“Tra­ta­mos de re­pli­car con­cep­tos que han si­do exi­to­sos en otros sec­to­res y mer­ca­dos”

El grupo que pre­si­de se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos tres años en el lí­der del sec­tor de la pe­lu­que­ría y la es­té­ti­ca en España e Ibe­roa­mé­ri­ca, con 400 es­ta­ble­ci­mien­tos de mar­cas co­mo Mar­co Al­dany, Ri­zos, Su­per­Pe­lu o Mís­ter A, en­tre otros. –

Emprendedores - - Personas Y Negocios - ISA­BEL GARCÍA MÉN­DEZ

Apues­ta por un con­cep­to glo­bal de es­té­ti­ca que in­clu­ya des­de la pe­lu­que­ría a los cen­tros de be­lle­za, pa­san­do por las es­cue­las de for­ma­ción, los gim­na­sios, los pro­duc­tos pro­pios o las apps es­pe­cia­li­za­das. To­do ello en­glo­ba­do en un hol­ding con nom­bre ins­pi­ra­dor, Al­ma Cor­po­ra­tion. Sa­ber im­por­tar mo­de­los de otros sec­to­res pa­ra in­no­var uno tan tra­di­cio­nal co­mo el de la pe­lu­que­ría y re­mon­tar un con­cur­so de acree­do­res son dos de los ras­gos que han de­ter­mi­na­do la his­to­ria re­cien­te de es­te grupo que aglu­ti­na ba­jo su pa­ra­guas mar­cas co­mo Mar­co Al­dany, Ri­zos, Su­per Pe­lu, Com­pa­dre y Mís­ter A, en­tre otras. Ade­más de li­de­rar el mer­ca­do es­pa­ñol e his­pa­noa­me­ri­cano, aca­ban de en­trar en la In­dia. De­trás de es­te per­fil in­no­va­dor, una sa­ga, los Fernández- Luen­go. Ha­bla­mos con el ma­yor de los her­ma­nos, Alejandro Fernández Luen­go, co­fun­da­dor y pre­si­den­te.

EM­PREN­DE­DO­RES: Es la pri­me­ra ca­de­na eu­ro­pea de be­lle­za en en­trar en la In­dia, ¿por qué aven­tu­rar­se en un mer­ca­do tan dis­tan­te cul­tu­ral y geo­grá­fi­ca­men­te?

ALEJANDRO FERNÁNDEZ-LUEN­GO: Es un mer­ca­do es­pec­ta­cu­lar en ta­ma­ño y un buen es­ce­na­rio pa­ra una mar­ca eu­ro­pea de be­lle­za. En nues­tro sec­tor, el mer­ca­do in­dio es uno de los que más es­tá cre­cien­do en por­cen­ta­je. Ade­más, to­do lo que lle­ga de Eu­ro­pa tie­ne un plan­tea­mien­to as­pi­ra­cio­nal y no­so­tros que­re­mos po­si­cio­nar­nos en el seg­men­to del gla­mour ac­ce­si­ble. El vi­ce­pre­si­den­te de Ex­pan­sión In­ter­na­cio­nal, Javier Pe­la­yo, fue uno de los fun­da­do­res de Press­to y él ya ha­bía abier­to se­des en la In­dia, con lo cual conoce el mer­ca­do. Es un país don­de la ope­ra­ti­va es muy com­pli­ca­da, por lo que he­mos op­ta­do por un so­cio lo­cal, el grupo in­dus­trial Mo­di Group, uno de los más po­ten­tes del país. El plan es abrir es­cue­la en Nue­va Del­hi y tien­das en Nue­va Del­hi, Bombay y Ban­ga­lo­re.

EMP.: Es­ta ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal que aho­ra les lle­va a Asia, les ha per­mi­ti­do li­de­rar el mer­ca­do his­pa­noa­me­ri­cano en ape­nas tres años…

A.F-L.: Sí. La vo­ca­ción de li­de­raz­go en La­ti­noa­mé­ri­ca la po­de­mos fe­char en tres años pa­ra aquí. Es­ta­mos ope­ra­ti­vos en Mé­xi­co, Co­lom­bia, Pe­rú, Pa­na­má, Bo­li­via, Hon­du­ras y en pro­ce­so avan­za­do de ne­go­cia­ción con so­cios lo­ca­les en el res­to de los mer­ca­dos. Nuestra in­ten­ción es tra­tar el mer­ca­do his­pa­noa­me­ri­cano co­mo una re­gión co­mún, ve­mos mu­cha si­ner­gia y mu­cho sen­ti­do.

EMP.: ¿El ob­je­ti­vo es ser gran­des a to­da cos­ta? A. F- L.: Des­de un ori­gen que­ría­mos ser gran­des, creía­mos que era un sec­tor con un po­ten­cial enor­me y to­da­vía por desa­rro­llar y 20 años des­pués si­go pen­sán­do­lo. Cuan­do Mar­co Al­dany na­ció ha­ce 20 años en España, ape­nas exis­tían ca­de­nas de pe­lu­que­ría. Que­rer abrir 100 tien­das en un sec­tor muy frag­men­ta­do era to­tal­men­te dis­rup­ti­vo, pe­ro éra­mos cons­cien­tes de que eso nos per­mi­tía unas con­di­cio­nes con los part­ners y los pro­vee­do­res, una es­truc­tu­ra de mar­ke­ting y un po­si­cio­na­mien­to que na­die ha­bía he­cho. El ob­je­ti­vo era li­de­rar el sec­tor y cons­truir una mar­ca. El tiem­po nos ha da­do la ra­zón y la es­ta­dís­ti­ca de su­per­vi­ven­cia en sa­lo­nes que tie­nen mar­ca fren­te a sa­lo­nes de au­tor, es mu­cho más fa­vo­ra­ble ha­cia los pri­me­ros.

EMP.: ¿Có­mo se cons­tru­ye una mar­ca en su sec­tor?

A. F- L.:

No­so­tros nos cen­tra­mos en en­ten­der y de­mo­cra­ti­zar el ac­ce­so a los ser­vi­cios. In­ten­tá­ba­mos ser ac­ce­si­bles en pre­cio, no ser ba­ra­tos: es muy di­fí­cil dar ca­li­dad a pre­cios ba­jos. Pe­ro tam­bién bus­cá­ba­mos ubi­ca­cio­nes es­pe­cia­les. En aque­lla épo­ca la ma­yo­ría del sec­tor op­ta­ba por lo­ca­les in­te­rio­res, con una men­ta­li­dad in­ti­mis­ta… Y no­so­tros, des­de el prin­ci­pio, apos­ta­mos por los me­jo­res lo­ca­les a pie de ca­lle, en cen­tros co­mer­cia­les. En aquel momento fue muy rompe­dor, pe­ro lue­go el sec­tor ha gi­ra­do ha­cia ahí. Cuan­do na­ci­mos, en 1997, el re­tail fun­cio­na­ba muy bien, el ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción era bueno y per­mi­tía mo­de­los de cre­ci­mien­to in­tere­san­tes co­mo el nues­tro, que era mix­to, con tien­das pro­pias y fran­qui­cias. Ésa fue la ram­pa de lanzamiento. Y a par­tir de ahí he­mos li­de­ra­do el sec­tor, aun­que he­mos te­ni­do que afron­tar cri­sis, res­tric­cio­nes del con­su­mo, subida de IVA…

EMP.: Has­ta el pun­to de que en 2013 se so­me­tie­ron a un con­cur­so de acree­do­res…

A.F-L.:

El pro­ce­so es más com­ple­jo. La re­fi­nan­cia­ción de la deu­da que te­nía la com­pa­ñía tras la en­tra­da de fon­dos en el ac­cio­na­ria­do no se pro­du­jo, lle­gan­do, in­clu­so, en aque­llos mo­men­tos de la cri­sis a que­brar y des­apa­re­cer el ban­co que nos fi­nan­cia­ba, lo que, uni­do al pro­ce­so tan com­pli­ca­do de con­su­mo que ha­bía en ese momento, nos obli­gó a aco­ger­nos a un con­cur­so vo­lun­ta­rio de acree­do­res.

EMP.: Pa­ra mu­chos em­pren­de­do­res, un con­cur­so es el fi­nal de un pro­yec­to, pe­ro en su ca­so fue un re­vul­si­vo pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to…

A. F- L.:

No es sen­ci­llo ge­ne­ra­li­zar. En nues­tro ca­so, fue un fra­ca­so de la re­fi­nan­cia­ción de la deu­da

“ABRIR 100 TIEN­DAS EN UN SEC­TOR MUY DI­VI­DI­DO ERA DIS­RUP­TI­VO, PE­RO EL TIEM­PO NOS DIO LA RA­ZÓN”

“EN EL MOMENTO QUE QUIE­RAS DIS­FRU­TAR DE LO QUE TE HA SA­LI­DO BIEN, TE HAS QUE­DA­DO OB­SO­LE­TO”

lo que nos abo­có al con­cur­so, no era tan­to una si­tua­ción o un pro­ble­ma ope­ra­ti­vo, que en otros con­cur­sos es esen­cial. De ma­ne­ra que la re­cu­pe­ra­ción del en­torno, del sec­tor y de la eco­no­mía ha con­tri­bui­do a que las co­sas ha­yan cam­bia­do.

EMP.: Y hoy cuen­tan con 4.000 pro­fe­sio­na­les en 400 es­ta­ble­ci­mien­tos… ¿No les da mie­do un cre­ci­mien­to tan ful­gu­ran­te?

A. F- L.: De­pen­de de có­mo ha­yas di­men­sio­na­do tu plan. No­so­tros re­pli­ca­mos con­cep­tos que se han re­ve­la­do exi­to­sos en otros mer­ca­dos y sec­to­res. Lo que creo que se­ría sui­ci­da se­ría lan­zar­se a la ca­rre­ra sin vo­ca­ción, sin es­truc­tu­ra y sin es­tra­te­gia. A pe­sar de que den­tro de nues­tro sec­tor po­de­mos pa­re­cer muy lan­za­dos y agre­si­vos, en reali­dad no lo so­mos. Tes­ta­mos los mo­de­los y, si ve­mos que tie­nen sen­ti­do, lo pro­ba­mos en to­dos los si­tios. La suer­te es que es­ta­mos en un sec­tor en el que los clien­tes pa­gan al con­ta­do y la te­so­re­ría, que es uno de los in­di­ca­do­res que es­tran­gu­lan el cre­ci­mien­to, no tie­ne por qué ser un gran ries­go. Ade­más, al ser un mo­de­lo mix­to, el cre­ci­mien­to ver­ti­gi­no­so obe­de­ce a unas fran­qui­cia­do­res ex­ce­len­tes en los dis­tin­tos mer­ca­dos en los que ope­ra­mos. El ma­yor pro­ble­ma pa­ra cre­cer sue­le ser la ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­ción, por eso pa­ra aco­me­ter es­ta ex­pan­sión es­ta­mos va­lo­ran­do in­cor­po­rar fon­dos de in­ver­sión al ac­cio­na­ria­do.

EMP.: Ade­más de la ex­pan­sión, tam­bién han apos­ta­do por la di­ver­si­fi­ca­ción…

A. L- F.: Con­so­li­da­mos el li­de­raz­go en el sec­tor muy pron­to y po­dría­mos ha­ber­nos con­for­ma­do con ello y con ase­gu­rar esa po­si­ción, pe­ro nun­ca nos ha pa­re­ci­do que esos eran los de­be­res. La au­to­crí­ti­ca cons­tan­te y la ca­pa­ci­dad de cues­tio­nar­te has­ta los bue­nos re­sul­ta­dos es bá­si­co: en el momento en que quie­ras dis­fru­tar de lo que te ha sa­li­do bien, te has que­da­do ob­so­le­to. Pen­sar en que ya has lle­ga­do es el prin­ci­pio del de­cli­ve. El na­ci­mien­to de Al­ma, la ma­triz del grupo, es esen­cial por­que lo que bus­ca­mos con ella es li­de­rar un seg­men­to más am­plio que el de la pe­lu­que­ría. Es­ta­mos di­ver­si­fi­can­do en seg­men­tos, en ti­ques y en mo­de­los de ne­go­cio. In­ten­ta­mos te­ner por­ta­fo­lio de mar­cas y de con­cep­tos pa­ra adap­tar­nos me­jor a la clien­te­la, no que­re­mos una es­tra­te­gia de ca­fé pa­ra to­dos. Apro­ve­chan­do nuestras eco­no­mías de es­ca­la es­ta­mos en­tran­do en otras ini­cia­ti­vas co­mo la ven­ta de pro­duc­tos de pe­lu­que­rías y cosmética a tra­vés de Su­per­pe­lu. Tam­bién he­mos ube­ri­za­do la pe­lu­que­ría, lan­zan­do una apli­ca­ción con la que quien quie­ra un ser­vi­cio de pe­lu­que­ría, ma­ni­cu­ra o maquillaje a do­mi­ci­lio, po­drá dis­po­ner de esos ser­vi­cios. Es­to era un sec­tor que no es­ta­ba or­ga­ni­za­do y no­so­tros lo que­re­mos li­de­rar.

EMP.: ¿Y en es­ta es­tra­te­gia: dón­de se ins­cri­be la en­tra­da en los gim­na­sios?

A.L-F.: Nuestra di­vi­sión beauty ca­da vez es­tá más en­tron­ca­da con lo que lla­ma­mos health: al fi­nal el te­ma de la es­té­ti­ca es un con­cep­to mu­cho más am­plio. La si­ner­gia y la ex­pe­rien­cia de los de­par­ta­men­tos de back of­fi­ce y la enor­me ma­sa de clien­tes nos ha­ce pen­sar que de­be­ría­mos te­ner un pa­pel prin­ci­pal en una im­plan­ta­ción co­mo cen­tros de es­té­ti­ca glo­bal, tra­tan­do de apor­tar va­lor aña­di­do a tra­vés de ser­vi­cios de an­ti­aging, die­tox, nu­tri­ción, ac­ce­si­bles en cos­te y dis­po­ni­bi­li­dad. Va­mos a ha­cer una pe­que­ña re­vo­lu­ción. Con­ta­mos tam­bién con una in­cu­ba­do­ra que f un­cio­na co­mo una ace­le­ra­do­ra, Al­maLab, que bus­ca au­nar las no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas con nues­tro sec­tor y de ahí sur­gen ini­cia­ti­vas co­mo la app, una nue­va tec­no­lo­gía pa­ra ce­pi­llos… Que­re­mos que los sec­to­res en los que ope­ra­mos se com­ple­men­ten. Al fi­nal, es un te­ma de si­ner­gias y de mo­ver­se con­ti­nua­men­te. Si nos hu­bié­ra­mos que­da­do es­tan­ca­dos con la fi­lo­so­fía de que una co­sa que no es­tá ro­ta no se arre­gla, se­gu­ra­men­te ya no exis­ti­ría­mos co­mo ca­de­na.

EMP.: Sin ol­vi­dar el pa­pel de la for­ma­ción…

A.F-L.: Te­ne­mos una red de 32 es­cue­las de pe­lu­que­ría

en seis paí­ses que nos fa­ci­li­ta mu­cho la for­ma­ción e im­plan­ta­ción de nue­vos ser­vi­cios o nue­vos pro­duc­tos. Con las es­cue­las que­re­mos fo­men­tar el ta­len­to fu­tu­ro de la or­ga­ni­za­ción. Es nuestra can­te­ra y el ta­len­to pa­ra los años pró­xi­mos. Apar­te de las es­cue­las fí­si­cas, hay un pro­gra­ma de for­ma­ción a dis­tan­cia muy so­fis­ti­ca­do y es­ta­mos pre­pa­ran­do una au­tén­ti­ca uni­ver­si­dad de la be­lle­za que ten­drá dos se­des, don­de se aglu­ti­na­rá la for­ma­ción téc­ni­ca al má­xi­mo ni­vel con co­no­ci­mien­tos de ges­tión. Te­ne­mos la pri­me­ra uni­ver­si­dad de ve­rano de es­te ti­po del mun­do. La pri­me­ra se­de se­rá en Mar­be­lla. La otra se­de se­rá en Ma­drid. La idea es abrir otra en Bo­go­tá o Li­ma...

EMP.: Una fi­lo­so­fía en lí­nea con el in­tra­em­pren­di­mien­to que tam­bién pro­mue­ven...

A. F- L.: Se tra­ta de in­cor­po­rar al equi­po to­do el ta­len­to po­si­ble. Nuestra im­plan­ta­ción mul­ti­rre­gión y mul­ti­con­cep­to nos obli­ga a cap­tar ta­len­to no só­lo en pe­lu­que­ría, sino en nu­tri­ción avan­za­da, en es­té­ti­ca, en sec­to­res que to­da­vía no exis­ten. Los ti­ros van por ahí, por el in­tra­em­pren­di­mien­to, la ac­ti­tud proac­ti­va y la agi­li­dad. Ade­más, pen­sa­mos que es una he­rra­mien­ta ex­ce­len­te de fi­de­li­za­ción. Den­tro de la ca­sa, una per­so­na que acre­di­te y de­mues­tre un ob­je­ti­vo de­ter­mi­na­do tie­ne la po­si­bi­li­dad de que la com­pa­ñía le ayu­de a crear su pro­yec­to per­so­nal.

EMP.: ¿Y el pró­xi­mo ob­je­ti­vo?

A. F- L.: El úl­ti­mo pro­yec­to que he­mos lan­za­do ha si­do Mi Ca­sa Inn, la pri­me­ra ca­de­na es­pa­ño­la de re­si­den­cias, ho­te­les de es­tu­dian­tes y es­pa­cios de co­li­ving. Y es que, co­mo de­cía mi abue­la, “de un tra­ba­jo se des­can­sa con otro dis­tin­to”. En lo eco­nó­mi­co es­ta­mos in­mer­sos en ver las ne­ce­si­da­des de in­ver­sión pa­ra el lanzamiento de los nue­vos con­cep­tos y pa­ra la im­plan­ta­ción in­ter­na­cio­nal. Que­re­mos in­cor­po­rar so­cios fi­nan­cie­ros pa­ra los pla­nes de ex­pan­sión fu­tu­ra. En lo per­so­nal, se­guir dis­fru­tan­do de es­te pro­ce­so y ser ca­paz de atraer a mu­chos ta­len­tos que pue­dan apor­tar.

EMP.: Un con­se­jo pa­ra el em­pren­de­dor que em­pie­za.

A. F- L.: Ac­túa y equi­vó­ca­te. No te eter­ni­ces ha­cien­do un es­tu­dio de mer­ca­do pa­ra ver qué tal pue­de fun­cio­nar la apli­ca­ción, lán­za­la y ana­li­za có­mo reac­cio­na el mer­ca­do. Eso lo di­ces ha­ce 20 años y te ha­brían sus­pen­di­do en cual­quier es­cue­la de ges­tión. Y sé cu­rio­so. A mí me ha ser­vi­do mi­rar pa­ra atrás, pa­ra ver qué ha pa­sa­do; ha­cia de­lan­te, pa­ra ver dón­de que­re­mos lle­gar, y al­re­de­dor pa­ra ver por dón­de va el con­su­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.