Ase­si­nos de ilu­sio­nes

Dream­ki­llers, ago­re­ros, crea­ti­ci­das, en­te­rra­do­res, ga­rra­pa­tas, torpe­dos, can­si­nos, en­vi­dio­sos… Los ca­li­fi­ca­ti­vos pue­den ser múl­ti­ples, pe­ro to­dos alu­den a un mis­mo fe­nó­meno: la ne­ce­si­dad que tie­nen mu­chas per­so­nas de hun­dir los sue­ños de los de­más. Te con

Emprendedores - - Gestión - ISA­BEL GARCÍA MÉN­DEZ

¡Te­va­sa ! es­tre­llar Bús­ca­te ¡ un­suel­do fi­jo! ¡No­te­va a fun­cion ar! ¡No­lo es in­ten­te im­po­si s, ble!

To­do em­pren­de­dor ha es­cu­cha­do más de una vez al­gu­na de es­tas fra­ses. Son ase­si­nos de sue­ños, de ilu­sio­nes, de ideas, de pro­yec­tos e in­clu­so de au­to­es­ti­ma. Es­cu­char a los abo­ga­dos del dia­blo no siem­pre es ma­lo, in­clu­so se po­dría de­cir que es más útil de lo que mu­chos em­pren­de­do­res creen. Aho­ra bien, es ne­ce­sa­rio dis­tin­guir en­tre la crí­ti­ca cons­truc­ti­va y la ne­ga­ti­vi­dad sin más. Y la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer­lo es com­pro­bar el ba­ga­je del in­ter­lo­cu­tor.

NO TO­DO VALE

Ed­gar Ba­rro­so,

Pa­ra di­rec­tor ge­ne­ral de Aver­ti­ca, “si el ago­re­ro es ex­per­to, hay que es­cu­char­le y es­tu­diar sus co­men­ta­rios; al can­ta­ma­ña­nas o char­la­tán se le asien­te, son­ríe y se ol­vi­da uno del co­men­ta­rio. Exis­te la re­gla de las 10.000 ho­ras, de Mal­com Glad­well, y las 3.000 ideas=1 éxi­to co­mer­cial, de Greg Ste­vens y James Bur­ley. Si la per­so­na que tie­ne la idea o ha­ce el co­men­ta­rio tie­ne esa ex­pe­rien­cia a sus es­pal­das, la va­li­dez de su opinión es muy ele­va­da; si no es el ca­so, ig­nó­ra­le”.

De­trás de las fra­ses tó­xi­cas es­tá mu­chas ve­ces el afán de pro­tec­ción (cuan­do se tra­ta de fa­mi­lia, amigos y/o pa­re­ja), pe­ro tam­bién la en­vi­dia y el com­ple­jo de pe­rro del hor­te­lano: ni em­pren­de ni de­ja em­pren­der. Es tu la­bor sa­ber dis­tin­guir la in­ten­ción de las crí­ti­cas. Re­co­pi­la­mos las más ha­bi­tua­les y có­mo se han en­fren­ta­do a ellas otros em­pren­de­do­res.

FRA­SES QUE DE­BES IG­NO­RAR 1. “Eso aquí no va a fun­cio­nar”

“Cuan­do em­pe­cé con el pri­mer Te­le­piz­za de cos­ta en España en 1992, ha­bía ra­zo­nes pa­ra pen­sar que el fast­food no iba a des­pe­gar en las pla­yas, que no ha­bía mer­ca­do. Pe­ro lle­ga­mos a abrir 25 fran­qui­cias. El ne­go­cio de Cash- Con­ver­ters pre­sen­ta­ba la mis­ma du­da: ¿quién iba a que­rer pro­duc­tos de se­gun­da mano en España, con el sen­ti­do del ri­dícu­lo tan grande que te­ne­mos? Al fi­nal la ex­pan­sión fue muy bue­na. Con The Clean Hou­se ocu­rrió al­go si­mi­lar, ‘¿quién va a que­rer un ser­vi­cio do­més­ti­co pro­fe­sio­na­li­za­do con lo ba­ra­to que sa­le el per­so­nal sin con­tra­to?’. Pues fun­cio­nó has­ta la lle­ga­da de la cri­sis”, ex­pli­ca Ed­gar Ba­rro­so. Lu­ca Car­luc­ci, co­fun­da­dor y CEO de Bi­da­way, re­cuer­da tam­bién el em­pe­ño de mu­chos char­la­ta­nes por re­cor­dar­le que en España su mo­de­lo no iba a fun­cio­nar: “Fra­ses del ti­po de ‘el pú­bli­co es­pa­ñol no es co­mo el ame­ri­cano’. ‘ Los fa­mo­sos de aquí tie­nen po­co tiem­po y no les in­tere­san las cau­sas so­li­da­rias’... No ha si­do así, de he­cho, las ce­le­bri­ties con las que tra­ba­ja­mos es­tán muy com­pro­me­ti­das”.

NUES­TRO CON­SE­JO: Lo di­fe­ren­te siem­pre en­cuen­tra mu­chas re­ti­cen­cias. Es im­por­tan­te, co­mo se­ña­la Car­luc­ci, “es­cu­char esas opi­nio­nes, pe­ro se­guir tu ca­mino, apo­yán­do­te en el equi­po y en los in­ver­so­res que con­fían en mí y en el pro­yec­to. Y no nos va na­da mal” 2. “Pe­ro, ¿ esa em­pre­sa es ren­ta­ble?”

María Cor­tés, fun­da­do­ra y CEO de En­cla­ve­chi­na, dis­tin­gue dos ti­pos de torpe­dos: “el fal­so torpe­do. Mi pa­dre. Du­ran­te los pri­me­ros años de En­cla­ve­chi­na, su fra­se la­pi­da­ria era ‘¿pe­ro tu em­pre­sa es ren­ta­ble’. Pa­ra mí, que es­ta­ba em­pe­zan­do, esa fra­se era co­mo un ma­zo dán­do­me en la ca­be­za cuan­do con­se­guía aso­mar­la un po­co. Y por otro es­tá el torpe­do in­terno, el que afec­ta a los so­cios. Apa­re­ció a par­tir de los dos años y me­dio, cuan­do la lí­nea de cre­ci­mien­to que pen­sa­bas que iría pro­gre­si­va­men­te ha­cia arri­ba, si­gue pa­re­cien­do una mon­ta­ña ru­sa. Y ahí pue­de pro­du­cir­se que tú o tu so­cio cai­gáis en el desáni­mo, en el low bat­tery”. Víc­tor Ro­da­do, co­fun­da­dor de Up­pli­ca­tion.com, ha­bla de “fra­ses de­mo­le­do­ras, ‘es­to es muy com­pli­ca­do’, que, en reali­dad, re­fle­ja que no con­fían en ti, o ‘es­to no tie­ne sen­ti­do’ o ‘la apli­ca­ción no sir­ve pa­ra na­da’…”.

NUES­TRO CON­SE­JO: Hay que ser per­se­ve­ran­tes y en­ten­der que la ren­ta­bi­li­dad es un pro­ce­so len­to y con­ti­nuo que a me­nu­do se re­tra­sa más de lo es­pe­ra­do. La me­jor ma­ne­ra de fre­nar ese men­sa­je de des­alien­to es ha­blar abier­ta­men­te so­bre la cues­tión, “le ex­pre­sé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.