JAW­BO­NE

Un pio­ne­ro aba­ti­do por la com­pe­ten­cia

Emprendedores - - Gestión -

Lo in­ten­tó, sin éxi­to, pri­me­ro con unos au­ri­cu­la­res blue­tooth y una lí­nea de al­ta­vo­ces de ba­jo cos­te y lue­go con pro­duc­tos ‘wea­ra­bles’

Lo más destacado de Ho­sain Rah­man, un nor­te­ame­ri­cano hi­jo de in­mi­gran­tes pa­quis­ta­níes con una li­cen­cia­tu­ra en Stan­ford, es que de po­co le ha ser­vi­do ha­ber lle­ga­do al mer­ca­do, con sus pro­pues­tas, an­tes que los de­más. Una y otra vez se ha vis­to ven­ci­do por ri­va­les que han lle­ga­do des­pués. Ocu­rrió con Alip­hCom, lan­za­da en 1999, y que sa­có al mer­ca­do los me­jo­res au­ri­cu­la­res y al­ta­vo­ces que se po­día es­pe­rar. La em­pre­sa, con se­de en San Fran­cis­co, era am­plia­men­te co­no­ci­da en el mer­ca­do por sus au­ri­cu­la­res pa­ra blue­tooth y la lí­nea de al­ta­vo­ces Jam­box, con­si­de­ra­dos los me­jo­res tam­bién pa­ra blue­tooth. Pe­se a esa excelencia en el pro­duc­to, al fi­nal las gran­des mul­ti­na­cio­na­les elec­tró­ni­cas aca­ba­ron por arrin­co­nar­lo con sus pro­duc­tos low cost. An­te es­ta te­si­tu­ra, en el 2011, Rah­man de­ci­dió un cam­bio de orien­ta­ción en su com­pa­ñía, a la que re­bau­ti­zó co­mo Jaw­bo­ne y en la que apos­tó el to­do por el to­do: cam­bió de la elec­tró­ni­ca de con­su­mo más ma­si­va a los emer­gen­tes wea­ra­bles –re­lo­jes y pul­se­ras– pa­ra mo­ni­to­ri­zar el ejer­ci­cio fí­si­co y la sa­lud. Co­mo tam­bién en su nue­va eta­pa fue la pri­me­ra en lan­zar­se a es­te nue­vo mer­ca­do –con pro­duc­tos tan acep­ta­dos co­mo su Up fit­ness band–, rá­pi­da­men­te aflu­yó la fi­nan­cia­ción. Los in­ver­so­res, mu­chos de ellos gran­des fi­gu­ras del ca­pi­tal pri­va­do que se su­ma­ron a Rah­man en el con­se­jo, lle­ga­ron a apor­tar 900 mi­llo­nes de dó­la­res en Jaw­bo­ne, que lle­gó a es­tar va­lo­ra­da en más de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Sin em­bar­go, nun­ca lo­gró asen­tar­se fir­me­men­te en el mer­ca­do. Se­gún las gran­des se iban lan­zan­do al rue­do de los wea­ra­bles –Ap­ple, Sam­sung, Fi­tBit…–, Jaw­bo­ne ven­día ca­da vez me­nos. Aca­bó te­nien­do me­nos del 5% del mer­ca­do. Esa caí­da de ven­tas ace­le­ró su des­plo­me. Jaw­bo­ne, que si­gue exis­tien­do, es una som­bra de lo que era. Ha ‘que­ma­do’ to­do el di­ne­ro re­ci­bi­do de los in­ver­so­res, se ha que­da­do sin fon­dos y de­be 400 mi­llo­nes de dó­la­res. Su ser­vi­cio al con­su­mi­dor se de­te­rio­ró –en enero de­jó de ofre­cer so­por­te a los clien­tes– y era ha­bi­tual que­dar­se sin stock. En­tre 2016y 2017 mu­chos de sus prin­ci­pa­les eje­cu­ti­vos op­ta­ron por aban­do­nar la com­pa­ñía. En ju­lio de es­te año, una vez que su úl­ti­mo pro­duc­to, un mo­ni­tor de fit­ness, se vio que no fun­cio­na­ba, em­pe­zó a li­qui­dar sus ac­ti­vos, lo que le ha con­ver­ti­do en la se­gun­da quie­bra más gran­de de Es­ta­dos Uni­dos en­tre las em­pre­sas apo­ya­das por el ca­pi­tal ries­go, de acuer­do con la con­sul­to­ra CB In­sights. Jaw­bo­ne, que si­gue con su si­te fun­cio­nan­do, se ha con­ver­ti­do en eso que lla­man en Si­li­con Va­lley, Wal­king Deads. Su ac­ti­vi­dad es­tá ba­jo mí­ni­mos.

Ho­sain Rah­man Jaw­bo­ne se ha con­ver­ti­do en una Wal­king Dead de Si­li­con Va­lley, un muer­to vi­vien­te. Su si­te aún si­gue fun­cio­nan­do, pe­ro con po­ca ac­ti­vi­dad. _

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.