2007, apa­re­cie­ron em­pre­sas ca­si des­co­no­ci­das que lue­go han de­mos­tra­do ser unas crack, mul­ti­pli­can­do su va­lor por 30, co­mo Spo­tify o Ever­no­te.

En el lis­ta­do de es­te año, pu­bli­ca­do en mar­zo de 2017 y que ana­li­za 50.000 em­pre­sas mun­dia­les, apa­re­ce una com­pa­ñía es­pa­ño­la, Geo­blink, de ape­nas dos años

de vi­da. ¿Las ra­zo­nes? Las ana­li­za­mos con su CEO, in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co por la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid, in­ge­nie­ro de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes por En­si­mag en Fran­cia, más­ter en Ma­te­má­ti­cas por el Ins­ti­tu­to Fou­rir y MBA por la Uni­ver­si­dad de Chica­go.

CRI­TE­RIOS PA­RA LA ELEC­CIÓN

Sec­tor en au­ge. “El nues­tro, el de la geo­ana­lí­ti­ca de big da­ta, es un sec­tor muy po­ten­te, que es­tá cre­cien­do mu­cho y que tie­ne un po­ten­cial enor­me”, se­ña­la Sán­chez-Laul­hé, que tra­ba­jó pa­ra So­cie­té Ge­ne­ra­le en Pa­rís, Nue­va York y Hong Kong. Tras nue­ve años fue­ra de Es­pa­ña, re­gre­só a nues­tro país pa­ra in­cor­po­rar­se a la con­sul­to­ría Mckin­sey du­ran­te dos años.

“En la eta­pa fi­nal me to­có tra­ba­jar con em­pre­sas de re­tail y de mo­da y me di cuen­ta de que la ma­yo­ría de es­tas em­pre­sas, que cuen­tan con mu­chas delegaciones y tien­das dis­per­sas geo­grá­fi­ca­men­te, to­man mu­chas de­ci­sio­nes en ba­se a la in­tui­ción y la ex­pe­rien­cia pre­via y muy po­cas en fun­ción de aná­li­sis ma­te­má­ti­cos –ar­gu­men­ta–. Por eso de­ci­dí crear un pro­duc­to que en fun­ción de al­go­rit­mos per­mi­tie­ra adop­tar de­ci­sio­nes crí­ti­cas so­bre dón­de abrir la si­guien­te tien­da, qué pun­tos de ven­ta son más ren­ta­bles, dón­de in­tere­sa ha­cer más pu­bli­ci­dad… Así na­ció Geo­blink en mar­zo de 2015”.

Fuer­te apo­yo in­ver­sor. “A pe­sar del po­co tiem­po de vi­da he­mos he­cho mu­cho rui­do. A los dos me­ses de em­pe­zar con­se­gui­mos apo­yo in­ver­sor de Iña­ki Be­ren­guer y otros bu­si­ness an­gels, que in­yec­ta­ron 175.000 eu­ros, y un año des­pués en­tró Nau­ta Ca­pi­tal con una apor­ta­ción de un mi­llón de eu­ros. Nau­ta es uno de los fon­dos con más pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Su apues­ta por no­so­tros re­pre­sen­tó un es­pal­da­ra­zo mun­dial, crean­do el efec­to sig­na­lity, es de­cir, se­ña­lar a ni­vel in­ter­na­cio­nal que so­mos bue­nos”. ¿Las ra­zo­nes pa­ra atraer in­ver­so­res tan pre­coz­men­te? “Sin nin­gu­na du­da, el back­ground del equi­po”.

Tra­yec­to­ria pro­me­te­do­ra.

Den­tro de es­te rui­do del que ha­bla Sán­chez-Laul­hé tam­bién ju­gó un im­por­tan­te pa­pel su de­sig­na­ción co­mo Me­jor Em­pre­sa B2B del South Sum­mit de 2016 y el pre­mio Emprende XXI –que otor­ga La Cai­xa, jun­to con el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Eni­sa–, co­mo la em­pre­sa que me­jor lo ha­bía he­cho tec­no­ló­gi­ca­men­te en 2016: “Lo ha­bía­mos in­ten­ta­do el año an­te­rior sin suer­te, pe­ro vol­vi­mos a re­pe­tir en 2016 y ga­na­mos. Es­te ti­po de pre­mios son una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra ga­nar vi­si­bi­li­dad. Ha­ce que te des­ta­quen y te se­ña­len y eso es bueno por­que te das a co­no­cer en­tre in­ver­so­res, clien­tes y part­ners. Has­ta el pun­to de que los ma­yo­res in­ver­so­res de Es­pa­ña em­pe­za­ran a pre­gun­tar quié­nes éra­mos y a in­tere­sar­se por no­so­tros, lo que nos per­mi­tió ele­gir in­ver­sor, que fue Nau­ta. Al equi­po, es­te ti­po de de­sig­na­cio­nes les mo­ti­va por­que sien­ten que es­tán en una em­pre­sa es­pe­cial”.

El equi­po, cla­ve de bó­ve­da. Pre­ci­sa­men­te el equi­po es otro de los pun­ta­les so­bre los que se apo­ya la de­sig­na­ción de Bloom­berg y Geo­blink ha su­pe­ra­do es­ta asig­na­tu­ra con no­ta: “El pri­mer año con­se­gui­mos atraer ta­len­to muy bueno a pe­sar de que no po­día­mos ofre­cer sa­la­rios gran­des. Veían una opor­tu­ni­dad: si la em­pre­sa cre­ce rá­pi­da­men­te tu ca­rre­ra tam­bién y eco­nó­mi­ca­men­te te ve­rás re­com­pen­sa­do. La ma­yo­ría vino por­que creía en el pro­yec­to. Así lo hi­cie­ron, por ejem­plo, dos cien­tí­fi­cos del CERN que de­ja­ron Gi­ne­bra por­que les gus­tó el pro­duc­to y el equi­po. Les mo­ti­va­ba el he­cho de per­te­ne­cer a es­ta aven­tu­ra. Den­tro del equi­po, hay mu­chos que he­mos es­tu­dia­do en Es­ta­dos Uni­dos y he­mos tra­ba­ja­do en em­pre­sas de pres­ti­gio. En me­nos de dos años he­mos pa­sa­do de uno (o sea yo) a un equi­po de 30 per­so­nas. Y de tra­ba­jar des­de ca­sa a pa­sar a un es­pa­cio de co­wor­king, lue­go a la lan­za­de­ra de Juan Roig y aho­ra ya con ofi­ci­nas pro­pias”.

En­tre sus clien­tes hay fir­mas co­mo Eros­ki, To­yo­ta, Gra­nier, Ge­ne­ra­li Se­gu­ros, Ba­si­cFit, Pans&Com­pany o La Ta­glia­te­lla, en­tre otros; es­tán cre­cien­do mu­cho a ni­vel na­cio­nal y han em­pe­za­do el pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción, prin­ci­pal­men­te ha­cia Reino Uni­do y Fran­cia.

En es­te pro­ce­so de ex­pan­sión, la de­sig­na­ción de Bloom­berg, “su­po­ne un re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, nos da cre­di­bi­li­dad e im­pac­to me­diá­ti­co”. Se­gu­ro que cuan­do Bloom­berg vuel­va a sa­car su lis­ta, po­dre­mos po­ner a Geo­blink co­mo mues­tra de su buen ol­fa­to an­ti­ci­pa­dor.

Los pre­mios son una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra ga­nar vi­si­bi­li­dad en­tre los in­ver­so­res, clien­tes y ‘part­ners’ y, ade­más, mo­ti­van al equi­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.