Los ar­me­ros de Jack Spa­rrow y ‘Águi­la Ro­ja’

Emprendedores - - Personas Y Negocios - DAVID RAMOS

La par­ti­ci­pa­ción es­pa­ño­la en la sa­ga

Pi­ra­tas del Ca­ri­be no se li­mi­ta a Javier Bar­dem o Pe­né­lo­pe Cruz. Las pis­to­las que dis­pa­ra Jack Spa­rrow tam­bién han sa­li­do de nues­tro país, igual que la es­pa­da del pro­ta­go­nis­ta de Agui­la Ro­ja. De­nix es un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal en la fa­bri­ca­ción de ré­pli­cas de ar­mas his­tó­ri­cas.

No ha­ce fal­ta re­tro­ce­der tres o cua­tro si­glos pa­ra sen­tir­se co­mo un bu­ca­ne­ro. Bas­ta con em­pu­ñar un ar­ma sa­li­da de la fac­to­ría de De­nix pa­ra ima­gi­nar­se a bor­do de un na­vío en las aguas del Ca­ri­be es­pa­ñol o co­mo John Way­ne en Río Bra­vo. La com­pa­ñía me­nor­qui­na es­tá es­pe­cia­li­za­da en la fa­bri­ca­ción de ré­pli­cas de ar­mas an­ti­guas y ofre­ce más de 300 mo­de­los, tan­to ar­mas blan­cas co­mo de fue­go. Sus re­fe­ren­cias abar­can to­das las épo­cas, des­de es­pa­das de gla­dia­dor has­ta ma­zas de ca­de­na me­die­va­les, fu­si­les AK- 47 o re­vól­ve­res co­mo el Colt Pyt­hon con el que el she­riff Rick Grim­mes se en­fren­ta a los zom­bis en la se­rie The Wal­king Dead.

Las re­pro­duc­cio­nes de De­nix son muy fi­de­dig­nas, por lo que go­zan del ma­yor apre­cio en­tre los co­lec­cio­nis­tas. Asi­mis­mo, el au­ge que es­tán te­nien­do las re­crea­cio­nes his­tó­ri­cas en to­do el mun­do ha su­pues­to un im­pul­so pa­ra las ven­tas de sus ré­pli­cas. Por ejem­plo, en Es­ta­dos Uni­dos son mu­chos los re­enac­tors (ac­to­res que par­ti­ci­pan en re­crea­cio­nes his­tó­ri­cas) que se po­nen los uni­for- mes del ejér­ci­to con­fe­de­ra­do o unio­nis­ta y re­pro­du­cen al­gu­nas de las ba­ta­llas más fa­mo­sas de la Guerra de Se­ce­sión. Y lo mis­mo su­ce­de en Eu­ro­pa, con las re­crea­cio­nes de la Se­gun­da Guerra Mun­dial o de la Guerra Ci­vil es­pa­ño­la. Y otra ver­tien­te es­tá en la es­ce­ni­fi­ca­ción de jus­tas me­die­va­les.

“Es di­fí­cil de­fi­nir el per­fil de nues­tro clien­te. Apar­te de ser bas­tan­te di­ver­so, es un ni­cho de mer­ca­do re­du­ci­do, con­cre­to y bas­tan­te opa­co. A mu­cha gen­te no le gus­ta re­co­no­cer su afi­ción las ar­mas. Po­de­mos de­cir que se­ría el de hom­bre de 25 a 65 años, a quien le gus­ta el co­lec­cio­nis­mo y los te­mas mi­li­ta­res, aman­te de las an­ti­güe­da­des, afi­cio­na­do a las ar­mas o a la re­crea­ción his­tó­ri­ca…”, co­men­ta Jaime Llull, di­rec­tor co­mer­cial de la em­pre­sa y re­pre­sen­tan­te de la se­gun­da ge­ne­ra­ción fa­mi­liar al man­do de la com­pa­ñía.

Ade­más, aun­que su­pon­ga un exi­guo por­cen­ta­je de su fac­tu­ra­ción, De­nix ha en­con­tra­do un hue­co en las ar­tes es­cé­ni­cas. Sus re­pro­duc­cio­nes han si­do em­plea­das en pe­lí­cu­las co­mo Pi­ra­tas del Ca­ri­be, Los tres mos­que­te­ros y la se­rie Águi­la Ro­ja, e in­clu­so de

em­plear­se co­mo atrez­zo en di­ver­sas pro­duc­cio­nes tea­tra­les, mu­si­ca­les y ope­rís­ti­cas re­pre­sen­ta­das in­ter­na­cio­nal­men­te. “Nuestras ré­pli­cas son idó­neas pa­ra se­ries y pe­lí­cu­las por­que son se­gu­ras e inofen­si­vas. Con su apa­rien­cia es su­fi­cien­te pa­ra ro­dar las to­mas, ya que los es­pe­cia­lis­tas des­pués ha­cen los efec­tos es­pe­cia­les opor­tu­nos pa­ra que pa­rez­can reales”, ex­pli­ca.

DE FLA­MEN­CAS A KALÁSHNIKOVS

Los orí­ge­nes de De­nix se re­mon­tan a 1967, cuan­do los bi­su­te­ros Se­bas­tián Llull – pa­dre de Jaime– y

José Ca­rre­te­ro se aso­cia­ron pa­ra fa­bri­car fi­gu­ras de­co­ra­ti­vas, des­ti­na­das esen­cial­men­te al mer­ca­do del sou­ve­nir, co­mo fi­gu­ras de Don Qui­jo­te, fla­men­cas, to­ros… Des­pués se en­fo­ca­ron en la re­pro­duc­ción de ar­mas an­ti­guas, en­con­tran­do el ca­mino que ha se­gui­do la em­pre­sa has­ta nues­tros días.

En el ca­tá­lo­go ac­tual se en­cuen­tran re­pro­duc­cio­nes de to­do ti­po de ar­mas: da­gas, es­pa­das, sa­bles, man­gua­les, ha­chas, pis­to­las de chis­pa, tra­bu­cos, pis­to­las de per­cu­sión, fu­si­les, ca­ra­bi­nas, mos­que- to­nes, re­vól­ve­res, pis­to­las au­to­má­ti­cas, ame­tra­lla­do­ras, ri­fles de asal­to, gra­na­das de mano… Pe­ro tam­bién ofre­ce otros pro­duc­tos, co­mo abre­car­tas, so­por­tes pa­ra col­gar las ar­mas en la pa­red, ré­pli­cas de mo­ne­das del Im­pe­rio es­pa­ñol, mi­nia­tu­ras de ca­ta­pul­tas o ca­ño­nes, lla­ve­ros, ré­pli­cas de ba­las, pla­cas de she­riff o de mars­hal es­ta­dou­ni­den­ses, in­sig­nias mi­li­ta­res, ca­na­nas pa­ra por­tar los re­vól­ve­res, en­tre otros.

Las ar­mas de fue­go re­por­tan la ma­yor par­te de sus ven­tas. “Hay mo­das. Ac­tual­men­te, lo que me­jor se ven­de son las ré­pli­cas de las ar­mas de la II Guerra Mun­dial. Tam­bién de­pen­de de los paí­ses. Los gran­des con­flic­tos bé­li­cos mar­can las mo­das. Por ejem­plo, en Es­ta­dos Uni­dos tie­nen ma­yor pe­so las ar­mas de fue­go ti­po wés­tern, co­mo ri­fles o re­vól­ve­res. Tam­bién fun­cio­nan bien las ar­mas pa­ra las re­crea­cio­nes his­tó­ri­cas de la Guerra de Se­ce­sión”, co­men­ta el di­rec­tor co­mer­cial.

De­nix se ocu­pa de to­do el pro­ce­so pro­duc­ti­vo en sus ins­ta­la­cio­nes de Me­nor­ca, asu­mien­do el di­se­ño, ela­bo­ra­ción de mol­des, fun­di­ción, gra-

ba­do, mon­ta­je, en­va­sa­do y ex­por­ta­ción. Pe­ro no ven­de di­rec­ta­men­te a las tien­das ni al clien­te fi­nal, sino que tra­ba­ja a tra­vés de ma­yo­ris­tas. Y es­tos dis­tri­bui­do­res lle­van las ré­pli­cas a los co­mer­cios es­pe­cia­li­za­dos – fí­si­cos o vir­tua­les– y tien­das de sou­ver­nirs en mu­seos, cas­ti­llos me­die­va­les y cas­cos his­tó­ri­cos de ciu­da­des, e in­clu­so a even­tos co­mo las re­crea­cio­nes his­tó­ri­cas. La em­pre­sa des­car­ta la ven­ta di­rec­ta a tra­vés de In­ter­net. “So­mos cons­cien­tes de que iría en con­tra de los in­tere­ses de nues­tros dis­tri­bui­do­res. Y no nos in­tere­sa da­ñar sus már­ge­nes”, de­cla­ra Llull.

UN NE­GO­CIO BIEN AR­MA­DO

De­nix cuen­ta con una in­tere­san­te pa­no­plia pa­ra con­quis­tar el mer­ca­do de las ré­pli­cas.

Ele­va­da ca­li­dad. Sus re­pro­duc­cio­nes son muy apre­cia­das en­tre la co­mu­ni­dad de co­lec­cio­nis­tas y aman­tes de la his­to­ria. Aun­que sus ré­pli­cas son mu­cho más ca­ras que los pro­duc­tos fa­bri­ca­dos en Asia, ofre­cen una ca­li­dad muy su­pe­rior. Y sus pre­cios tam­po­co son prohi­bi­ti­vos. Por ejem­plo, un re­vól­ver es­ti­lo wés­tern cues­ta en­tre 55 y 70 eu­ros; una pis­to­la de la Pri­me­ra o Se­gun­da Guerra Mun­dial, de 50 a 90 eu­ros; y una pis­to­la de chis­pa, en­tre 35 y 60 eu­ros.

Pie­zas se­gu­ras. Una de las ma­yo­res ven­ta­jas de es­tas re­pro­duc­cio­nes es que son to­tal­men­te se­gu­ras, al­go que no su­ce­de con un ar­ma des­ac­ti­va­da o una de fo­gueo. “To­da nuestra pro­duc­ción es­tá he­cha en za­mak, que es una alea­ción de zinc, un me­tal blan­co no fé­rreo que fun­de a 400 º C. Nuestras ar­mas son se­gu­ras por­que no se pue­den con­ver­tir o mo­di­fi­car pa­ra que ha­gan fue­go. Y las ar­mas de fi­lo se par­ten si se in­ten­tan afi­lar. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca ha­ce que sea un pro­duc­to más fá­cil de ven­der y de tras­la­dar in­ter­na­cio­nal­men­te. Su ma­ne­jo no su­po­ne un ries­go y se pue­den trans­por­tar más fá­cil­men­te”, es­pe­ci­fi­ca Llull. Es­ca­sa com­pe­ten­cia. La em­pre­sa ape­nas tie­ne com­pe­ti­do­res en Eu­ro­pa en la fa­bri­ca­ción de re­pro­duc­cio­nes de ar­mas de fue­go. Y en ar­ma blan­ca, ofre­ce un pro­duc­to muy dis­tin­to de la pro­duc­ción que sa­le de la zo­na de To­le­do, ya que sus ré­pli­cas no son de ace­ro. Su prin­ci­pal com­pe­ten­cia pro­ce­de de Chi­na e In­dia, con una ca­li­dad muy in­fe­rior a la su­ya.

Di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca. De­nix ex­por­ta sus pro­duc­tos a más de 40 paí­ses, una es­ta­te­gia que le ha ser­vi­do pa­ra sor­tear así po­si­bles cri­sis en de­ter­mi­na­dos mer­ca­dos na­cio­na­les. La even­tual caí­da en la fac­tu­ra­ción de un país se pue­de com­pen­sar con el au­men­to en otro.

Adap­ta­ción lo­cal. La es­tre­cha re­la­ción de la em­pre­sa con el dis­tri­bui­dor en ca­da país per­mi­te adap­tar su ofer­ta a los gus­tos y exi­gen­cias le­ga­les de ca­da mer­ca­do.

Re­no­va­ción del ca­tá­lo­go. De­nix re­vi­sa ca­da año su ofer­ta, in­clu­yen­do nuevas re­fe­ren­cias y des­ca­ta­lo­gan­do las me­nos ven­di­das. “Es­to nos per­mi­te man­te­ner al con­su­mi­dor ilu­sio­na­do con las no­ve­da­des”, apun­ta Llull.

UN TI­RO SE­GU­RO Las ven­tas de De­nix man­tie­nen es­ta­bles en una hor­qui­lla en­tre 3,2 y 3,4 mi­llo­nes de eu­ros, aje­nas a los vai­ve­nes de las cri­sis eco­nó­mi­cas. El mer­ca­do del co­lec­cio­nis­mo, la ré­pli­ca de­co­ra­ti­va y la re­crea­ción his­tó­ri­ca no su­fre de­ma­sia­das fluc­tua­cio­nes. Ade­más, la com­pa­ñía ex­por­ta prác­ti­ca­men­te to­da su pro­duc­ción, con una di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca que ate­núa el ries­go an­te la po­si­ble cri­sis en al­guno de los paí­ses en los que ope­ra. Las pe­lí­cu­las y se­ries ba­sa­das en re­crea­cio­nes his­tó­ri­cas o de épo­ca se abas­te­cen del am­plio ca­tá­lo­go de ar­mas de De­nix.

De­nix ex­por­ta un 98% de su pro­duc­ción, prin­ci­pal­men­te a Eu­ro­pa, pe­ro tam­bién a Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón, Ru­sia o Aus­tra­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.