¿ ? Pe­li­gra la pen­sión del au­tó­no­mo

Emprendedores - - Gestión - RAÚL ALON­SO

El au­tó­no­mo siem­pre tie­ne mil co­sas en la ca­be­za, pe­ro la ju­bi­la­ción no acos­tum­bra a ser una de ellas... has­ta que es de­ma­sia­do tar­de. La pre­vi­sión es vi­tal pa­ra sa­car par­ti­do a un sis­te­ma pú­bli­co muy exi­gen­te con es­te co­lec­ti­vo, y los 45 años, la edad crí­ti­ca pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes. –

De me­dia, un au­tó­no­mo pen­sio­nis­ta es­pa­ñol co­bra 708 eu­ros al mes, se­gún los da­tos ma­ne­ja­dos por la Unión de Pro­fe­sio­na­les y Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos ( UPTA), can­ti­dad que en co­mu­ni­da­des co­mo las de Na­va­rra o País Vas­co ron­dan los 840 eu­ros, y los más mo­des­tos 630 en otras co­mo Cas­ti­lla y León y Ga­li­cia. De es­te mo­do la ju­bi­la­ción del au­tó­no­mo es 500 eu­ros in­fe­rior a la que le co­rres­pon­de de me­dia a un asa­la­ria­do por cuen­ta aje­na, de unos 1.205 eu­ros men­sua­les.

No ha­ce fal­ta ex­ten­der­se en la ex­pli­ca­ción pa­ra ca­li­fi­car la si­tua­ción de pre­ca­ria, pe­ro apun­ta­re­mos un da­to más. Los in­gre­sos anua­les de es­te au­tó­no­mo ron­da­rán los 9.901 eu­ros fren­te a los 16.833 del asa­la­ria­do. Te­nien­do en cuen­ta que se­gún el INE el um­bral de po­bre­za se si­túa en unos 8.209 eu­ros de in­gre­sos pa­ra los ho­ga­res de una per­so­na, no se pue­de con­cluir más que tras una vi­da de tra­ba­jo, la ju­bi­la­ción del au­tó­no­mo es­pa­ñol no se pre­sen­ta co­mo años de ‘vino y ro­sas’.

Pa­ra en­fo­car con pre­ci­sión es­ta fo­to­gra­fía, se de­be re­cor­dar que ca­da vez más es­tas re­tri­bu­cio­nes del sis­te­ma pú­bli­co es­pa­ñol se com­ple­tan con pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos, si bien en me­nor me­di­da que en los paí­ses de nues­tro en­torno. No es fá­cil en­con­trar da­tos ex­clu­si­vos re­fe­ri­dos al co­lec­ti­vo de au­tó­no­mos, pe­ro el 28% de los es­pa­ño­les tie­nen

con­tra­ta­do al­guno de es­tos ser­vi­cios, se­gún el In­for­me Na­ran­ja. Ten­den­cias cla­ve de los es­pa­ño­les an­te la ju­bi­la­ción, de ING Di­rect, pre­sen­ta­do en 2015. Ade­más, mu­chos au­tó­no­mos es­pa­ño­les dis­fru­tan de ren­tas al­ter­na­ti­vas, las más co­mu­nes vía al­qui­ler de vi­vien­das, lo­ca­les o in­ver­sión en ren­ta va­ria­ble.

EL MEA CUL­PA DEL AU­TÓ­NO­MO

Has­ta aquí una so­me­ra des­crip­ción de la reali­dad, pe­ro qui­zá más prác­ti­co es sa­ber qué pue­de ha­cer el au­tó­no­mo pa­ra al­can­zar una ju­bi­la­ción en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles. Un pun­to don­de el con­sen­so de los ex­per­tos es ab­so­lu­to: ac­tuar con pre­vi­sión. Cua­li­dad de la que pa­re­ce no ha­cer gran ga­la el au­tó­no­mo, al me­nos en el te­ma que abor­da­mos. “Pla­ni­fi­ca mal su fu­tu­ro”, ex­pli­ca Reyes

Ca­sa­be­lla, des­de el des­pa­cho Ma­ce 4 Ase­so­res. “Ini­cia una ac­ti­vi­dad no con­si­de­ran­do un tra­ba­jo de por vi­da sino una tem­po­ra­li­dad. El mie­do a la cri­sis y a lo va­ria­ble de sus in­gre­sos pa­ra ha­cer fren­te a un ne­go­cio son fac­to­res que le lle­van siem­pre a pa­gar lo me­nos po­si­ble con ba­ses de co­ti­za­ción más ba­jas de lo de­bi­do, las mí­ni­mas”, aña­de.

Una de­ci­sión a la que no es ajeno el de­ba­te so­bre la pro­pia sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma de pen­sio­nes del au­tó­no­mo que afec­ta a los cer­ca de 3,18 mi­llo­nes es­pa­ño­les que de él par­ti­ci­pan. Des­de UPTA se ad­vier­te de una si­tua­ción preo­cu­pan­te: la re­cau­da-

El cálcu­lo ac­tual pa­ra es­ti­mar la can­ti­dad a per­ci­bir se rea­li­za so­bre los úl­ti­mos 20 años de co­ti­za­ción

ción men­sual as­cien­de a 11.000 mi­llo­nes de eu­ros y son ne­ce­sa­rios unos 17.000 mi­llo­nes pa­ra su sos­te­ni­mien­to.

Sin em­bar­go, Eduar­do Abad, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de UPTA, in­sis­te en la im­por­tan­cia de de­fen­der el Re­ta ( Ré­gi­men Es­pe­cial de los Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos): “Nues­tro sis­te­ma es úni­co en Eu­ro­pa, pro­ba­ble­men­te el me­jor y el más ga­ran­tis­ta del mun­do. Es un lo­gro del que los es­pa­ño­les de­be­ría­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos del mis­mo mo­do que lo ha­ce­mos de la sa­ni­dad. Otra co­sa es que las gran­des em­pre­sas que ven­den al­ter­na­ti­vas no ten­gan en nues­tro ac­tual sis­te­ma un buen alia­do, por lo que no de­jan de pre­sio­nar­le”.

Se­gún es­ta or­ga­ni­za­ción, el sis­te­ma fue “per­fec­ta­men­te via­ble” has­ta que en 2008 se in­clu­yó en el Re­ta a los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos agra­rios, lo que ha mo­ti­va­do los des­equi­li­brios ac­tua­les: “Lo que te­ne­mos que ha­cer es mo­di­fi­car­lo pa­ra que ca­da au­tó­no­mo co­ti­ce en fun­ción de sus in­gre­sos reales. No tie­ne sen­ti­do que hoy pa­gue lo mis­mo un au­tó­no­mo con unos in­gre­sos re­du­ci­dos que otro que los mul­ti­pli­ca por diez, que ade­más gra­cias a su ca­pa­ci­dad de aho­rro e in­ver­sión pre­pa­ra otras al­ter­na­ti­vas de ca­ra a su ju­bi­la­ción”.

CÓ­MO FUN­CIO­NA

La in­for­ma­ción es la otra prác­ti­ca im­pres­cin­di­ble pa­ra ir to­man­do las de­ci­sio­nes ade­cua­das en el momento pre­ci­so. Una la­bor que no es sen­ci­lla de­bi­da a los cons­tan­tes cam­bios le­gis­la­ti­vos que la afec­tan y a la com­ple­ji­dad de la ma­te­ria. A con­ti­nua­ción re­su­mi­mos al­gu­na de sus claves.

Edad de ju­bi­la­ción. Los ma­ti­ces son fun­da­men­ta­les en el sis­te­ma de pen­sión que, ade­más, en la ac­tua­li­dad es­tá en fa­se de tran­si­ción, pe­ro su com­ple­ji­dad no de­be­ría ser­vir de pre­tex­to pa­ra acer­car­se a su reali­dad. Vea­mos en qué con­di­cio­nes se ju­bi­la un au­tó­no­mo en 2017. “La edad de ju­bi­la­ción or­di­na­ria es de 65 años pa­ra tra­ba­ja­do­res que ten­gan 36 años y 3 me­ses o más co­ti­za­dos, y de 65 años y 5 me­ses de edad pa­ra los que tie­nen me­nos años co­ti­za­dos”, ex­pli­ca Reyes Ca­sa­be­lla. Ade­más, se exi­ge un mí­ni­mo de 15 años co­ti­za­dos, de los que dos de­ben es­tar en­tre los úl­ti­mos 15 an­te­rio­res a la ju­bi­la­ción. Des­de 2027 la edad de ju­bi­la­ción ge­ne­ral se­rá de 67 años con 37 años co­ti­za­dos, si bien los que ten­gan co­ti­za­dos 38,6 años cuan­do cum­pla los 65 años, po­drán ha­cer­lo en ese momento.

Años co­ti­za­dos pa­ra cal­cu­lar la ju­bi­la­ción. El cálcu­lo ac­tual pa­ra es­ti­mar la can­ti­dad a per­ci­bir se rea­li­za so­bre los úl­ti­mos 20 años de co­ti­za­ción. Es­ta ci­fra irá am­plián­do­se pro­gre­si­va­men­te has­ta que en 2027 se cal­cu­le so­bre las co­ti­za­cio­nes de los úl­ti­mos 25 años. De los años co­ti­za­dos tam­bién de­pen­de la cuan­tía a per­ci­bir. “Pa­ra co­brar el 100% de la pen­sión an­tes eran ne­ce­sa­rios 35 años”, con­ti­núa Ca­sa­be­lla, “pe­ro es­ta ci­fra se va in­cre­men­tan­do has­ta que en 2027 se­rán ne­ce­sa­rios 37 años co­ti­za­dos”. De es­te mo­do fun­cio­na un sis­te­ma pro­gre­si­vo, con los 15 años de co­ti­za­ción mí­ni­ma ne­ce­sa­rios pa­ra ac­ce­der al sis­te­ma, se co­bra el 50%.

La cuo­ta. El pa­go en con­cep­to de cuo­ta a la Se­gu­ri­dad Social de­pen­de de la ba­se de co­ti­za­ción ele­gi­da por el au­tó­no­mo, que se fi­ja por Ley con ca­rác­ter anual. Pa­ra es­te año la ba­se mí­ni­ma es de 919,80 eu­ros y la má­xi­ma de 3.751. Co­mo se pue­de ver en el cua­dro ad­jun­to, con­lle­va el pa­go de una cuo­ta men­sual de 267 y 1.121 eu­ros, res­pec­ti­va­men­te. Es en es­ta hor­qui­lla en la que el au­tó­no­mo de­be de­ci­dir, te­nien­do en cuen­ta un pun­to muy im­por­tan­te: a par­tir de los 47 años, pa­ra aque­llos au­tó­no­mos que con an­te­rio­ri­dad hu­bie­ran op­ta­do por la ba­se mí­ni­ma no po­drán co­ti­zar por en­ci­ma de los 1.964,70 eu­ros. Con es­ta me­di­da se quie­re im­pe­dir la lla­ma­da ‘com­pra de la pen­sión’, in­cre- men­tar en los úl­ti­mos años la can­ti­dad abo­na­da pa­ra ac­ce­der a una pres­ta­ción más ge­ne­ro­sa.

Otra apre­cia­ción de Ca­sa­be­lla in­cum­be a los au­tó­no­mos que en el año an­te­rior ha­yan te­ni­do con­tra­ta­dos a más de 10 tra­ba­ja­do­res si­mul­tá­nea­men­te, y a los au­tó­no­mos so­cie­ta­rios: “Su ba­se mí­ni­ma de co­ti­za­ción se­rá la mis­ma que el grupo 1 de co­ti­za­ción del Ré­gi­men Ge­ne­ral (de 1.152,80 eu­ros), a ex­cep­ción de los pri­me­ros 12 me­ses en el ca­so de los au­tó­no­mos so­cie­ta­rios, si cau­san al­ta ini­cial co­mo au­tó­no­mos”.

Re­tra­sar la ju­bi­la­ción. ” Des­de la re­for­ma se ani­ma a los au­tó­no­mos pa­ra que de­ci­den pos­po­ner su ju­bi­la­ción a tra­vés de un in­cen­ti­vo de la pen­sión fu­tu­ra”, ex­pli­ca Ca­sa­be­lla. Los ba­re­mos que se apli­ca por año adi­cio­nal de tra­ba­jo son: un 2% pa­ra tra­ba­ja­do­res con me­nos de 25 años co­ti­za­dos; un 2,75% pa­ra tra­ba­ja­do­res en­tre 25 y 37 años co­ti­za­dos; y un 4% pa­ra más de 37 años co­ti­za­dos a par­tir de los 65 o 67 años de edad.

Ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da. Karen

San­ta­rru­fi­na, del des­pa­cho de Durán y Durán Abo­ga­dos, ex­pli­ca que la fi­gu­ra de la ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da, co­mo se en­tien­de en el Ré­gi­men Ge­ne­ral, no es­tá con­tem­pla­da pa­ra el au­tó­no­mo, sal­vo al­gu­na ex­cep­ción: “Hay una po­si­bi­li­dad pa­ra un ca­tá­lo­go de ac­ti­vi­da­des con­si­de­ra­das de ma­yor pe­no­si­dad, pe­ro no en las mis­mas con­di­cio­nes que un tra­ba­ja­dor por cuen­ta aje­na”.

Ju­bi­la­ción ac­ti­va. Otra po­si­bi­li­dad que su­gie­re San­ta­rru­fi­na

pa­ra que los au­tó­no­mos pue­dan com­ple­tar los in­gre­sos du­ran­te al­gu­nos años, “es la ju­bi­la­ción ac­ti­va o par­cial”. Se­gún ex­pli­ca per­mi­te com­pa­ti­bi­li­zar el co­bro del 50% de la pen­sión con el co­bro de la ac­ti­vi­dad que el au­tó­no­mo desa­rro­lle: “Du­ran­te ese tiem­po se co­ti­za a un 8% de la ba­se, por lo que pue­de ser be­ne­fi­cio­so es­tu­diar es­ta po­si­bi­li­dad”.

“El tra­ba­ja­dor au­tó­no­mo tam­bién cuen­ta con la po­si­bi­li­dad de com­pa­ti­bi­li­zar su pen­sión al 100% con una ac­ti­vi­dad por cuen­ta pro­pia siem­pre que no su­pere in­gre­sos su­pe­rio­res al SMI”, aña­de Ca­sa­be­lla (el Sa­la­rio Mí­ni­mo In­ter­pro­fe­sio­nal pa­ra 2017 es de 707,70 eu­ros en 14 pa­gas). Los au­tó­no­mos que op­ten por es­ta po­si­bi­li­dad de­ben no­ti­fi­car­lo siem­pre a la Te­so­re­ría Ge­ne­ral de la Se­gu­ri­dad Social a tra­vés de de­cla­ra­ción ju­ra­da. Se acon­se­ja in­for­mar­se bien de las con­di­cio­nes que se exi­gen pa­ra exo­ne­rar al au­tó­no­mo en el pa­go de cuo­tas: “Ha­bla­mos de un te­ma su­je­to a po­si­bles cam­bios, por lo que hay que ser pru­den­te y es­tar al co­rrien­te de la nor­ma­ti­va”, con­clu­ye Ca­sa­be­lla.

LA IN­CA­PA­CI­DAD PER­MA­NEN­TE

San­ta­rru­fi­na ad­vier­te so­bre la im­por­tan­cia de que el au­tó­no­mo siem­pre con­tem­ple en su pla­ni­fi­ca­ción de ju­bi­la­ción el su­pues­to de in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te: “Fi­gu­ra que ofre­ce una pro­tec­ción al au­tó­no­mo in­fe­rior a la de los tra­ba­ja­do­res del Ré­gi­men Ge­ne­ral”. De nue­vo un co­men­ta­rio que in­ci­de en la des­fa­vo­ra­ble asis­ten­cia social al co­lec­ti­vo.

A la in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te, de in­te­rés en es­te re­por­ta­je por ser una in­de­sea­da vía a la ju­bi­la­ción, se lle­ga por cua­tro ti­pos de con­tin­gen­cia: ac­ci­den­te la­bo­ral, en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal, ac­ci­den­te no la­bo­ral y en­fer­me­dad co­mún. En el ca­so de los asa­la­ria­dos se cu­bren las cua­tro, mien­tras que en el del au­tó­no­mo só­lo las de ac­ci­den­te no la­bo­ral y en­fer­me­dad co­mún. Pa­ra las dos res­tan­tes es ne­ce­sa­rio pa­gar men­sual­men­te por esas con­tin­gen­cias un com­ple­men­to a su­mar a la cuo­ta ge­ne­ral. Co­mo avan­ce po­si­ti­vo, San­ta­rru­fi­na re­cuer­da que la Ley de me­di­das ur­gen­tes del tra­ba­jo au­tó­no­mo por fin re­co­no­ce el ac­ci­den­te en los tra­yec­tos al pues­to de tra­ba­jo (de ida y vuel­ta) co­mo la­bo­ral, re­co­gién­do­se una reivin­di­ca­ción his­tó­ri­ca.

En ca­so de que el au­tó­no­mo se en­cuen­tre en es­te per­can­ce, la Ad­mi­nis­tra­ción po­dría re­cono-

El pa­go en con­cep­to de cuo­ta a la Se­gu­ri­dad Social de­pen­de de la ba­se de co­ti­za­ción ele­gi­da por el au­tó­no­mo

cer cua­tro gra­dos de in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te, el pri­me­ro de ellos im­pli­ca el pa­go de una in­dem­ni­za­ción y los tres res­tan­tes el de­re­cho a una pres­ta­ción vi­ta­li­cia, “mien­tras no se pro­duz­ca una mo­di­fi­ca­ción en las cau­sas que la mo­ti­vó”, pun­tua­li­za la abo­ga­da.

In­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te par­cial.

Só­lo se re­co­no­ce cuan­do de­ri­va de una ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal: “De­be im­pli­car una dis­mi­nu­ción del 50% del ren­di­mien­to nor­mal del au­tó­no­mo, pe­ro po­drá rea­li­zar las la­bo­res fun­da­men­ta­les en su pro­fe­sión. En es­te su­pues­to se per­ci­bi­rá una úni­ca can­ti­dad en con­cep­to de in­dem­ni­za­ción.

In­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te to­tal.

”En el su­pues­to de que se in­ha­bi­li­te pa­ra la pro­fe­sión pe­ro se

pue­dan ejer­cer otras”, San­ta­rru­fi­na lo ex­pli­ca de mo­do muy grá­fi­co con el ejem­plo del pia­nis­ta que pier­de fa­lan­ges de la mano, “no pue­de con­ti­nuar con su pro­fe­sión pe­ro pue­de rea­li­zar otras”. En es­tos ca­sos, se co­bra­ría el 55% de la ba­se re­gu­la­do­ra de for­ma in­de­fi­ni­da que es com­pa­ti­ble con otro em­pleo o ac­ti­vi­dad: “Exis­te un com­ple­men­to a par­tir de los 55 años en el que se co­bra un 20% más, pe­ro inhabilita pa­ra ejer­cer otro tra­ba­jo o ser ti­tu­lar de un ne­go­cio”.

I nca­pa­ci­dad ab­so­lu­ta. En el su­pues­to de que no se pue­da ejer­cer nin­gu­na la­bor pro­fe­sio- nal, la pen­sión in­clu­ye el pa­go del 100% de la ba­se de co­ti­za­ción mien­tras no me­jo­ren y cam­bien las cir­cuns­tan­cias.

Gran in­va­li­dez. Cuan­to el au­tó­no­mo, ade­más de no po­der tra­ba­jar, re­quie­re de la asis­ten­cia de otra per­so­na pa­ra cu­brir al­gu­na de sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Jun­to al pa­go del 100% de su ba­se de co­ti­za­ción, con­tem­pla un com­ple­men­to de al­re­de­dor del 50% de es­te im­por­te con des­tino a su­fra­gar es­tos gas­tos.

“La in­ca­pa­ci­dad ab­so­lu­ta en el au­tó­no­mo es com­pli­ca­da de al­can­zar cuan­do hay tra­ba­ja­do­res a su car­go”, ex­pli­ca San­ta­rru­fi­na des­de su ex­pe­rien­cia en la ma­te­ria: “Los jue­ces tie­nen muy en cuen­ta si se es ti­tu­lar o no de un ne­go­cio, y cuan­do hay tra­ba­ja­do­res a su car­go, mu­chos tri­bu­na­les en­tien­den que pue­de ha­ber con­ti­nui­dad en la ac­ti­vi­dad”.

Sal­vo en ca­sos de ro­tun­da evi­den­cia, lo más ha­bi­tual es que la Ad­mi­nis­tra­ción con­ce­da la in­ca­pa­ci­dad por dos años des­pués de la eva­lua­ción fa­vo­ra­ble. Tras­cu­rri­do ese pla­zo, se con­vo­ca al au­tó­no­mo a una nue­va re­vi­sión y en fun­ción de la en­fer­me­dad y evo­lu­ción po­dría per­der­se la asis­ten­cia. Por el con­tra­rio, “si lle­gas a la edad de ju­bi­la­ción con es­ta in­ca­pa­ci­dad se in­cor­po­ra­rá a la ju­bi­la­ción de­fi­ni­ti­va con esa pres­ta­ción”.

Otro su­pues­to que con­vie­ne co­no­cer, es el que tam­bién ex­po­ne San­ta­rru­fi­na: “El au­tó­no­mo en in­ca­pa­ci­dad to­tal pue­de ele­gir en­tre co­brar mes a mes o un úni­co co­bro en con­cep­to de in­dem­ni­za­ción a tan­to al­za­do de 40 men­sua­li­da­des. Es una si­tua­ción que ocu­rre cuan­do hay un in­te­rés por em­pren­der otra ac­ti­vi­dad”.

Son mu­chos los fac­to­res a te­ner en cuen­ta por el au­tó­no­mo, cuán­to an­tes to­me cons­cien­cia de la im­por­tan­cia de es­tar in­for­ma­do y pla­ni­fi­car, más fá­cil se­rá em­pe­zar a tra­ba­jar en su me­jor ju­bi­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.